“A la prensa no le puede temblar la mano para enjuiciar los problemas”: Entrevista al Presidente de la UPEC

El blog de La Polilla Cubana

PorMaría del Carmen Ramón

El presidente de la UPEC, Antonio Moltó, conversa en exclusiva con Cubahora sobre su vida profesional, los desafíos al frente de la organización y el futuro del periodismo cubano…

El nuevo presidente de la Unión de Periodistas de Cuba es un ser humano increíble y un periodista crítico y propositivo. De joven soñaba con andar entre nubes piloteando aviones como el escritor francés Antoine de Saint Exupery; pero dedicó su vida a creer en las ideas que tanto repetía el Principito, y por eso hoy es amante de eso “esencial que es invisible a los ojos”.

Cree, como Martí, en la utilidad de la virtud, y por eso repite a cada rato que se divierte trabajando y que como periodista se siente un pelotero del equipo Cuba, con la misión de representar a todo un país.

“No hay nada más cercano al médico, al maestro…

Ver la entrada original 2.624 palabras más

A causa del calentamiento global están aumentando las enfermedades respiratorias

Confieso que fue hace apenas 15 años que comencé a interiorizar verdaderamente la gravedad de aquellas primeras tímidas advertencias que hacían los climatólogos de que nos amenazaba un cambio de clima causado por el calentamiento global, a su vez provocado por los gases de efecto invernadero con que el hombre ha estado agrediendo a la naturaleza.

LOS FENÓMENOS METEOROLÓGICOS EXTREMOS OCURREN CADA VEZ CON MAYOR FRECUENCIA, COMO CONSECUENCIA DEL CAMBIO CLIMÁTICO. UN EJEMPLO DE ELLO FUE EL VÓRTICE POLAR QUE AFECTÓ A ESTADOS UNIDOS Y CANADÁ EN LA PASADA SEMANA, CON TEMPERATURAS TAN BAJAS QUE SE CONGELARON LAS CATARATAS DEL NIÁGARA.

LOS FENÓMENOS METEOROLÓGICOS EXTREMOS OCURREN CADA VEZ CON MAYOR FRECUENCIA, COMO CONSECUENCIA DEL CAMBIO CLIMÁTICO. UN EJEMPLO DE ELLO FUE EL VÓRTICE POLAR QUE AFECTÓ A ESTADOS UNIDOS Y CANADÁ EN LA PASADA SEMANA, CON TEMPERATURAS TAN BAJAS QUE SE CONGELARON LAS CATARATAS DEL NIÁGARA.

Pero aquella alarma apenas me llevaba a sentir compasión por las generaciones futuras que tendrían que encarar tan grave problema.

Los hechos demuestran que la humanidad no fue capaz de valorar a tiempo, ni siquiera ha valorado bien aún, una amenaza para su propia supervivencia que ya ha dejado de ser perspectiva para convertirse en trágica actualidad.

En apoyo a los llamados de los climatólogos, personalidades de importantes responsabilidades políticas y estatales, como líder histórico de la Revolución Cubana Fidel Castro y el excandidato presidencial y exvicepresidente estadounidense Al Gore, entre otras celebridades en el campo de la política, han mostrado sensibilidad ante la gravedad del tema y han contribuido a extender una alerta que quizás sea ya tardía.

Otros prestigiosos expertos en los más diversos campos del saber, también han pronunciado impresionantes llamados sobre este asunto que toca las fibras emotivas hasta del más insensible.

Según ha advertido la Organización Mundial de la Salud, a causa del calentamiento global están aumentando las enfermedades respiratorias, al igual que las diarreas y los problemas de piel por el impacto solar. Las temperaturas son más extremas, hay más sequías, más tormentas, más olas de calor, más inundaciones y huracanes que causan pérdidas de vidas humanas y la desaparición de especies animales y vegetales.

La deforestación hace desaparecer cada año millones de hectáreas de bosques, la erosión arrastra la capa vegetal y degrada otros millones de hectáreas de tierras que una vez fueron fértiles, y la desertificación se extiende por aún más millones de hectáreas de suelos.

La extinción de muchas especies de fauna y flora afecta gravemente la biodiversidad, mientras la contaminación del agua de los ríos y los mares, así como la del aire, amenazan la supervivencia de poblaciones, países y regiones.

Los países del norte opulento, al imponer a los países llamados “en vías de desarrollo” su escala de valores, su sistema económico y sus formas de gobierno, les contaminan también sus hábitos consumistas depredadores de la naturaleza.

Algunos consorcios petroleros parecen celebrar incluso la fusión del casquete de hielo polar porque, dicen, reducirá el costo de la extracción del petróleo que yace bajo el Océano Ártico.

El aumento de la temperatura terrestre tiene un efecto directo en la subida del nivel de los océanos y el acceso de la población mundial al agua potable. Los especialistas advierten que, con apenas un grado más, se fundirá el hielo de los pequeños glaciares; con dos grados, entre el 20 y el 30% de la población del Mediterráneo y el Sur de África tendría problemas de suministro de agua potable, y con cinco grados más se produciría la desaparición de países enteros.

Se pronostica que los muchos millones de habitantes de estos países cuyo territorio quedará bajo las aguas intentarán moverse a otros países… , donde no serán bien recibidos. Ello provocará muchas guerras en todo el planeta.

Gigantescas ciudades como Londres, Nueva York, Hong Kong, Tokio, Buenos Aires y El Cairo quedarían debajo del mar. La agricultura y las cosechas también sufrirían las consecuencias del calentamiento global.

Las tierras de cultivo de África se verían muy afectadas con tan solo el aumento de dos grados, y tres grados más harían que 500 millones de personas queden sometidas a hambrunas por la sequía.

Pero la humanidad no puede declararse simplemente derrotada ante la magnitud del desastre que la amenaza. Si se lograra disminuir la demanda de bienes y servicios que son emisores intensivos de dióxido de carbono para reducir por esa vía los efectos del calentamiento global; si se promovieran tecnologías limpias y eficaces para la generación y consumo de electricidad, calefacción y en el transporte; si se frenara la deforestación y se insertaran políticas a favor del medio ambiente en las estrategias internacionales de desarrollo, no todo estaría perdido.

Naturalmente, la cura efectiva de estos males tendría que pasar por un cambio en el modo y las relaciones de producción. Una sociedad ambientalmente sustentable, ecológica y solidaria es definitivamente incompatible con el capitalismo.

Todo lo que a corto y mediano plazo pueda hacer la humanidad a estas alturas tendrá un efecto atenuante, pero hay que hacerlo.

El Ejército de EE.UU. llevó a cabo experimentos con armas biológicas en Taiwán y en las islas japonesas de Okinawa

Como prueban los documentos, al menos doce veces entre 1961 y 1962 se lanzó el hongo Magnaporthe grisea sobre campos de arroz para ver cómo afectaba a la producción. EE.UU. tenía en mente atacar con armas biológicas lugares como China y el sudeste asiático. Foto: Kyodo.

Como prueban los documentos, al menos doce veces entre 1961 y 1962 se lanzó el hongo Magnaporthe grisea sobre campos de arroz para ver cómo afectaba a la producción. EE.UU. tenía en mente atacar con armas biológicas lugares como China y el sudeste asiático. Foto: Kyodo.

El Ejército de Estados Unidos llevó a cabo experimentos con armas biológicas en Taiwán y en las islas japonesas de Okinawa a principios de la década de los años 60, según unos documentos estadounidenses revelados por la agencia Kyodo.

En las pruebas llevadas a cabo al menos doce veces entre 1961 y 1962, se lanzó el hongo Magnaporthe grisea sobre campos de arroz para ver cómo afectaba a la producción, según los documentos.

El Gobierno estadounidense había revelado con antelación detalles de otros experimentos con armas químicas y biológicas en Puerto Rico, así como en los estados de Hawai y Utah.

El archipiélago de Okinawa, en el sur de Japón, estuvo bajo control de Washington hasta 1972 y en la actualidad alberga a más de la mitad de los cerca de 48.000 soldados que Estados Unidos mantiene en territorio nipón, y un 20 % del suelo de la isla principal de la provincia es terreno militar estadounidense.

Según Kyodo, se cree que EE.UU. tenía en mente atacar lugares como China y el sudeste asiático al desarrollar ese tipo de agentes dañinos para los cultivos de arroz.

EL Gobierno estadounidense puso fin a sus programa de armas químicas y biológicas en 1969.

Los documentos obtenidos por Kyodo mencionan localizaciones como las ciudades de Nago y Siri, ambas en la prefectura de Okinawa, pero se desconoce si los experimentos se llevaron a cabo en el terreno de las bases militares de EE. UU. o en zona civil.

El ejército “arrojó el inóculo en los campos de Okinawa y Taiwán en diferentes cantidades y desde varias distancias para medir el efecto sobre la producción de cultivos”, señala el documento.

Otro documento especifica que “las pruebas sobre el terreno de las enfermedades de cultivos como la roya negra del trigo y el hongo del arroz se llevaron a cabo en diferentes lugares del medio oeste y sur (EE. UU.) y en Okinawa con un éxito parcial en la recopilación de información útil”.

Una planta de arroz afectada por el hongo Magnaporthe (ilustración). / forestryimages.org

Una planta de arroz afectada por el hongo Magnaporthe (ilustración). / forestryimages.org

EE.UU.: La pobreza es sin duda una de las principales lacras de Los Ángeles ( + FOTOS )

Un hombre sin hogar transporta un carrito con sus pertenencias por Los Ángeles (AP)

Un hombre sin hogar transporta un carrito con sus pertenencias por Los Ángeles (AP)

La ciudad del cine, de la tele y de la música se desangra. Los Ángeles, antaño una urbe referente en todo el mundo, vive en una perpetua crisis que está provocando una rápida y brutal decadencia de la que no se vislumbra final. Al menos es la conclusión principal de un estudio elaborado por Los Angeles 2020 Comission, una comisión independiente y privada presidida por Mickey Kantor que cuenta con 12 personas más,líderes de la comunidad que han trabajado voluntariamente en sacar adelante este análisis.

Y sus datos son absolutamente demoledores. La pobreza extrema, el tráfico, el sistema educativo o la crisis de liderazgo son graves problemas que están atenazando el desarrollo de la ciudad de una manera muy preocupante.

[Te puede interesarLa Policía pudo evitar el tiroteo en el aeropuerto de Los Ángeles]

“Los Ángeles apenas se mueve, cuando el resto del mundo marcha hacia delante. Estamos fallando en adaptarnos a las realidades del siglo XXI y nos estamos convirtiendo en una ciudad en declive”, comienza el estudio que ahonda en los errores que está cometiendo la ciudad, anclada en el pasado y viendo impotente el desarrollo de otras ciudades en el país y en el mundo entero.

Una persona sin hogar, sentada en la calle entre sus posesiones en Los Ángeles (AP)

Una persona sin hogar, sentada en la calle entre sus posesiones en Los Ángeles (AP)

La pobreza es sin duda una de las principales lacras de Los Ángeles. La congelación de los salarios y el alto desempleo, rozando el 10% y muy por encima de la media nacional, han provocado que cerca del 40% de la población viva en condiciones complicadas, lejos del lujo y la ostentosidad de la que tantas veces ha presumido a lo largo de los años. A la urbe californiana se la conoce en Estados Unidos como la “ciudad de los sin techo”, ya que tiene a más de un millón de personas en esta situación.

[Relacionado: Brutalidad policial en Los Ángeles contra una mujer que hablaba por el móvil conduciendo]

Pero si es mala la situación social, no se queda atrás la educativa debido al fracaso de las escuelas públicas, que no solo comprometen el presente, sino que dejan el futuro de la ciudad tambaleándose peligrosamente. El informe no duda en señalar que este año Los Ángeles gastará más de 7.000 millones de dólares en educar a 640.000 estudiantes, peropoco más del 60% acabarán graduándose en la escuela superior, una cifra muy por debajo de la media del resto de California.

Problemas de tráfico con unos transportes públicos insuficientes y paralizados, un déficit crónico en los presupuestos con los gastos subiendo anualmente, mientras que los ingresos se mantienen estables, o una grave crisis de liderazgo que se traduce en políticas ineficaces son otros de los factores que hacen temer que a Los Ángeles le espera un sombrío futuro por delante.

Sin embargo, la comisión acaba el informe viéndolo desde una óptica positiva y afirma que “Los Ángeles tiene todos los ingredientes para superar este declive y salir adelante” y publicará un escrito próximamente en el que recomendará varias medidas necesarias para que la ciudad recupere cuanto antes el esplendor perdido.

FuentesLos Angeles 2020 Comission/El País/Los Angeles Times

b2ee5dae-ce69-4869-9c4f-46407edc1e65_AP310408123320

 

Antonio Garcia, que se presenta a sí mismo como un matemático, se asoma en su refugio improvisado de cajas de cartón en Skid Row, Los Ángeles. (AP/Jae. C. Hong)

Antonio Garcia, que se presenta a sí mismo como un matemático, se asoma en su refugio improvisado de cajas de cartón en Skid Row, Los Ángeles. (AP/Jae. C. Hong)

Cesar Solozano, de 60 años, un antiguo 'sin techo' y recuperado de su adicción a las drogas y al alcohol, se ríe mientras espera para cruzar la calle en Skid Row, Los Ángeles. (AP/Jae C. Hong).

Cesar Solozano, de 60 años, un antiguo ‘sin techo’ y recuperado de su adicción a las drogas y al alcohol, se ríe mientras espera para cruzar la calle en Skid Row, Los Ángeles. (AP/Jae C. Hong).

f47c1a53-4ad4-43d4-8ddc-a89d30c1a62b_AP302197961089

Margaret Warrick, una mujer de 55 años sin hogar, se tumba en un banco en la puerta de un patio en Skid Row, Los Ángeles. Prefiere dormir allí porque es más seguro que hacerlo en plena calle. (AP/Jae C. Hong).

Una mujer busca en la pila de basura algo que le resulte de utilidad. (AP/Jae C. Hong).

Una mujer busca en la pila de basura algo que le resulte de utilidad. (AP/Jae C. Hong).

Antoinette Theus, de 45 años y 'sin techo' durante 30 años, bebe un refresco en Los Ángeles. (AP/Jae C. Hong).

Antoinette Theus, de 45 años y ‘sin techo’ durante 30 años, bebe un refresco en Los Ángeles. (AP/Jae C. Hong).

Una mujer sin hogar come una pieza de fruta en la calle, mientras que el reflejo de la pared muestra la figura de otros dos vagabundos. (AP/Jae C. Hong).

Una mujer sin hogar come una pieza de fruta en la calle, mientras que el reflejo de la pared muestra la figura de otros dos vagabundos. (AP/Jae C. Hong).

Una mujer camina por la calle junto a la pared de un refugio para personas sin casa en Skid Row, Los Ángeles. (AP/Jae C. Hong).

Una mujer camina por la calle junto a la pared de un refugio para personas sin casa en Skid Row, Los Ángeles. (AP/Jae C. Hong).

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: