Philip Agee, el agente CIA que espió a Ecuador y lo contó todo

Philip Agee

Philip Agee

Tuvo el valor, en 1967, de abandonar una agencia que se caracterizaba por su apoyo criminal a dictaduras sanguinarias. Contaba que tomó esa decisión de manera definitiva cuando, estando en un restaurante de México, vio a una amiga estallar en lágrimas al conocer la noticia de la muerte del Che.

Ahí está representada, en una sola imagen, toda la nobleza del personaje que falleció a los 73 años de edad, el 7 de enero en 2008, en  La Habana, en esta tierra de Cuba desde donde seguía denunciando las actividades terroristas y subversivas desarrolladas por los servicios de inteligencia de los Estados Unidos contra gobiernos y líderes progresistas del continente.

Phillip B. Agee, ciudadano estadounidense, fue oficial de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) en América Latina durante doce años hasta que abandonó sus filas en 1969 por motivos de conciencia. Ocupaba entonces un puesto de fachada en la embajada norteamericana de México, como agregado olímpico, con el pretexto de la preparación de los Juegos de 1968. Anteriormente, había sido ubicado en Ecuador y en Uruguay.

”Millones de personas en el mundo entero han sido matadas o, por lo menos, han visto sus vidas destruidas por la CIA y las instituciones que soporta”, declaró Agee en una entrevista concedida en 1975.

”Yo no podía quedarme sentando, haciendo nada”, añadió.

Al salir de la Compañía, mientras sufría amenazas y una constante persecución que puso su vida en peligro en más de una oportunidad, se dedicaba a redactar su libro “Inside the Company: CIA Diary” ( Dentro de la Compañía: Diario de la CIA).

La obra, verdadera síntesis de las actividades criminales de la CIA en América, fue publicada en 1974, acompañada de un anexo con 22 páginas de nombres de agentes infiltrados en todo el continente. Constituyó una verdadera bomba que estremeció a todos los sectores de los servicios norteamericanos de inteligencia.

Determinada a eliminarlo, la CIA encargo al ex jefe de la estación CIA de Miami, Ted Shackley, conocido como el Fantasma Rubio, la misión de capturarlo. Agee tuvo que salir de Francia donde se encontraba para refugiarse en Cambridge, Gran Bretaña, Agee fue entonces expulsado por los británicos a solicitud de Washington.

Impedido de radicarse, sucesivamente, en Italia y en los Países Bajos, donde las autoridades fueron constantemente presionadas para negarle algún estatuto migratorio, privado de pasaporte norteamericano por ser una “amenaza a la seguridad nacional”, se exiló en 1980 en la isla caribeña de Granada, bajo el gobierno revolucionario de Maurice Bishop.

Con la invasión estadunidense contra ese pequeño país, en 1983, se refugió en Nicaragua, para luego de la llegada al poder de la contrarrevolución sostenida por Washington, instalarse en Cuba que le ofreció su hospitalidad.

A pesar de todos los peligros y dificultades, Agee publicó Trabajo sucio: la CIA en Europa occidental, con Louis Wolf y varios artículos de prensa además de conceder entrevistas y asistir a reporteros en búsqueda de información.

En cinco oportunidades, el gobierno estadounidense intento llevarlo a juicio por la revelación de secretos, pero sin éxito, sus ex jefes temiendo, en última instancia, el uso que pudiera hacerse de la enorme cantidad de informaciones que conservaba.

Rabioso, George Bush padre, el ex jefe de la CIA reciclado en presidente que apadrinó la fundación de la CORU terrorista anticubana y la operación Condor, lo calificó de traidor y lo calumnió en numerosas oportunidades. Su esposa, Barbara, fue condenada a retractarse cuando lanzó el mismo insulto por escrito, en una autobiografía redactada a cuatro manos.

Amigo fiel de Cuba, Agee demostró como la Isla se encontraba víctima de un nuevo programa mundial desarrollado por la CIA para financiar y desarrollar organizaciones llamadas disidentes bajo la fachada de la Agencia para el Desarrollo Internacional (AID) y un fondo expresamente establecido en 1983 con este objetivo, The National Endowment for Democracy (NED).

Mientras el New York Times se interrogaba, al anunciar su muerte, sobre la dimensión de los “daños” causados por Agee a los servicios de inteligencia de EE.UU., los medios progresistas del mundo reconocieron, al contrario, los servicios que rindió a la humanidad, como verdadero patriota norteamericano, al haber desenmascarado una organización que llevo hasta extremos nunca vistos el uso de la violencia por una gran potencia contemporánea.

Una potencia que protege a un terrorista como el cubanoamericano Luis Posada Carriles mientras mantiene encarcelados en condiciones infrahumanas a los antiterroristas cubanos que intentaban contrarrestar sus planes.

Cuando el mundo entero se escandaliza con las torturas infligidas en Guantánamo y en toda una red de centros de interrogatorio conformada por la CIA en el mundo entero, cuando descubre, ¿qué pensará el agente de la CIA que se sumó a la organización con la ilusión de defender a su país?

Contratado por la CIA como analista de las informaciones robadas en el mundo entero con su maquinaria infernal de ciberespionaje construida, Edward Snowden, se habrá dado cuenta, como Philip Agee, que debía renunciar a las ventajas que procura un empleo de funcionario federal norteamericano, para sumarse a la lucha de los miles de millones de seres humanos que, armados con la sola fuerza de sus convicciones, creen que un mundo mejor es posible.

 

http://www.cubadebate.cu/

Cuba: “Epigramas del bloguero valiente”

images_thumb[4]

Por: El otro duende

Yo quiero ser un bloguero valiente
para que de vez en cuando me elogie El Yuma Ted Henken

Yo quiero ser un bloguero temible
y ganarme la visa que da Conrad Tribble

Voy observar muy críticamente todo lo que hace
el gobierno cubano para que no se pase
y si alguien se atreve a cuestionar mi actuación
recibirá ultimátum breve para su contrición

Intentaré escribir de lo que no sé
y ganarme una mención de la BBC

Y si voy a quejarme, cuando mi llanto suba
prometo enviarlo a Diario de Cuba

Todo cubano será mongonauta
con el chiste fácil marcaré la pauta

¿Quién ha visto un bloguero hablando de Siria?
si alguien me recuerda que compartimos la lista,
esa que integramos países terroristas
mi respuesta es simple: le diré oficialista

Desterremos por siempre palabras malditas
“imperialismo”, “trabajadores”, “clase”… las proclamaré proscritas

Si ya apareció el cable que anduvo perdido
ahora atacaré la prensa, cuestionaré al Partido

Qué valiente soy
yo mismo me asombro
Más que blogosfera yo quiero autobombo

TOMADO de http://www.cubano1erplano.com/

Actualizaciones en Cuba del Código Penal

25ypc-justicia-penalLa Habana, 25 jun (AIN) Cuba actualizó su Código Penal y Ley de Procedimiento Penal, con lo cual procura mayor efectividad y eficacia en la prevención y el enfrentamiento al delito, según destacó hoy una emisión extraordinaria de la Gaceta Oficial de la República.

El texto refiere entre los cambios en el Código Penal, que entrará en vigor el primero de octubre venidero, la facultad de imponer al infractor una multa administrativa, siempre que en la comisión del hecho se evidencie escasa peligrosidad social y la sanción por un delito no exceda los tres años o multa de hasta mil cuotas, o ambas.

Aclara que para ello siempre se requerirá la aprobación del Fiscal.

Otra modificación indica que cuando el tribunal considere la sanción “excesivamente severa”, aunque esté en el límite mínimo fijado por la ley, “podrá excepcionalmente adecuarla dentro del marco previsto para la modalidad básica del propio delito”.

También contempla que quienes sufran repentinamente de enajenación mental, se le suspenderá la ejecución de la sanción, y se decretará su internamiento en un hospital psiquiátrico.

Agrega que cuando una persona se halle extinguiendo dos o más sanciones de privación de libertad, por no habérsele impuesto oportunamente una sanción única por cualquier circunstancia, el Tribunal Provincial Popular del territorio donde se encuentre cumpliendo reclamará los antecedentes pertinentes de las causas por las que fue sancionada y procederá a aplicar la sanción conjunta.

Con el número 310 este Decreto-ley, modificativo del Código Penal y de la Ley de Procedimiento Penal, aparece firmado por Raúl Castro Ruz, Presidente del Consejo de Estado.

Según lo publicado en la Gaceta Oficial, esta actualización impostergable contribuye a la aplicación más coherente de la política trazada por el Estado, y responde a la situación actual de las manifestaciones delictivas y a los cambios que han tenido lugar en el ámbito económico y social del país.

A %d blogueros les gusta esto: