Cuba: No es una “boda gay” y ni siquiera es la primera de su tipo realizada en la isla

Los medios de prensa que el fin de semana pasado se encargaron de darle a conocer al mundo la humanitaria labor realizada por el Centro Nacional de Educación Sexual, (CENESEX) en cuanto a las operaciones de cambio de sexo realizadas en Cuba, en su entusiasmo por dar la primicia, han olvidado, o manipulado, algunos datos esenciales.
En primer lugar, la boda efectuada el sábado entre el gay Ignacio Estrada y y el transexual Wendy Iriepa no es una “boda gay” y ni siquiera es la primera de su tipo realizada en la isla. La primera boda de una persona transexual ocurrió a fines de la década de los 80’s, tras la exitosa cirugía de Mavi Suset, realizada por especialistas cubanos. Desde su reasignación, Mavi se ha casado dos veces.
Algunos de los promotores, igualmente, pasaron por alto que como resultado del trabajo de CENESEX, se han realizado, desde 1988, 16 cirugías de adecuación genital y tres cambios totales en los documentos de identidad, de 31 personas transexuales que han solicitado el procedimiento a la Comisión Nacional de Atención a Personas Transexuales.
Otro dato silenciado es el de los 300 mil dólares asignados por el gobierno de Estados Unidos a grupos LGTB en la Isla, cifra que justifica la presencia, en condición de “padrinos”, en la boda de los “perseguidos” mercenarios cubanos Reinaldo Escobar y Yoani Sánchez.

Así es el clima en el Universo ( + FOTOS )

Un trabajador de la Universidad Estatal de Arizona operando la máquina de los torbellinos de polvo. Los investigadores pueden duplicar una mini-versión de los torbellinos de polvo en Marte. Créditos: DCL

 

Un torbellino de polvo en Marte. Una tormenta de polvo marciano es suficiente para cubrir todos los continentes de la Tierra a la vez, durante al menos varias semanas. Créditos: DCL

 

Lluvia de metano en la Tierra. Si la lluvia de metano de Titán cayera sobre la Tierra, reaccionaría inmediatamente con el oxígeno creando fuego. Créditos: DCL

 

Relámpagos de Saturno en la Tierra. Aproximadamente un millón de veces más fuertes que los de la Tierra, los relámpagos de Saturno conseguirían aterrorizar incluso a nuestras grandes ciudades. Créditos: DCL

 

Cumbre del Monte Washington, New Hampshire, Estados Unidos. Los vientos de 325 km/h que se registran en el Monte Washington son como una simple brisa fresca comparados con las ráfagas de 2.425 km/h de Neptuno. Créditos: DCL

 

Superficie de Venus. Los 482 grados centígrados de calor son suficientes para derretir el plomo. Créditos: DCL

A %d blogueros les gusta esto: