Joven universitario detenido en California fue olvidado en la celda

Un estudiante universitario detenido en California durante un operativo federal antidrogas nunca fue arrestado formalmente, no se le fincaron cargos y debió ser puesto en libertad, pero las autoridades lo olvidaron en una celda de detención durante cuatro días.

Sin comida, agua ni acceso a un sanitario, Daniel Chong debió beber su propia orina para sobrevivir y comenzó a alucinar luego de tres días debido a la falta de alimento, dijo su abogado.

“Casi se muere”, dijo Eugene Iredale. “Si se hubiese dejado ahí otras 12 o 24 horas, probablemente habría muerto”.

El agente en jefe del Departamento Antidrogas Estadounidense en San Diego William R. Sherman ofreció el miércoles “sus disculpas más sentidas” por el trato dado a Chong y prometió una investigación sobre cómo fue que sus agentes lo olvidaron.

Iredale dijo que pretende solicitar una indemnización a la DEA y que podría interponer una demanda contra el gobierno.

El semanario U-T San Diego fue el primero en reportar el caso de Chong.

Iredale dijo que Chong, un estudiante de ingeniería en la Universidad de California en San Diego, fue a casa de un amigo el 20 de abril para consumir estupefacientes. Cada 20 de abril, los fumadores de marihuana la consumen como parte de un ritual que se realiza en diversas partes del país a las 4.20 p.m.

Chong se quedó dormido y, a las 9 de la mañana del día siguiente, cuenta Iredale, los agentes entraron en la casa para un operativo que resultó en el decomiso de 18.000 píldoras de éxtasis, otras drogas y armas. Nueve personas, entre ellas Chong, fueron detenidas.

Chong fue interrogado durante cuatro horas y luego le dijeron que sería liberado, afirmó Iredale. Chong fue esposado y devuelto a la celda, sin ventanas. La DEA dijo que hay cinco celdas en sus instalaciones.

El único lugar por el que se podía ver el exterior era una mirilla de la puerta. Podía escuchar las voces apagadas de los agentes y el sonido de la puerta de la celda contigua cuando se abría o cerraba, añadió Iredale. Cuando las horas se hicieron días, comenzó a patear y a gritar tan fuerte como podía.

En un momento dado, arrancó un jirón de su ropa y lo pasó bajo la puerta con la esperanza de que alguien lo viera y lo liberara, contó el abogado.

Chong bebió su propia orina para sobrevivir. Mordió sus gafas para romperlas y trató de usar un fragmento de vidrio para escribir “Perdón, mamá” en su brazo. Sólo escribió la primera letra, dijo el abogado.

Luego las luces se apagaron. Se quedó en la obscuridad hasta que la puerta finalmente se abrió el 25 de abril, contó Iredale.

Los paramédicos lo llevaron a un hospital donde fue atendido por calambres, deshidratación, esófago perforado (por tragarse un fragmento de vidrio) y falla renal, dijo su abogado.

Chong pasó tres días en terapia intensiva y cinco en total en el hospital antes de ser dado de alta el domingo.

Crece número de adolescentes en EE.UU. que fuman marihuana

En Estados Unidos, más adolescentes fuman marihuana por estos tiempos, con casi uno de cada 10 que ha fumado por lo menos 20 veces o más mensualmente.

Más adolescentes fuman marihuana por estos tiempos, con casi uno de cada 10 que ha fumado por lo menos 20 veces o más mensualmente, señala una nueva encuesta realizada entre los jóvenes de Estados Unidos. 

Un reporte de la organización The Partnership at Drugfree.org, publicado el miércoles dijo asimismo que el abuso de los medicamentos con receta médica podría estar en declive entre los escolares del noveno al duodécimo año, pero aún el consumo sigue siendo alto.

El presidente de Partnership, Steve Pasierb, señala que la mentalidad entre los padres de familia es que sólo se trata de un poco de yerba o de unas cuántas píldoras -nada grave-.

“Los padres les advierten sobre el consumo de cocaína y heroína, algo que les asusta”, destacó Pasierb. “Los padres no hablan de medicamentos recetados ni marihuana. No pueden ser indulgentes. Necesitan poner énfasis en sus consejos de que este comportamiento es pernicioso”.

El consumo de drogas fuertes, como la cocaína y la metanfetamina, se ha estabilizado en años recientes, demuestra el grupo en su encuesta. Pero el mes pasado, el uso de la marihuana se acrecentó del 19% en el 2008 al 27% el año pasado. Asimismo es alarmante, agrega Pasierb, el porcentaje de adolescentes que fuman marihuana 20 o más veces al mes. Ese ritmo fue del 5% en el 2008 al 9% el año pasado, o un equivalente al 1,5 millones de adolescentes volando con tanta frecuencia.

Alex, de 17 años que vive en Houston, relata que comenzó a fumar marihuana cuando tenía 13 años, mayormente en los fines de semana con sus amigos.

“Es que me gusta volar”, comenta Alex, que participa en un programa de recuperación y pide que no se revele su apellido. “Siempre me siento más contento. Todo se torna más gracioso e incluso mi vida se ve más optimista”, agrega.

Cuando cumplió los 14 años, Alex comenzó a abusar de medicamentos adquiridos bajo receta médica. Un día se desmayó en el colegio, fue arrestado y fue a dar a un centro de rehabilitación. Después de estar sobrio por dos años, Alex sufrió una recaida y volvió a fumar el mes pasado. Sin embargo, dice que espera lograr esforzarse para tener una vida más sana.

Los hallazgos sobre el consumo de marihuana coinciden con un estudio realizado recientemente por la Universidad de Michigan bajo el auspicio del Instituto Nacional de Abuso de Drogas, parte de los Institutos Nacionales de Salud. Ese estudio también halló que el uso de marihuana ha aumentado entre los adolescentes en años recientes, revirtiendo un prolongado descenso en la década previa.

El estudio de Partnership sugiere que hay una relación entre los adolescentes que fuman marihuana con mayor regularidad y el uso de otras drogas. Los chicos que fuman 20 veces o más durante un mes tiene el doble de probabilidades que otros que consumen con menor frecuencia, de dedicarse al uso de éxtasis, cocaína o crack.

http://www.eluniversal.com.co/

Legisladores cubanoamericanos atacan decisión del gobernador de la Florida

Legisladores cubanoamericanos del estado de la Florida reaccionaron agresivamente contra la decisión del gobernador Rick Scott de congelar un proyecto de ley que prohíbe hacer negocios o contratar empresas que tienen vínculos comerciales con Cuba y Siria.

Los representantes federales republicanos David Rivera, Mario Díaz-Balart e Ileana Ros-Lethinen, a quienes se unió el excongresista Lincoln Díaz-Balart, protestaron la decisión del gobernador estatal de no hacer efectiva la ley firmada hasta que sea avalada por el Congreso y la Casa Blanca.
La reacción de los representantes del ala más extremista del exilio cubano en Miami contra Scott se produjo después que la máxima autoridad del estado diera a conocer un comunicado anunciando la no aplicación de la ley recién firmada.

El documento indica que esas restricciones no entrarán en efecto a menos que el Congreso apruebe y que el presidente Barack Obama firme una ley que permita a los estados imponer independientemente ese tipo de sanciones contra Cuba y Siria.

Scott rubricó el proyecto de ley FHB-959, que limitaría los negocios y contratos con estos dos países, en una ceremonia celebrada en Miami, el pasado lunes, en presencia de líderes anticubanos y representantes de grupos extremistas contrarrevolucionarios asentados en esa ciudad, detalla Prensa Latina.

A %d blogueros les gusta esto: