#EEUU: Padre, perdónalos, porque se hacen los que no saben lo que hacen

por Pedro González Munné *

Como cuando se drena una batería de auto me siento cada vez que voy a un programa de televisión a debatir estupideces y vale el parche el de ayer, sobre los viajes a Cuba desde los Estados Unidos: el voto más importante sobre la validez del cambio de las fuerzas políticas en la comunidad exiliada cubana es que más de 480,000 emigrados cubanos envían dinero y ayuda a sus familias o viajan a la isla -al menos quienes tienen el permiso de los burócratas cubanos.

La Administración Obama abrió las puertas a los viajes, autorizó 15 aeropuertos nuevos, pero como siempre, la pezuña sale: no se autorizan las suficientes licencias para los viajes de los norteamericanos y los viajes desde esos lugares, fuera del mercado cautivo que representan las familias cubanas, se convierten en incosteable para cualquiera de las 10 compañías con aterrizaje autorizado por el Gobierno cubano.

Después del entusiasmo inicial por el anuncio de viajes a la isla desde más de una docena de aeropuertos alrededor de los EEUU, las fechas de inicio de los vuelos se siguen posponiendo y algunas compañías de retiran del propósito, reconociendo, como me dijera un empresario bien plantado de esta industria: “el concepto de ingenuidad de considerar competencia la impunidad dentro de un mercado cautivo”.

La realidad es que quienes viajan son los emigrados recientes -al menos los llegados en los últimos 20 años-, consecuencia del terrible Período Especial de la economía cubana en la década de los 90, luego del derrumbe de los subsidios del campo socialista. Son una típica emigración económica totalmente diferente a los profesionales del alarde que desde los años 60 viven de la jugosa industria de los subsidios imperiales para la “libertad de Cuba”.

Sin embargo, ese grupo de “mantenidos” cierra el círculo vicioso de la política extremista de derecha y el control de la prensa en el sur de la Florida, en un proceso mafioso que impide cualquier opinión diferente y chantajea a comerciantes y organizaciones, en sus intentos de desafío a su imperio, el cual se fortalece con políticos situados en todos los niveles, desde las ciudades hasta el Congreso y el Senado federales.

El reconocimiento de lo más reaccionario y fascista dentro de la política norteamericana a este poder político innegable fue que la semana pasada el candidato presidencial republicano Mitt Romney, alegremente se presento en Miami junto a los tres chiflados de ese grupo en el Congreso federal -uno que no está por problemas de corrupción aún bajo investigación: Lincoln-, Mario e Ileana Ros-Lehtinen.

Sin embargo, la realidad no ha llegado a la política aún con la fuerza necesaria. Esa nueva generación de cubanos nacidos, educados o recién llegados al Miami donde residen más 850,000 emigrados de primera generación que votan con sus viajes y la relación con sus seres queridos en la isla, todavía no son una fuerza en la vida política local por diferentes causas.

En primer lugar la bien engrasada maquinaria política republicana que controla el voto de los ancianos recalcitrantes, la falta de participación ciudadana de los más jóvenes y el rechazo evidente de La Habana al reconocimiento de la emigración cubana.

Durante años a quienes viven del negocio de la crisis, tanto en Cuba como en los EEUU les ha venido como anillo al dedo mantener la imagen de un exilio recalcitrante y retrógrado en Miami para sus intereses de grupo -sin negar el daño y las agresiones constantes que han partido de aquí hacia la isla. Pero eso no justifica la prohibición de entrada de más de 200,000 cubanos y las madejas de papeleos burocráticos, costosos permisos y pasaportes para limitar los viajes.

No se trata de una política, sino de un sentido de supervivencia para quienes continúan apagando a patadas el arbusto mientras es claro como se esparce la llama de la realidad: la comunidad cubana en el exterior cambió y son ellos los que tienen la llave para el cambio en la política norteamericana hacia Cuba, lo cual no le conviene a muchos, aferrados a sus sillas de poder, aquí y allá.

En definitiva, la realidad se impondrá y como siempre las voces jóvenes, aunque diferentes en sus propios tonos, son la música del presente: es hora de moverse, o te quedas fuera.

La #NASA confirma que existe un #planeta habitable fuera del sistema solar

Ilustración sobre la órbita del planeta Kepler 22b en torno a su estrella (AFP/Nasa, ho)

WASHINGTON — En otro avance hacia la búsqueda de planetas similares a la Tierra capaces de albergar vida, la agencia espacial estadounidense (la NASA) anunció el lunes que el telescopio espacial Kepler confirmó por primera vez la existencia de un planeta habitable fuera del sistema solar.

Kepler 22b, detectado por primera vez en 2009 y ubicado a unos 600 años luz de la Tierra, es el primer exoplaneta confirmado por la NASA como apto para la vida. La confirmación significa que los astrónomos lo vieron pasar delante de su estrella tres veces y que las condiciones para la vida son adecuadas en términos de agua, temperatura y atmósfera. Pero no significa que los astrónomos sepan a ciencia cierta que realmente existe vida allí.

“Ahora tenemos una confirmación positiva del planeta Kepler 22b”, dijo a periodistas Bill Borucki, investigador principal de Kepler en el Centro de Investigación Ames de la NASA. “Estamos seguros de que está en la zona habitable y de que tiene una superficie que debería tener una temperatura agradable”, dijo.

Kepler 22b tiene 2,4 veces el radio de la Tierra, lo cual lo incluye en el grupo de los planetas denominados “superterrestres”, y gira alrededor de su estrella similar al Sol cada 290 días. Los científicos estiman que su temperatura en la superficie es en 22 grados Celsius, pero no saben si el planeta es rocoso, gaseoso o líquido.

El primer “pasaje” del planeta frente a su estrella fue captado poco después de que la NASA lanzara su telescopio espacial Kepler en marzo de 2009. La NASA también anunció que Kepler ha descubierto otros 1.094 posibles exoplanetas, el doble del número que se había estado rastreando, según un estudio presentado en una conferencia en California esta semana.

Kepler es la primera misión de la NASA en busca de planetas como la Tierra orbitando estrellas similares al Sol. Este telescopio espacial, que costó a la NASA unos 600 millones de dólares, está equipado con la mayor cámara jamás enviada al espacio y se espera que continúe enviando información a la Tierra por lo menos hasta noviembre de 2012.

Kepler busca planetas tan pequeños como la Tierra, incluidos los que orbitan estrellas en una zona cálida y habitable donde podría existir agua líquida en la superficie. Con Kepler 22b son tres los exoplanetas confirmados por científicos en todo el mundo que podrían sustentar la vida.

Astrónomos franceses ya habían confirmado en mayo el primer exoplaneta rocoso que reúne las condiciones clave para el sostenimiento de la vida, el Gliese 581d. Además, astrónomos suizos informaron en agosto de otro planeta, el HD 85512 b, ubicado a unos 36 años luz de distancia, como potencialmente habitable.

Sin embargo, estos dos planetas están “orbitando estrellas más pequeñas y más frías que el Sol”, dijo la NASA en un comunicado, destacando que Kepler 22b “es el más pequeño hallado hasta ahora que orbita en el centro de la zona habitable de una estrella similar a nuestro Sol”.

“Estamos emocionados por esto. Necesitamos que todos los telescopios observen a estos (posibles exoplanetas similares a la Tierra) para que podamos confirmar la mayor cantidad posible”, dijo a periodistas Natalie Batalha, del equipo de científicos de Kepler en la Universidad de San José.

Un total de 48 exoplanetas y exolunas tendrían capacidad para albergar vida fuera del sistema solar, entre un total de 2.326 potenciales planetas identificados por Kepler, según la clasificación del Laboratorio de Habitabilidad Planetaria (PHL, por su sigla en inglés) de la Universidad de Puerto Rico en Arecibo.

El Catálogo de Exoplanetas Habitables (HEC), disponible en línea en http://phl.upr.edu, es el primero en clasificar los exoplanetas y exolunas de acuerdo con su habitabilidad. Los rankings dan a los científicos “la capacidad de comparar los exoplanetas en mejores a peores candidatos para la vida”, dijo Abel Méndez, director del PHL y principal investigador de este proyecto.

#EEUU: Gobierno de Estados Unidos autoriza provocación contra Cuba

El llamado Movimiento Democracia en Miami con el delincuente Ramón Saúl Sánchez Rizo, es una organización terrorista y provocadora, creada el 13 de julio de 1995. Ahora se constituye en promotora de las llamadas flotillas, que en 17 ocasiones han violado las aguas territoriales de Cuba. Aunque anuncia ser de corte pacífico, su estructura militar compuesta por un presidente;  un jefe de operaciones; un jefe naval, uno de seguridad y otro a cargo del grupo aéreo, revelan su verdadera esencia.

Tenía además una emisora llamada Radio Democracia, que transmitía cientos de horas instigando a la subversión interna y a la comisión de delitos.

Sánchez Rizo, ha sido miembro de los grupos terroristas, Jóvenes de la Estrella, Organización para la Liberación de Cuba y otras del mismo corte. Actúa en coordinación con los llamados Hermanos al Rescate, otra agrupación similar, que tiene como cabecilla al agente de la CIA José Basulto León.

Estas flotillas han sido utilizadas para introducir explosivos en el territorio cubano, como sucedió el 12 de julio de 1995, al ser  detenido el terrorista Omelio Sánchez y otros tres miembros del llamado Partido Unidad Nacional Democrático, PUND, en posesión de doce libras de explosivo C-4. Formaban parte de una flotilla y desembarcarían en Sagua la Grande, Villa Clara.

También han lanzado artefactos de propaganda teledirigidos hacia las costas cubanas; empleado reflectores de gran potencia, que han puesto en peligro la aviación civil; arrojado propaganda en envases, que han recalado en territorio cubano y dañado su fauna marítima. También han preparado transmisiones de señales de televisión ilegales hacia Cuba desde la embarcación Democracia.

Tras la firma de los acuerdos migratorios en 1995 entre los gobiernos de Cuba y los Estados Unidos, el mencionado Hermanos al Rescate se vinculó estrechamente al Movimiento Democracia y participó en la organización de las flotillas provocadoras del 13 de julio y el 2 de septiembre de ese año.

El 13 de julio de 1995, tres embarcaciones violaron las aguas jurisdiccionales cubanas, mientras cinco aeronaves, junto a una avioneta de otra organización terrorista y un helicóptero penetraron también en el espacio aéreo, donde realizaron peligrosos vuelos rasantes sobre nuestras unidades navales, mientras que dos aeronaves de Hermanos al Rescate sobrevolaron la ciudad de La Habana e hicieron filmaciones que se transmitieron en la televisión de Miami. Pocos meses más tarde, el 9 de enero de 1996, tres  avionetas C-337 de la misma organización violaron nuevamente el espacio cubano al norte de Guanabo y Santa María del Mar, cercanas a la capital, lanzando octavillas en diferentes puntos del litoral habanero incitando al desorden.

Este proceder ha tensionado las relaciones entre Estados Unidos y Cuba y obligó a la aprobación del decreto presidencial 6867 de 1996 del gobierno de William Clinton para disuadir a los perturbadores, por medio del cual se creó una zona de exclusión de doce millas, que prohibía a embarcaciones dirigirse a Cuba sin el debido permiso de las autoridades norteamericanas.

El 9 de julio de 2003 el gobierno de Estados Unidos negó autorización a la provocadora flotilla para salir de la zona de seguridad y entrar en aguas de Cuba, entonces argumentó que “perturbaría” las relaciones internacionales.

También la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) advirtió a los organizadores de que cualquier intento de transmitir señales de televisión hacia Cuba sería considerado un acto ilegal, incluso aunque transcurriera en aguas internacionales.

Estaba previsto que llevarían en la flotilla un transmisor denominado Teledemocracia para enviar señales ilegales hacia Cuba, con el propósito de irrumpir ilegalmente en la televisión nacional. Ante la advertencia federal, el transmisor fue llevado en la embarcación Democracia con un cartel que rezaba Censurado.

En esta provocación participarían cinco barcos y cinco avionetas. El Servicio de Guardacostas del Séptimo Distrito, con sede en Miami, y el Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU. negaron el permiso con el propósito de evitar un incremento de las tensiones entre Estados Unidos y Cuba. La argumentación de estas agencias norteamericanas para lograr la prohibición en el 2003, hizo un recuento de las veces que estas flotillas ingresaron sin permiso a aguas cubanas “colocando en grave peligro a los tripulantes y a los barcos de los guardacostas operando en el área”. Esta flotilla será la decimoséptima organizada por el provocador Movimiento Democracia.

Esta nueva provocación promovida para el próximo 9 de diciembre ha sido aprobada por la administración de Barack Obama, quien dice trabajar para distender las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, contrario a la decisión de su predecesor George W. Bush y a la posición de su copartidario William Clinton.

Medios de prensa locales de Miami y voceros de los provocadores aseguraron que  el jueves 2 de noviembre del 2011 tuvo lugar una reunión entre el Director del Buró Cuba en el Departamento de Estado, Peter Bremman y el presidente del Movimiento Democracia, Ramón Saúl Sánchez. La reunión se celebró en el Departamento de Estado en Washington DC.

En esta reunión Bremman, según los organizadores, habría aprobado la acción subversiva y el Movimiento Democracia se comprometió a permanecer en aguas internacionales. La jornada provocadora será desde el 9 hasta el 11 de diciembre con el objetivo de crear tensiones entre Estados Unidos y Cuba y apoyar a los grupúsculos mercenarios internos.

Ese día comenzará la llamada Operación Marítima, a pesar de anunciarse como de contenido humanitario, ha asumido una preparación militar. Estará integrada por barcos, que zarparán a las siete de la mañana desde la Conch Harbor Marina en Cayo Hueso para llegar frente a La Habana al caer la tarde.

Los flotilleros, al llegar la noche,  comenzarán durante tres horas el lanzamiento de poderosas emisiones de luz o fuegos artificiales directamente hacia el cielo, que serán vistos desde las costas de La Habana, Pinar del Río y Matanzas. Esto pondrá en peligro la navegación aérea y podría causar cierta inquietud en una parte de la población capitalina que reside cerca del litoral.

Se estimulan, para tres días de provocación, acciones colaterales de desorden interno en Cuba, lo cual está en franca violación de la convivencia entre países, previstas en decenas de Convenciones amparadas por el Derecho Internacional, de las cuales el gobierno de Estados Unidos es signatario. Ahora, al permitirla, ha devenido en favorecedor de esta agresión subversiva.

¿Qué pasaría si grupos de derechos humanos cubanos promovieran y anunciaran acciones similares para colocarse en territorio marítimo norteamericano a doce millas de las costas de Miami y realizaran acciones similares con total impunidad y permiso del gobierno cubano?

La respuesta estadounidense sería inmediata y drástica, se movilizaría, sin dudas,  su defensa antiaérea, se pondrían en alertas las fuerzas guardacosteras y el mismo Departamento de Estado, que ha aprobado esta agresión para el 9 de diciembre, enviaría una contundente advertencia al gobierno de la Isla donde afirmaría que tal hecho constituye una amenaza para su seguridad nacional y no la toleraría.

Este es otro ejemplo del doble rasero vigente en esta administración norteamericana cuando se trata de sus terroristas de origen cubano, en este año preelectoral, que busca dinero y votos de cara a las elecciones de noviembre próximo.

5 de diciembre de 2011

( Tomado de Cubadebate.cu )

A %d blogueros les gusta esto: