Tres fallecidos en derrumbe en La Habana.

En horas de la noche de ayer ocurrió un doloroso accidente al derrumbarse el edificio ubicado en la intersección de las calles Infanta y Salud, donde residían núcleos familiares pertenecientes a los municipios de Plaza de la Revolución y Centro Habana, en la capital.

Como consecuencia de este lamentable hecho, fallecieron tres personas y otras seis resultaron lesionadas, de las cuales cuatro se encuentran hospitalizadas.

Al conocerse lo ocurrido, acudieron de inmediato al lugar fuerzas especializadas del Cuerpo de Bomberos, la Policía Nacional Revolucionaria, los servicios médicos de urgencia y las autoridades de la provincia y de ambos municipios.

Fuente: Noticiero del Medio Día en Cuba

Nota 1:

Le dimos como 15 horas a los carroñeros y cuando se enteraron informaron mal y la CNN tomó como fuente a Yoani Sánchez, que especuló, a las 11 de la mañana de hoy, que continuaban personas atrapadas en el lugar.

Yoani Sánchez: “Todavia hay personas atrapadas entre los escombros. Se habla de niños fallecidos… es un horror”.

En los tiempos de Internet, NO podemos darle 15 horas a los carroñeros de la red.

Nota 2:

He llamado al hospital Calixto García para ver si necesitan donaciones de sangre y me respondieron que no, que tienen todo lo necesario para atender a los 4 lesionados, los cuales están siendo evaluados por un equipo médico especializado.

Nota 3:

Es una suerte que en Cuba lleguen primero los médicos, los bomberos, que son los que saben qué hacer en estos casos.

Nota 4:

Ya EFE hizo un reporte, y por suerte, se lanzó a la calle y NO tomó como fuente a la bloguera Yoani Sánchez.

Nota 5:

Las fotos son de varios medios en Internet.

Recomiendo:

Puerta a la sensibilidad social

(Tomado de  http://yohandry.com)

Cuba: ¿Quiénes son las Damas de Blanco? (Segunda Parte)

Grupo contrarrevolucionario cubano organizado y financiado desde Estados Unidos.

Las Damas de Blanco surgieron en 2003, luego de los juicios en que la justicia cubana condenó a 75 mercenarios que se encontraban al servicio de una potencia extranjera, y habían llevado a cabo actos contra la seguridad de Cuba. El grupo integrado fundamentalmente por las madres y esposas de estos presos comenzó a manifestarse públicamente por la liberación de los mismos y adoptó como símbolo el color blanco. Esto último respondía a una estrategia puesta en práctica a nivel global por el imperialismo destinada a identificar movimientos subversivos y golpes “suaves” afines a sus intereses con determinadas simbologías amables. El ensayista cubano Enrique Ubieta ha descrito a las Damas de Blanco como un montaje escenográfico de la derecha internacional:

“Las Damas de Blanco son un montaje escenográfico. La derecha ha aprendido a tomar fórmulas de expresión de la izquierda como las Madres de la Plaza de Mayo, auténticas luchadoras por la memoria de sus hijos y nietos, torturados, asesinados, … En Cuba no hay ni torturados ni asesinados. Las personas que están encarceladas fueron juzgadas por tribunales según leyes. Toman mujeres de personas que trabajaron para subvertir el orden constitucional (…) las visten de blanco – un color asociado con la paz y la pureza -, les colocan un gladiolo y las llevan a la iglesia católica que es un escenario perfecto para que las vean en Europa. Ya cuando las tienen preparadas, dicen: “cámaras, ¡acción!” y ahí está la CNN, la TVE … Ustedes lo que están viendo es una película de ficción que tiene en la acera de enfrente, fuera de pantalla, a los diplomáticos europeos y estadounidenses, que son en definitiva los que pagan, los productores de la película.”[1]

Desde el mismo momento de su surgimiento comenzaron a recibir financiamiento directo de Estados Unidos para llevar a cabo sus actividades. Moisés Rodríguez, el agente Vladimir de la Seguridad del Estado de Cuba reveló, luego de estar infiltrado por muchos años en los grupos contrarrevolucionarios que el principal sostén económico de las Damas de Blanco se encuentra en una fundación con sede en Estados Unidos, la cual es dirigida por el terrorista Santiago Álvarez, subordinado directo del asesino confeso Luis Posada Carriles. El nombre de Laura Pollán, dirigente de ese grupo, surgió en las grabaciones de las conversaciones telefónicas con Estados Unidos y en las imágenes de distribución de las cantidades de dinero que continuamente se enviaban para pagar a las Damas de Blanco[2].

En julio de 2010 el gobierno cubano decidió liberar paulatinamente a un grupo de los presos condenados en 2003. En las negociaciones participaron representantes de la Iglesia católica cubana y la cancillería española. Los recién liberados podrían abandonar el país con rumbo a España en compañía de sus familiares. Luego del arribo de a España con sus allegados entre los que se incluían varias Damas de Blanco, los mercenarios y sus Damas han realizado fuertes acusaciones contra el gobierno que les dio albergue y negoció su libertad, acusaciones en las cuales incluyeron a las máximas autoridades eclesiásticas cubanas:

“En España se están violando prácticamente nuestros derechos humanos (…)el Gobierno de Castro está en complicidad con el de José Luis Rodríguez Zapatero y con el cardenal Jaime Ortega de La Habana[3]

En marzo de 2011, el gobierno cubano liberó a los últimos mercenarios que aún guardaban prisión de los 75 condenados en 2003 por encontrarse a sueldo de una potencia extranjera. Aunque desde su surgimiento las Damas de Blanco habían declarado que el fin último del grupo era humanitario y se centraba en la liberación de sus familiares presos, Laura Pollán la líder visible de las “Damas” realizó declaraciones en un tono completamente político:

” (…) continuaremos nuestras actividades para que sean excarcelados todos los presos de conciencia y para luchar por los derechos humanos”[4]

Detrás de sus declaraciones se encontraban las presiones recibidas por parte de los funcionarios de la Sección de Intereses de Estados Unidos en Cuba, quienes han pedido a las “Damas” y sus familiares de forma reiterada que no abandonen la Isla de forma masiva, para tratar de mantener una oposición sobre el terreno y no hacer evidente los verdaderos intereses de la fragmentada oposición cubana.

Las Damas en realidad buscan sólo un aval político para poder emigrar a los Estados Unidos, según las declaraciones del Carlos Serpa, el agente de la Seguridad del Estado, que fue su vocero oficial:

“Durante provocaciones que realizaron las damas de blanco en marzo de 2010, una de esas mujeres, perteneciente al grupo de las damas de apoyo, me dijo desde el primer día:¨Serpa, yo necesito que tú me ayudes con unas evidencias porque tengo la entrevista en Refugiados la semana que viene¨. Estaba buscando su aval político. Persiguen mucho las fotografías donde aparecen en caminatas, porque el Programa las exige, entre otras cosas, las noticias que salen en Internet y trabajan en base a éso (…) cualquiera de estas mujeres van allí, llevan las fotos… y eso para la SINA es un testimonio fuerte”[5]

Al revelarse la verdadera identidad de Carlos Manuel Serpa Maceira (Emilio), Moisés Rodríguez Quesada (Vladimir), Dalexi González Madruga (Raúl) y Frank Carlos Vázquez (Robin); agentes de la Seguridad del Estado de Cuba, quienes estuvieron por muchos años infiltrados en los grupúsculos contrarrevolucionarios cubanos, la credibilidad de las “Damas” se vino abajo. Quedó demostrado por los agentes cubanos, que toda la información que se genera sobre y alrededor de los llamados grupos de oposición en Cuba, carece de fuentes creíbles, y en numerosas ocasiones se elabora fuera de la Isla. Carlos Serpa, el agente Emilio, quien por años fue el vocero de las Damas de Blanco declaró sobre su blog El Guayacán Cubano, que reseñaba gran parte de las actividades del grupo:

“Ese blog quien realmente me lo administra es Enrique Blanco, un contrarrevolucionario radicado en Puerto Rico, de Operación Liborio, un proyecto dirigido a financiar desde el exterior a la llamada oposición. Él ha colgado informaciones en el blog como si fuese yo, simplemente si no puedo asistir a determinada actividad, en este caso casi siempre relacionada con las damas de blanco, se comunica de manera directa con ellas y redacta el reporte”[6]

EE.UU. esterilizó forzosamente a 60 mil personas en 1930 por ser de genética “indeseable”

Para hacer cumplir un proyecto de “limpieza genética” que pretendía “mejorar” la raza humana, cerca de 60 mil afrodescendientes, pobres y personas abandonadas que residían en Estados Unidos (EE.UU.) fueron esterilizadas de manera forzosa a fin de impedir que dejaran descendencia. Luego de 80 años, el Gobierno norteamericano les paga 50 mil dólares por los “daños causados”.

Un reportaje publicado este martes por el diario estadounidense Daily Mail, reveló un plan llevado a cabo en 1930 cuyo objetivo era la esterilización de personas que supuestamente poseían  “genética indeseable” para EE.UU.

El diario precisa que en este grupo de personas se contaban adolescentes de familias numerosas y con pocos recursos, niños con el coeficiente intelectual bajo o de personas con problemas mentales y emocionales; que según las autoridades “empeoraban” la especie humana.

Con esta premisa, cerca de 60 mil personas en 30 estados se vieron obligadas a practicarse una vasectomía o una ligadura de trompas, es decir, una esterilización que les impidiera el dejar descendencia.

Según relata Daily Mail, el plan fue olvidado y enterrado tras la Segunda Guerra Mundial, ya que para esa época, fue altamente criticado porque se parecía demasiado a la “pureza racial” que buscaban los nazis.

El medio estadounidense indicó que para los autores del plan, no se trataba de algo maquiavélico, sino más bien benigno, pues según su hipótesis, al cabo de varias generaciones aplicando el método, la genética superviviente “permitiría” al país reducir costos en hospitales, disminuir la pobreza y haría de los estadounidenses una raza “superior”.

Luego de más de ocho décadas de desarrollar la estrategia, las autoridades dijeron contemplar el plan “con una perspectiva totalmente distinta en torno a la eugenesia (metodología) aplicada”, a la vez que se cuestiona incluso la labor de compensar a las víctimas con dinero.

En este sentido, Charmaine Fuller Cooper, directora ejecutiva de la Fundación por las Víctimas de la Esterilización de Carolina del Norte, asegura que no se puede medir en dinero la vida de un bebé que no nació o la depresión que genera en una mujer el que jamás pueda tener hijos.

Pese a esta postura, se decidió que cada afectado por este proyecto recibirá alrededor de 50 mil dólares en forma de compensación, con las autoridades haciendo énfasis en que no están asignando precio a la vida de nadie, sino como resarcimiento al daño psicológico generado a las víctimas.
Además de esta esterilización forzosa, el Gobierno estadounidense también emprendió experimentos similares calificados como inhumanos que incluían contagio inadecuado e innecesario de enfermedades a fin de encontrarles reacciones a diferentes tratamientos.

Entre estos polémicos estudios, se incluye un experimento local en el que se infectó a casi un centenar niños de orfanatos con malaria para “investigar” la cura de la afección.

Asimismo, se cuenta otro programa en el que se permitió la propagación de enfermedades venéreas a más de cinco mil 500 guatemaltecos sin información (ni a las personas infectadas ni al Gobierno) solamente para comprobar el uso de la penicilina.

( Tomado de Telesur )

A %d blogueros les gusta esto: