Cuba: Periodista cubano aboga por transparencia en Serie del Caribe

cuba-jantoniomtenzosaba (PL) El destacado escritor, crítico y ensayista cubano Juan Antonio Martínez de Osaba aboga hoy por la transparencia en el análisis por las Grandes Ligas estadounidenses de la reinserción de Cuba a la Serie del Caribe de Béisbol.

 

Pese a la existencia de un acápite en los Estatutos de la Confederación de Países del Béisbol Profesional del Caribe (CBPC) que indica que: “Ninguna liga de cualquier país puede estar representada en el organismo si su categoría no es profesional, Martínez de Osaba asegura que el béisbol es una forma de unir a nuestros pueblos a través del deporte.

En cuanto al carácter competitivo, no es el mejor medidor porque son pocos encuentros en los cuales es difícil apreciar la calidad, pero sí, es una forma de unir a nuestros pueblos, con diferencias que en un tiempo parecían irreconciliables y hoy reaparecen con aires de moderación y necesario acercamiento, así como tantas otras formas de coexistencia pacífica, comenta Martínez de Osaba en el sitio digital Cubadebate.

Según el profesor titular y consultante universitario de la Facultad de Cultura Física y Deportes “Nancy Uranga Romagoza”, de la provincia de Pinar del Río, la Serie del Caribe de Béisbol es una competencia de la cual Cuba es fundadora y a la que ayudó a instaurar y a prestigiar con el accionar de sus jugadores.

Cuenta que en 1947 La Liga Profesional cubana, por intermedio de Julio Sanguily, principal accionista del club Almendares; y George Trautman, Comisionado de las Ligas Menores estadounidenses, firmaron el llamado Pacto de 1947.

Dicho acuerdo permitía que peloteros de aquel país tuvieran protagonismo en la isla, y jugadores cubanos lo hicieran en la de Estados Unidos, incluidas las Grandes Ligas, y tenía como objetivo principal captar y preparar a los jóvenes talentos de este hemisferio para las Mayores.

Poco después -señala el también promotor cultural-, igual suerte corrieron los demás países del Caribe como Venezuela, Puerto Rico y Panamá, lo que trajo como resultado, a instancias de Cuba, el surgimiento de la CBPC.

De allí surgió la idea de fundar las Series del Caribe, un hecho que se materializó del 20 al 25 de febrero de 1949, en el Gran Stadium de La Habana, con la presencia de equipos campeones de cada país como el Mayagüez, de Puerto Rico; Cervecería de Caracas, de Venezuela; Spur Cola, de Panamá; y Almendares por los anfitriones.

Hasta 1960 -recuerda Martínez de Osaba- Cuba participó en todas las ediciones de las Series del Caribe con siete titulos, pues para la de 1961 fue despojada de su organización, según el entonces comisionado de Grandes Ligas, Ford Fricks, por falta de garantías y seguridad para los jugadores.

La medida se tomó por los hechos ocurridos durante un partido de exhibición en el estadio del Cerro entre los Cuban Sugar Kings y el Alas Rojas de Rochester, de la Liga Internacional (triple A) que se fue a extrainnings y en el cual varios aficionados hicieron disparos al aire cuando llegaron las 12 de la noche para recordar el ataque al Cuartel Moncada por un grupo de patriotas dirigidos por el entonces abogado Fidel Castro Ruz.

Bajo ese pretexto, bien aprovechado, se prohibió al campeón Cienfuegos jugar en su propio patio, pero la solidaridad de los venezolanos, al rechazar la sede dio al traste con el evento, y Cuba salió con la frente alta de esas competencias, a las que no ha regresado desde hace cincuenta y tres largos años, reafirmó el escritor.

Luego de varios intentos, asegura, ha sido reclamada la reincorporación de Cuba y este año pareció llegar la oportunidad cuando llegaron a un acuerdo la Federación Cubana y la Confederación de Béisbol Profesional del Caribe, pero nuevamente reaparecieron añejos aires intervencionistas del Pacto de 1947, y las Grandes Ligas se ha interpuesto, apegadas a la denominada Ley Helms-Burton, que prohíbe al Departamento del Tesoro hacer erogaciones financieras a nuestro país.

Es así, asevera Martínez de Osaba, como se determinó unilateralmente la negativa, algo que parecía superado después de la participación cubana en los tres primeros Clásicos Mundiales.

Algunos ilusos piensan, agrega, que en las riendas de organizaciones tan rentables como las deportivas, hay átomos de independencia. Y es ahí donde yerran. La buena fe suele chocar contra los intereses y, en mayor medida en este caso, con la política.

¿Qué sucederá? ¿Recibirán el beneplácito del gobierno norteamericano? ¿Se abrirán las viejas y nuevas alamedas? ¿Triunfará el bien sobre el mal? ¿Serán capaces los federativos de esa entidad de enfrentarse al Gigante de las Siete Leguas?, pregunta el reconocido escritor.

http://www.prensa-latina.cu/

Anuncios

Acerca de Cubanito en Cuba
Cubano residente en La Habana Cuba. La verdad por delante de todo.

COMENTARIOS

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: