Cuba: ¿Por qué Bloqueo y no embargo?

Las acciones ejercidas contra Cuba por el Gobierno de los Estados Unidos no se enmarcan en la definición de “embargo”. Por el contrario, trascienden éste y tipifican un “bloqueo” al perseguir el aislamiento, la asfixia, la inmovilidad de Cuba, con el avieso propósito de ahogar a su pueblo y llevarlo a claudicar de su decisión de ser soberano e independiente; todo ello constituye precisamente elementos cardinales en el concepto de “bloqueo”, que significa cortar, cerrar, incomunicar con el exterior para lograr la rendición del sitiado por la fuerza o por el hambre.

Desde la Conferencia Naval de Londres, de 1909, es un principio aceptado en el derecho internacional que: “el bloqueo es un acto de guerra”, y siendo así, sólo es posible su empleo entre los beligerantes. No existe, por otra parte, norma del derecho internacional que justifique el llamado “bloqueo pacífico”, el cual fue práctica de las potencias coloniales del siglo XIX y del principio del pasado.

Tan controvertido concepto tampoco tiene tradición en el derecho internacional aceptado por los Estados Unidos de América, pero las autoridades norteamericanas tienen mala memoria y no recuerdan que, en 1916, advirtieron a Francia: “Los Estados Unidos no reconocen a ninguna potencia extranjera el derecho de poner obstáculos al ejercicio de los derechos comerciales de los países no interesados, recurriendo al bloqueo cuando no exista estado de guerra”.

Generalmente, se conoce como “embargo” la forma judicial de retener bienes para asegurar el cumplimiento de una obligación contraída legítimamente. Puede ser también una medida precautoria de carácter patrimonial autorizada por juez o tribunal o autoridad competente, con igual propósito de cumplir por el deudor sus compromisos con sus acreedores. ¿Resulta Cuba deudora de los Estados Unidos? ¿Ha cometido Cuba algún delito que autorice el secuestro y liquidación de sus bienes a favor de los Estados Unidos?. La respuesta es diáfana y contundente: No. Cuba no ha sido ni es una amenaza para la seguridad de los Estados Unidos, por lo cual resulta contrario a la ley internacional la pretensión de aplicarle medidas de legítima defensa, teniendo en cuenta que el derecho internacional no reconoce legítima defensa subjetiva, ni tampoco justifica la legítima defensa esgrimida por la Doctrina Monroe, que realmente lo que postula es una política de agresión.

No obstante la expresión de “embargo”, lo real es que este conjunto de medidas de coacción y agresión económica, constituyen un bloqueo ilegal por parte de los Estados Unidos contra Cuba y no puede esconderse esa criminal conducta y proceder contra la isla en figuras jurídicas que no la tipifican. El Gobierno de los Estados Unidos emplea la figura del “embargo” para no reconocer que aplica a Cuba medidas de tiempo de guerra, de una guerra no declarada contra el pueblo de Cuba. El bloqueo a Cuba entraña una conducta genocida por parte del Gobierno de los Estados Unidos, ejercida para someter intencionalmente al pueblo cubano a condiciones de existencia que le pueden acarrear daños físicos, totales o parciales, para debilitar su decisión de luchar y vencer.

Si bien formalmente el bloqueo total contra Cuba se implanta por parte de los Estados Unidos el 7 de febrero de 1962, ya desde 1959 ese país venía aplicando políticas de bloqueo contra Cuba, dirigidas esencialmente a socavar puntos vitales de la defensa y la economía cubanas, tales como la supresión de la cuota azucarera, principal y casi el único soporte de la economía y finanzas de la isla ,y el no suministro y refinación de petróleo por parte de las empresas petroleras norteamericanas que monopolizaban la actividad energética; paralizar al país, ese era el propósito que no lograron, así como también un solapado boycot a cualquier compra de piezas de repuesto para la industria cubana, toda ella de factura norteamericana.

Pero siendo infructuoso el bloqueo parcial para doblegar al pueblo de Cuba, el entonces Presidente de los Estados Unidos, J. F. Kennedy, cumpliendo el mandato que le había encomendado el Congreso de los Estados Unidos, mediante la Sección 620a de la Ley de Ayuda Extranjera, de septiembre de 1961, declara el bloqueo total contra Cuba a partir de las 12.01 AM del 7 de febrero de 1962.

Es evidentemente antagónico el propósito manifiesto del bloqueo y el derecho humano del pueblo de Cuba de ejercer su libre determinación, derecho consagrado, además de en la Carta de las Naciones Unidas, en la Declaración de los Derechos Humanos y los artículos 1 de los Pactos Internacionales de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y de Derechos Civiles y Políticos. ¿Quién viola entonces los derechos humanos del pueblo de Cuba?

Múltiples resoluciones de las Naciones Unidas condenan los actos de agresión. Sólo citamos la Resolución 2625, de 24 de octubre de 1970, del XXV Período de Sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas que declara la igualdad soberana a los Estados, la libre determinación de los pueblos y la obligación de todo Estado de no intervenir en los asuntos que no sean de su jurisdicción interna. Igualmente, esta Resolución establece que “ningún Estado puede aplicar o fomentar el uso de medidas económicas, políticas o de cualquier otra índole para coaccionar a otro Estado, a fin de lograr que subordine el ejercicio de sus derechos soberanos y obtener él ventajas de cualquier otro. Todo Estado tiene el derecho inalienable de elegir su sistema político, económico, social y cultural sin injerencia en ninguna forma por parte de ningún otro Estado”.

Durante 11 años consecutivos, desde 1992, la Asamblea General de las Naciones Unidas ha aprobado con creciente mayoría la Resolución titulada “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”. Dicha Resolución que reafirma, entre otros, los principios de igualdad soberana, no intervencionismo y no injerencia en los asuntos internos y la libertad de comercio y navegación internacionales, expresó la preocupación de la Comunidad jurídica internacional en la aplicación de medidas dirigidas a reforzar y ampliar el bloqueo y por los efectos negativos sobre la población cubana y nacionales cubanos residentes en otros países. Oídos sordos y desacato total por parte del Gobierno de los Estados Unidos, que lejos de suprimir el bloqueo y toda legislación que lo conforma ha promulgado nuevas leyes, como la Torricelli y la Helms Burton, cuyas regulaciones extraterritoriales afectan la soberanía de otros Estados y los intereses legítimos de entidades o personas bajo su jurisdicción. La última votación, con 173 Estados a favor de la Resolución, representa sin lugar a dudas la opinión mundial de repudio y condena al bloqueo. El bloqueo impuesto a Cuba por el Gobierno de los Estados Unidos es un acto brutal y genocida, su fin va hasta la desaparición del Estado cubano, y la destrucción de sus elementos cardinales de nación.

NOTA: Párrafos tomados del Libro Cuba – USA- Nacionalizaciones y Bloqueo de la Dra. Olga Miranda Bravo, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1996.

¿SABÍA UD. QUE EL 62% DE LOS ESTADOUNIDENSES ESTÁN DE ACUERDO CON ELIMINAR EL BLOQUEO CONTRA CUBA?

La condena estará acompañada por un documento titulado “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”.

Veinte años. Dos décadas han pasado desde que por primera vez se condenó un bloqueo de una superpotencia contra otro país, en un órgano que debiera suponer la defensa de la autodeterminación de los pueblos, la no agresión por parte de las potencias y el respeto al derecho internacional. Este órgano es la Organización de las Naciones Unidas. Sin embargo, el imperialismo norteamericano ha desoído, una y otra vez, las exigencias de todos los países (a excepción de su perro de guerra del Medio Oriente: Israel), para terminar con el criminal bloqueo que tiene contra la hermana Cuba.

Este año, en veintiuna ocasiones se ha articulado el mismo grito para que concluya el bloqueo que tiene ya 50 años contra la isla. Esta vez, la condena estará acompañada por un documento que condena el bloqueo, titulado “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”.

En los Estados Unidos, según un sondeo realizado por la consultora Angus Reid Public Opinion, el 62% de los estadounidenses están de acuerdo con que este país restablezca las relaciones con Cuba, lo que indica un rechazo mayoritario al bloqueo.

Estados Unidos está sólo en su soberbia de mantener un embargo que impide que Cuba pueda desempeñarse plenamente en lo productivo, lo comercial, lo educativo, en el sector salud, etc. Sin embargo, Washington intenta hacer desaparecer la idea de que EEUU es responsable de las carencias que posee Cuba.

Manuel Díaz, jubilado cubano de 70 años, comenta al respecto que “el Gobierno estadounidense trata de minimizar el impacto de sus prohibiciones y restricciones diciendo que son problemas de aquí; entonces, ¿por qué no quitan el bloqueo de una vez para ver si pueden sostener ese criterio?”, se preguntó. Además, agregó: “La alimentación, el transporte, los medicamentos; no hay familia ni sector de la economía que escapen a la hostilidad de la Casa Blanca”.

Múltiples espacios de disertación y toma de decisiones en el plano internacional y regional, que debieran ser vinculantes, al igual que en la irrespetada Asamblea de la ONU, han manifestado el repudio que significa que un país no pueda desenvolverse en toda su capacidad, porque sencillamente el imperio, a 90 millas de distancia, así lo decide.

Recientemente, en la XVII Sesión Ordinaria de la Unión Africana, las cumbres iberoamericanas, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, la Comunidad del Caribe y el Movimiento de Países No Alineados han exigido categóricamente, con el apoyo de la totalidad de sus miembros, el fin del crimen que significa el bloqueo.

El embajador cubano en España, Alejandro González Galiano, ha circulado un artículo titulado “La soberbia del imperio”. En este trabajo señala que este oprobioso embargo que mantiene EEUU contra Cuba por más de 50 años ha significado, sólo económicamente, una cantidad que “asciende a 108.000 millones de dólares”. Ello se traduce en incalculables carencias materiales e inmateriales para el pueblo cubano desde que está en Revolución. No le han permitido a Cuba cometer sus propios errores, ya que el pueblo y su territorio no pueden desplegar toda la potencialidad que pueden desarrollar. Eso es un crimen de lesa humanidad mantenido impunemente por medio siglo.

A %d blogueros les gusta esto: