Descubren los fósiles de unas tortugas copulando

Científicos alemanesacaba de presentar un insólito hallazgo: el primer fósil de una pareja de vertebrados copulando.

Además, estas tortugas de 47 millones años podrían ayudar a descubrir cómo un lago prehistórico se convirtió en uno de los mayores yacimientos de fósiles.

Fotografía cortesía de Stephan Schaal, Senckenberg Society

«Este hallazgo es único en el mundo», comenta el director del estudio Walter Joyce. «No se han encontrado hasta ahora vertebrados en esta posición».

Las tortugas fueron encontradas en el yacimiento de Messel, un lago tropical que se convirtió en un Lagerstätten, término de la jerga técnica para referirse a yacimientos paleontológicos «con gran riqueza de fósiles», según Mark Norell, de la Universidad de Columbia.

Este lago acabó con la vida de muchos animales y conserva sus cuerpos en sedimento volcánico que se convirtió después en pizarra bituminosa. En los últimos 30 años se han descubierto nueve parejas de tortugas de la especie Allaeochelys crassesculpta que aparentemente estaban copulando.

Al analizar las parejas de fósiles, los autores del estudio fueron capaces de determinar que cada una estaba formada por un macho y una hembra, puesto que los machos suelen ser un 20 por ciento más pequeños que las hembras y tienen colas más largas. Lo más significativo, sin embargo, es que las colas están en la postura característica del apareamiento.

Aguas venenosas

La siguiente pregunta es: ¿qué nos dice el descubrimiento sobre esta especie de tortugas, ya extinta?

«Nada», afirma Norell, que no participó en el estudio. «Las tortugas son especies muy antiguas y se aparean ahora prácticamente igual que entonces».

Sin embargo, el estudio sí que puede darnos pistas sobre cómo pudo el yacimiento Messel acabar con tantas vidas animales.

Durante años los paleontólogos han defendido dos hipótesis. Por una parte, los hay que afirman que las repentinas emisiones de dióxido de carbono son las responsables del «envenenamiento» de los lagos; para otros, las culpables son las bacterias tóxicas de la superficie.

Entre las pruebas que apoyarían esta última tesis están los fósiles de animales terrestres encontrados cerca del antiguo lago.

Walter Joyce, de la Universidad de Tübingen, cree que estos animales pudieron morir por causas naturales. «Ocurre todo el tiempo. No hace falta crear toda una teoría para explicar unas muertes aisladas en la zona».

En su opinión, el hallazgo de los fósiles de las tortugas demuestra que la teoría más plausible es la del dióxido de carbono.

Según explicó, las tortugas empezarían a aparearse en aguas « no venenosas» y se hundirían durante el proceso, como les ocurre a muchas. Tras hundirse unos diez metros, el gas se habría introducido a través de su piel permeable, matándolas.

Entonces, ¿caso cerrado?

«Estamos hablando de ciencia», declara Joyce. «La mayoría de las veces no puede probarse nada, aunque ésta es un posibilidad muy razonable».

El estudio sobre el fósil de las tortugasfue publicado online el 20 de junio en la revista Biology Letters.

Acerca de Cubanito en Cuba
Cubano residente en La Habana Cuba. La verdad por delante de todo.

COMENTARIOS

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: