El negocio de la fe

por Pedro González Munné

Luego de la visita del Santo Padre a Cuba y cuando se apagan los ecos de tanta palabrería e imagen desperdiciada en el éter, quiero dar mi humilde opinión sobre la lamentable muestra de rabia, odio y miedo perneando los medios en Miami. Las causas pueden ser muchas: el odio primario a la iglesia, la frustración por la demostración de una verdadera fiesta de fe en Cuba o sencillamente, la esperanza del miserable de complacer a quienes le pagan.

Es significativo en este circo de colores, papeles y alaridos, solamente dos casos de personas mostrando su desacuerdo con el Gobierno cubano surgieron en toda la parafernalia de los medios, montada para esperar una oleada masiva, estilo tsunami politico que arrasara con el cubano fiel y preparara el terreno para los marines, preludio de luego la arribada masiva de los Mesías de Miami, en sus pantuflas acolchadas, escoltados por sus perritos falderos.

No sucedió. Pero tampoco ninguna de las tantas y una organizaciones exiliadas, financiadas alegremente con el dinero de nosotros los contribuyentes por la Administracion Obama y el Departamento de Estado, encabezado por la Sra. Clinton, notoria por su desprecio a todo lo que huela a latino, ninguna, repito, pudo reclamar como suyo esos dos actos.

¿Por qué? Creo que es sencillo: ninguna de esas dos personas, en un país de 11 millones habitantes estaba en la nómina.

Pueden existir miles de excusas o razones, pero para mí, católico de toda la vida, nunca comunista, esto es representativo de que el cambio en Cuba viene desde adentro, y eso, estimados míos, va mas allá de la piel, del cerebro y el corazón, viene desde la fe y diria yo, a Dios gracias, pues va barriendo con el odio, los falsos ídolos y nos colma de compasión y amor a todos los cubanos buenos.

Me remito, con mi humilde pedantería de compañero, al panteón de mis heroes y sigo confiando en el mejoramiento humano, pero sobre todo, por encima de palabras, togas y lujos, sigo creyendo en una Nación con Todos y por el Bien de Todos.

* Director de http://www.lanacioncubana. Cinco libros publicados, uno en edición. Cuatro premios nacionales de periodismo en Cuba, Vanguardia Nacional del Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Cultura de Cuba.

EE. UU. pudo prevenir el 11-S, ¿una nueva cortina de humo?

EE. UU. tuvo la oportunidad de prevenir los ataques que ocurrieron el 11-S de 2001 en Nueva York, pero no lo consiguió debido a las disputas internas entre sus servicios de inteligencia. Esta noticia, sin embargo, es percibida por los expertos como un nuevo truco para desviar la atención.

En 1999 los talibanes acordaron una licencia con la compañía estadounidense Afghan Wireless Communications para construir un sistema de telefonía móvil e Internet en Afganistán.

El convenio, que se denominó ‘Operación Foxden’, le habría dado al gobierno de EE. UU. el control de todas las llamadas telefónicas y correos electrónicos de Al Qaeda y los talibanes.

“Si esta red hubiera sido construida con la tecnología que existía en el año 2000, habría sido una ventaja inestimable de la inteligencia”, dijo un ex funcionario no identificado de la Agencia de Seguridad Nacional a David Rose, editor colaborador de la revista Vanity Fair.

Según el informe de Rose, Ehsan Bayat, un empresario afgano-estadounidense de telecomunicaciones, fue un factor clave para que los talibanes acordaran crear una red tan extensa.

Un ‘espía’ entre los talibanes

Bayat que también fue una fuente de contraterrorismo del FBI entabló estrechos lazos con el grupo militante islámico y sus líderes.

Afghan Wireless de Bayat también contaba con el respaldo de los socios británicos Stuart Bentham y Lord Michael Cecil.

“El plan era sencillo”, dijo el ex secretario de Interior en la sombre David Davis a The Guardian.

“Debido a que los talibanes aspiraban a tener equipamiento estadounidense en su nueva red de telefonía, esto le hubiera permitido al FBI y la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, por sus siglas en inglés) construir circuitos adicionales en todos los equipos antes de que fueran trasladados a Afganistán para su uso”, agregó Davis.

Pero el proyecto tropezó con numerosas dificultades y entre ellas las divergencias entre el FBI, la NSA y la CIA.

Según los informes, la CIA quería el control total sobre Afghan Wireless y no quería ninguna participación británica.

Finalmente, todos los obstáculos se eliminaron y el proyecto se lanzó tres días antes de los ataques de Al Qaeda.

“¿Por qué no lo hemos aplicado? Porque no logramos ponerse de acuerdo”, dijo el funcionario de la NSA a Rose.

¿Nueva farsa?

Mientras tanto hay expertos  que afirman que se trata de un truco de EE. UU. y sus aliados para enmascarar la realidad sobre el atentado del 11 de septiembre.

“Creo que es una forma sumamente compleja en que estas noticias aparecen de repente y no hacen más que desviar la atención para que los tontos sigan pensando que fueron Al Qaeda y Osama bin Laden los probables perpetradores del atentado del 11 de septiembre, que fue tan útil para la geopolítica expansionista norteamericana, británica e israelí. Hay que buscarlos más cerca de casa. Probablemente dentro del propio EE. UU. y sus aliados”, le dijo a RT el analista internacional Adrian Salbuchi.
http://actualidad.rt.com/actualidad/ee_uu/issue_38059.html

Palabras de despedida del Presidente Raúl Castro al Papa Benedicto XVI

Discurso pronunciado por el General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, en la ceremonia de despedida a Su Santidad Benedicto XVI, en el aeropuerto internacional José Martí, de La Habana, el 28 de marzo de 2012, «Año 54 de la Revolución»

Momentos del discurso de despedida pronunciado por el General de Ejército Raúl Castro Ruz a Su Santidad Benedicto XVI, en el aeropuerto internacional José Martí.Autor: AIN

Santidad:

Desde su arribo a tierra cubana, nuestro pueblo le acogió, y hoy le despide, con sentimientos de respeto y afecto.

Su visita ha transcurrido en un ambiente de mutua comprensión. Su encuentro con los cubanos le ha dado la oportunidad de conocernos mejor y constatar la justeza de nuestros propósitos.

Cuba ha tenido como su principal objetivo la dignidad plena del ser humano. Somos conscientes de que ésta no solo se construye sobre bases materiales, sino también sobre valores espirituales, como la generosidad, la solidaridad, el sentimiento de justicia, el altruismo, el respeto mutuo, la honradez y el apego a la verdad.

Hacer el bien común fue un principio que aprendimos del padre Félix Varela. Luego, José Martí escribió que “ser cultos es la única manera de ser libres” y nos convocó a “conquistar toda la justicia”.

Conferimos suprema importancia a la familia, favorecemos todo lo que la enaltece y privilegiamos el papel de los padres en la educación de los hijos. Cuidamos de la niñez como nuestra mayor esperanza y alentamos a la juventud, sin ningún paternalismo, a la participación libre y creadora en las realizaciones de nuestra sociedad.

Reconocemos la contribución patriótica de la emigración cubana, desde el aporte decisivo a nuestra independencia de los tabaqueros de Tampa y Cayo Hueso y todos los que fueron sostén de los anhelos de José Martí, hasta los que se oponen hoy a quienes atacan a Cuba y manipulan el tema migratorio con fines políticos. Hemos realizado prolongados esfuerzos hacia la normalización plena de las relaciones de Cuba con su emigración que siente amor por la Patria y por sus familias y persistiremos en ellos por la voluntad común de nuestra Nación.

Es este un pueblo justo que se enorgullece de las virtudes de sus cinco hijos condenados por luchar contra el flagelo del terrorismo y defender la verdad, que los acompaña en cada minuto de su inmerecido encierro y comparte los sentimientos de sus familias que sufren.

Satisface a nuestro país estar entre los que más han hecho por la vida, la libertad y la dignidad humana.
Compartimos la certeza de que sólo la movilización de la conciencia de los pueblos, el respeto mutuo, el diálogo y la cooperación permitirán al mundo hallar soluciones a los más graves problemas.

Santidad:

Hemos encontrado muchas y profundas coincidencias, aunque, como es natural, no pensemos lo mismo sobre todas las cuestiones.

El pueblo cubano, abnegado e instruido, ha escuchado con profunda atención cada una de las palabras que Su Santidad le ha ofrecido.

Por su decisión de visitarnos, por sus afectuosos sentimientos hacia los cubanos, que siempre recordaremos, le expreso, en nombre de Cuba y en el mío propio, nuestra profunda gratitud y aprecio.

Muchas gracias.

(Versiones Taquigráficas – Consejo de Estado)

(Tomado de juventudrebelde.cu)

A %d blogueros les gusta esto: