Aduana: Botar el sofá

Por: Gisselle Morales Rodríguez

Sería hasta cómico si no fuera tan trágico: la Aduana General de la República, como la puerta estrecha y abierta en un solo sentido que en realidad es, dispuso nuevas regulaciones para la entrada de paquetería al país. Ahora, con las normas al uso a partir de septiembre, quienes reciban un bulto en Cuba deberán pagar como si hubiesen ido a comprarlo al mismísimo Corte Inglés de Madrid.

Dice la voz popular -no la Aduana, que se limitó a informar los cambios pero no el propósito- que se trata de una redada bien urdida para desmantelar el negocio de las mulas, no el de esos animalitos mansos que transportan por las serranías el poco café, sino el de los contrabandistas legales que entran y salen de la isla con el equipaje atestado de baratijas.

(Ahora que escribo contrabandistas recuerdo las clases de Historia de Cuba de quinto grado en que la profesora de aquella época -no sé si también las de ahora- enseñaba que el contrabando era la legítima respuesta de los criollos al férreo monopolio comercial instaurado por la vieja España).

Es cierto: las pacas llegadas allende los mares se han robado el show del candongueo nacional y, lo que es peor para los bolsillos del Estado, han sumido a las Tiendas Recaudadoras de Divisa -vaya eufemismo- en un largo bostezo de almacenes estancados e inventarios ociosos.

No se nos ocurre entonces una medida providencial que obligue a las TRD a bajar los exorbitantes precios que le pone a sus productos -a veces tan desmedidos que parecen fijados por el imperialismo-; no intentamos elevar la calidad de lo que se importa para la venta mayorista; ni siquiera permitimos la compra a plazos o por créditos, una solución que pudiera aliviar la maltrecha economía familiar -maltrecha para quien vive del salario, aclaro-. Lo más fácil es, sin dudas, botar el sofá.

Con las nuevas regulaciones, la Aduana no impide únicamente el lucro de las mulas -que tampoco son tan infelices como para que las andemos defendiendo-, sino también las remesas en especie que, de Pascuas a San Juan, reciben con regocijo buena parte de los cubanos y que, de septiembre en lo adelante, más que regalos de familia pueden convertirse en una zanahoria imposible de pagar.

La primera vez que leí las normativas, en un rapto de ingenuidad que a estas alturas resulta poco menos que imperdonable, llegué a pensar que iban a pagarnos a todos en CUC de un día para otro; de lo contrario no se justificaría que un ciudadano cubano deba pagar en la Aduana con una moneda que no es la de su salario.

Luego, mirando las mil y una opiniones que la noticia generó en Cubadebate, me percaté de que lo terrible no era la pérdida del sofá -un mueble más, un mueble menos-, sino la impotencia ciega que experimentas al advertir que se ha pasado olímpicamente por sobre la necesidad popular.

http://cubaprofunda.wordpress.com/

Canciller de Rusia: “La reacción de Washington a los atentados con explosivos en la capital siria es una justificación del terrorismo”

Anteriormente el Departamento de Estado de EE.UU. anunció que los atentados en Siria están justificados a la luz de las acciones del régimen del presidente Bashar al Assad. Para Lavrov, dichos comentarios indican que EE.UU. se plante las cosas del siguiente modo: “Vamos a apoyar los atentados hasta que el Consejo de Seguridad de la ONU haga lo que nosotros queremos”. Durante los últimos días se vienen registrando explosiones y enfrentamientos violentos entre el Ejército gubernamental y la oposición en Damasco y otras ciudades importantes como Alepo. El conflicto armado en Siria se prolonga ya por más de un año y se ha cobrado, según la ONU, más de 10.000 vidas, convirtiéndose en una verdadera guerra civil.

Miami: Maltratos en el Home Care

Esto es un ejemplo de lo que hacen  los cubanos que piden el fin de la revolución cubana. Este señor es una lacra sin moral que explota a sus empleados, algo que era común en Cuba antes del 1959.

He aquí el escrito enviado por una trabajadora de Miami a la cual le ha sido negado su salario.

Hola mi nombre es Gladys Perez, y denuncio públicamente al señor Eddy Torres por no haberme pagado mis horas de labor en su Home Care (lugar donde se cuida a los ancianos). Sabía que eso existía aquí en Miami, los cubanos acostumbran a no pagar y por mediación de chantajes y relaciones te hacen la vida imposible… En este lugar vi muchas irregularidades que al no querer meterme en problemas no quise decir, hay ratas contaminando la comida de las personas mayores, y las hace pasar hambre al punto que si según ellos en Cuba hay hambre nunca yo pase tanta como en su establecimiento.

La vez que trabaje la cocina cogí dos tomates para hacer una ensalada para 8 residentes y dos trabajadoras y me quito uno la empleada, diciendo que solo UNO. Tienen dos indocumentadas trabajándole, que le paga cuando quiere, la suciedad es terrible, el techo de la “piscina” está al caer-le arriba a los residentes … yo iba a coger mi primer y único cheque y iba a renunciar, alegando cualquier escusa, pues hago este trabajo para pagar mis estudios de enfermería que me salen a un costo de 13 mil dólares y nunca he querido pedir un solo dólar al estado por ayudar, que finalmente me propusieron ayudarme con 6.000 dólares, no lo quise pues me siento autosuficiente – este Home Care queda en 16100 SW 88 Ave Road – Pametto Bay Florida 33157-

Espera el tlf del seños Eddy Torres es: 305-281-2374

Cuando le pedí mi paga, me dijo que no me la iba a dar y que yo no tenía como probarle que trabajé con él.

Este señor es un ejemplo de un mal Cubanos, hace negocios y les roba a los ancianos, debe caerle todo el peso de la ley.

Cuba: Mercenarios juegan con la muerte de Payá

Este es un video que muestra cómo algunos opositores (mercenarios) trataron de realizar una provocación durante los funerales de Payá, fallecido en un accidente automovilístico en Cuba.

El corresponsal, en un supuesto contacto con Radio Martí, miente sobre lo ocurrido y son las propias imágenes las encargadas de desacreditarlo.

Fueron detenidos varios opositores, entre ellos Guillermo Fariñas, un olvidado disidente que aprovecha toda oportunidad para buscar visibilidad en los monopolios internacionales de información.

Esos mismos monopolios, sobre todo de Miami, dijeron que Fariñas había sido golpeado, pero la propia prensa internacional se encargó de mostrarlo vivito y coleando con su muleta.

(Tomado del blog de Yohandry.com)

A %d blogueros les gusta esto: