Yoani Sánchez: personaje y arma de guerra mediática contra Cuba

Alexander Haubrich

Con el viaje de la presidenta Dilma Rousseff a Cuba, programado para la próxima semana, un grupo de periódicos brasileños no quiso perder la oportunidad de presionarla. Una de las más recurrentes críticas de los medios dominantes al gobierno de Lula se refirió a la  política exterior. Al contrario de todos los gobernantes anteriores, el petista mantiene, de modo general, un posicionamento independiente, desagradando los sectores de la sociedad  brasileña que siempre lucraron con un país subordinado a los intereses imperialistas (en las últimas décadas eso puede ser leído como EUA, más no sólo eso) y que buscaba estrangular a los más débiles.

El giro de América Latina en su conjunto en direción a políticas externas de colaboración en  detrimento de la competición caníbal entre los países históricamente explotados incomodó a las élites y, es claro,  a sus representantes mediáticos. La presión – y el  sutil pero  real cambio ideológico – ya hicieron que  Dilma asumiese una postura mucho más ofensiva que Lula en relación con Irán. Ahora, una estrategia de los medios semejante es utilizada para alejar a la  presidenta del gobierno cubano. Y una pieza fuendamental en ese juego ha sido – y lo  continuará siendo – Yoani Sánchez.

La bloguera cubana es, hace años, estrella internacional de la lucha imperialista contra la Revolución cubana. Multivencedora de premiaciones promovidas por periódicos y organizaciones internacionales afiliadas al neoliberalismo, Yoani acostumbra reclamar mucho lo que llama “falta de libertad de expresión” en Cuba, mas mantiene su blog sin problemas,  así como su cuenta en la red social Twitter. De la misma forma, acostumbra dar muchas entrevistas, por teléfono, email, o personalmente. Así mismo, se dice perseguida. Generacion Y, blog mantenido por la cubana, es traducido a 18 idiomas, y no se conoce otro sitio en el mundo con ese número de traducciones. Las fuentes de esa fuerza no son conocidas, así como no son conocidas muchas cuestiones en torno a Yoani. Las premiaciones, por ejemplo, ayudan a sustentar su tranquila vida em La Habana. Qué intereses representan, es una cuestión que los grandes medios internacionales no acostumbran a mencionar los cientos de veces en que citan o entrevistan a la bloguera.

Sólo en 2012, del cual no completamos el primer mes, los tres mayores periódicos  brasileños – Estadão, Folha de S. Paulo y O Globo – ya hicieron cada uo una entrevista exclusiva con Yoani, además de publicar materiales y notas de agencias. Y claro que ninguno de ellos cuestionó el financiamento de Generacion Y, la “censura” que la entrevistada alega sufrir, o qualquier cuestión más profunda o contundente sobre la situación en Cuba. El tema de los cinco cubanos presos en los  EUA, traído nuevamente a colación por el reciente libro de Fernando Morais, tampoco fue mencionado. Sobre el cerco del gobierno norteamericano a Cuba, nuevo silencio.

Eso sí, en las tres entrevistas, presión combinada entre la entrevistada y los entrevistadores para que, en su visita a Cuba, Dilma se encuentre con opositores del gobierno cubano, mas, curiosamente, cuando un presidente brasileño va a los EUA no se hace presión para que reserve espacio para audiencias con la oposición del momento. Al mismo tiempo, hay gritos por el derecho de Yoani de venir a Brasil, mas la legislación migratoria cubana no es explicada con claridad en momento alguno.

Sólo el periódico Zero Hora consiguió superar a Estadão, Folha y O Globo. En menos de um mes, dos entrevistas con Yoani, ambas por teléfono. Parece que el acesso de la prensa internacional a la bloguera no es tan difícil. ¿Dónde está la censura, entonces? Una entrevista concedida por Yoani a un periodista francês, en 2010, da buenos indicios sobre la respuesta más adecuada. Mas está claro que ese reporje, absolutamente crítico y que derriba por tierra la credibilidad de la bloguera, no fue reproducido o comentado en los viejos medios brasileños. No es ese el rostro de Yoani que interesa a los grandes medios. Al francés Salim Lamnarium ella le afirma que su blog no pode ser accedido en Cuba, a lo que él responde que acababa de accesarlo. Entonces ella se enreda un poco y reclama que no tiene espacio en los mayores medios del país. ¿Cuántas personas tienen espacio en los mayores medios de Brasil?

Yoani es una pieza interesante en el tablero en que se da la lucha entre la Revolución cubana y el imperialismo capitalista. Ella usa los medios internacionales para promoverse y ganar dinero– mucho dinero, como indican al menos las premiaciones que recibe – al mismo tiempo en que es usada como fuente principal de todo lo que se habla sobre Cuba, siempre en la dirección de ataques frontales al gobierno cubano. Las entrevistas que la bloguera responde son poco cuestionadoras y muy elogiosas y su “lucha por la libertad”, es, en esa imagen, una construcción de Cuba filtrada solo por los ojos sospechosos de Yoani Sánchez y por su cuenta bancaria rellena de dólares y euros. (Traducción de La pupila insomne)

A %d blogueros les gusta esto: