Irán suspenderá “pronto” exportación de crudo a la Unión Europea

El gobierno del presidente iraní Mahmud Ajmadineyad informó hoy que su país “pronto” suspenderá las exportaciones de petróleo a ciertos países de la Unión Europea (UE); señaló que los inspectores de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) podrán supervisar todas las instalaciones nucleares que deseen durante su visita y aseguró que no habrá bloqueo al estrecho de Ormuz, vía de navegación clave para el comercio.

El ministro del Petróleo de Irán, Rostam Qasemi, dijo que “según los planes futuros del Ministerio del Petróleo, suspenderemos nuestras exportaciones a ciertos países” tras el reciente embargo petrolero de la UE contra Irán, impuesto el pasado 23 de enero.

Los principales importadores de petróleo iraní de la UE, como Grecia, Italia y España, tienen hasta el primero de julio, cuando el embargo entra en vigor, para encontrar proveedores de petróleo alternativos. “Menos de 20 por ciento de las exportaciones petroleras de Irán están destinadas a Europa” y las sanciones de la UE harán estragos en el pueblo europeo, dijo Qasemi, quien agregó que el embargo no creará un problema para las exportaciones petroleras de Irán aunque se detengan las ventas a Europa.

El lunes pasado los cancilleres de algunos países de la UE decidieron imponer un embargo al petróleo iraní en un intento de estrangular el financiamiento del polémico programa nuclear, rechazado por Occidente que, acusa, tiene fines militares, lo que niega la república islámica.

Tras la decisión del embargo, que será vigente a partir del primero de julio, los inversionistas se preocuparon por el abastecimiento global de petróleo.

De este modo, los 27 miembros de la UE se sumaron a la dura línea fijada por Estados Unidos, que acusa a la república islámica de querer fabricar armas nucleares, algo que es negado por el gobierno iraní.

El acuerdo prohíbe a los países europeos firmar nuevos contratos en el sector petrolero con Irán, segundo productor de la Organización de Países Exportadores de Petróleo después de Arabia Saudita.

Por su parte, el ministro iraní de Exteriores, Alí Akbar Salehi, dijo hoy que los inspectores de la AIEA podrán supervisar todas las instalaciones nucleares del país que deseen durante su visita este fin de semana.

“Los funcionarios de la AIEA están autorizados a inspeccionar todas las instalaciones nucleares que nos pidan”, según declaraciones del ministro citadas este domingo por la agencia estatal Irna. El funcionario se encuentra en Etiopía, donde tiene lugar la cumbre anual de la Unión Africana.

Salehi también rebajó las amenazas expresadas por el vicepresidente Mohammad Reza Rahimi y por generales de la guardia revolucionaria, que aseguraron que el estrecho de Ormuz, vital para el abastecimiento de petróleo a nivel mundial, sería bloqueado en caso de que se impusieran sanciones a Irán.

“El estrecho de Ormuz es una ruta importante no sólo para nosotros y los estados regionales, sino para todo el mundo, por lo que nos consideramos totalmente responsables de la seguridad del estrecho de manera que beneficie a todos los países”, señaló el alto funcionario iraní.

Inicia la revisión

Los inspectores de la AIEA iniciaron este domingo su visita al país por el controvertido programa nuclear.

Ninguna de las partes se ha pronunciado sobre la agenda prevista. Tampoco se dio a conocer si los delegados inspeccionarán plantas o debatirán las posibles dimensiones militares del programa con funcionarios locales.

Salehi expresó su satisfacción por la visita del organismo de Naciones Unidas, al señalar que “en general somos muy optimistas sobre el resultado de la misión de la AIEA”, y destacó que su país “no tiene nada que ocultar”.

Durante su estancia de tres días en Irán, el jefe de los inspectores de la AIEA, el belga Herman Nackaerts, prevé reunirse con funcionarios iraníes, indicó Irna.

Las últimas negociaciones con Irán resultaron en fracaso en enero de 2011 en Estambul.

Las grandes potencias: Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Gran Bretaña y Alemania, quisieron centrar las conversaciones en el programa nuclear iraní. Teherán, en cambio, quería que las negociaciones incluyeran también cuestiones de seguridad regional e internacional.

La escalada de tensión entre Irán y los aliados occidentales por el programa nuclear ha empujado los precios del crudo al alza unos ocho dólares desde mediados de diciembre.

Analistas dicen que probablemente habrá más petróleo este verano, gracias a la producción adicional de Arabia Saudita, Irak y Libia, que compensaría cualquier pérdida por el embargo.

 

A %d blogueros les gusta esto: