Carta abierta a Tony Ávila de la hija de un héroe cubano

De Irma González Salanueva, hija mayor del Héroe de la República de Cuba René González, uno de los Cinco antiterroristas cubanos, que cumplió más de 13 años de injusta condena en cárceles de Estados Unidos por monitorear a grupos extremistas anticubanos asentados en Miami.

irma

Acabo de ver el fragmento del programa televisivo donde intentaron acusarte de violentar a las ¨Damas de Blanco¨ y no pude evitar recordar el asedio que sufrió mi familia en septiembre de 1998 cuando arrestaron a mi padre.

Aquellos sucesos dejaron en mí una impronta que por tan dolorosa, de ella pocas veces hablo. Sin embargo, al ver tú rostro notablemente sorprendido por un inesperado ataque de ofensas y mentiras no pude evitar vivir una vez más el odio del que una vez fuimos víctimas. Por eso te escribo estas letras.

Yo tenía tan solo 14 años cuando Ninoska Pérez, quien en estos momentos te está llenando de improperios de los cuales es mejor no hacerse eco, llamaba a mi mamá por teléfono para ofenderla.

El FBI acababa prácticamente de llevarse de nuestra casa a su esposo, mi padre, y estábamos solas las dos junto a mi hermanita de 4 meses , sumidas en una gran angustia que se hacía más insoportable cuando sonaba el teléfono y la voz de aquella señora la interrogaba en vivo: ¿Qué se siente al ser la mujer de un espía?.

Luego pintaron en nuestra puerta una hoz y un martillo y esos mismos canales televisivos que hoy te acusan hicieron creer a todos que nosotras éramos las autoras de aquello. Al mismo tiempo que una llamada amenazante intentaba persuadir al jefe de mi mamá para que la despidieran de su trabajo, sin pensar que este era el único sustento de ella y sus dos hijas.

El tramo del parqueo a la corte del Downtown de Miami, donde tendría lugar la primera vista legal del caso de mi padre fue de los momentos más tensos y prolongados de mi vida, pues la prensa apenas nos dejaba caminar, violando nuestro espacio y acosándonos con todos tipo de preguntas, mientras yo lo único que quería era llegar de una vez para saber que mi papá estaba bien.

Si imponerse frívola y despiadadamente en la vida de una mujer y dos niñas que acaban de ver como arrestaban violentamente a uno de sus seres queridos, sin importar su sufrimiento no es violencia. ¿Entonces qué lo es?

Si difamar en vivo sobre un detenido, cuyo jurado podría estar entre las personas que escucharon esa emisión, poniéndole a este el nombre de espía y utilizando la vulnerabilidad de sus seres queridos, no es violencia ¿Entonces qué lo es?

Si manipular información y utilizar el chantaje para lograr un fin evidentemente desalmado no es violentar los derechos humanos. ¿Entonces qué lo es?

El “tribunal” del programa Arrebatado, me recuerda mucho a aquellos fiscales que juzgaron a mi padre y a sus hermanos. Nunca necesitaron evidencia para condenarlos, el odio y el poder eran suficiente.

Aquellos señores que trataron de hacerte lo mismo pretendían compensar sus mentiras con vulgaridad y resentimiento. Hiciste bien en marcharte, no se puede razonar con personas que de tan arrogantes se creen que no lo necesitan. ¡Y eso que se dicen defensores de la libertad de expresión! No vi que hicieran pausa suficiente para que pudieses cabalmente ejercer la tuya.

Hoy te tocó a ti ser diana de calumnias y manipulaciones, pero estoy segura de que tu buen ánimo y desbordante humanismo no sentirán mella alguna, pues como suele decir mi papá: “La mierda no deja huella”.

Mi caso es diferente, aquellos actos de agresión dejaron una marca difícil de borrar, pero era apenas una niña y por suerte millones de actos de solidaridad y nobleza, hicieron de mí una persona alegre y optimista.

Soy testigo fiel de que en esa misma ciudad, como mismo hay personas llenas de rencor, hay muchas más llenas de amor y sentido de justicia. Solo lamento que a ellos no hayas podido regalarle tu música.

Estoy segura de que los hubieses conquistado. Desgraciadamente los que intentaron acorralarte les arrebataron ese privilegio, pero es lógico, cuando se tiene el corazón tan corroído no se puede apreciar la importancia espiritual de una obra con tanta luz, lo esencial se les hace acríticamente invisible.

Te preguntaron por el tema Balseros, intentaban claro está, manipular tus versos para satanizarte. Yo les pregunto ¿por qué no te pidieron que cantaras Madre? Si fueran sinceros la respuesta sería evidente, quien componga tan sublime tema, no puede lacerar a mujer alguna.

Regresa a tu Cuba con la cabeza en alto. Tu público que es tan diverso , que viene de aquí y de allá , que vive aquí y en todas partes , sabe que todo eso que de ti dicen es una farsa.

Sigue cantándole a los que te siguen con la integridad y sencillez que te caracteriza y no te lo tomes como asunto personal, esa pequeña guerra que te hicieron ha estado dirigida a muchos hombres dignos. Eso solo demuestra que eres uno de ellos.

Un abrazo,

Irma González Salanueva

26/06/2014

tomado del sitio digital La Joven Cuba 

Silvio Rodríguez y el “asilo en Chile”

silvio-silencio_thumb[2]

Por Silvio Rodríguez.

Estoy aquí en Chile (donde según medios locales ha solicitado asilo, Nota del Editor) muy ansioso porque lleguen las 9 para irme a Ojalá a seguir mezclando y poniendo voces a Amoríos (no es el Ojalá de La Habana, es otro Ojalá que tengo aquí, con la misma gente que el de allá). No sólo me traje Ojalá. Me traje a mi familia, mi casa, mis tres perros, mi gato y mi cotorra.

Me traje mis calles y mis árboles, mis pájaros, mis vecinos, las cabras que pastan en el solar de enfrene, las gallinas que comen de lo que pica el pollo por los alrededores. Me traje La Habana, San Antonio, Jibacoa, Holguín, Nicaro (sé que si agarro la central llego allá). Me traje a los 5, a la preocupación de Tony por un nido de palomas que sólo ve en el instante en que pasa por cierto lugar

Me traje la Revolución cubana. Prepárate Chile, que vamos a empezar de abajo hacia arriba, con una canción dedicada a Miguel Enriquez y otra al Che Guevara. Por ahí nos pasaremos a la otra Patagonia y rumbo norte. Hasta la Bahía de Hudson no paramos. Cuando menos lo esperen los convido a comer arroz frito en en Nuevayol.

Tomado del blog Cubano en Primer Plano

TV Martí miente

El bloqueo de la señal es tan eficaz que no conozco a nadie en Cuba que haya logrado sintonizar alguna vez TV Martí

El bloqueo de la señal es tan eficaz que no conozco a nadie en Cuba que haya logrado sintonizar alguna vez TV Martí

La semana pasada se inició en la isla una campaña para bajar los precios de Internet y de inmediato Radio y TV Martí –medios del gobierno de EEUU que trasmiten propaganda hacia Cuba– anunciaron que utilizarían las redes para enviar sus mensajes.

Dicen que los extremos se tocan y se retroalimentan. La noticia debe de haber puesto muy alegres a quienes, dentro de la isla, buscaban argumentos para frenar la apertura de Internet. Ahora ya pueden negarse apelando legítima defensa.

Radio y TV Martí aseguran que más de 3 millones de personas ven sus programas dentro de la isla, sin sonrojarse afirman que los sigue 1 de cada 4 cubanos. Sus cálculos parecen los de Vivir del cuento, me refiero al más popular programa humorístico nacional.

Yo debo de tener muy mala suerte porque no conozco a nadie que vea Tv Martí. Incluso quienes me han confesado que son consumidores de otras publicaciones del exilio anticastrista, aseguran que nunca han tenido acceso a los programas de esa televisora.

Hasta el opositor Amador Blanco, de la provincia de las Villas, afirmó al periódico El Nuevo Herald de Miami que “nosotros no hemos visto nunca la televisión Martí. Si alguien le dice que se ve, es falso. La audiencia de Radio Martí también es mínima”..

El verdadero protagonista en Cuba

El-PaqueteLo que la gente en Cuba espera realmente cada semana es la nueva edición del “paquete”, una recopilación de películas, series, páginas de internet y documentales que se elabora con materiales bajados de la red o de las antenas satelitales de TV.

El paquete es una iniciativa de los cuentapropistas, los materiales se bajan clandestinamente en aquellos lugares donde hay buen ancho de banda y también en los que copian la programación de las televisoras estadounidenses para emitirla por los canales locales.

Se lo venden a los “paqueteros” y estos conforman un material al que le incluyen videoclips caseros de músicos nacionales y publicidad de los negocios privados que están surgiendo en Cuba. Más tarde lo revenden a cientos de miles de familias cubanas por 1 o 2 dólares.

El fenómeno es tan potente que el gobierno estudia la posibilidad de elaborar una versión “oficial”, controlando los contenidos. Mientras el periódico de la disidencia interna, “14 y ½”, intenta colarse en los “paquetes” para tener difusión informativa.

Pero será difícil que algún “paquetero” acepte incrustar el medio opositor en su edición porque todos saben que en Cuba mezclar los negocios con la disidencia no es rentable, más aún cuando la procedencia de sus insumos es de dudosa legalidad.

Las paradojas de Cuba

A los políticos de uno y otro lado les cuesta entender y aceptar el éxito del “paquete”. Una razón podría ser que no está diseñado siguiendo patrones ideológicos sino teniendo en cuenta los gustos y las necesidades de la gente.

El radicalismo de unos nutre el de los otros. Y, en medio de ellos Cuba, una nación a la que no dejan avanzar al ritmo que podría

El radicalismo de unos nutre el de los otros. Y, en medio de ellos Cuba, una nación a la que no dejan avanzar al ritmo que podría

Es una paradoja que un solo “paquetero”, con una inversión de un par de miles de dólares tenga más difusión que Radio y TV Martí, donde trabajan un centenar de empleados y reciben del gobierno de los EEUU un presupuesto anual de U$D 26,3 millones.

Para justificar semejante gasto necesitan maquillar las magras cifras de audiencia, mientras buscan desesperadamente otras vías de aumentar su influencia, aprovechando cualquier apertura que haya en Cuba llámese teléfonos móviles, internet o redes sociales.

En tanto, en la isla ya se inició una campaña contra quienes desarrollan de forma independiente actividades de Internet. Hay hasta programas de TV que muestran la captura de una red de “peligrosos” informáticos que cometieron el delito de trabajar por cuenta propia.

Así el radicalismo de unos nutre el de los otros. Y, en medio de ellos, una nación a la que no dejan avanzar al ritmo que podría. Como explica la editora de Cubadebate, Rosa Miriam Elizalde, “en un mundo que va a alta velocidad, no podemos seguir con coches de caballo”.

( Tomado de Cartas desde Cuba )

A %d blogueros les gusta esto: