Cuba: Nota Informativa de la Nueva Red de tarjetas magnéticas de Cuba

Nuevas operaciones a efectuar en los terminales de punto de ventas habilitados en las Tiendas Recaudadoras de Divisa (TRD)

A partir del mes de julio del 2012 en las Terminales de Punto de Ventas (TPV’s) habilitados en las Tiendas Recaudadores de Divisa, podrán presentarse los titulares de tarjetas magnéticas RED, asociadas a cuentas en CUP; para pagar los productos que estás comercializan, efectuándose el cambio a la tasa de  Cambio establecida en CADECA para la compra de CUC, ahora  vigente (1×25).

Los titulares de tarjetas magnéticas en CUP cuando deseen realizar  con estas, el pago de las compras realizadas en tiendas recaudadoras de divisas que venden en CUC, deberán además de dicha tarjeta, presentar el carnet de identidad como medio de identificación y conservar el comprobante de la transacción como medida de seguridad, en caso de reclamaciones.

Para las reclamaciones que sobre estas operaciones realicen nuestros clientes (TARJETA RED BPA), emitiremos el procedimiento.

Nuestros comerciales deben dar a conocer esta nueva facilidad a nuestros trajetavientes.

En el caso de los TPV’s habilitados en nuestras sucursales, se mantiene la operatoria actual, previa presentación del carnet de identidad e identificación del titular, se efectúan extracciones en la moneda de la tarjetas magnéticas, no se efectúan canjes automáticos.

Vía: VamosCuba.com

Nota: No he podido confirmar la noticia aún, pero si es cierto creo que esta nueva medida, creo que será bien acogida por el pueblo. Claro, seguimos dando vueltas en círculos sin dar de una vez y por todas los pasos en la dirección que hacen falta, me refiero en este caso la eliminación de la doble moneda, pero ya ese tema es para otro Post, pues hoy no estoy para protestar ni para coger calenturas de cabeza. Hoy estoy celebrando mi nuevo blog .com, tiempo tendremos para analizar el tema.

Solo una pregunta: Si hasta ahora se llamaban Tiendas Recaudadoras de Divisas, y a partir de esta nueva resolución se podrá pagar en Moneda Nacional, ¿entonces qué nombre le asignarán a este tipo de establecimiento comercial?

http://www.chiringadecuba.com/nota-informativa-de-la-nueva-red-de-tarjetas-magneticas-de-cuba/

Cuba: De exilado a emigrante

por CONNIE M. GHOLSON

En Cuba me llamaba Conchita Salas Diaz y vivía en el reparto del Vedado, La Habana, Cuba. Crecí en una clase media donde mi madre era ama de casa y mi padre era contador publico, profesor en la Universidad de la Habana y socio fundador de una firma de contadores públicos. Mi familia por parte de los Salas era cubana reyoya ya que el primer de Salas aparece en el pueblo de Sancti Spiritus alrededor de 1525. Los Salas creyentes de una Cuba libre y soberana se rebelaron en contra del yugo español con el comienzo de la Guerra de los 10 anos. El patriarca Dr Indalecio Salas y Pérez (mi bisabuelo) con su esposa Carolina Zamora y varios de sus hijos tuvieron que exiliarse a Nassau, Bahamas y todas sus tierras y posesiones fueron confiscadas por el gobierno español. En Nassau mi bisabuelo, que era medico, aprendió el ingles y empezó a ejercer su profesión. Y siguió en Nassau la ayuda a aquellos rebeldes en Cuba con recaudaciones numerosas de dinero por aquellos cubanos en el extranjero. En Nassau también nacieron sus dos últimos hijos Filandro (mi abuelo) y Charles. De Nassau mi bisabuelo se mudo a Honduras Britanica y luego a Santo Domingo donde conoció al General Maximo Gomez y su familia. Los Salas y los Gomez hicieron una amistad que duraría el resto de sus vidas. Los tres hijos del Dr Salas combatieron en el ejercito mambi: Capitan Cesar A Salas y Zamora (desembarco con Jose Marti y el General Gómez en Playitas y murió en el combate de Las Voladoras, Matanzas), Coronel Indalecio Salas y Zamora y Teniente Coronel Filandro Salas y Zamora.

Mi padre Cesar A Salas Bravo siguió esa tradición de la familia Salas y en su juventud combatió al dictador de Gerardo Machado y continuo con la oposición al dictador Fulgencio Batista. Con la llegada de Fidel Castro a la Sierra Maestre lo apoyo a el y a su ejercito rebelde por sus declaraciones de estar a favor de la democracia y luego apoyo a su gobierno con el triunfo de la Revolución. La euforia de ese apoyo desapareció con el segundo juicio hecho a los aviadores de la fuerzas armadas (culpables en el segundo juicio) cuando donde en el primer juicio habían sidos absueltos, con el desenbando de los sindicatos, con el circo de los juicios en el Palacio de los Deportes (todo en televisión), con los fusilamientos en el paredón, con las nacionalizaciones de empresas privadas, con la violación de Fidel Castro a la autonomía de la Universidad de la Habana al entrar con parte de su ejercito rebelde y finalmente con la declaración de Fidel Castro que era comunista leninista. Todos estos acontecimientos quedaron enterrados en mi subconsciente entre los 16 y los 18 anos de mi juventud. Es ahora, a los 69 anos que puedo hablar de todo esto.

Con el fiasco de Bahia de Cochinos en abril 17, 1961, mi padre decidio que era hora de abandonar a Cuba y salir con la familia inmediata (mi madre, mi hermano con esposa e hija y yo). Mi padre nos saco por Kingston, Jamaica donde en un mes obtuvimos la residencia para entrar en Estados Unidos. El se quedo en Cuba y al mes tomo el ultimo avion de Pan American a Miami donde se asilo.

Nos relocalizamos a Chicago, Illinois donde mi padre tenia trabajo con la firma de Arthur Andersen, a quien representaba en Cuba. Yo, a los 18 anos, me dedique a encontrar trabajo en un banco en downtown y continuar mis estudios universitarios de noche en Northwestern University. Asi lo hice hasta que transferí en 1965 a la University of Illinois, Chicago Campus para obtener mi Bachelor of Science in Finance/Economics/Accounting graduandome en 1967. Y en 1966 me hice ciudadana americana teniendo como testigos a Mildred Baker Heskett (mi mentor) y Roland Rayment, esposo de Norma García Merino, graduada del Ruston Academy, mi Alma Mater de Cuba. En 1968 me gradué de la University of Illinois, Urbana-Champaign Campus con un Master of Science in Corporate Finance and Economics. Fue allí donde conocí a mi amigo y luego mi esposo, Jim Gholson.

La década de los sesentas fue la época de los “days of rage,” con la crisis de cohetes con los rusos sobre Cuba, con el asesinato de John F Kennedy seguido por Martin Luther King y luego Robert Kennedy, con la guerra de VietNam y las manifestaciones de estudiantes y el turmoil en todas las ciudades de la nación. Todo esto consumía mi atención y Cuba, esa isla dejada en mi juventud, poco a poco se fue desapareciendo de mi mente ya que con el trauma que sufrí al salir fue bloqueada completamente de mi mente y de mi alma. Y Chicago no era Miami con la Calle Ocho, las dulcerias, los restaurantes cubanos y su buchito de café. Chicago era pure business con solo 25,000 cubanos y tratándose todo el mundo a asimilarse al “melting pot.” Ahi empezo la diferencia entre los cubanos de Miami y los que se relocalizaron y se asimilaron en otras ciudades.

En junio de 1970 Jim regreso de VietNam y en diciembre nos casamos. Mi padre se retiro de Arthur Andersen en julio de 1971 y el y mama se mudaron para Coral Gables en la Florida para clima mas cálido y cerca del cubaneo donde se sentían cerca de lo que dejaron y mas cerca de Sur America lo que permitió a mi padre seguir de consultor para Arthur Andersen.

Jim y yo seguimos concentrandonos en nuestras carreras y en nuestros dos hijos, Walter y Lee.  Y la imagen de Cuba se iba esfumando a la distancia. Solamente resurgia cuando visitabamos a mis padres en Miami y por las calles y en las noticias de los periodicos se vivia el odio, el rencor, la intolerencia y las bombas hacia aquellos que se desviaban del parecer de aquellos que querian recrear una Cuba en Miami. Luego vinieron los nietos y nuestra concentracion siguio a la familia inmediata.

En 1995 Jim dejo el corporate world y comenzó su carrera en real estate. Yo lo seguí en el 2000 cogiendo un early retirement y uniéndome en su negocio. Los primeros 10 anos nos entrenamos en el coaching program de Mike Ferry Organization, la organización mas grande de entrenamiento en real estate. El coaching con Mike Ferry fue radical para nosotros ya que no solo nos entrenaron en real estate sino en life coaching. Los speakers en las conferencia eran motivational speakers muy conocidos y los libros que leímos en todos estos anos nos abrieron al mundo de la espiritualidad.

Durante esta época conocí a un guía espiritual, Rev Charlene Littau-Smith quien fue la que me recomendo a hacer un ejercicio: Ve hacia atrás en tu pasado, has una lista de aquellos que necesitas perdonar incluyéndote a ti, ve al fregadero y quémala. Una persona en mi lista era Fidel Castro.

En el 2008 fui diagnosticada con post traumatic stress cuando fui a ver por primera vez a una terapista en mi clínica de Kaiser Permanente. Ella me explico que PTSD era debido a mi trauma vivido en Cuba y después con salir de Cuba y que este trauma puede durar por mucho tiempo incluyendo los 50 anos donde las imagines se desaparecen y se bloquean.

En el 2009 mis hijos de New Orleans y mi sobrina en New York me pidieron que me uniera a Facebook para intercambiar fotos de la familia. Por Facebook empece a encontrar amigos del Ruston Academy y otros del pasado. Y principalmente encontré a Cuba en Fotos y su creador Roberto Suarez quien se ha convertido en un buen amigo en Cuba y charlamos via Facebook regularmente. Ha sido Roberto con sus fotos el que me ha ayudado a recuperar esas imagines de Cuba enterradas en mi subconciente y el lo sabe y se loagradezco.

Con el intercambio con Roberto vino el intercambio con Gladys Perez de Rojas y con mi amiga Yoli en Santa Ana. Por ellos me empece a enterar de las vicisitudes de la población de Cuba y todas la escasez debido al abandonar los rusos a la isla y el costo del bloqueo hacia la isla.

Mi mente entrenada en ese plantel sin paredes llamado Ruston Academy en la Habana empezó a analizar todo lo que se me presentaba por esta juventud de cubanos y llegar a la conclusión que esta política de los Estados Unidos hacia Cuba y dominada por aquellos ultra derechistas de Miami era una creación de odio, de rencor, de intolerancia, de fanatismo y de locura entre hermanos que necesitaba ser acabada una vez y para siempre. Al fin vi la luz de lo que mi esposo Jim me ha estado diciendo desde hace anos sobre el tema de los cubanos y Cuba y mi metamorfosis de exiliado a emigrante ha sido finalizada.

Tomado de http://www.cafeporcuba.com/blog/2012/07/07/de-exilado-a-emigrante-por-connie-m-gholson/

¿Dará la cara la llamada “oposición” cubana en las próximas elecciones en Cuba? Nada se lo impide

Edmundo García

El Consejo de Estado, siguiendo lo establecido en la Constitución de la República de Cuba y en la Ley Nº 72, del 29 de octubre de 1992, conocida como “Ley Electoral”, convocó ayer jueves 5 de julio a todos los cubanos capacitados para votar a participar en las elecciones generales a partir del próximo mes de octubre, para elegir a los delegados a las asambleas municipales y provinciales del Poder Popular y a los diputados a la Asamblea Nacional. Estas elecciones son de máxima importancia porque como dicen los artículos 69 y 70 de la Constitución,  “La Asamblea Nacional del Poder Popular es el órgano supremo del poder del Estado” y “es el único órgano con potestad constituyente y legislativa en la República”.

Aunque el Partido Comunista es la fuerza política dirigente de la sociedad, no se han hecho distinciones ideológicas, ni religiosas, ni de otro tipo en la convocatoria. Una cosa está clara: El Partido no postula. En Cuba están aptos para ejercer el derecho al voto ocho millones de ciudadanos de un total de 11.2 millones de habitantes y todos están igualmente convocados.

Ni alborotos en los blogs, en Twitter o en Facebook, ni intervenciones ante la Cámara y el Senado de los Estados Unidos, ni quejas en los brindis con diplomáticos extranjeros enviados a La Habana, ni festivales disidentes en casas de Miramar, ni entrevistas en la radio y la televisión de Miami, ofrecen a la llamada “oposición” una oportunidad mejor que estas elecciones para mostrar si de verdad tienen el arrastre de pueblo que dicen tener. Para empezar una carrera política seria, nada más necesitan ser propuestos por un vecino. Y si nadie les propone, pueden proponerse ellos mismos, que también está dentro de lo que la ley admite. Yoani, Martha Beatriz, Elizardo, Antúnez, Biscet, Rodiles, Bertha Soler y otros, deben tener al menos un seguidor en su cuadra, en su edificio o en su barrio, que crea que ellos lo representan mejor que los 15 mil delegados locales que fueron electos en el año 2010.

La llamada “oposición” cubana tendría un reto por delante: salir a votar por alguien y salir a que alguien vote por ellos. Que sean honestos y se prueben en los comicios; que muestren, si lo tienen, su proyecto de país; que enseñen al mundo, a quienes en Washington y en Miami dicen que el pueblo cubano les apoya, que ese pueblo es capaz de elegirlos y que cree en sus soluciones. Que confirmen, por ejemplo, que ese pueblo confía en que Yoani con todo el dinero de sus premios es capaz de solucionar los mismos problemas que con tanto oportunismo ella denuncia; que con todo el dinero ganado, la acaudalada bloguera puede llevar el agua a los vecinos, apuntalar los edificios en peligro de derrumbe, arreglar los baches de las carreteras, mejorar la enseñanza escolar, brindar ayuda médica, bajar los precios de la canasta básica.

Vamos a ver en estas elecciones si es verdad que el pueblo cubano confía en los “opositores” cubanos para solucionar este tipo de problemas, y vota por ellos. Que se presenten y no mientan, que nadie les hará nada; que no se escondan, que nadie les va a impedir que hagan sus propuestas electorales. Si después de tantos lamentos la llamada “oposición” cubana permanece en sus casas mirando desde la ventana, habrá dejado pasar la gran oportunidad de demostrar lo que dicen de su respaldo popular. ¿O es que tienen miedo de que se descubra la verdad? La verdad de su incapacidad para trabajar en proyectos sociales; la verdad de que están presos en su propia palabrería mediática y que no tienen apoyo entre los cubanos de a pie; la verdad de que son una mercancía política inventada por los grandes intereses para consumo en el exterior; la verdad de que en Cuba nadie les conoce más allá de ellos mismos y de algunos diplomáticos.

No sería la primera vez que alguien comprende los estrechos límites de una “oposición” estancada en sí misma y se decide a probar suerte en el sistema electoral vigente en Cuba. En una entrevista que tuve oportunidad de realizarle al Presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba Ricardo Alarcón en Montreal en septiembre del 2007, tratamos el caso de Indamiro Restano, quien luego salió hacia Miami y era uno de los llamados “periodistas independientes”, además cuñado del conocido “opositor” Elizardo Sánchez Santacruz. Todo el mundo sabía en San Miguel del Padrón que Indamiro era un crítico del gobierno cubano y así y todo fue propuesto y postulado por una asamblea de ese municipio de La Habana. En esa entrevista también le pregunté a Alarcón su opinión sobre Oswaldo Payá, quien quería cambiar el sistema electoral cubano, y Alarcón respondió que en lugar de proponerse metas políticas desajustadas de la realidad, lo que tenía que hacer Payá era buscar a alguien que lo propusiera y saberse buscar los votos como hace cualquier político inteligente para ganar con las reglas de juego establecidas; que a lo mejor no considera las mejores, pero son las reglas con las que tiene que jugar.

Luego de esa entrevista de septiembre del 2007 con Alarcón, logré entrevistar también al propio Indamiro Restano en mayo del 2008. Durante la conversación el entrevistado da su propia versión de los hechos y una valoración realista de lo que pudiera hacer un “opositor” en Cuba si es cierto que quiere participar positivamente en el desarrollo de la nación y no solo dedicarse al cuestionamiento o a la calumnia; estas fueron las palabras de Indamiro Restano aquel día: “¿qué hacen… disidentes llamando a Miami, a Radio Mambí y a Pérez Roura? ¿Cuál es el objetivo de eso? ¿Tú tienes vocación política? Postúlate en el barrio. Ahí está el mecanismo, y del barrio pasas al municipio y así consecutivamente.”

Lo más importante, y lo advertí en esa entrevista, continúa siendo lo siguiente: Estoy seguro de que el pueblo cubano no acogerá favorablemente a personas que no son más que piezas en la agenda de una potencia extranjera; que son financiadas por el gobierno de Estados Unidos, alentadas y supervisadas, premiadas o subvaloradas en su actuar desde Washington. Al pueblo cubano sí le importa, y sí rechaza, la política anexionista y entreguista de estos llamados “opositores”.

Como se dice en buen cubano, la mesa está servida. El Consejo de Estado ha convocado a elecciones generales en Cuba sin restricciones políticas ni ideológicas. La llamada “oposición” o disidencia cubana tiene la oportunidad de salir de la cueva y mostrarle al país y al mundo qué respaldo social tienen realmente. Claro que también les queda el otro camino: el de callar respetuosamente ante el pueblo que lleva adelante su proyecto nacionalista.

 

http://lapupilainsomne.wordpress.com/2012/07/07/dara-la-cara-la-llamada-oposicion-cubana-en-las-proximas-elecciones-en-cuba-nada-se-lo-impide/

Cuba: Aumenta el desinterés por los cines

Por: RANDY CABRERA DÍAZ, 

estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Estadísticas demuestran que el desinterés público por los cines de la localidad aumenta cada día. Pierde trascendencia social y cultural un espacio antes popular en todos los rincones del país.

Hoy los cines de barrio, aquellos que están fuera del Proyecto 23 del Instituto Cubano del Arte y la Industria Cinematográfica (ICAIC), no son una opción sugerente para el pueblo cubano. La disminución del número de espectadores así lo demuestra.

Estudios recientes del Instituto de Investigación Cultural Juan Marinello, revelan que en las prácticas diarias y semanales de la población cubana no figura ir a este tipo de cine. Eso explica que el 54,6 por ciento no tenga contacto nunca con la pantalla grande.

Una encuesta efectuada por investigadores de este centro indica que solo un 9,3 por ciento de la población afirma haber visitado el cine o sala de videos una o dos veces al mes y un 17,7 por ciento señala haberlo hecho al menos una vez en el año. Estos datos demuestran un drástico cambio de la significación social de un espacio que antes convocó gran cantidad de masas a lo largo y ancho del país.

La investigación plantea que los cubanos (principalmente las nuevas generaciones) prefieren actividades generadoras de un mayor interés con menos molestia: la televisión, luego respaldada desde los años 80 por el video y el vertiginoso desarrollo de nuevas tecnologías como el DVD, la Internet y otras formas de comercialización audiovisual que hacen apetecible degustar de variadas propuestas cinematográficas desde la comodidad del hogar.

Actualmente, 18 de las 83 salas cinematográficas de la capital están cerradas a las puestas fílmicas debido al mal estado técnico y la falta de recursos de las instituciones responsables para llevar a cabo el remozamiento de las mismas, según la dirección del Centro Provincial del Cine de La Habana.

Algunas salas son utilizadas en actividades polivalentes de carácter cultural, iniciativa del Ministerio de Cultura para no dejar obsoletas las edificaciones, muchas de ellas otrora íconos arquitectónicos. Tal es el caso del Actualidades, primer cinematógrafo cubano, hoy bajo la dirección de la Empresa de Grabaciones y Reproducciones Musicales (EGREM).

Otros como el Récord, de Marianao, Central Cinema, de San Miguel del Padrón, y Los Pinos, de Arroyo Naranjo, no corrieron la misma suerte: están clausurados hace más de una década sin vinculación cultural o educativa, apunta Danilo Lerma, subdirector del Centro Provincial del Cine de La Habana.

El directivo reconoce que los 16 cines de municipios periféricos en funcionamiento no ofrecen propuestas que logren atraer al público residente en esas comunidades.

“Ya ni recuerdo la última vez que fui al Salón Rosa para ver una película, creo que estaba en la secundaria… Ahí no ponen nada bueno y cuando lo hacen, son filmes vistos por todos. ¿Para qué ir a ver cintas que puedo disfrutar más tranquilo en mi casa? Y en todo caso, si decidiera ir al cine, sería a uno del Vedado. Están mejores y hay más entretenimiento allá,” sostiene Liván Pérez, estudiante de Estomatología, quien reside en el municipio Cotorro.

Según Niuva Ávila Vargas, socióloga del Centro de Estudios Demográficos (CEDEM), ir al cine de barrio no constituye una “salida”: “El ciudadano promedio cubano no considera los cines locales una alternativa viable, por prescindir de otras atracciones que pueden encontrarse en salas más céntricas como las del circuito de 23. Además, median factores como el estado técnico y material de las instalaciones, que casi nunca es el mejor.”
Para la especialista, es necesario tener en cuenta a los profesionales, quienes más asisten al cine, y en su mayoría trabajan. Por tal motivo, cuando dedican un tiempo para esta actividad, prefieren hacerlo apartado de la cotidianidad y disfrutar de sugerentes propuestas que no suelen encontrarse en la sala de video del barrio.

Marta Sánchez, taquillera del Rosa, manifiesta tener poco trabajo: “Aquí no viene nadie. Pasan semanas y no se vende una entrada. Ya no importa la cartelera, la gente no quiere venir al cine. Ni siquiera se interesan en revisar las propuestas que publicitamos con volantes, iniciativa del centro para captar la atención de la gente… No hay remedio.”

Este fenómeno no es nuevo. La situación surge a principios de la década de los 90, y tuvo su clímax durante el Período Especial cuando se agravó la destrucción de las salas municipales de cine y video. La posibilidad de rescatar antiguos entes de la cinematografía se hizo cada vez más lejana.

“Que hoy se prefieran las instalaciones del complejo de 23 no es casualidad. Son estas las de mejor acondicionamiento, y pluralidad de propuestas en la capital. También por ser céntricas mantienen un mayor flujo de espectadores. Asimismo son casas por excelencia de festivales como el francés y el holandés, aparte del Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano. Es decisión de los cinéfilos que deviene en ideología heredada”, advierte Benigno Iglesias, vicepresidente de Programación del Proyecto 23 del ICAIC.

Para la socióloga Ávila Vargas, el descenso del número de visitas a las salas cinematográficas ha empeorado desde comienzo del siglo XXI en parte por la irracional competencia entre los medios. “Los datos no mienten. El declive del 21,1 por ciento al 18,3 por ciento entre 1998 y 2009 lo aclara: las butacas seguirán vacías y la pantalla oscura.”

A %d blogueros les gusta esto: