Derogará Cuba cobro revertido en llamadas a España

Teléfono, etecsa

LA HABANA, 6 dic (Xinhua) — La Empresa de Telecomunicaciones de Cuba S. A. (Etecsa) informó hoy que a partir del próximo 31 de diciembre quedará suspendido el servicio de llamadas con cobro revertido a España, “por razones comerciales”.Según la nota de Etecsa, la medida entrará en vigor a las 18:00 horas del último día del año.El cobro revertido es una modalidad de llamada internacional por operadoras que se establece con previa autorización de la persona solicitada en el país de destino, en este caso España.Para el servicio de llamadas internacionales, Etecsa ofrece otras facilidades como la telefonía móvil, la salida internacional desde el hogar y las tarjetas telefónicas prepagadas para efectuar esas comunicaciones desde cualquier teléfono público o fijo.Hace una semana, el gobierno cubano derogó un decreto vigente desde el año 2000 que encarecía las llamadas telefónicas entre Estados Unidos y la isla en un 10 por ciento sobre la tarifa básica por minuto de duración de cada llamada.De acuerdo con una nota oficial, esa decisión “beneficiará también la comunicación entre la población cubana y la emigración”. Fin

¿Quién ha inventado que en Cuba se ha prohibido el reggaeton?

Escrito por José Manzaneda

José Manzaneda, coordinador de Cubainformación.– Numerosos medios internacionales afirman que el Gobierno de Cuba pretende prohibir el reggaeton, género musical muy popular entre jóvenes de la Isla y de América Latina (1). Los titulares no dejan el menor espacio para la duda: “Cuba prohibirá el reggaeton y su baile en las calles” (2), “Los intérpretes y difusores del reggaeton serán sancionados en Cuba” (3), “En Cuba prohiben el reggaeton por vulgar” (4), o “La dictadura castrista prohíbe el ‘reggaeton’ en Cuba” (5).

Pero, ¿hay algo de cierto en todo esto? ¿Será posible que tantísimos medios, a la vez, se atrevan a inventar una “prohibición” en Cuba que no existe? Pues parece que sí.

Que Cuba proscribirá dicho estilo musical es la conclusión que extraen dichos medios de comunicación de la entrevista de un diario cubano al presidente del Instituto Cubano de la Música, Orlando Vistel, en la que en ningún momento habla de prohibir el reggaeton (6).

El funcionario cubano, eso sí, se une a la crítica generalizada entre músicos e intelectuales de la Isla a la carga sexista y machista de muchas de las letras y videos musicales de los artistas de reggaeton, que proyectan a las mujeres cubanas –según sus palabras- “como grotescos objetos sexuales”.

El propio entrevistado aclara que su crítica no se dirige “exclusivamente (al) reggaeton”, sino a toda práctica musical que proyecte dicho sexismo y otras “expresiones vulgares, banales y mediocres”.

Orlando Vistel anuncia, efectivamente, un proyecto de norma jurídica que regulará “los usos públicos de la música”. Con ello, se puede intuir que canciones –de cualquier estilo- que hagan apología del machismo, la homofobia, la xenofobia, la discriminación social o la violencia, no serán programadas en los medios de comunicación de Cuba. Algo, por cierto, aceptado como normal, civilizado y justo cuando ocurre en otros países: spots publicitarios (7) o videoclips musicales (8) son retirados con frecuencia tras las denuncias de determinados colectivos o instituciones, sin que los medios internacionales mencionen que es el gobierno de esos países quien “prohibe” una canción, un estilo musical o un artista.

Ciertamente, en los últimos años, en Cuba existe una preocupación muy extendida entre intelectuales e instituciones acerca de los valores retrógrados y discriminatorios que transmiten las letras de canciones muy populares en la Isla, muchas de ellas del género reggaeton (9).

El pasado año el asunto llegaba a la Comisión de Atención a la Juventud, la Niñez y la Igualdad de Derecho de la Mujer del Parlamento cubano (10). La Unión de Escritores y Artistas de Cuba, una organización caracterizada por una práctica nada dogmática, abogaba por una regulación legal de los espacios musicales públicos (11). La Federación de Mujeres Cubanas y la Editorial de la Mujer de Cuba han denunciado, en numerosos espacios, el atentado a la dignidad de las mujeres contenido en muchas de las canciones de reggaeton (12). Y la Red Iberoamericana de Masculinidades, con sede en La Habana, ha llevado a cabo talleres de debate y reflexión con artistas cubanos de pop, salsa y reggaeton (13).

Un momento de intensa polémica en Cuba se vivía en noviembre de 2011, en la entrega de los Premios Lucas a los mejores videoclips cubanos. Tras las protestas de organizaciones como la Federación de Mujeres Cubanas, el video de la canción “Chupi-Chupi”, del reggaetonero Osmani García, era retirado de la fase final de dichos premios, a pesar de contar con cinco nominaciones, ente ellas la de “video más popular”, y de haberse emitido durante meses en la televisión nacional. El asunto, igual que ahora, fue reflejado en los medios internacionales como un caso de “censura gubernamental” (14).

Por contra, ninguno de estos medios mencionó una sola vez la palabra “gobierno” al informar de que, hace meses, un videoclip de la famosa cantante Rihanna fue retirado de las televisiones de once países, incluyendo Reino Unido y Francia (15); otro de Robbie Williams era eliminado de la BBC por presión de varias asociaciones de pensionistas (16); y otro de No Doubt fue retirado por el propio grupo tras las protestas de colectivos indígenas, por mencionar solo tres casos recientes (17).

En la citada entrevista al presidente del Instituto Cubano de la Música, Orlando Vistel menciona otro de los aspectos denunciados por intelectuales y músicos de la Isla: la ínfima calidad musical de gran parte de los temas reggaeton que, a pesar de ello, cuentan con una desproporcionada presencia en la radio y la televisión del país. El funcionario propone en la entrevista una regulación en los medios cubanos para retornar a un equilibrio de estilos musicales, que refleje la inmensa variedad y riqueza musical de Cuba, hoy parcialmente eclipsada por la hegemonía del reggaeton.

Músicos, intelectuales y periodistas de la Isla son conscientes de que el reggaeton, en su vertiente más machista y vulgar, no se puede combatir con prohibiciones (18). Su gran popularidad entre la población más joven apunta a problemas mucho más profundos, como la permeabilidad en ciertos sectores de la sociedad de mensajes discriminatorios y reaccionarios, y la pérdida de fuerza de ideas muy arraigadas en la sociedad cubana, como la igualdad, la no discriminación o la solidaridad (19).

En cualquier caso, el reggaeton ni está prohibido en Cuba ni lo va a estar, aunque quizá desaparezcan de la televisión y la radio –por regulación legal- sus exponentes más zafios y sexistas.

Pero los debates en un país que no renuncia a conservar valores sociales y riqueza musical conquistados a lo largo de décadas suponen un mensaje demasiado complejo para los medios, especialmente los musicales. La Cadena Ser, del Grupo español Prisa, no solo titulaba en su página web que “Cuba prohíbe el ‘reggaeton’ en la isla” (20), sino que, refiriéndose al tema “Creo” (21), del reggaetonero Baby Lores, una canción homenaje a Fidel Castro, afirmaba que, “a partir de ahora, todas las dedicatorias musicales al comandante tendrán que ser en otro estilo musical”.

Y es que siempre hay quien consigue subir una nota en la melodía de la manipulación contra Cuba.

MINREX: Gobierno de EEUU miente sobre Gross

bandera-cubana1Conferencia de prensa de la Directora de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, Josefina Vidal Ferreiro. Centro de Prensa Internacional, La Habana, 5 de diciembre de 2012.

En los últimos días se han intensificado las declaraciones y los reportes falsos de funcionarios del Gobierno de EE.UU. sobre el caso del ciudadano estadounidense Alan Gross y, en particular, sobre el supuesto deterioro de su estado de salud.

El Gobierno de EE.UU. miente una vez más a la opinión pública, al afirmar que el Sr. Gross padece de cáncer y no recibe una atención médica adecuada.

Estas mentiras no han cesado, ni siquiera después de que se entregaron a su familia y a las autoridades de Estados Unidos los resultados de la biopsia practicada a la lesión que presenta en su espalda, los cuales no dejan dudas de que el Sr. Gross no tiene cáncer.

Un equipo integrado por médicos cubanos de primer nivel mundial ha brindado desde el primer día una atención sistemática al Sr. Gross. Este equipo dispone de una biopsia y otros exámenes que demuestran que el Sr. Gross no padece de cáncer ni de otra enfermedad que represente un peligro para su vida. EE.UU. no tiene evidencia alguna que demuestre lo contrario. De continuar estas tergiversaciones, nos veríamos obligados a divulgar nuevas pruebas.

El Gobierno de EE.UU. miente también sobre las condiciones carcelarias del Sr. Gross, su régimen de llamadas telefónicas y de visitas.

El Gobierno de EE.UU. continúa mintiendo sobre las causas que motivaron la detención del Sr. Gross, con el único propósito de evadir su responsabilidad directa por su situación y por la de su familia.

El Gobierno de EE.UU. nunca ha abordado con seriedad el caso de Alan Gross y acaba de reiterar la posición insostenible de que no tiene nada que negociar con Cuba para encontrar una solución. A su vez, insiste en exigirle a Cuba una decisión unilateral que no contemple nuestras preocupaciones humanitarias vinculadas al caso de los Cinco. Esto no es realista. Reitero hoy la disposición de Cuba a establecer de inmediato un diálogo sobre el tema de Gross.

A partir de todas estas fabricaciones y coincidiendo curiosamente con el aniversario de la detención de Alan Gross, el Gobierno de EE.UU. presionó al Grupo de Detención Arbitraria del Consejo de Derechos Humanos de NN.UU. para forzar una decisión que declare arbitraria la detención del Sr. Gross. Hoy denunciamos estas presiones, que condujeron a que se violentaran los procedimientos y los plazos habituales con que trabaja el Grupo.

Ayer, 4 de diciembre, el Gobierno de Cuba recibió la Opinión de este Grupo calificando de arbitraria la detención de Alan Gross.

Hoy estamos difundiendo a través de la página web del MINREX la respuesta enviada por Cuba a este Grupo de Naciones Unidas, que demuestra que la detención del Sr. Gross no califica, de ningún modo, como arbitraria.

Alan Gross fue detenido, procesado y sancionado con todas las garantías y derechos sobre el debido proceso judicial y cumpliendo los principios relativos a la independencia judicial. El Sr. Gross violó las leyes cubanas al cometer acciones que constituyen delitos graves severamente sancionados en la mayoría de los países, incluyendo EE.UU.

EE.UU. no permite que otro gobierno desconozca sus regulaciones y envíe clandestinamente a individuos a su territorio, con financiamiento gubernamental de este otro Estado, para que establezcan sistemas de comunicaciones ilegales y encubiertos, sin que medie ningún tipo de trámite o registro, mucho menos si ello tiene como objetivo realizar acciones de desestabilización contra el orden existente.

El Sr. Gross ha recibido un tratamiento decoroso y humano desde que fue arrestado.

Este Grupo de Naciones Unidas es el mismo que en mayo del 2005 declaró arbitraria la detención de los Cinco antiterroristas cubanos, por considerar que estos fueron mantenidos en confinamiento solitario durante 17 meses, sin debido acceso a los abogados y a las evidencias del caso, y porque existió un clima de predisposición y prejuicio que contribuyó a que los Cinco fueran presentados como culpables desde el principio, en ausencia de objetividad e imparcialidad.

El Gobierno de Cuba invita una vez más al Gobierno de EE.UU. a conversar seriamente sobre estos temas para lograr una solución humanitaria aceptable para ambas partes.

A %d blogueros les gusta esto: