EE UU y Arabia Saudí, los ‘motores ocultos’ de la Primavera Árabe

Arabia Saudí y Qatar tomaron las riendas y comenzaron a armar a la oposición.

No son los protagonistas pero, entre bambalinas, Estados Unidos y Arabia Saudí son los motores de la Primavera Árabe. Poco tardó el presidente norteamericano, Barack Obama, en pedir al presidente tunecino, Zine el Abidine Ben Alí, que abandonase el poder. Las revueltas y la represión de las fuerzas de seguridad, unido al hecho de que Túnez no significaba una pieza clave en la región, le animaron a apoyar la revolución. Egipto era distinto. Su presidente, Hosni Mubarak, era aliado estratégico de Estados Unidos y de Israel. Dejar caer el Gobierno parecía algo que Washington no se podía permitir.

Pero, tras días de titubeos, Obama le pedía a Mubarak que se marchase. Serían los militares los que tomasen las riendas del país. Una solución aparentemente perfecta. Los uniformados hacían tumbar al presidente y se mostraban del lado de los revolucionarios. Todo se completaba con la llegada de uno de los opositores más conocidos, el ex director del Organismo Internacional de Energía Atómica, Mohamed el Baradei. Llegaba con una intención: liderar la revolución. Así, EE UU podría mantener su aliado.

Pero, al igual que en 1979 durante la revolución iraní, Washington no pudo controlar al islamismo, los Hermanos Musulmanes, silenciosos en las revueltas, tomaban las riendas, alegando la represión sufrida.

El triunfo islamista en los comicios parlamentarios dejaba claro el poder de la Hermandad. En un último intento por recuperar el poder, la Junta Militar disolvía la Cámara. Días más tarde, el islamista Mohamed Morsi llegaba a la presidencia. La semana pasada, la secretaria de Estado visitaba al nuevo mandatario para mostrarle su apoyo y ofrecerle un plan Marshall con el que mantener tranquilo al nuevo Gobierno islamista.

Pedir la caída de Mubarak fue difícil para Obama, pero apoyar a los rebeldes sirios está siendo fácil. La alianza del Irán chií con un Iraq que, a principios de 2011, se preparaba para la retirada de Estados Unidos preocupaba, y mucho, a los países suníes (Arabia Saudí, Bahréin, Qatar…) y a Israel que veían ante sus ojos como se formaba un triángulo peligroso: Irán, Iraq y Siria.

Era el momento de apoyar a la oposición, aunque Estados Unidos ya había advertido de la influencia de Al Qaeda. Sin resolución de la ONU y tras los cuestionados resultados de la intervención en Libia, Washington no podía iniciar otra operación. Arabia Saudí y Qatar tomaron las riendas y comenzaron a armar a la oposición.

Las informaciones de matanzas facilitadas por los rebeldes sirios daban impulso a las sanciones. Rusia y China, aliados y principales exportadores de armas del Gobierno de Asad, se niegan a apoyar a los rebeldes, dejando el control del país en una oposición islamizada.

Siria parece el escenario de una guerra fría entre dos grandes bloques; Estados Unidos, Israel y Arabia Saudí contra Rusia, China e Irán.

Argentina: REMOVIENDO EMOCIONES

Por Jimena Riveros

Foto: Kaloian Santos Cabrera

El teatro del Viejo Mercado estrenó nueva obra en su cartelera, fue “Y sin Embargo se mueve” de la compañía de teatro infantil La Colmenita de Cuba.  Estos chiquitos llegaron el pasado 9 de julio a nuestro país a sumarse al Festival Infantil de Teatro Musical (organizado por La Colmenita Argentina) hecho por niños que comenzó el 14 y concluye el 29 de este mes. También trajeron “La Cenicienta según los Beatles”, una adaptación del conocido cuento que invita a bailar al mas reticente.

“Y sin embargo se mueve” está dirigida a un público un poco más grande del habitual: Adolescentes y adultos. Narra una historia que toca el corazón e invita a la reflexión. Comenzaron a representarla hace algunos pocos años y se convirtió en la obra mayor de la compañía, a tal punto que fue llevada al cine por el director Rudy Mora con prácticamente el mismo elenco.

A través de la música de Silvio Rodríguez estos niños nos llevan a repensar qué es lo real. Y es Lapatún quien nos confunde, nos vuelve sensibles, nos angustia y nos hace reir con fuerza. Ese niño de unos 10 años que dice haber visto algo imposible. La historia va y vuelve, la razón pelea con el corazón en una lucha que enseña y deja varias moralejas porque “todo puede ser verdad”.

María y Shafín, son los dos personajes femeninos que se destacan acompañando a Lapatún. Estas niñas tienen voces increíbles y sus personajes emocionan al punto de las lágrimas. A estos tres grandes actores, los acompañan una maestra y un director que revelan porqué en busca de un sueño se gana y se pierde.

Son en total 23 niños cubanos en escena que juegan a ser actores y cantantes y durante las presentaciones en Buenos Aires se les suman algunos de los integrantes de La Colmenita Argentina. Del total casi la mitad integra también la ya famosa orquesta musical de La Colmenita con batería, piano, guitarra, bajo, flauta, violín y  tumbadoras.

La obra termina con el tema “La Maza” que es ovacionado. El teatro vibra de intensidad. Por si esto no alcanzara uno de los muchachos cierra con “Imaginada” y el público que hace rato permanece de pie comienza a retirarse. Es que gracias a Galileo que en referencia a la Tierra dijo en voz baja: “Y sin embargo se mueve”, esta frase será siempre el símbolo de la manifestación del espíritu libre del hombre, en su búsqueda de la verdad. Los niños de La Colmenita no hacen otra cosa que dar fe de esto mismo.

Un  espectáculo de gran nivel los espera en el barrio porteño del abasto.-

Elenco Principal: Olo Tamayo (Lapatún); Carolina Fernandez (María); Liliana Sosa (Shafín); Andy Fornaris (Marco); Ernesto Escalona (Pando); Roberto Diaz (Peco); Claudia Alvariño (maestra); Luis Manuel Iglesias (director de la escuela); Ana Laura Escalona, Lilian López y Ana María García (niñas del Consejo).

Director General La Colmenita: Carlos Alberto Cremata.

Próximas Funciones

Jueves 19/07   21 hs “Y sin embargo se mueve”, por La Colmenita de Cuba

Viernes 20/07  16 hs “Cucarachita Martina”, por La Colmenita de Chaco

Sábado 21/07  16 hs. “Derechos Torcidos”, por Vuelo en V de Tucumán.

Domingo 22/07 15 hs. “Juegos y Canciones”, por La Colmenita Argentina

20 hs “Y sin embargo se mueve”, por La Colmenita de Cuba

Miércoles 25/07 16 hs. “Cenicienta según los Beatles”, por La Colmenita de Cuba con participación de La Colmenita Argentina.

Jueves 26/07     16 hs “Si pero ya no”, por La Colmenita Argentina

21 hs “Y sin embargo se mueve”, por La Colmenita de Cuba

Viernes 27/07    16 hs. “Mini Cucarachita Martina”, fusión de La Colmenita de Cuba y la Argentina.

Sábado 28/07    16 hs “Si pero ya no”, por La Colmenita Argentina.

Para mayor información podes entrar en www.lacolmenita.org o escribir a info@lacolmenita.org, dirigirte al Teatro del Viejo Mercado – Lavalle 3177 – o ingresar en  www.tuentrada.com

Siria: La batalla de Damasco ha comenzado

por Thierry Meyssan

Los potencias occidentales y los países del Golfo han emprendido la operación de guerra secreta más importante que se haya visto desde la de los Contras, en Nicaragua. El objetivo de la batalla de Damasco no es el derrocamiento del presidente Bachar al-Assad sino quebrar el Ejército Árabe Sirio para garantizar la dominación de Israel y Estados Unidos en el Medio Oriente. Mientras la ciudad se prepara para un nuevo asalto de los mercenarios extranjeros, Thierry Meyssan pasa en revista la situación.

Provenientes del extranjero, los Contras tomaron varios puestos fronterizos al comienzo de su invasión contra Siria.

Hace ya 5 días que Washington y París dieron inicio a la operación «Volcán de Damasco y terremoto de Siria». No se trata esta vez de una campaña de bombardeos aéreos sino de una operación de guerra secreta comparable a desarrollada en Centroamérica en tiempos de la administración Reagan.

Entre 40 y 60,000 Contras, principalmente libios, han entrado en el país en varios días, esencialmente a través de la frontera jordana. La mayoría están vinculados con el Ejército «Sirio» Libre, estructurado bajo las órdenes de Turquía para servir de pantalla a las operaciones secretas de la OTAN. Algunos son miembros de grupos de fanáticos, entre ellos al-Qaeda, creados bajos las órdenes de Qatar y de una facción de la familia real de Arabia Saudita: los Sudairis. Se apoderaron a su paso de varios puestos fronterizos, antes de llegar a la capital, donde sembraron la confusión atacando al azar los objetivos que encontraban a su paso: como grupos aislados de policías o de militares.

Los generales Hassan Turkmani, Daud Rajha y Assef Chawkat, muertos en un atentado el 18 de julio de 2012.

En la mañana del miércoles, una explosión destruyó la sede de la Seguridad Nacional, donde se reunían varios miembros del Consejo de Seguridad Nacional. La explosión costó la vida al general Daud Rajha, ministro de Defensa; al general Assef Chawkat, ministro adjunto; y al general Hassan Turkmani, adjunto del vicepresidente de la República. Se desconoce aún el modo exacto en que fue realizada la operación. Podría tratarse de un atentado suicida o de un ataque realizado con un avión sin piloto.

Washington esperaba que la decapitación parcial del aparato militar sirio condujese a varios oficiales superiores a desertar con sus tropas, o sea a volverse contra el gobierno civil. Pero no ha sido así. El presidente Bachar al-Assad firmó inmediatamente las nominaciones de los sucesores de los fallecidos, garantizando así a la perfección la continuidad del Estado.

En París, Berlín y Washington, los mismos que ordenaron la operación se han entregado además a una sucia maniobra que consiste en condenar el acto terrorista a la vez que confirman su apoyo político y logístico militar a los terroristas que lo cometieron. De forma totalmente desvergonzada concluyeron que los responsables de los asesinatos no son los realizadores del atentado sino las propias víctimas, por haberse negado a dimitir bajo la presión de esos mismos gobiernos y por no haber aceptado entregar su patria a los apetitos occidentales.

Caracas y Teherán han expresado sus condolencias a Siria, subrayando que el ataque fue ordenado y financiado por las potencias occidentales y los países del Golfo. Moscú también expresó sus condolencias y observó que el pedido de sanciones contra Siria en el Consejo de Seguridad de la ONU constituye un respaldo político a los terroristas que atacan ese país.

El ministro de Información, Omran al-Zou’bi, se expresa ante las cámaras de la televisión siria después del atentado que decapitó parcialmente el Ejército Árabe Sirio.

Los canales de la televisión siria comenzaron a transmitir cantos patrióticos e imágenes del ejército. Interrumpiendo la programación, el ministro de Información, Omran al-Zou’bi, lanzó un llamado a la movilización de toda la ciudadanía. No es momento para querellas entre gobierno y oposición. La Nación está enfrentando una agresión externa. Recordando el artículo que publiqué en Komsomolskaya Pravda, donde describía la operación mediática de desmoralización preparada por los canales occidentales y del Golfo [1], el ministro alertó a sus conciudadanos sobre el inminente comienzo de dicha operación. Posteriormente desmintió las falacias de los canales del Golfo sobre un supuesto motín en la 4ª división y sobre una serie de explosiones que habrían destruido el cuartel principal de dicha división.

Los canales nacionales sirios han transmitido varias veces por hora las indicaciones necesarias para que los telespectadores sirios puedan captar sus programas a través del satélite Atlantic Bird, en caso de que se interrumpiera su transmisión a través de los satélites ArabSat y NileSat.

En Líbano, Hassan Nasrallah recordó la hermandad de armas existente entre el Hezbollah y Siria, forjada en la lucha contra el expansionismo sionista, y garantizó su respaldo al Ejército Árabe Sirio.

El atentado fue la señal de inicio para la segunda parte de la operación. Los grupos armados infiltrados en la capital se lanzaron al ataque de diversos objetivos, de forma más o menos selectiva. Por ejemplo, un centenar de Contras atacaron la casa próxima a mi apartamento al grito de ¡Alá Akbar! Un alto responsable militar reside en el lugar. Hubo 10 horas de combate ininterrumpido.

Al caer la noche, el ejército respondía con discreción a los ataques de los Contras. Posteriormente, se dio la orden de responder a los atacantes lo más enérgicamente posible. No se trataba ya de luchar contra terroristas que venían a desestabilizar Siria. La nueva misión era enfrentar una inconfesable invasión extranjera y proteger la patria en peligro.

La aviación entró entonces en acción para destruir las columnas de mercenarios que tratan de alcanzar la capital.

Al final de la mañana, la calma se restablecía progresivamente en la ciudad. Los Contras y sus colaboradores se veían obligados a retirarse. Se restablecía la circulación en las carreteras y las grandes arterias y se instalaban barreras para filtrar el tránsito en el centro de la ciudad. La vida volvía a su curso cotidiano, aunque aún podían escucharse disparos aislados en diversos lugares. La mayoría de los comercios permanecían cerrados y largas colas podían verse ante las panaderías.

Se piensa que el asalto final puede tener lugar durante la noche del jueves al viernes y durante la jornada del propio viernes. Es indudable que el ejército nacional sirio saldrá nuevamente victorioso ya que tiene a su favor la correlación de fuerzas. Se trata además de un ejército de reclutas que goza del apoyo de la población, e inclusive el respaldo de la oposición política interna.

Conforme a lo previsto, los satélites ArabSat y NileSat desconectaron durante la tarde la señal del canal sirio de televisión Ad-Dounia. La CIA pirateó la cuenta de Ad-Douni en Twitter para transmitir mensajes falsos que anunciaban una retirada del ejército nacional sirio.

Los canales de televisión del Golfo anunciaron un derrumbe de la moneda siria, como preludio de la supuesta caída del Estado. El gobernador del Banco Central, Adib Mayaleh, se presentó ante las cámaras de la televisión siria para desmentir la nueva intoxicación y confirmar que la tasa de cambio sigue siendo de 68,30 libras sirias por un dólar estadounidense.

Conferencia de prensa del general Robert Mood sobre la batalla de Damasco, que él mismo observa desde… las ventanas de su hotel.

Se desplegaron refuerzos en los alrededores de la plaza de los Omeyas, para proteger los estudios de la televisión estatal, que todos los enemigos de la libertad consideran un objetivo prioritario. Se han instalado estudios auxiliares en el hotel Rosa de Damasco, donde pasan cómodamente su tiempo los observadores de la ONU. La presencia de estos observadores militares de la ONU, que no han permitido que el ataque contra la capital interrumpa su farniente, sirve de facto de protección a los periodistas sirios que arriesgan sus vidas para mantener informados a sus conciudadanos.

En el Consejo de Seguridad de la ONU, la Federación Rusa y China recurrieron por tercera vez al veto ante una proposición de resolución en la que los países occidentales y las monarquías del Golfo trataban de abrir el camino a una intervención militar internacional. Los representantes de Rusia y China ante el Consejo de Seguridad han denunciado incansablemente la propaganda tendiente a presentar como una revuelta ahogada en sangre lo que en realidad es una agresión exterior contra el Estado sirio.

Se estima que la batalla de Damasco puede reanudarse esta noche.

A %d blogueros les gusta esto: