@reflexionfidel: El asesinato de Osama Bin Laden

Los que se ocupan de estos temas conocen que, el 11 de septiembre de 2001, nuestro pueblo se solidarizó con el de Estados Unidos y brindó la modesta cooperación que en el campo de la salud podíamos ofrecer a las victimas del brutal atentado a las Torres Gemelas de Nueva York.

Ofrecimos también de inmediato las pistas aéreas de nuestro país para los aviones norteamericanos que no tuvieran dónde aterrizar, dado el caos reinante en las primeras horas después de aquel golpe.
Es conocida la posición histórica de la Revolución Cubana que se opuso siempre a las acciones que pusieran en peligro la vida de civiles.

Partidarios decididos de la lucha armada contra la tiranía batistiana; éramos, en cambio, opuestos por principios a todo acto terrorista que condujera a la muerte de personas inocentes. Tal conducta, mantenida a lo largo de más de medio siglo, nos otorga el derecho a expresar un punto de vista sobre el delicado tema.

En acto público masivo efectuado en la Ciudad Deportiva expresé aquel día la convicción de que el terrorismo internacional jamás se resolvería mediante la violencia y la guerra.

Fue por cierto, durante años, amigo de Estados Unidos que lo entrenó militarmente, y adversario de la URSS y del socialismo, pero cualquiera que fuesen los actos atribuidos a Bin Laden, el asesinato de un ser humano desarmado y rodeado de familiares constituye un hecho aborrecible. Aparentemente eso es lo que hizo el gobierno de la nación más poderosa que existió nunca.

El discurso elaborado con esmero por Obama para anunciar la muerte de Bin Laden afirma: “…sabemos que las peores imágenes son aquellas que fueron invisibles para el mundo. El asiento vacío en la mesa. Los niños que se vieron forzados a crecer sin su madre o su padre. Los padres que nunca volverán a sentir el abrazo de un hijo. Cerca de 3 000 ciudadanos se marcharon lejos de nosotros, dejando un enorme agujero en nuestros corazones.”

Ese párrafo encierra una dramática verdad, pero no puede impedir que las personas honestas recuerden las guerras injustas desatadas por Estados Unidos en Iraq y Afganistán, a los cientos de miles de niños que se vieron forzados a crecer sin su madre o su padre y a los padres que nunca volverían a sentir el abrazo de un hijo.

Millones de ciudadanos se marcharon lejos de sus pueblos en Iraq, Afganistán, Vietnam, Laos, Cambodia, Cuba y otros muchos países del mundo.

De la mente de cientos de millones de personas no se han borrado tampoco las horribles imágenes de seres humanos que en Guantánamo, territorio ocupado de Cuba, desfilan silenciosamente sometidos durante meses e incluso años a insufribles y enloquecedoras torturas; son personas secuestradas y transportadas a cárceles secretas con la complicidad hipócrita de sociedades supuestamente civilizadas.

Obama no tiene forma de ocultar que Osama fue ejecutado en presencia de sus hijos y esposas, ahora en poder de las autoridades de Pakistán, un país musulmán de casi 200 millones de habitantes, cuyas leyes han sido violadas, su dignidad nacional ofendida, y sus tradiciones religiosas ultrajadas.

¿Cómo impedirá ahora que las mujeres y los hijos de la persona ejecutada sin Ley ni juicio expliquen lo ocurrido, y las imágenes sean transmitidas al mundo?

El 28 de enero de 2002, el periodista de la CBS Dan Rather, difundió por esa emisora de televisión que el 10 de septiembre de 2001, un día antes de los atentados al World Trade Center y al Pentágono, Osama Bin Laden fue sometido a una diálisis del riñón en un hospital militar de Pakistán. No estaba en condiciones de ocultarse y protegerse en profundas cavernas.

Asesinarlo y enviarlo a las profundidades del mar demuestra temor e inseguridad, lo convierten en un personaje mucho más peligroso.

La propia opinión pública de Estados Unidos, después de la euforia inicial, terminará criticando los métodos que, lejos de proteger a los ciudadanos, terminan multiplicando los sentimientos de odio y venganza contra ellos.

Fidel Castro Ruz
Mayo 4 de 2011
8 y 34 p.m.

No divulgan fotos de Osama asesinado, pero la de sus compañeros sí (Imágenes fuertes)

La agencia de noticias Reuters difundió este miércoles imágenes de hombres asesinados durante el ataque en el que fuerzas especiales de los Estados Unidos, conocidos como Seals, ejecutaron a Osama bin Laden.

Las imágenes son de contenido muy fuerte, por lo que se recomienda al lector tomar precauciones.

Reuters difundió las fotos de tres hombres muertos rodeados de charcos de sangre que estaban junto a Osama bin Laden en el momento en que el ejército estadounidense lo mató.

Las imágenes fueron tomadas cerca de una hora después de la misión militar que se desplegó en Abbottabad, en Pakistán, en el complejo donde estaba oculto el líder de Al Qaida.

Las fotos, tomadas por un funcionario de seguridad pakistaní, muestran a dos hombres usando ropa tradicional pakistaní y a otro de camiseta con sangre saliendo de sus orejas, narices y bocas. El funcionario, quien solicitó no ser identificado, vendió las fotos a Reuters.

Lo cierto es que ninguno de los hombres se parece a Bin Laden. En base a los datos que figuran en las imágenes, la primera en la serie temporal tenía fecha del 2 de mayo, 2.30, aproximadamente una hora después de que se completara la la misión.

Otras fotos, tomadas horas después, entre las 05.21 y 06.43, muestran el exterior del recinto, sembrado de basura y restos del helicóptero de Estados Unidos abandonado.

Reuters confía en la autenticidad de las imágenes porque algunos detalles parecen mostrar un helicóptero accidentado en el asalto y concuerdan con los detalles de las fotografías tomadas de manera independiente el lunes.

El reconocimiento de Washington el martes acerca de que Bin Laden no estaba armado cuando los comandos estadounidenses lo mataron desencadenó acusaciones de que Washington había violado la ley internacional.

(Tomado de Cubadebate.cu)

El árbitro belga Frank De Bleeckere se ha declarado “muy satisfecho de su actuación”

Xabi Alonso protesta a De Bleeckere durante el Barça-Madrid

El árbitro belga Frank De Bleeckere se ha declarado “muy satisfecho de su actuación” en el partido de vuelta de las semifinales de la Liga de Campeones entre el Barcelona y el Real Madrid, disputado anoche en la capital catalana.

Aunque la UEFA prohíbe que los árbitros hagan comentarios sobre su actuación, la Unión Belga de Fútbol ha asegurado que tanto el colegiado como su equipo están contentos con el arbitraje, según recoge la agencia de noticias Belga.

Precisamente, la actuación arbitral de Frank de Bleeckere ha desatado la polémica en España, por la anulación de un gol de Higuaín, considerada injusta y decisiva en el resultado final por el equipo blanco.

La prensa belga se hace eco de los comentarios efectuados por el delantero madridista Cristiano Ronaldo, quien consideró que el gol de Higuaín era legal y enmarcó esta decisión arbitral en un conjunto más amplio de actuaciones que han evitado que el Real Madrid se clasificara para la final del torneo.

En este sentido, aunque algunos medios belgas hayan evitado “alimentar la polémica que ya es enorme en torno al arbitraje”, otros como la radio pública francófona (RTBF) han considerado que la falta que motivó la anulación “no era muy evidente”.

(Tomado de ABC)

A %d blogueros les gusta esto: