EEUU ¿Y qué de ese famoso sueño americano del que tanto se ha hablado?

Por Lázaro Fariñas*

Prensa Asociada, AP por sus siglas en inglés, la agencia cablegráfica de  prensa más importante de los Estados Unidos, acaba de publicar los resultados de una encuesta que  han  llevado a cabo diferentes académicos norteamericanos sobre lo que  ha estado pasando en la economía de los ciudadanos  de este país. Los académicos han hecho el estudio exclusivamente para esta agencia periodística.  Los datos que aportan sobre la economía, la diferencia entre pobres y ricos, y la pérdida de trabajos industriales bien remunerados en este país son sumamente interesantes.
 
Según lo encontrado por los investigadores, 4 de cada 5 adultos norteamericanos están luchando contra el posible desempleo, contra caer en la pobreza, y la casi segura posibilidad de tener que depender de los programas sociales en alguna parte de sus vidas. Curioso, ¿verdad? ¿Y qué de ese famoso sueño americano del que tanto se ha hablado?  Es triste, es verdaderamente triste que el pueblo de este país se haya tenido que enfrentar con una realidad tan espantosa. 
 
Desde que conozco este país, siempre he oído maravillas del mismo. Los relatos siempre eran los mismos: En los Estados Unidos todo es posible; el que lucha llega y el que llega triunfa, se decía. Desde muy chiquito, allá en Cuba, oía cuentos maravillosos de cómo era posible alcanzar todo en este país. Siempre había oído decir que este era el lugar de las oportunidades, donde, con el sudor de la frente, se llegaba a tener todo tipo de bienestar material, como casas, automóviles, yates, y todo lo que uno se pudiera imaginar. Aparentemente, si nos leemos en detalle todo lo que ha encontrado este estudio, el famoso “sueño americano”, en vez de sueño, es una pesadilla.
 
La verdad es que en los Estados Unidos se pueden adquirir muchísimas cosas materiales. Esta sociedad está muy bien diseñada para hacerles la vida fácil a los ciudadanos a la hora de adquirir cosas. Como el consumo aquí es una filosofía de vida, casi se puede afirmar que en este país se vive para eso. Desde que se nace, hasta que se muere, el consumo es una parte integral de esta sociedad. No por gusto se conoce en el resto del planeta como la reina de las sociedades de consumo. 
 
Si Ud. va a un supermercado de este país, corre el riesgo de caer en un ataque de ansiedad al ver la variedad de formas del mismo producto. Un anaquel se le puede convertir en un campo de batalla imaginario. El problema se agrava y crea crisis, cuando Ud., en una sociedad de este tipo, no tiene recursos para adquirir los productos que se le ofertan.  O sea, cuando “hay, pero no le tocan”, cuando algunos pueden adquirir cosas y otros no.
 
De acuerdo con lo que publica la AP,  la globalización de la economía del país, el cada vez más creciente espacio entre los ricos y los pobres y la pérdida de trabajos bien remunerados han sido los culpables para  esta situación, en la que algunos pueden adquirir y otros no. Hasta hace poco, los que estaban en desventaja eran los afroamericanos y los latinoamericanos, ahora, lo curioso es que los llamados blancos norteamericanos están pasando por las mismas inseguridades económicas que el resto de la población.
 
El 79 por ciento de todas las razas que aquí conviven pasan por esas inseguridades económicas, según esta encuesta de la AP. El 15 por ciento de los habitantes de este país, más de 46 millones, vive en la pobreza. Más de 19 millones de norteamericanos blancos están viviendo por debajo del nivel de pobreza.
 
Según ha salido a relucir en este estudio de la AP, desde el año 2000, el número entre los trabajadores de la raza blanca ha estado creciendo a una velocidad mayor que entre los trabajadores de otras razas.
 
Muy llamativo es el dato de que el por ciento de los niños de la raza negra viviendo en barrios mayoritariamente pobres ha bajado en vez de haber subido y de que es mayor el número de negros viviendo en barrios habitados mayoritariamente por blancos. Tal parece que la riqueza, más que las diferencias raciales, están marcando poco a poco, pero cada vez más, las diferencias sociales en la sociedad norteamericana.
 
Lo que acaba de publicar Prensa Asociada es de una tremenda importancia para comprender los cambios que se están llevando a cabo dentro de la sociedad norteamericana. El consumo seguirá siendo la meta de esta sociedad, pero parece ser que la discriminación racial, paulatinamente, va dejando de tener importancia ante la discriminación económica.
 

*Periodista cubano residente en EE.UU.

http://moncadalectores.blogspot.com/

Cuba: Respuesta al sitio Café Fuerte

 Fragmento de la portada del libro Caen los velos Ileana Ros-Lehtinen de Nicanor León Cotayo

Fragmento de la portada del libro Caen los velos Ileana Ros-Lehtinen de Nicanor León Cotayo

Leía este domingo diversos materiales periodísticos cuando me llegó, procedente de Miami, un artículo del sitio Café Fuerte, de conocido sello ultraderechista, firmado por Daniel Benitez.
Al parecer, en un sector de Miami duele mi libro Caen los velos, Ileana Ros-Lehtinen.Leía este domingo diversos materiales periodísticos cuando me llegó, procedente de esa ciudad, un artículo del sitio Café Fuerte, de conocido sello ultraderechista, firmado por Daniel Benitez.

Su título: “Cuba lanza libro de insultos contra la congresista Ileana Ros-Lehtinen”.

Así, por hábito, interpretan y venden a su manera los hechos, pues ningún verdadero profesional del ramo, al margen de nóminas oficiales, negaría la gran carga de objetividad que flota en sus páginas.

Con ello, más que ofender al autor, lo hacen a los muchos que con sus criterios ayudaron a conformar una obra en la que, a pesar de todo, no olvidé que desenmascaraba a una mujer.

Entre las opiniones que incluí está la de Hillary Clinton, entonces Secretaria de Estado, y cuya carta a Ileana, aún en medio del lenguaje diplomático, la desnuda como una persona fanática y primitiva.

Esto me hace comprender aún mejor el caso de periodistas de Miami que vendieron su alma al Diablo para tergiversar el proceder de los cinco antiterroristas cubanos juzgados allí.

La defensa a su Ileana del sitio Café Fuerte esta poblada de lugares vulnerables, pero baste citar algunos que también demuestran la cruda orfandad de sus argumentos.

Uno de ellos, que el libro de la “propaganda oficial” está destinado a desacreditar a la primera mujer hispana que llegó al Congreso de Estados Unidos.

Les faltó un detalle. Recordar que en su campaña electoral de 1989, para ocupar ese escaño, ella incluyó en su programa político lograr  la liberación del terrorista Orlando Bosch Avila, preso y amenazado con la expulsión del suelo estadounidense por ser un bandido de esa catadura.

La agencia británica Reuters dijo que Ileana era uno de los escudos de Bosch, y el 4 de agosto de aquel año un cable de UPI afirmó que las acusaciones formuladas en su contra incluían 1700 páginas entregadas por la CIA a juristas que participaban en el juicio.

Unos meses después, el 17 de julio de 1990, el gobierno republicano de George Bush (padre) le concedió libertad y abrigo a quien, junto a otras iniquidades, fue coautor de la voladura en pleno vuelo de un avión civil cubano con 73 personas a bordo, todas destrozadas.

El 8 de mayo de 2003, Ileana defendió a otro terrorista igualmente muy próximo a su círculo familiar, Luis Posada Carriles, implicado junto a Bosch en el sabotaje a la aeronave de pasajeros frente a la isla de Barbados.

Más tarde autoridades de Panamá le descubrieron la intención, y  por ello le detuvieron, de volar en pedazos un local de la universidad nacional  donde hablaría Fidel Castro y le escucharían miles de alumnos.

Fue entonces cuando Ros-Lehtinen le hizo llegar una carta a la presidenta panameña, Mireya Moscoso, donde escribió: “le pedimos con respeto que perdone a Luis Posada Carriles”.

El 21 de abril de 2010, The Miami Herald reveló que ella pedía dinero a cambio de favores que brindaba a través de sus gestiones en la Cámara de Representantes.

Sarah Dufendach, vicepresidenta de asuntos legislativos de Common Cause (un lobby independiente del Congreso para vigilar la ética) declaró al Herald: “Ileana está usando su acceso e influencia como una forma de recaudar dinero…”

El 13 de marzo de 2006, la publicación Roll Call reveló que esa congresista fue investigada por el Departamento de Justicia sobre el famoso caso Abramoff, porque ese cabildero-estafador, muy ligado a ella, había arrastrado a varios legisladores a participar en sus corruptas maquinaciones.

Por ahora basta, aunque tengo en archivo mucho más. No escribí, como dijo Café Fuerte, un libro de insultos hacia la congresista Ileana Ros-Lehtinen,, prefiero, como regla, más que calificar, demostrar.

http://www.cubasi.cu/

A %d blogueros les gusta esto: