Los médicos que estuvieron junto a Chávez

Equipo médico que atendió a Chávez realiza guardia de honor. Presidentes y asistentes a ceremonia le acompañan.

Equipo médico que atendió a Chávez realiza guardia de honor. Presidentes y asistentes a ceremonia le acompañan.

Por: Leticia Martínez Hernández
Foto tomada de Granma. 

No se cómo murió Chávez. A ciencia cierta casi nadie conoce los detalles de la enfermedad que lo arrebató de nuestros ojos. Y está bien que no se sepa. Está bien que ese dolor quede solo en el alma de quienes vivieron con él hasta el último suspiro, ese en el que según cuentan algunos continuaba aferrado a la vida, a Cristo.
Anoche dejé de querer saber. Anoche, cuando los médicos que tantos pactos hicieron con la vida, se cuadraron frente al ataúd que ahora preserva al paciente más amado, dejé de preguntarme por qué murió. El llanto de esos hombres y mujeres al pie del ataúd me confirmó que nada humana podía salvarlo. No quiero estar por un segundo en sus zapatos, en sus pieles, en sus almas, aunque me hubiera gustado tanto acompañarlos en esa apuesta por la vida. ¿Cómo se vive ahora con la inconformidad que desgarra?
No. No quiero explicaciones, no las necesito. No quiero saber los detalles de esta lucha contra el cáncer que duró casi dos años. No sé los nombres de estos médicos, no sé la especialidad que ejercen, no sé sus edades…Solo sé que anoche cuando Nicolás Maduro les daba gracia por tanto amor, cuando este hombre tan leal a su líder pedía vivas para Fidel y Raúl porque cuidaron a Chávez como al hijo que se niegan a entregar sin antes luchar hasta desfallecer, sentí estallar la Isla que llevo por corazón. El aplauso cerrado que recibieron allí de parte de todos los que aman a Chávez aún después de la muerte confirmó la gratitud.
En la Academia Militar de Fuerte Tiuna, en el silencio que guardaron por varios minutos frente al Comandante inerte, en esos rostros hecho dolor por la pérdida, en esas ojeras que delataron cansancio tras tanto tiempo de batalla a brazo partido contra la muerte, estaban las explicaciones que quería recibir.
Y es tanta la nobleza de esos seres humanos que cuando fueron a abrazar a la señora Elena Frías parecían estarle pidiendo perdón. ¿Será que no saben que el agradecimiento para ellos es eterno?

Fidel Castro: “Perdimos nuestro mejor amigo”

“Ni siquiera él mismo sospechaba cuán grande era”, afirma Fidel en este artículo. En la imagen, el Presidente Hugo Chávez durante una conferencia de prensa en Miraflores, el 14 de mayo de 2004. Foto: AP

“Ni siquiera él mismo sospechaba cuán grande era”, afirma Fidel en este artículo. En la imagen, el Presidente Hugo Chávez durante una conferencia de prensa en Miraflores, el 14 de mayo de 2004. Foto: AP

El 5 de marzo, en horas de la tarde, falleció el mejor amigo que tuvo el pueblo cubano a lo largo de su historia. Una llamada por vía satelital comunicó la amarga noticia. El significado de la frase empleada era inconfundible. Aunque conocíamos el estado crítico de su salud, la noticia nos golpeó con fuerza. Recordaba las veces que bromeó conmigo diciendo que cuando ambos concluyéramos nuestra tarea revolucionaria, me invitaría a pasear por el río Arauca en territorio venezolano, que le hacía recordar el descanso que nunca tuvo.

Nos cabe el honor de haber compartido con el líder bolivariano los mismos ideales de justicia social y de apoyo a los explotados. Los pobres son los pobres en cualquier parte del mundo.

“Déme Venezuela en qué servirla: ella tiene en mí un hijo.”, proclamó el Héroe Nacional y Apóstol de nuestra independencia, José Martí, un viajero que sin limpiarse el polvo del camino, preguntó donde estaba la estatua de Bolívar.

Martí conoció el monstruo porque vivió en sus entrañas. ¿Es posible ignorar las profundas palabras que vertió en carta inconclusa a su amigo Manuel Mercado víspera de su caída en combate?: “…ya estoy todos los días en peligro de dar mi vida por mi país, y por mi deber —puesto que lo entiendo y tengo ánimos con que realizarlo— de impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extiendan por las Antillas los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América. Cuanto hice hasta hoy, y haré, es para eso. En silencio ha tenido que ser, y como indirectamente, porque hay cosas que para lograrlas han de andar ocultas…”.

Habían transcurrido entonces 66 años desde que el Libertador Simón Bolívar escribió: “…los Estados Unidos parecen destinados por la Providencia para plagar la América de miserias a nombre de la Libertad”.

El 23 de enero de 1959, 22 días después del triunfo revolucionario en Cuba, visité Venezuela para agradecer a su pueblo, y al gobierno que asumió el poder tras la dictadura de Pérez Jiménez, el envío de 150 fusiles a fines de 1958. Dije entonces:

“…Venezuela es la patria de El Libertador, donde se concibió la idea de la unión de los pueblos de América. Luego, Venezuela debe ser el país líder de la unión de los pueblos de América; los cubanos respaldamos a nuestros hermanos de Venezuela.

“He hablado de estas ideas no porque me mueva ninguna ambición de tipo personal, ni siquiera ambición de gloria, porque, al fin y al cabo, la ambición de gloria no deja de ser una vanidad, y como dijo Martí: ‘Toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz.’”

“Así que, por tanto, al venir a hablarle así al pueblo de Venezuela, lo hago pensando honradamente y hondamente, que si queremos salvar a la América, si queremos salvar la libertad de cada una de nuestras sociedades, que, al fin y al cabo, son parte de una gran sociedad, que es la sociedad de Latinoamérica; si es que queremos salvar la revolución de Cuba, la revolución de Venezuela y la revolución de todos los países de nuestro continente, tenemos que acercarnos y tenemos que respaldarnos sólidamente, porque solos y divididos fracasamos.”

¡Eso dije aquel día y hoy, 54 años después, lo ratifico!

Debo solo incluir en aquella lista a los demás pueblos del mundo que durante más de medio siglo han sido víctimas de la explotación y el saqueo. Esa fue la lucha de Hugo Chávez.

Ni siquiera él mismo sospechaba cuán grande era.

¡Hasta la victoria siempre, inolvidable amigo!

Fidel Castro Ruz

Marzo 11 de 2013

12 y 35 a.m.

“Nos cabe el honor de haber compartido con el líder bolivariano los mismos ideales de justicia social y de apoyo a los explotados. Los pobres son los pobres en cualquier parte del mundo.” Fidel Castro

“Nos cabe el honor de haber compartido con el líder bolivariano los mismos ideales de justicia social y de apoyo a los explotados. Los pobres son los pobres en cualquier parte del mundo.” Fidel Castro

( Tomado de Cubadebate )

A %d blogueros les gusta esto: