Cuba: Iglesia Católica rechaza maniobra contrarrevolucionaria en templo en La Habana

En la tarde de ayer, martes 13 de febrero, un grupo de trece personas conformado por hombres y mujeres adultos, quienes se identifican como disidentes y habían acudido a la Basílica Menor de Nuestra Señora de la Caridad de esta arquidiócesis de La Habana, manifestaron al rector de este Santuario Diocesano, padre Roberto Betancourt, que tenían un mensaje para el Santo Padre Benedicto XVI y una serie de demandas sociales y se negaban a abandonar el templo.

Con posterioridad, en el lugar se presentó el canciller de la arquidiócesis de La Habana, monseñor Ramón Suárez Polcari, quien igualmente escuchó sus peticiones, les aseguró que el mensaje sería trasmitido y les pidió abandonar el templo para el cierre, a la hora acostumbrada, lo cual rechazaron. Finalmente el templo fue cerrado y los ocupantes permanecieron en su interior. Con frecuencia hacían y recibían llamadas usando sus teléfonos celulares.

Durante todo este tiempo, además, las autoridades eclesiásticas mantuvieron una comunicación frecuente con las autoridades de gobierno, quienes se comprometieron a no actuar en modo alguno. Esto igualmente fue trasmitido al grupo de ocupantes, y se les ofreció conducirlos a sus casas en autos de la Iglesia. Todo intento por persuadirlos fue inútil. Al amanecer de hoy, miércoles 14, supimos que situaciones similares se habían presentado en otras iglesias del país, pero los ocupantes ya habían abandonado los templos.

Se trata de una estrategia preparada y coordinada por grupos en varias regiones del país. No es un hecho fortuito, sino bien pensado y al parecer con el propósito de crear situaciones críticas a medida que se acerca la visita del Papa Benedicto XVI a Cuba. Hemos recibido comunicación de que otros grupos y personas disidentes fueron convocados a ocupar templos en otras diócesis pero se negaron a hacerlo por considerarlo «una actitud irrespetuosa hacia la Iglesia».

A los templos católicos de todo el país acuden miles y miles de fieles cada día. Las oraciones por los presos, los que sufren alguna injusticia, los difuntos o los necesitados de una vida digna, nunca faltan en nuestras liturgias y celebraciones. Todo el que desee puede ir a rezar al templo, que es casa de oración abierta a todos los que buscan en Dios la respuesta a sus necesidades espirituales y aun materiales, o a dar gracias por un bien recibido.

Por este mismo hecho, todo acto que pretenda convertir el templo en lugar de demostración política pública, desconociendo la autoridad del sacerdote, o el derecho de la mayoría que va allí en busca de la paz espiritual y el espacio para la oración, es ciertamente un acto ilegítimo e irresponsable. La Iglesia escucha y acoge a todos, e igualmente intercede por todos, pero no puede aceptar los intentos que desvirtúan la naturaleza de su misión o pueden poner en peligro la libertad religiosa de quienes visitan nuestras iglesias. Invitamos a quienes así piensan y actúan, a cambiar de actitud, y si son hombres y mujeres que se consideran católicos, a proceder como tales.

Nadie tiene derecho a convertir los templos en trincheras políticas. Nadie tiene derecho a perturbar el espíritu celebrativo de los fieles cubanos, y de muchos otros ciudadanos, que aguardan con júbilo y esperanza la visita del Santo Padre Benedicto XVI a Cuba.

Orlando Márquez Hidalgo

La Habana, 14 de marzo de 2012

 

(Tomado de http://yohandry.com/)

Cuba: Histórica presentación del libro “Nuestro deber es luchar”

Presentación del libro "Nuestro deber es luchar".  FOTO: Roberto Suárez/Juventud Rebelde

Presentación del libro "Nuestro deber es luchar". FOTO: Roberto Suárez/Juventud Rebelde

El libro Fidel Castro con los intelectuales: Nuestro deber es luchar, de la editorial José Martí, fue presentado este miércoles en histórico lanzamiento desde varias ciudades, de modo simultáneo y en transmisión directa vía Internet.

Resultado de un diálogo entre el líder cubano y 117 intelectuales de 22 países, llevado a cabo en febrero de este año durante la XXI edición de la Feria Internacional del Libro de Cuba; este trabajo editorial se bautizó de manera simultánea en 12 ciudades del mundo, entre ellas San Juan (Puerto Rico), Madrid (España), Washington (Estados Unidos), La Habana (Cuba), Ciudad de México (México), Caracas (Venezuela), Kingston (Jamaica) y La Paz (Bolivia), que transmitieron desde diversos canales en el portal Justin.TV.

En La Habana, el acto tuvo lugar en la Sala Che Guevara de Casa de las Américas, con las palabras de Roberto Fernández Retamar, Presidente de Casa, Osvaldo Martínez, Director del Centro de Investigaciones de la Economía Mundial, y Gisela Alonso, Presidenta de la Agencia Ambiental de Cuba.

El acto, realizado en el salón Bicentenario del Hotel Alba Caracas, contó con la presencia, por Venezuela, del escritor homenajeado de la Filven, Luis Britto García; la historiadora Carmen Bohórquez, y Francisco Sesto, ministro de Estado para la Transformación Revolucionaria de la Gran Caracas.

En representación de la nación antillana estuvieron presentes el presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, Miguel Barnet y la presidenta del Instituto Cubano del Libro, Zuleica Romay.

Texto: Tomado de cubadebate.cu

Presentación del libro "Nuestro deber es luchar". FOTOS: Roberto Suárez/ Juventud Rebelde

Presentación del libro "Nuestro deber es luchar". FOTOS: Roberto Suárez/ Juventud Rebelde

Presentación del libro "Nuestro deber es luchar". FOTO: Roberto Suárez/Juventud Rebelde

Presentación del libro "Nuestro deber es luchar". Foto:Roberto Suárez

Cuban@s en Ecuador y puntos suspensivos…

Por: Dayana Litz

Mientras tomaba un café, de esos que me gustan a lo cubano, pensaba en lo difícil que es la heterogeneidad y multiplicidad de casos que sueñan con otro futuro y oportunidades para sus familias y para sí.

Como cubana, tuve una formación donde la calidad de vida no era nunca comparable con la cantidad de cosas. Y así crecí en Pinar del Río… con un ejemplo de mi padre y madre que aman su trabajo aunque la remuneración no fuera comparable con otros países del mundo. Queriendo y adorando lo que hacen en la Isla, hoy mantienen sus ánimos de vivir en Cuba y siguen dando lo mejor de sí.

Por mi parte, nunca creí que vivir lejos de mi casa, de mi gente… fuera entonces una decisión fácil. No se imaginan cuán triste es levantarte cada día y no escuchar el sonido y el canto del gallo de tu terruño. De escuchar a tu vecina gritar para que le pasen la manguera porque el agua se fue… o simplemente  llegar a tu trabajo y encontrarte con personas que aunque puedan tener siempre sus diferencias, son humanas y solidarias.

También de comprender que la gente cambia… que también el sistema capitalista y sin pleno empleo hace que much@s por sobrevivir apliquen la frase “al que buen árbol se arrima buena sombra lo cobija”… y luego que tienen el disfrute de la sombra y algo de luz pues te den la “puñalá por la espalda”. Y es así que ya no sabes ni en qué creer… ni en quién confiar…

Hay muchos estereotipos y prejuicios que me resultan indignantes… como, por ejemplo, discriminarte por el color de la piel, por lo que tienes y por lo que haces. Y muchas personas que lo hacen, viven solamente de las apariencias… que ya sabemos que engañan.

Si algo tenemos l@s cuban@s es que no somos hipócritas, que decimos las cosas de frente a las personas que queremos y luego se nos pasa.

Pero, qué difícil es comprender que no todo el mundo es así, que no puedes confiar en nadie y que el día menos pensado te “viran la tortilla”.

Creo que antes de migrar, tod@s debemos pasar por esta etapa de entender las culturas de otros países y también de la nuestra marcada por el ser migrante. Porque las consecuencias de la migración tiene un trasfondo en el hecho de producir significados que los otros/as no comparten, no entienden o que les molesta.

No entiendo por qué es desagrado ver a cubanos en Ecuador vestidos como quieran, comiendo lo que desean, hablando en el tono que les gusta… ¿Acaso eso afecta los derechos humanos de las otras personas? ¿Acaso eso viola algún articulado constitucional? O, es simplemente un ejercicio de moralidad, de una construcción social estereotipada y del ·deber ser” con prejuicios. En Cuba, a quienes nos visitan no se les interroga ni se les observa detenidamente para saber si está en la “norma” o “fuera de ella”.

Hoy no me quiero adentrar en los orígenes de la migración a Ecuador por parte de la población cubana. Sino en este tipo de consecuencias de políticas migratorias que conllevan a la libre movilidad. Es tratar de hacer un ejercicio, de lo que parece simple, de lo que es superficial y lo que en definitiva no nos hace mejores o peores, sino más humanos.

Tomado de http://confluencias.blogia.com/

La desintegración de Libia parece un proceso inevitable

Armando Pérez

Armando Pérez

por Armando Pérez

La paulatina desintegración de Libia tiende a convertirse en un proceso inevitable porque el gobierno central, representado por el Consejo Nacional de Transición (CNT), no puede contener las aspiraciones de autonomía en las provincias, faltan mecanismos para controlar a las agrupaciones armadas, y tampoco hay fuerza pública para proteger a la población.

A comienzos de marzo, cerca de tres mil representantes de tribus, clanes y comandantes de milicias proclamaron en la ciudad de Bengasi, en el oriente de Libia, la autonomía de la región Cirenaica y su independencia de Trípoli, es decir, del CNT.

Reunidos en el autodenominado Congreso del Pueblo Cirenaico, los delegados se manifestaron a favor de una Libia federal y anunciaron la formación de un propio gobierno, parlamento y ministerios de Finanzas, Defensa y Petróleo.

El jeque Ahmed Zubair fue electo dirigente de la nueva región que desde Bengasi, controlará al menos el 66 % de los yacimientos de hidrocarburos libios.

Entre tanto, el jefe del CNT, Mustafá Abdel Jalil desde Trípoli, se pronunció en contra de la autonomía proclamada por el Congreso, y denunció que las nuevas autoridades en Bengasi forman parte de una “confabulación extranjera” para socavar la integridad territorial y política de Libia.

Según expertos rusos, los autonomistas de Bengasi ahora actúan con el apoyo de las mismas fuerzas que hace más de un año promovieron la rebelión contra el líder Muamar Gadafi, y que concluyó con una guerra civil que ganaron los rebeldes más que todo por el apoyo de la OTAN.

Al respecto, muchos recuerdan que la rebelión contra Gadafi nació en Bengasi junto con el CNT, que durante muchos meses controló la guerra contra Gadafi desde esa ciudad, y sólo tras la victoria se instaló en Trípoli.

Ahora, por lo visto, los gobiernos extranjeros que armaron a los rebeldes tienen otros planes para controlar los yacimientos de crudo, en esencia, el objetivo real de esa intervención que la prensa occidental presentó como cruzada para defender a la población civil de un supuesto genocidio perpetrado por el ejército de Gadafi.

Al analizar prudencia de la prensa internacional al informar los últimos acontecimientos que ocurren en Bengasi, analistas rusos opinan que son pocos en Occidente los que quieren reconocer que la campaña en Libia fue una guerra de rapiña orquestada por gobiernos influyentes, y es muy incómodo ver las consecuencias que supuso la cruzada para sembrar la democracia en Libia.

Sobre todo cuando el ejemplo de los autonomistas de Cirenaica contagió a otras regiones, más exactamente a Misurata, la tercera ciudad más importante de Libia.

Allí, las autoridades municipales recién elegidas restringieron la entrada a los habitantes libios de otras regiones como medida preventiva para garantizar la seguridad pública en la urbe.

Según constató la prensa británica, las nuevas autoridades en abierto desafío al CNT, establecieron una zona de seguridad, como paso inicial a la proclamación una autonomía más radical que la establecida en Bengasi.

Según observadores locales, el CTN desde Trípoli no puede solucionar prácticamente ningún asunto, y las autoridades de Misurata actúan por su cuenta para poner coto a la inseguridad rampante, el principal problema que actualmente afronta la población civil en cualquier lugar de Libia.

Como reconoce el propio CTN, el problema de seguridad pública seguirá siendo muy agudo mientras no se desarmen y se liquiden las milicias y agrupaciones armadas autónomas que operan en el país.

Entre los factores que impiden la solución de este problema, fuentes del CTN citadas por la prensa rusa indicaron que sencillamente no hay recursos para financiar el desmantelamiento de las milicias y la reinserción de los combatientes a la vida normal en la sociedad.

A juicio de esas fuentes, el asunto financiero es el principal escollo en las conversaciones que actualmente adelanta el CTN con los comandantes de la brigada Zintan, sobre la devolución del aeropuerto internacional de Trípoli, hasta este momento en manos de esos milicianos.

Integrada en su mayor parte por habitantes de la ciudad del mismo nombre en el occidente de Libia, la brigada Zintan actualmente es una de las agrupaciones armadas autónomas más influyentes y poderosas de Libia.

Los combatientes de esta brigada desempeñaron un papel crucial en la derrota del ejercito gadafista y en ocupación de Trípoli y desde el año pasado controlan por su cuenta el aeropuerto internacional, es decir, el flujo de cargas y pasajeros que llegaban por esa terminal aérea al territorio libio.

El pago de compensaciones y los gastos que deberá asumir el CNT también impide las negociaciones entre las autoridades y los jefes de la milicia Swehli, de Misrata, otra agrupación poderosa que recientemente capturó a dos periodistas británicos supuestamente bajo cargos de espionaje.

Entre tanto, la falta de fuerzas del orden eficaces multiplica el riesgo de conflictos armados entre las etnias y tribus libias, como el reciente brote de violencia en el sureste de Libia.

Ante la falta de información oficial, diversas fuentes reportan de centenares de muertos y heridos las últimas dos semanas en la ciudad de Al Kufra, cerca de las fronteras de Libia con Chad y Sudán, por enfrentamientos entre dos tribus Tibu y Zwai, rivales desde hace décadas.

Según el general Youssef al-Mangoush, jefe del ejército libio, sus tropas intervienen para poner fin a los combates, pero fuentes de las tribus rivales aseguran que el ejército no puede impedir los enfrentamientos que cada vez ocasionan muertos, heridos y refugiados.

Los representantes de cada tribu se acusan mutuamente de asesinatos, secuestros, saqueo de viviendas, robos de autos y de medidas de respuesta para contener a los atacantes.

El grupo étnico Tibu habita principalmente en el Chad, pero también habitan en zonas del sur de Libia y la tribu Zwai asegura que los Tibu atacan a sus paisanos con ayuda de mercenarios procedentes de Chad.

Y mientras aumenta las noticias sobre muertes por la violencia y la falta de dinero para comprar la paz, es más hermético el silencio del CTN en Trípoli, en las capitales occidentales promotoras de revolución libia, y la prensa internacional.

Posiblemente porque debe ser incómodo responder porque no hay dinero para desarmar a las milicias, fortalecer el ejército y promover el desarrollo de las regiones.

¿Dónde estará el dinero de Gadafi?

Tomado de http://sp.ria.ru/

Mueren 22 niños en un accidente de autobús en Suiza con 28 fallecidos

Un autobús se estrelló en un túnel en Suiza causando la muerte a 28 personas, entre ellas 22 niños, la noche del martes, dijo la policía. Otros 24 niños resultaron heridos en el accidente.

La mayoría de los niños tenían 11 y 12 años de edad, dijo Joren Vandeweyer, un portavoz del Ministerio belga de Asuntos Exteriores.
El autobús estaba en su camino de regreso a Bélgica de un viaje de esquí. Se estrelló contra un túnel en la carretera en Sierre, en el cantón suizo de Valais.

El autobús transportaba a 52 personas en total.

La causa del accidente está bajo investigación.

Bélgica puso a disposición dos aviones militares para llevar a los padres a ver a sus hijos heridos y traerlos de vuelta, dijo Vandeweyer.

“Este es un día trágico para Bélgica”, dijo el primer ministro, Elio Di Rupo, y agregó viajaría a Suiza este miércoles.

Tomado de http://cnnespanol.cnn.com/

Cuba: “HAY QUE CORRERLE A LAS GUAGUAS”

FOTO: Raúl Pupo/Juventud Rebelde

FOTO: Raúl Pupo/Juventud Rebelde

Por: YOSVANI GAÍNZA ÁLVAREZ/estudiante de Periodismo

Fueron estas las palabras de una señora que llevaba en sus hombros como en su semblante, unas seis décadas de vida. La seguramente ya jubilada no vaciló para echar una corrida tras el asomo del ómnibus, pues lo más probable era que debía llegar temprano a la consulta del médico, o al encuentro con un familiar, y por qué no al centro de trabajo que había dejado tras su retiro hace algún tiempo.

“Estoy algo arrugada, pero aún tengo fuerzas para correr”, murmuraba mientras subían los transeúntes entre el dime que te diré y el roce con las personas en aquella calurosa guagua.

Mientras acomodaba su cuerpo entre tanta congregación, abreviaba que ya era costumbre y le parecía normal. Así somos. No cabe duda que nosotros los cubanos estamos contentos hasta en los momentos más fatigosos de nuestra vida cotidiana.

Además de este episodio mañanero, otro fue el motivo para coger en mis manos lápiz y papel y escribir este comentario. Tuve la percepción, una vez más, que en Cuba –al menos en la  órbita en que me desplazo- a pesar de los ajetreos y las espinosas circunstancias por la que atravesamos, siempre hacemos lo posible por estar a tiempo en el lugar donde necesitan de nosotros o necesitamos estar. Desde los más jóvenes hasta aquellos que aún peinan canas.

Nunca he viajado al extranjero, mas puedo ver en películas, novelas y demás, que en otros países las personas  no tienen que correr  tras un ómnibus, luego lidiar con los pasajeros del mismo, intercambiar algunas palabras con el chofer, unas veces agradables pero otras desabridas, en fin, llegar arriba y tratar de acomodar el cuerpo entre tantos.

¿Esto? En Cuba. Y es que la misma vida tan agitada que llevamos permite que tales aventura sean costumbres y se afinquen en  nuestra idiosincrasia cada día más como el buchito de café que se toma el buen cubano. Después de cerrar la puerta de casa, sabemos que tendremos una mañana como la anterior: alegre, pero agitada. Otro “hay Dios mío”, CUARENTA centavos más y otra sonrisa calurosa para animarse. Pero…, para esto –entre otras cosas- “hay que correrle a las guaguas”.

A %d blogueros les gusta esto: