Un zoológico “disfrazaba” a perros de leones y a ratas como reptiles

ziikigucf-660x330
Un zoológico chino ha suscitado enfado y denuncias en China al descubrirse que cobraba 15 yuanes (unos 2,45 dólares) por ver unos supuestos leones que en realidad eran perros “disfrazados” y también presuntos reptiles exóticos que sólo eran ratas, informaron hoy los medios de comunicación chinos.

El zoológico, ubicado en la ciudad de Luohe de la provincia central china de Henan, mostraba como sus principales atracciones a “leones africanos” que eran mastines tibetanos.

“El zoológico nos está engañando. Está tratando de mostrar a los perros como leones”, se quejó una visitante que llevó a su hijo de seis años al zoo y comprobó con sorpresa que los supuestos felinos ladraban.

Un empleado explicó que los leones habían sido enviados a otro zoológico para que se apareen, mientras que otro disculpó la presencia de los perros explicando que los canes se criaban junto a los reyes de la selva.

La Comisión de Desarrollo y Reforma de Luohe señaló que el zoológico, ubicado en el Parque del Pueblo, nunca recibió licencia para operar, ni para cobrar por la entrada a sus instalaciones.

El administrador del parque, Yu Hua, indicó por su parte que el zoológico está siendo gestionado por una empresa privada que sólo ganaba lo suficiente para cubrir los salarios de sus empleados, y prometió “corregir” los letreros de las jaulas.

En 2010 el Ministerio de Vivienda y Desarrollo Rural y Urbano emitió un documento prohibiendo la operación privada de zoológicos, aunque no especificó las penalidades que impondría a quienes infrinjan la norma.

http://globovision.com/

Tratados más de 98 mil pacientes venezolanos con Heberprot-P

Por: Iris de Armas Padrino

FOTO: Roberto Suárez

FOTO: Roberto Suárez

La Habana, 15 ago (AIN) Unos 98 mil 370 venezolanos acogidos al Programa de Atención Integral al Paciente con úlcera del pie diabético, han sido beneficiados con el uso del Heberprot-P, en los cinco años de aplicado en la República Bolivariana de Venezuela.

Fuentes del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), institución cubana que desarrolló este producto líder en el mundo para esa dolencia, informaron a la AIN que ello ha permitido evitar la amputación mayor de una de sus extremidades inferiores en más de 40 mil personas.

También se ha logrado una significativa disminución del tiempo de curación de las úlceras, y de las estadías hospitalarias de los pacientes de esa nación suramericana.

Además, han sido reincorporados más tempranamente a su vida laboral y social, y se estima un ahorro de 600 millones de dólares a la sociedad venezolana.

Denominado “Buen vivir para el paciente diabético”, este quinto aniversario, el próximo 18 de agosto, será recordado como el día en que comenzó a materializarse la práctica de la humana iniciativa, promovida por el Comandante Hugo Chávez y el líder de la Revolución cubana Fidel Castro.

Ese programa fue concebido para prevenir consecuencias de las complicaciones de una enfermedad convertida en pandemia, y con el novedoso producto biotecnológico del CIGB y el Instituto de Angiología y Cirugía Vascular se han favorecido a más de 200 mil habitantes de Cuba y el mundo, destacan expertos de esa primera institución.

El Convenio Integral de Cooperación Cuba – Venezuela, suscrito por ambos Estados el 30 de octubre de 2000, propició la implementación del proyecto, que en la nación antillana posee 348 centros asistenciales y más de mil profesionales capacitados para brindar la terapia con el fármaco mediante el uso de tecnologías avanzadas.

Además de los 18 países a los que Cuba ha otorgado ya la licencia para el uso del producto, incluido Venezuela, otros como Rusia, Brasil y China manifiestan su interés por el Heberprot-P, capaz de estimular el crecimiento de los tejidos y revertir lesiones agudas en los pies de pacientes diabéticos.

Cuba: Periodista cubano aboga por transparencia en Serie del Caribe

cuba-jantoniomtenzosaba (PL) El destacado escritor, crítico y ensayista cubano Juan Antonio Martínez de Osaba aboga hoy por la transparencia en el análisis por las Grandes Ligas estadounidenses de la reinserción de Cuba a la Serie del Caribe de Béisbol.

 

Pese a la existencia de un acápite en los Estatutos de la Confederación de Países del Béisbol Profesional del Caribe (CBPC) que indica que: “Ninguna liga de cualquier país puede estar representada en el organismo si su categoría no es profesional, Martínez de Osaba asegura que el béisbol es una forma de unir a nuestros pueblos a través del deporte.

En cuanto al carácter competitivo, no es el mejor medidor porque son pocos encuentros en los cuales es difícil apreciar la calidad, pero sí, es una forma de unir a nuestros pueblos, con diferencias que en un tiempo parecían irreconciliables y hoy reaparecen con aires de moderación y necesario acercamiento, así como tantas otras formas de coexistencia pacífica, comenta Martínez de Osaba en el sitio digital Cubadebate.

Según el profesor titular y consultante universitario de la Facultad de Cultura Física y Deportes “Nancy Uranga Romagoza”, de la provincia de Pinar del Río, la Serie del Caribe de Béisbol es una competencia de la cual Cuba es fundadora y a la que ayudó a instaurar y a prestigiar con el accionar de sus jugadores.

Cuenta que en 1947 La Liga Profesional cubana, por intermedio de Julio Sanguily, principal accionista del club Almendares; y George Trautman, Comisionado de las Ligas Menores estadounidenses, firmaron el llamado Pacto de 1947.

Dicho acuerdo permitía que peloteros de aquel país tuvieran protagonismo en la isla, y jugadores cubanos lo hicieran en la de Estados Unidos, incluidas las Grandes Ligas, y tenía como objetivo principal captar y preparar a los jóvenes talentos de este hemisferio para las Mayores.

Poco después -señala el también promotor cultural-, igual suerte corrieron los demás países del Caribe como Venezuela, Puerto Rico y Panamá, lo que trajo como resultado, a instancias de Cuba, el surgimiento de la CBPC.

De allí surgió la idea de fundar las Series del Caribe, un hecho que se materializó del 20 al 25 de febrero de 1949, en el Gran Stadium de La Habana, con la presencia de equipos campeones de cada país como el Mayagüez, de Puerto Rico; Cervecería de Caracas, de Venezuela; Spur Cola, de Panamá; y Almendares por los anfitriones.

Hasta 1960 -recuerda Martínez de Osaba- Cuba participó en todas las ediciones de las Series del Caribe con siete titulos, pues para la de 1961 fue despojada de su organización, según el entonces comisionado de Grandes Ligas, Ford Fricks, por falta de garantías y seguridad para los jugadores.

La medida se tomó por los hechos ocurridos durante un partido de exhibición en el estadio del Cerro entre los Cuban Sugar Kings y el Alas Rojas de Rochester, de la Liga Internacional (triple A) que se fue a extrainnings y en el cual varios aficionados hicieron disparos al aire cuando llegaron las 12 de la noche para recordar el ataque al Cuartel Moncada por un grupo de patriotas dirigidos por el entonces abogado Fidel Castro Ruz.

Bajo ese pretexto, bien aprovechado, se prohibió al campeón Cienfuegos jugar en su propio patio, pero la solidaridad de los venezolanos, al rechazar la sede dio al traste con el evento, y Cuba salió con la frente alta de esas competencias, a las que no ha regresado desde hace cincuenta y tres largos años, reafirmó el escritor.

Luego de varios intentos, asegura, ha sido reclamada la reincorporación de Cuba y este año pareció llegar la oportunidad cuando llegaron a un acuerdo la Federación Cubana y la Confederación de Béisbol Profesional del Caribe, pero nuevamente reaparecieron añejos aires intervencionistas del Pacto de 1947, y las Grandes Ligas se ha interpuesto, apegadas a la denominada Ley Helms-Burton, que prohíbe al Departamento del Tesoro hacer erogaciones financieras a nuestro país.

Es así, asevera Martínez de Osaba, como se determinó unilateralmente la negativa, algo que parecía superado después de la participación cubana en los tres primeros Clásicos Mundiales.

Algunos ilusos piensan, agrega, que en las riendas de organizaciones tan rentables como las deportivas, hay átomos de independencia. Y es ahí donde yerran. La buena fe suele chocar contra los intereses y, en mayor medida en este caso, con la política.

¿Qué sucederá? ¿Recibirán el beneplácito del gobierno norteamericano? ¿Se abrirán las viejas y nuevas alamedas? ¿Triunfará el bien sobre el mal? ¿Serán capaces los federativos de esa entidad de enfrentarse al Gigante de las Siete Leguas?, pregunta el reconocido escritor.

http://www.prensa-latina.cu/

¿Regresan los españoles a Cuba?

El actor español Willy Toledo asegura que en La Habana “he encontrado la ciudad más hermosa del mundo para pasear y la más segura de todas las que conozco con diferencia”. (Foto: Raquel Pérez)

El actor español Willy Toledo asegura que en La Habana “he encontrado la ciudad más hermosa del mundo para pasear y la más segura de todas las que conozco con diferencia”. (Foto: Raquel Pérez)

FERNANDO RASVBERG / BBC

“Cada vez que defendía a la Revolución cubana me respondían: si tanto te gusta por qué no te vas a vivir allí”, me cuenta el actor español Willy Toledo y agrega: “ahora que me mudé para Cuba están más histéricos porque se quedaron sin discurso”.

A pesar de que algunos periódicos españoles aseguran que habita en una mansión, lo cierto es que vive en un barrio de cubanos, en un modesto apartamento alquilado al que no le vendrían mal algunos muebles más y una mano de pintura.

“No necesito más. Tengo mi cama, mi cocina y mi baño, y mis libros y con eso voy tirando, no echo de menos cosas materiales. A la gente sí, y a mi ciudad. Yo he nacido y vivido en Madrid toda mi vida y le tengo mucho cariño a pesar de que se haya convertido en una ciudad bastante invivible”.

130815114644_turistas_304x171_reuters

La derecha española lo acusa de tener privilegios sobre los cubanos, pero lo cierto es que también en su país vivía mejor que la mayoría porque nació en una familia acomodada y además ganó mucho como actor. “Claro que entonces nadie me lo cuestionaba”, me dice con una sonrisa.

Reconoce que en Cuba tener dinero puede abrir ciertas puertas y dar acceso a algunas comodidades pero no a todas. Vuelve a reír cuando me cuenta que, “te puedes pasar días buscando una sartén y no la encuentras por muchos euros que tengas”.

Se siente mejor en esta Cuba que en la del turista. “Me está gustando mucho más vivir La Habana en el día a día, ir al cine, al teatro, a conciertos, a comer a casa de gentes. (Ahora) tengo tiempo para leer, que en Madrid no lo tenía y me lo estoy leyendo todo”.

Le recuerdo que su ciudad es “la capital de la marcha” y le pregunto cómo se adapta a la tranquilidad de Cuba. Me responde que ahora sus juergas se reducen a comprar de vez en cuando una botellita e “ir a casa de un amigo o al malecón a hacer botellón”.

Además en La Habana “hay mucha vida, todos los días hay cosas que hacer. Echo de menos una Guía del Ocio, como allá en Madrid, (…) pero al final siempre me entero, de hecho no tengo tiempo para ir a todas las cosas que me gustaría”.

Para Willy Toledo “los cubanos son los más parecidos a los españoles, en la manera de hablar, en el sentido del humor, en la manera de relacionarse”. (Foto: Raquel Pérez)

Para Willy Toledo “los cubanos son los más parecidos a los españoles, en la
manera de hablar, en el sentido del humor, en la manera de relacionarse”.
(Foto: Raquel Pérez)

Al parecer no le está costando integrarse, en realidad “es bastante fácil, yo he viajado por todo Latinoamérica (…) y creo que los cubanos son los más parecidos a los españoles, en la manera de hablar, en el sentido del humor, en la manera de relacionarse”.

Visita poco La Habana Vieja porque lo tratan como a un turista, pero “me encanta ir al puestecito de al lado de mi apartamento a tomarme un juguito por la mañana y al de en frente para comerme un pan con tortilla o sentarme en las terrazas donde se sientan los cubanos”.

Me asegura que ni siquiera tiene problemas con la cocina nacional, “a mí me gusta mucho la comida criolla, siempre me ha gustado, no solo la cubana, sino la de todo el caribe. Lo que más me gusta es el arroz con lo cual aquí voy sobrado… ja, ja”.

Más allá de sus conocidas simpatías por la Revolución Cubana, el actor confiesa que ha descubierto el encanto de La Habana. “Aquí he encontrado la ciudad más hermosa del mundo para pasear y la más segura de todas las que conozco con diferencia”.

Willy puede ser el más famoso pero no es el único europeo que emigra a Cuba. A pocas cuadras de donde vivo llegó otro, casado con una cubana. Acaban de comprar una casita con el dinero de la venta de un negocio que apenas les daba para sobrevivir.

Años atrás su esposa había obtenido la residencia en la “Madre Patria” por estar casada con un español. Paradójicamente ahora es él quien aprovecha su matrimonio para residir en la isla, donde puede vivir mejor con mucho menos dinero.

Hace apenas unos días estuve almorzando raviolis caseros con un italiano cuya esposa cubana se repatrió para pasar en la isla la crisis europea. Aprovechando las reformas, planean crear una cooperativa para vender pastas frescas en La Habana.

Pero lograr la residencia en Cuba no es nada fácil, el inmigrante debe estar casado con alguien de nacionalidad cubana o ser contratado por una empresa que opere en la isla y, aun así, muchos vivimos por décadas con un permiso temporal que se debe renovar cada año.

A %d blogueros les gusta esto: