¿Por qué derribó Cuba dos aviones norteamericanos de Hermanos al Rescate?

El 24 de febrero de 1996 la Fuerza Aérea de Cuba derribó en sus aguas territoriales dos aviones piratas tipo Cessna, procedentes del aeropuerto de Oppaloka, en el Estado norteamericano de La Florida, mientras sobrevolaban el espacio aéreo. Las naves cayeron a distancias entre cinco y ocho millas al norte de Playa Baracoa, al oeste de la Ciudad de La Habana. Los pilotos pertenecían a la organización  Hermanos al Rescate.

El día del derribo, justo después que los tres aviones despegaran desde el aeropuerto de Oppa Locka, el controlador de la torre del aeropuerto se dirigió a José Basulto, presidente de Hermanos al Rescate, y dijo: “buena suerte.” y la respuesta de Mr. Basulto fue: “la necesitaremos.” la pregunta es: ¿por qué un piloto de 30 años de experiencia y una licencia profesional y miles y miles de horas en el aire necesita suerte ese día?

El presidente y fundador de “Hermanos al Rescate” tiene una larga relación con Cuba que data de 40 años atrás desde el tiempo que él era un operativo de la CIA que había sido introducido clandestinamente en cuba a finales de los años 50 y principio de los 60, para crear algunas insurrecciones armadas. Retornó a Estados Unidos pero regresó otra vez en los 60 a Cuba y llevó a cabo un ataque con un cañón a un hotel, y voló el hotel con algunas personas adentro. Él ha admitido estas cosas y está orgulloso de todo esto.

Basulto estuvo involucrado en la confección de artefactos caseros que serían dejados caer sobre Cuba para dañar personas y él le ha admitido esto al Buró Federal de Investigaciones. Consta en actas.

El objetivo de Hermanos al Rescate desde 1994 es provocar al gobierno de Cuba. Llenaban planes de vuelo diciendo que iban a buscar balseros, pero no seguían los planes de vuelo. Ellos volaban hacia cuba, penetrando su espacio aéreo una y otra vez, lo que es totalmente ilegal, violando las leyes internacionales, las leyes cubanas y las reglas de la Administración Federal de Aviación.

Dejaron caer propaganda desde los aviones, incitando a la población a sublevarse contra Fidel Castro. Dejaron caer abundantes panfletos, volando a la altura de los tejados, sobre áreas muy pobladas.

El gobierno cubano estaba obviamente alarmado por estas actividades. Cuba mostró serenidad, jamás se derribó a los violadores cuando comenzaron sus actividades. Varias notas diplomáticas muestran que el gobierno de Cuba dijo a EE.UU. “Ustedes tienen que parar a este hombre. No pueden dejarlo volar sobre La Habana, sobre Guantánamo y sobre las provincias y dejar caer panfletos y hacer lo que está haciendo. Eso es peligroso, eso está contra todas nuestras reglas, eso está prohibido, tienen que pararlo.”

¿Qué hizo EE.UU.? Asombrosamente ellos no hicieron absolutamente nada y todo vino a empeorar el 13 de julio de 1995. Fue el día de una gran flotilla que fue hacia Cuba a protestarle al gobierno. “Hermanos al Rescate” anunció que iban a salir con una escuadrilla de sus aviones y sobrevolar La Habana y áreas pobladas en los alrededores. En ese momento cuba dijo: observen, nosotros tenemos que tomar muy fuertes medidas.

Basulto y sus aviones volaban sobre La Habana a baja altura, incumpliendo con las reglas de tráfico aéreo. No es solamente el riesgo de colisión, también está el problema de que interrumpieron las frecuencias de radio de La Habana, utilizaron las frecuencias de control de trafico aéreo, para hablar todo tipo de cosas políticas, como “soy un cubano libre, mis hermanos”, y toda clase de tonterías, que desvían la atención de los controladores del tráfico aéreo, que están dirigiendo a los jumbos y deben conocer su altitud, sus rutas etc.

Los cubanos enviaron a la Administración de Aviación Federal notas de advertencia sobre Basulto y los pilotos de “Hermanos al Rescate”, para que no violaran más el espacio aéreo cubano, que está en el límite de las 12 millas fuera de cuba. Que le prohíban bajar allá y volar sobre La Habana. Hacer eso es algo peligroso. Les advirtieron que de hacerlo, corrían el riesgo de ser derribados.

¿Que hizo Basulto? Ignorarlos por completo, bajó y llevó a su escuadrilla de aviones. Se establecieron centros de mando especiales en Miami y en La Habana y les dijeron a todos los aviones comerciales que sintonizaran frecuencias diferentes ese día, para que no fueran interferidas sus comunicaciones por la interferencia de Basulto. Tuvieron que tomar medidas.

Lo sorprendente del incidente del 13 de julio es que está grabado en video. Ellos tenían una cámara de video de la NBC y reporteros dentro de sus aviones, y filmaron todo. Volaron a la altura de los techos, sobre La Habana, sobre la refinería, lo cual preocupó grandemente a los cubanos, dados los antecedentes de disparos con ametralladoras contra hoteles y otras cosas.

El video muestra a Basulto jugando al ratón y al gato con los MIGs sobre La Habana. En el video se le puede ver bajar y lanzar cosas por la ventanilla, propaganda. Ese día se mostró serenidad. No se derribó a nadie.

Una transcripción de 30 minutos de conversación de Basulto con los controladores del tráfico aéreo de La Habana revela como le comunicaban que no le garantizaban su seguridad, que la fuerza aérea cubana estaba sobre el área y que podían derribarlo. Le vuelven a repetir, no podemos garantizar su seguridad. ¿Qué hizo Basulto? Los ignoró completamente, sobrevoló La Habana cuando regresaba a EE.UU. y apareció triunfalmente en las noticias de las 6 en punto. Se vanaglorió de la forma en que entró en La Habana y no le hicieron nada. Se estaba burlando en las narices de los cubanos; ya era una humillación.

En esos momentos Cuba envió un claro aviso al Departamento de Estado, y fue personalmente entregada a Basulto. Dice el anuncio público del Departamento de Estado de EE.UU., agosto 8 de 1995: ” el Departamento de Estado avisa que la entrada en aguas territoriales cubanas o a su espacio aéreo, sin previa autorización del gobierno cubano, puede conducir a ser arrestado y sujeto a las leyes cubanas.”

En un anuncio público del 14 de julio de 1995, un día después de la flotilla, el gobierno cubano expresó su firme determinación de tomar la acción necesaria para defender la soberanía del territorio cubano y evitar las incursiones no autorizadas del espacio aéreo y las aguas cubanas.

Debido a que ellos habían dado esta alerta antes, se previene y alerta a cualquier embarcación extranjera de que puede ser hundida y cualquier aeronave derribada. El Departamento de Estado tomó este anuncio seriamente. Todos tomaron en serio este anuncio, excepto José Basulto, quien dirigió a 4 hombres a sus trágicas muertes.

Ahora, ¿qué sucedió después del 13 de julio?. Aunque había un video del Sr. Basulto envuelto en esta actividad provocativa de sobrevolar la capital de un país extranjero, nada sucedió. No le retiraron su licencia. Le permitieron continuar volando. Por tanto, lo que pasó fue que él mantuvo su actitud y continuó realizando estos vuelos no autorizados. Eran sólo misiones de provocación.

En enero 9 y 13 de 1996 vuela sobre Cuba y lanza 500 mil proclamas y después que Basulto realiza este viaje va a Radio Martí, y allí fanfarroneó sobre como violó otra vez el espacio aéreo cubano y el comentarista ridiculizó a los cubanos porque a pesar de que despegaron un MIG, no pudieron responderles a ellos. Otra burla en la cara de Cuba.

El 24 de febrero de 1996, día del derribo, Basulto y los otros aviones volaron para desafiar al gobierno cubano nuevamente, provocarlos y hacer un show. Esto es lo que ellos se proponían.

El Departamento de Estado contactó a la FAA el día antes del derribo y le envió el siguiente comunicado: “…es probable que los “Hermanos al Rescate” intenten un vuelo no autorizado dentro del espacio aéreo cubano, en desafío al gobierno de cuba…”. Al final, el Departamento de Estado “también indica que el gobierno cubano será menos tolerante con los vuelos no autorizados en su escenario, en este momento”.

Ellos sabían, todos sabían, que el derribo se produciría. Lo sabían en la FAA, en el Departamento de Estado, en Cuba lo sabían y Basulto lo sabía también. Él fue advertido por la FAA y el Departamento de Estado. Si usted sigue presionando esto podría ocurrir, y eso fue exactamente lo que sucedió. Aquel día el Sr. Basulto no siguió el plan de vuelo. Lleno un plan falso. Salió de Opa-Locka y fue recto al interior de la Florida y luego salió de los Everglades por el área de Thousand Island, cayo al sur, subió al oeste e hizo un patrón hacia La Habana.

Aquel día, justo sobre La Habana, hay un área llamada mud-9. Esa zona estaba restringida, estaba activada y el gobierno cubano había emitido una comunicación notams, que fue cursada al aeropuerto de Opa-Locka, de donde ellos despegaron. Este notams decía que habrían ejercicios militares en esa área los días 24, 25, 26, y 27 de febrero, manténgase fuera de esta área. Se desarrollarían maniobras militares y lanzamiento de misiles tierra aire.

Cuando el Sr. Basulto pasó el paralelo 24 entró en el área mud-9 y justo detrás de él los otros aviones. El controlador de tráfico aéreo de La Habana habló con Basulto y le dijo: “está corriendo un riesgo”, a lo que Basulto respondió: “conozco el peligro, soy un cubano libre y haré lo que hace un cubano libre, pero estoy prevenido del riesgo y el peligro”. Él dijo, “nosotros estamos en peligro cada vez que hacemos esta misión”. El sabía claramente lo que estaba haciendo. No es como el gobierno norteamericano ha tratado de presentarlo, como el derribo de unas personas que estaban tratando de buscar balseros en aguas internacionales. Eso es lo que alegan, pero no es lo que ocurrió.

De cualquier manera, ellos entraron en esta zona y la evidencia muestra que ningún piloto cuerdo volaría dentro de una zona militar activada, excepto Basulto y aquellos otros dos aviones, porque estaban en una misión de provocación.

¿Qué sucedió después de eso? Todo el mundo concuerda en una cosa, el gobierno, los expertos, técnicos de radar, y es que los aviones estaban dentro del espacio aéreo cubano, invocando la alerta de que los cubanos derribarían cualquier avión que penetrara en su espacio. Y fueron derribados.

En los primeros días de junio de 1996 el Consejo de la Organización de la Aviación Civil Internacional (OACI) efectuó en Montreal una sesión de trabajo para analizar el informe de la comisión encargada de investigar los hechos.

Estados Unidos no logró su propósito de imponer un acuerdo de condena contra Cuba por el derribo de los aviones piratas.

El documento de la OACI, aprobado por consenso, reafirma el principio de que cada Estado debe tomar medidas para prohibir el uso de aeronaves civiles matriculadas en su territorio con fines incompatibles con el Convenio de Aviación Civil Internacional.

La referencia es una censura implícita a la responsabilidad del gobierno norteamericano en la actividad de grupos con sede en su país e implicados en la violación del espacio aéreo de la Isla. También desestima inculpar a Cuba por las consecuencias de esa acción realizada con pleno conocimiento de causa por la organización Hermanos al Rescate.

Cinco años y unos meses después, el 11 de septiembre de 2001, los norteamericanos sufrieron en carne propia los efectos devastadores de aeronaves civiles sobrevolando su propio espacio aéreo. Toda una tragedia que lamentó el mundo entero.

Cuba: Respuesta de Hugo Chinea Cabrera a Leonardo Padura

Discúlpame, Padura, que te tutee en este texto pese a que no nos
conocemos personalmente.

Acabo de leer esta entrevista, y me dio un vuelco el corazón cuando me
veo mencionado como regañón de periodistas del Caimán Barbudo.

Fui durante los años de 1973 a l984, Jefe de la Sección de Cultura de
un Departamento que entonces llevaba la denominación de Departamento
de Ciencia, Cultura y Centros Docentes del Comité Central. Se trató de
una estructura nueva -a semejanza de la existente en el otrora campo
socialista- cuya función era la de ser órgano auxiliar de la dirección
del Partido. Nunca fui jefe de un departamento que en aquellos
tiempos no existía.

Durante mi desempeño como funcionario del aparato auxiliar del
Partido, nunca cité a persona alguna, periodista o creador, de
ninguna esfera de la vida cultural de nuestro país, para recriminarle
oficialmente de algo. No estaba entre nuestras atribuciones. Mucho
menos de organismos e instituciones dependientes de la estructura de
la UJC., a quien correspondía, si era el caso del Caimán Barbudo,
cualquier asunto.

No me explico de qué manera entonces mi nombre aparece en esta
entrevista, nada menos que citado por ti, cuando yo ni siquiera he
tenido la satisfacción de estrechar tu mano ni de conversar contigo
alguna vez y mucho menos participado en un regaño por tu labor ni en
el Caimán ni en sitio alguno. Ni contigo ni con nadie

Tú y yo no nos conocemos personalmente, menos tú a mí; más yo a ti
sí, porque al menos he sido lector simpatizante de tu obra (aunque
seguramente no habrás leído nada mío), tanto de tus textos desde el
periódico Juventud Rebelde, hasta las novelas.

Incluso comparto muchas de tus apreciaciones -en medio del fuego que
cruzan sobre tí los dos bandos-, respecto a los problemas actuales
que aquejan al país y en los que es preciso vencer o de lo contrario
perecer en manos de nuestros enemigos jurados de ahí enfrente.

Antes de trabajar en el Partido, yo provenía de la revista Cuba
Internacional, de la que fui su director. Antes, redactor de la
Redacción Cultural de Prensa Latina. Antes, profesor de Economía
Política y Filosofía Antes, un muchacho más que militó en las filas
clandestinas del 26 de Julio y se fue al Escambray en diciembre de
1960 como miliciano del Bon 315 de Santa Clara en la lucha contra los
bandidos. Y un ratico antes de eso, un simple trabajador de un
concesionario de la Internacional Harvester Co. Hoy atesoro la
Distinción por la Cultura Nacional, un Doctorado Honoris Causa de la
Universidad Simón Bolívar, de Colombia, dos premios literarios de la
UNEAC, en cuento, varias publicaciones más y mi lienciatura en
Sociología.

Te digo todo esto porque soy solamente uno más, cualquiera, como tú
mismo, que viniendo de esa enorme multitud del pueblo estuvo, como
estoy , dispuesto a todo por servir y defender la justicia que la
Revolución trajo consigo, en la que me formé y hoy respaldo su labor
reformadora , para mejorar nuestro socialismo

Cada coyuntura vivida en estos años precedentes, así como ésta, tiene
sus características y también sus exponentes en una larga fila. Citar
un solo nombre, de los tantos con quienes dices tropezaste, merece al
menos no solo que valga la pena, sino también veracidad suficiente
para calificarlo, tanto para bien como para mal.

Solo me cabe pensar que fue una confusión tuya, o un gazapo, o una
manipulación intencionada del periodista autor de la entrevista para
vincular al Partido. Algo de esto o parecido, ya que otra cosa me
parece improbable de parte tuya cuando ni siquiera nunca nos hemos
visto las caras.

En calquiera de los casos, espero la reparación del equívoco en el
mismo medio en que se produjo la publicación de tu entrevista y
aparece envuelto mi nombre en representación del Partido en un suceso
que en absoluto tiene que ver conmigo.

He preferido dirigirme a ti, primero, para una reparación del asunto
en esa misma prensa, u otra que estimes pertinente, antes de hacer
mi reclamo, más que justo , en medios tan públicos como la entrevista
tuya que ahora mismo circula en la red.

En espera de tu respuesta,

Fraternalmente: Hugo Chinea Cabrera.

Nota:

Luego de esta ausencia de señales por parte del destinatario, ahora
acredito que puedo decir más. Digo, como otros muchos compañeros,
que debemos distinguir la altura e integridad de Intelectuales
prestigiosos que si se vieron afectados en una infeliz coyuntura,
superada con creces, y si embargo no se han prestado a ninguna prensa
ni a sus manipuladores de siempre, haciendo la diferencia.

Parece más útil e importante ocuparse de lo que está pasanfo ahora, la
reforma de nuestro socialismo, que hurgar en más de 30 años atrás.

Es tactica trillada de cierta prensa enredar viejos asuntos negativos
con la actualidad en su afán por desacreditar.

Entrevista a Leonardo Padura IV: el hombre que amaba a su país

EE.UU: No hay libertad de expresión en Miami

La verdad asusta a los terroristas de Miami

Antes de ser tapado

Horas después

No soportan la verdad de Cuba

El transbordador Discovery se despidió sobre Washington (+ FOTOS)

El transbordador fue trasladado por vía aérea del Centro Espacial Kennedy con destino a Washington, donde será exhibido en el Museo Smithsoniano.

Washington DC -Baltimore • Luego de tres décadas de servicio espacial, el transbordador más veterano que conserva la NASA, Discovery, comenzó el martes una etapa nueva como pieza de museo con un despegue final.

El Discovery partió del Centro Espacial Kennedy al amanecer del martes, emplazado en un avión jumbo modificado con destino a Washington, donde residirá en el Museo Smithsoniano.

Casi dos mil personas — ex empleados del programa, autoridades, turistas y periodistas — se congregaron junto a la vieja pista de aterrizaje para presenciar el despegue del Discovery, entre aplausos y vítores.

El avión y el transbordador realizaron una pasada sobre las playas de Cabo Cañaveral, repletas de público que despidió al Discovery. Luego regresaron al centro espacial en el saludo final. Los vítores arreciaron con la última pasada de ambos a baja altura 20 minutos después del despegue y finalmente enfilaron rumbo norte hacia la capital estadounidense.

Un vuelo similar fue planeado sobre los monumentos de la capital estadounidense dentro de unas semanas.

Discovery — el puntero de la flota espacial con 39 misiones — es el primero de los tres transbordadores retirados que será destinado a un museo, en el aeropuerto internacional Dulles, en Virginia. Ahí, tomará el lugar del transbordador prototipo, el Enterprise, el cual se irá a la ciudad de Nueva York.

El Endeavour se dirigirá a Los Angeles en otoño y el Atlantis permanecerá en el Centro Espacial Kennedy.

La NASA concluyó el programa del transbordador a mediados de 2011 tras 30 años de vuelos espaciales. Varias empresas privadas estadounidenses esperan ocupar ese nicho, comenzando con una estación espacial de carga y luego astronautas. El primer vuelo de carga comercial, de la firma Space Exploration Technologies Corp., será lanzado al espacio en unas semanas.

Su arribo a Washington

El transbordador espacial Discovery, la nave con más horas de vuelo de la historia, aterrizó hoy aquí en medio de una emotiva y espontánea recepción de miles de capitalinos que salieron de sus trabajos y casas para honrar su último vuelo.

El Discovery, que acumuló 148 millones de millas de recorrido, descendió a las 11:05 locales a una pista del aeropuerto Dulles de Virginia, montado sobre el dorso de un Boeing 747 luego de un viaje de casi cuatro horas desde el Centro Espacial Kennedy en Florida.

“Es impresionante. Es una mezcla de emoción y respeto ver a ambas naves circulando alrededor de la capital”, comentó un residente de Washington que acudió a filmar el vuelo de la nave.

Alrededor de 200 personas se concentraron a admirar el vuelo desde la Plaza de la Libertad, en la histórica Avenida Pensilvania, donde estalló una espontánea ovación cuando registraron el pase de la nave en el horizonte del Capitolio estadunidense.

Cientos de miembros civiles y militares del Pentágono tomaron asimismo un respiro de sus actividades para admirar al Discovery, que terminó su último vuelo realizando varios círculos alrededor del área metropolitana de Washington.

A sus 28 años de edad, el Discovery participó en 39 misiones, incluido el desplazamiento del Telescopio Espacial Hobble.

Su última morada será el Museo Nacional del Aire y del Espacio Steven F. Udvar-Hazy de la NASA en Virginia, perteneciente a los museos de la Institución Smithsoniana, el complejo cultural más grande del mundo.

El Discovery nave será llevado al Museo este jueves como parte de una ceremonia oficial de bienvenida, en la que participan algunos de los ex comandantes de la nave.

Foto: AFP
El transbordador realizó un vuelo relativamente bajo para poder ser apreciado por las personas.

Foto: AP

http://tamaulipas.milenio.com/

Fidel Castro: Dormir con los ojos abiertos

Observé bien a Obama en la famosa “reunión Cumbre”. El cansancio a veces lo vencía, cerraba involuntariamente los ojos, pero en ocasiones dormía con los ojos abiertos.

En Cartagena no se reunía un sindicato de Presidentes desinformados, sino los representantes oficiales de 33 países de este hemisferio, cuya amplia mayoría demandan respuestas a problemas económicos y sociales de gran trascendencia que golpean a la región del mundo con más desigualdad en la distribución de las riquezas.

No deseo adelantarme a las opiniones de millones de personas, capaces de analizar con profundidad y sangre fría los problemas de América Latina, el Caribe y el resto de un mundo globalizado, donde unos pocos lo tienen todo y los demás no poseen nada. Llámese como se llame, el sistema impuesto por el imperialismo en este hemisferio está agotado y no puede sostenerse.

En un futuro inmediato la humanidad tendrá que enfrentar, entre otros problemas, los relacionados con el cambio climático, la seguridad y la alimentación de la creciente población mundial.

Las lluvias excesivas están golpeando tanto a Colombia como a Venezuela. Un análisis reciente revela que, en marzo de este año, en Estados Unidos se produjeron calores 4,8 grados Celsius más altos que el promedio histórico registrado. Las consecuencias de esos cambios bien conocidos en las capitales de los principales países europeos, engendran problemas catastróficos para la humanidad.

Los pueblos esperan de los dirigentes políticos respuestas claras a esos problemas.

Los colombianos, donde tuvo lugar la desprestigiada Cumbre, constituyen un pueblo laborioso y sacrificado que necesita como los demás la colaboración de sus hermanos latinoamericanos, en este caso, venezolanos, brasileños, ecuatorianos, peruanos, y otros capaces de hacer lo que los yankis con sus armas sofisticadas, su expansionismo, y su insaciable apetencia material no harán jamás. Como en ningún otro momento de la historia será necesaria la fórmula previsora de José Martí: “¡Los árboles se han de poner en fila, para que no pase el gigante de las siete leguas! Es la hora del recuento, y de la marcha unida, y hemos de andar en cuadro apretado, como la plata en las raíces de los Andes.”

Muy lejos del brillante y lúcido pensamiento de Bolívar y Martí están las palabras masticadas, edulcoradas y machaconamente repetidas del ilustre premio Nobel, dichas en una ridícula gira por los campos de Colombia y que escuché ayer en horas de la tarde. Servían solo para rememorar los discursos de la Alianza para el Progreso, hace 51 años, cuando todavía no se habían cometido los monstruosos crímenes que azotaron este hemisferio, donde nuestro país luchó no solo por el derecho a la independencia, sino el de existir como nación.

Obama habló de entrega de tierras. No dice cuánta, ni cuándo, ni cómo.

Las transnacionales yankis jamás renunciarán al control de las tierras, las aguas, las minas, los recursos naturales de nuestros países. Sus soldados debieran abandonar las bases militares y retirar sus tropas de todos y cada uno de nuestros territorios; renunciar al intercambio desigual y el saqueo de nuestras naciones.

Tal vez la CELAC se convierta en lo que debe ser una organización política hemisférica, menos Estados Unidos y Canadá. Su decadente e insostenible imperio se ha ganado ya el derecho a descansar en paz.

Pienso que las imágenes de la Cumbre debieran conservarse bien, como ejemplo de un desastre.

Dejo a un lado los escándalos provocados por la conducta que se atribuye a los miembros del Servicio Secreto, encargados de la seguridad personal de Obama. Tengo la impresión de que el equipo que se ocupa de esa tarea se caracteriza por su profesionalidad. Fue lo que observé cuando visité la ONU y ellos atendían a los Jefes de Estado. Sin duda que lo han protegido de quienes no habrían vacilado en actuar contra él por prejuicios raciales.

Ojalá Obama pueda dormir con los ojos cerrados aunque sea unas horas sin que alguien le endilgue un discurso sobre la inmortalidad del cangrejo en una Cumbre irreal.


Fidel Castro Ruz
Abril 16 de 2012
7 y 40 p.m.

Cuba: Para la juventud cubana, casarse no está de moda

Para la juventud cubana, casarse no está de moda

Una reciente investigación del Centro de Estudios de la Juventud de la Isla lo confirma. Según los especialistas, la población adolescente y joven estudiada se distingue por la soltería: más del 61 por ciento de la muestra del año 2011 está compuesta por jóvenes solteros, sin obviar a poco más del 23 por ciento, que declararon estar unidos sin matrimonio.

El mayor número de adolescentes se encuentra soltero, al igual que los jóvenes de 20 a 24 años de edad. Y en las personas de 25 a 29 años, continúa predominando la soltería.

Como signo de estos tiempos, han aumentado (aunque ligeramente) las uniones consensuales, y ha disminuido el número de las personas casadas. Muchos no se sienten atraídos por el acto de presentarse ante el notario para sellar una relación de pareja, especialmente los hombres -existe, según un reciente estudio del CESJ, una mayor proporción de hombres solteros (70,2 por ciento) que de mujeres (51,7 por ciento).

Según el análisis por regiones, la mayor proporción de solteros, unidos, divorciados o separados, pertenece a la región oriental del país. En el caso de los casados y los viudos, estos pertenecen mayormente a las provincias centrales, que son secundadas por las orientales.

El estudio del CESJ se realizó en todas las provincias, a principios de 2011, y abarcó cubanos de entre 15 y 29 años de edad. Con esa premisa han puesto la lupa sobre tres etapas de desarrollo: los adolescentes (entre 15 y 19 años), los jóvenes (entre 20 y 24 años) y los adultos jóvenes (entre los 25 y los 29).

Similar a indagaciones realizadas a principios del presente siglo, los jóvenes blancos representaron algo más del 60 por ciento de la muestra, composición que se corresponde con la distribución demográfica del país. Los mestizos ocuparon casi un 27, y los negros poco más del 12 por ciento del total de los encuestados.

Aumentaron niveles educacionales

Uno de los cambios positivos más notables que develan los recientes estudios es la elevación de los niveles educacionales vivida por la juventud cubana en el transcurso del último decenio. Los índices actuales de instrucción se pueden definir como altos, afirman los investigadores.

A tenor con lo explorado en el año 2011, si a los graduados del nivel preuniversitario se suman los que concluyeron la enseñanza politécnica, se llega a un total de 57,7 por ciento de jóvenes con el nivel medio superior vencido. Ese número de cubanos con alta instrucción crece (66,8 por ciento) si se le añaden los universitarios (9,1 por ciento). En cuanto a la última cifra mencionada en este párrafo, valga destacar que esa proporción duplica a la existente en el año 2004.

No obstante, existe un grupo de jóvenes (2,6 por ciento) que solo alcanzó la Primaria o no llegó a terminarla, lo que, según expresan los investigadores, puede ser resultado de la deserción escolar, si se tiene en cuenta la edad de los jóvenes y el carácter obligatorio de la enseñanza general hasta el nivel medio básico. Por cierto, el grupo de quienes concluyeron solo el primer nivel, disminuyó notablemente en relación con mediciones del año 2004.

La mayor cantidad de personas que no tienen ningún nivel de escolaridad vencido son hombres. De igual modo ellos son mayoritarios en el grupo de quienes tienen vencido un nivel primario, de Secundaria Básica o de técnico de nivel medio.

Algo diferente sucede con los niveles preuniversitario y universitario: el mayor número de quienes los poseen son mujeres. Esto significa, apuntan los especialistas, que en los más altos niveles de educación predominan las féminas, lo que se corresponde con el aprovechamiento que ellas han hecho de las oportunidades brindadas por el país para el estudio y el trabajo.

En La Habana y Oriente se encuentra el mayor número de personas con nivel primario. Y de los jóvenes que poseen un nivel medio superior o superior, el mayor por ciento corresponde a la región oriental.

Superación: una meta importante

Entre las razones que explican la elevación del nivel educacional en los jóvenes cubanos, los especialistas del CESJ refieren el proceso de universalización de la enseñanza y otros programas desarrollados durante la primera década del presente siglo, los cuales nacieron para propiciar la superación y la reinserción social de ese grupo.

Según la información acopiada, superarse desde el punto de vista del conocimiento continúa siendo una importante aspiración de la juventud cubana: casi el 69 por ciento de los encuestados declararon el deseo de alcanzar el nivel universitario u otros estudios superiores.

A la altura del año 2011 -meditan los analistas-, si bien se mantiene en la mayoría de los jóvenes el deseo de obtener el nivel superior de enseñanza, ese interés disminuye con respecto al año 2004, lo cual podría estar relacionado con los cambios en el sistema educacional que preferencian las carreras técnicas, e incluso con las implicaciones que el actual reordenamiento laboral tiene en los programas de formación de los recursos humanos, sin obviar la influencia de la falta de correspondencia entre los grados educacionales, la calificación y el bienestar material.

En cambio, aunque no alcanza los niveles del cierre de la década de los 90 del siglo XX, se vuelve a incrementar la proporción de jóvenes que aspiran a obtener el grado 12, o a graduarse de la enseñanza politécnica, condiciones para acceder hoy a numerosos empleos. Por otra parte, en el presente se reduce mucho más, en comparación con los estudios de 2004, la proporción de jóvenes que solo aspiran a lograr el nivel medio básico de enseñanza.

En el grupo cuya aspiración es ser profesional de nivel superior, predominan los graduados de preuniversitario, lo cual está en consonancia con la lógica de su formación. En tal sentido, la aspiración está más extendida entre quienes hoy clasifican como estudiantes (el 81,9 por ciento de ellos), mientras que estudiantes y trabajadores comparten por igual la aspiración de realizar estudios de posgrado.

La razón principal -devela la indagación- planteada por los jóvenes para querer superarse, radica en ampliar conocimientos y en poder ser personas preparadas para la vida. Los estudiantes son quienes más expresan que la motivación principal para estudiar está en la posibilidad de la preparación personal. También aparecen argumentos como la posibilidad de satisfacer necesidades económicas, y de complacer a los padres.

Los argumentos planteados por los trabajadores no difieren sustancialmente de los del estudiantado. Algunos de ese universo reconocen la importancia de superarse para progresar en el trabajo y en la solución de sus problemas económicos.

Los datos arrojan que la gran mayoría de los jóvenes aprecian a la escuela cubana como fuente que brinda suficiente preparación para asumir determinadas situaciones de la vida.

Crece la inserción social

En lo que a ocupación se refiere, la información recientemente acopiada registra un 50,2 por ciento de jóvenes trabajadores -una parte de ellos está estudiando-; mientras que un 32,5 por ciento representa a estudiantes.

De acuerdo con esas cifras, el 82,7 por ciento de los jóvenes se encuentra vinculado al estudio, al trabajo o a ambas actividades a la vez. Las exploraciones del año 2004 referían un 80,7 por ciento, lo cual indica un incremento del dos por ciento en la inserción social.

A través de desgloses más detallados, y comparando estos momentos con los de 2004, los investigadores afirman que la población estudiantil decreció en un 3,8 por ciento; los trabajadores se incrementaron en un 5,8; y los que simultanean el estudio con el trabajo crecieron en la cifra del uno por ciento.

En cuanto a quienes no están incorporados laboralmente, disminuyó ligeramente el número de los que buscan trabajo por vez primera, al tiempo que se incrementaron y se incrementan quienes lo hacen después de haber dejado o de haber perdido el puesto que tenían.

Según las cifras recientes, la proporción de trabajadores es mayor entre los hombres (49,5 por ciento) que entre las mujeres (35,3 por ciento), mientras que la proporción de personas dedicadas a tareas del hogar es mayor en mujeres (13,7 por ciento) que en hombres (0,6 por ciento).

La parte del estudio referida a la situación ocupacional revela que actualmente, y mirando población juvenil adentro: entre los trabajadores y desempleados predominan los hombres; entre quienes simultáneamente estudian y trabajan y quienes se dedican a tareas del hogar, las muchachas son mayoría (y en el último grupo ellas con casi la totalidad).

De acuerdo con los grupos de edades, los resultados se manifestaron en consonancia con cada etapa en que se encuentran los jóvenes: el mayor número de adolescentes cursa estudios (77,4 por ciento); cerca del 70 por ciento de quienes tienen entre 20 y 24 años se encuentran trabajando (49,6 por ciento) o estudiando (18,7 por ciento). Y la mayoría de los jóvenes de 25 a 29 años están trabajando (67,1 por ciento).

En un análisis que tiene en cuenta las regiones del país, los especialistas apuntan que la mayor cantidad de personas que están trabajando, que están buscando trabajo por primera vez, que buscan trabajo por haberlo perdido, que estudian, que se ocupan de las tareas del hogar y que no estudian ni trabajan, pertenecen al oriente.

De los jóvenes que estudian y trabajan, la mayor proporción se concentra en La Habana. Y la mayor parte de quienes poseen otra de las situaciones ocupacionales mencionadas, pertenecen al occidente de Cuba.

En un tema imprescindible como el del empleo, los estudios afirman que la edad promedio de inserción laboral de la juventud cubana es de 19 años, lo cual es común tanto para el sexo femenino como para el masculino, y se comporta de modo muy similar en todas las regiones del país. Otro dato de interés es que entre los jóvenes trabajadores predominan los técnicos, seguidos de obreros y trabajadores de servicio.

El abordaje por sexo arroja que el 50,2 por ciento de las muchachas están en la categoría de técnicos, lo que supera en un 20,5 a los varones; ellas, además, duplican la proporción de trabajadores administrativos hombres. En las categorías de trabajador de servicio y dirigente existe bastante paridad, aunque se aprecia una ligera diferencia a favor de las mujeres en la primera categoría, y de los hombres en la segunda.

En la actualidad la juventud cubana se inclina a trabajar preferiblemente en el sector estatal de la economía.

En comparación con la medición efectuada en el año 2004, ya se aprecian algunos cambios que reflejan cierto movimiento en las expectativas laborales como expresión de los primeros impactos del proceso de reordenamiento laboral.

La proporción de jóvenes que desea trabajar por cuenta propia casi duplica el por ciento de 2004. El deseo de trabajar en el sector estatal y en otras modalidades de trabajo no estatal -este último sigue siendo minoritario- es muy similar a la medición anterior.

Las razones de preferencias más sentidas por los jóvenes son las condiciones de trabajo, el acceso a la divisa u otras formas de estimulación, y poder hacer lo que les gusta, trabajar en lo que estudiaron, y la posibilidad de garantías como vacaciones o jubilación.

Vivienda y convivencia

En opinión de los estudiosos, la vivienda constituye un aspecto insoslayable a la hora de abordar aspectos de orden material desde los cuales se construyen las subjetividades que distinguen a la juventud cubana de hoy.

El 46,9 por ciento de la muestra total referida en este trabajo valoran como buenas las condiciones constructivas de sus viviendas. Pero esa percepción positiva, según los especialistas, disminuye al tiempo que aumenta la edad: son los adultos jóvenes quienes tienen una peor valoración, mientras los adolescentes muestran una mirada más favorable.

Se constató, además, que más de la mitad de los encuestados (57,5 por ciento) refiere contar establemente con privacidad dentro de su vivienda, en tanto el resto carece de ella o solo la disfruta de modo ocasional. Eso significa que cerca de las tres quintas partes de la juventud cubana posee las condiciones habitacionales elementales para satisfacer las necesidades de independencia y de autonomía.

Otro elemento que contribuye a describir la temática de las condiciones materiales de la vivienda es la ubicación de la misma. La mayoría de los jóvenes cubanos (65 por ciento) declara su gusto por el barrio en que está enclavado el hogar, lo que supone una identificación con el lugar donde se vive. Cerca de la cuarta parte expresa una atracción menor, y una cifra reducida (8,5 por ciento) explicita su rechazo a la zona de residencia.

Según la información recogida, algo más de la tercera parte de los jóvenes vive en familias monoparentales, donde la figura que más se destaca es la materna. Los analistas asocian el hecho a que, ante la ocurrencia de un divorcio, los hijos generalmente permanecen viviendo con sus madres.

Se tuvo acceso a otros datos de interés: casi el 40 por ciento de los entrevistados comparte sus viviendas con sus hermanos; el 20,3 por ciento vive con sus hijos; y el 8,6 por ciento vive en familias reconstituidas.

Tiene relevancia, al decir de los investigadores, que solo el 1,5 por ciento de los jóvenes vive independiente, y que no llega a ser la tercera parte de la muestra total el grupo de quienes viven solo con sus parejas. Esta arista, como expresan estudiosos de la subjetividad, pudiera estar repercutiendo en la decisión de muchos jóvenes de postergar la creación de una familia propia.

(Con información de Juventud Rebelde)

A %d blogueros les gusta esto: