Desastre en #Japón podría ser peor que #Chernóbil

Por Stephen Leahy

UXBRIDGE, Canadá, 18 mar (IPS) – Un desastre nuclear peor que el accidente de Chernóbil en 1986 podría estar gestándose en Japón, donde cientos de toneladas de combustible atómico altamente radiactivo se hallan a cielo abierto y podrían incendiarse, contaminando la atmósfera.

Muchos países han aconsejado a sus ciudadanos que abandonen Japón.

“Esto es territorio desconocido. Hay 50 por ciento de posibilidades de que pierdan los seis reactores y sus estanques de almacenamiento”, dijo Jan Beyea, físico nuclear en la firma consultora estadounidense Consulting in the Public Interest.

“Estoy sorprendido de que la situación no se haya agravado más rápido… Pero si no hay avances será cuestión de días antes de que el combustible usado se derrita”, dijo Ed Lyman, físico en la Unión de Científicos Comprometidos y experto en diseño de plantas nucleares.

La central de Fukushima Daiichi, en el oriente de Japón, fue dañada por un poderoso terremoto y un tsunami el 11 de este mes.

Se calcula que hay unas 1.700 toneladas de combustible atómico usado pero todavía peligroso en los estanques de almacenamiento cercanos a los seis reactores, según Kevin Kamps, especialista en desechos radiactivos de la organización ambientalista estadounidense Beyond Nuclear.

Los estanques mantienen desde hace 30 o 35 años combustible usado en los reactores número tres y cuatro, pero han perdido capacidad de contención y la mayor parte, si no toda, de su agua refrigerante. Podrían incendiarse, lanzando partículas radiactivas a la atmósfera, dijo Kamps a IPS.

El jueves, helicópteros militares japoneses protegidos con plomo lanzaron agua de mar sobre los reactores tres y cuatro, en un desesperado y riesgoso esfuerzo por enfriarlos.

Si parte del combustible gastado se incendia y propaga, enormes áreas de Japón “podrían quedar contaminadas con Cesio-137 por 30 o 50 años”, dijo Beyea a IPS.

El Cesio-137 permanece radiactivo por más de cien años. Es una conocida fuente de cáncer y tiene otros impactos en la salud. Una vez liberado, es muy difícil de controlar. El cesio es la razón por la cual gran parte de la región donde se produjo la explosión de Chernóbil, en lo que hoy es Ucrania, sigue siendo inhabitable 25 años después.

Un estudio se salud realizado en 2010 por la estadounidense Universidad de Carolina del Sur mostró que los niños y niñas que nacieron luego del desastre, incluso a más de 75 kilómetros de distancia, tenían problemas crónicos en sus pulmones debido a la presencia de Celsio-137 en las partículas de polvo y en el suelo.

“Las partículas de cesio fueron desparramadas cientos de millas durante el fuego intenso de Chernóbil”, explicó Kamp.

En comparación, Chernóbil tenía en total 180 toneladas de combustible nuclear, mientras que Fukushima Daiichi cuenta con 560 toneladas en sus reactores, más 1.700 de combustible gastado.

“La industria nuclear de Japón y de Estados Unidos sabían que la pérdida de refrigerante en los estanques de almacenamiento de combustible usado constituiría un grave problema, pero simplemente dijeron que nada pasaría”, señaló Beyea, co-autor de un estudio en 2004 sobre este mismo tema para el Consejo Nacional de Investigaciones de la Academia Nacional de Ciencias estadounidense.

Al haber trabajado en la industria, Beyea dijo estar convencido de que ésta es administrada por ingenieros demasiado confiados en sí mismos que minimizan o ignoran la probabilidad de desastres.

Los reactores nucleares generan enormes cantidades de calor, y deben ser constantemente enfriados para impedir que el contenedor del combustible entre en llamas y que éste se derrita.

Ya que una reacción nuclear no se puede apagar, cuando el combustible usado es sacado de un reactor aún continúa generando gran cantidad de calor y debe ser enfriado bajo agua durante entre cinco y 20 años.

Todos los reactores tienen estanques de almacenamiento con gruesas paredes reforzadas de concreto, ubicados a unos 15 metros de profundidad, conteniendo unos 1,5 millones de litros de agua. Esta agua pronto se calienta y debe ser constantemente reemplazada por otra fría.

La pérdida de electricidad y las fallas de los generadores de respaldo en Fukushima Daiichi limitaron el flujo de agua a los estanques de almacenamiento y los reactores.

Los niveles de radiación dentro de la planta ahora han subido tanto que es peligroso para los trabajadores seguir allí bombeando agua marina.

Lo habitual es usar agua potable, porque el agua marina contiene sales que a la postre degradan los metales. Pero ésta es una emergencia.

La radiación alcanza niveles mortales cuando no hay suficiente agua para cubrir un estanque de almacenamiento, explicó Kamps.

“Será muy difícil acercarse lo suficiente para enfriar los estanques”, admitió. “Si lo peor sucede, y se incendian los seis estanques, será un desastre inimaginable. Podría ser peor que Chernóbil”, alertó.

La cantidad de cesio que podría ser liberada en Fukushima es muchos miles de veces más que la propagada por la bomba sobre Hiroshima en la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), reconoció Beyea.

“Japón afronta enormes impactos potenciales en su economía, su sociedad y la salud de su pueblo”, dijo, añadiendo que estos podrían durar décadas.

Acerca de Cubanito en Cuba
Cubano residente en La Habana Cuba. La verdad por delante de todo.

COMENTARIOS

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: