El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon conversó telefónicamente con Raúl Castro

Ban Ki-moon solicita más ayuda internacional para frenar al ébola

Raúl y Ban Ki-moon en La Habana durante la presencia del Secretario General de la ONU en la Cumbre de CELAC. Enero de 2014. Foto: Ricardo López Hevia/Granma

Raúl y Ban Ki-moon en La Habana durante la presencia del Secretario General de la ONU en la Cumbre de CELAC. Enero de 2014. Foto: Ricardo López Hevia/Granma

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, telefoneó en las últimas horas a varios líderes mundiales para solicitar ayuda para los países africanos afectados por el brote de ébola, informó este martes su portavoz.

El jefe de la ONU habló, entre otros, con el presidente cubano Raúl Castro, con el de Estados Unidos, Barack Obama, y el de Francia, François Hollande; así como con el primer ministro británico, David Cameron, y con el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy.

En esas llamadas, el diplomático coreano agradeció a los líderes su ayuda contra el ébola y “subrayó la necesidad urgente de aumentar el apoyo, incluyendo más equipos médicos, transportes y financiación para asistir a las comunidades afectadas por la epidemia”, dijo en una conferencia de prensa su portavoz, Stéphane Dujarric, según EFE.

Ban se comunicó también con la presidenta de Médicos Sin Fronteras, Joanne Liu, a quien agradeció el trabajo de la organización y discutió fórmulas para que la comunidad internacional siga apoyando sus esfuerzos en África occidental.

El pasado viernes, el secretario general de Naciones Unidas advirtió públicamente la necesidad de tomar medidas urgentes para frenar la enfermedad en la región y evitar su avance a escala internacional.

Ban anunció entonces la puesta en marcha de un centro de crisis para coordinar la respuesta internacional al brote, que la ONU espera poder detener en un plazo de seis a nueve meses.

La de 2014 es la epidemia más compleja de ébola que se conoce hasta la fecha, con cerca de 4 000 casos registrados y más de 2 000 víctimas mortales, según la Organización Mundial de la Salud.

La “disidencia” cubana, más que una causa, es un negocio

De izquierda a derecha el segundo de la SINA, Conrad Tribble, Marta Beatriz Roque, alias La Dama del Aguacate, el nuevo Jefe de la SINA, Jeffrey DeLaurentis y el esclavista de Palmarito, José Daniel Ferrer

De izquierda a derecha el segundo de la SINA, Conrad Tribble, Marta Beatriz Roque, alias La Dama del Aguacate, el nuevo Jefe de la SINA, Jeffrey DeLaurentis y el esclavista de Palmarito, José Daniel Ferrer

Por M. H. Lagarde

Como ya es costumbre siempre que llega un nuevo jefe de la Oficina de Intereses de Estados Unidos en La Habana, el recién llegado  suele agasajar con un ágape a aquellos quienes defienden los intereses de Washington en la Isla.

De acuerdo con informaciones de fuentes que prefirieron permanecer  en el anonimato un almuerzo con tales propósitos fue celebrado recientemente en la residencia oficial del nuevo Secretario de la SINA, el señor Jeffrey DeLaurentis.

En el convite se encontraban entre los anfitriones el segundo de la SINA Conrad Tribble, conocido en las redes sociales por su interés por entablar amistad con los blogueros revolucionarios cubanos, así como  otros funcionarios yanquis.

Entre los agasajados, conformados por  una representación de la vieja guardia de la “disidencia” cubana, destacaban los mercenarios José Daniel Ferrer, Martha Beatriz Roque Cabello, Héctor Maseda Gutiérrez y Oscar Elías Biscet, entre otros.

Luego del discurso de presentación del recién llegado DeLaurentis,  quien hizo referencia a sus dos misiones anteriores en Cuba y a su deseo de estrechar las relaciones con la sociedad “civil” –léase anexionista- cubana, para lograr un “verdadero cambio democrático en la Isla”, tomó la palabra la mercenaria Marta Beatriz Roque.

Roque, conocida también por el pueblo cubano como la Tía Mc Pato, seudónimo con que firmaba sus peticiones de dinero via correo electrónico a anteriores jefe de la SINA, instó al actual gobierno norteamericano a cambiar la estrategia de lucha contra el gobierno cubano.

Según la también conocida como la Dama del Aguacate: “la contrarrevolución interna no iba a lograr ningún cambio en Cuba, si se tenía en cuenta que había muchos infiltrados en sus filas, así como que cada cabecilla impone sus propias  reglas y defiende sus intereses personales por lo que, hasta ahora le ha sido muy difícil a la representación diplomática de Washington en La Habana”.

La falsa huelguista de hambre se abstuvo, por supuesto, de hacer referencia al  memorándum hecho público por Wikileaks donde Jonathan Farrar, el entonces jefe de la SINA, ya en el 2008,  realizaba una radiografía de la llamada disidencia invitada al almuerzo en casa de DeLaurentis.

En el informe confidencial del 15 de abril de 2008, titulado “Estados Unidos y el papel de la oposición en Cuba”, dirigido al Departamento de Estado, el diplomático señala que el papel de la disidencia, es “nulo” pues “los grupos de opositores se hallan dominados por individuos con fuertes egos que no trabajan juntos”, y agrega:  “la búsqueda de recursos es su principal preocupación, la segunda más importante parece ser limitar o marginar las actividades de sus antiguos aliados de manera de reservarse el poder y el acceso a los escasos recursos”.

En fin que, como ya hemos dicho otras veces, la “disidencia” cubana, más que una causa, es un negocio.

Pero volvamos a la reunión donde igual significativo resultó la extraña ecuación realizada por el cabecilla de la organización mercenaria  UNPACU, José Daniel Ferrer quien de pronto desapareció nada menos que a 5 500 de sus seguidores.  Si bien hasta ahora Ferrer se ha ufanado de contar en su organización entre 6 000 y 7 000  miembros, ante el recién llegado nuevo Jefe de la SINA, José Daniel se limitó a decir que solo contaba con 500 seguidores.

Puede que tras las recientes revelaciones hechas en este mismo blog sobre las mentiras de la oposición, José Daniel Ferrer se haya llamado a consejo por el temor de que los 5 500 repentinamente desaparecidos de UNPACU aparezcan en la guía telefónica o entre los integrantes de los equipos de voleibol, básquet, balonmano  o futbol de la Isla.

Igual de significativo resultó la ausencia entre los invitados de Ángel Moya Acosta y de su esposa, Berta Soler.

Según expresaron algunos de los presentes la ausencia  estaba relacionada con la reciente división sufrida por las Damas de Blanco o por las rencillas existentes entre Moya y el violento José Daniel Ferrer, también conocido como el esclavista de Palmarito por sus públicas proyecciones racistas.

En resumen, que todo parece indicar que la fiesta ofrecida por el recién llegado nuevo director de la SINA, a la históricamente nula “disidencia” cubana no pasa de otra entrega de helados y dulces a aquellos que aún no han logrado, por su falta de idoneidad, gozar de los estímulos de DISENTUR, la nueva agencia de viajes de la SINA.

Tomado del blog “Cambios en Cuba”

Declaraciones de Descemer Bueno provocaron agresiva urticaria en Miami

Por: Nicanor León Cotayo
Descemer Bueno

Descemer Bueno

Recientes declaraciones del notable músico cubano Descemer Bueno provocaron una agresiva urticaria entre fieles sobrinos del Tío Sam.

El artista de fama internacional, en armonía con diversas resoluciones de la ONU, hizo una honda y objetiva crítica al bloqueo contra la isla. De inmediato se movilizaron los alcahuetes de Miami y comenzaron a lanzar ofensas contra el ilustre cantante.

Acudieron a un periódico subordinado a la ultraderecha de origen cubano y venezolano, Diario Las Américas.

¿A quién asignaron el intento de rasguñar el sólido crédito profesional y humano de Descemer Bueno?

A una periodista de rústico lenguaje y aún más pobre y dogmática argumentación, que firma como Tania Quintero.

Ella presenta credenciales repitiendo viejas tesis de la propaganda estadounidense sobre el «embargo».

Este viernes afirmó en Diario Las Américas que un creador tan reconocidamente brillante «tiene mala memoria».

Con un mal disimulado tono despectivo, escribe «siempre pensé que Descemer había nacido en una provincia oriental».

Agrega, si lo hubiera sido, «en su niñez hubiera podido tomar jugos naturales de frutas».

A la señora Quintero, como es natural, le faltó puntualizar, después de 1959, porque antes la colosal miseria por allá imperante lo habría impedido.

¿Desea comprobarlo? Lea el estudio hecho en 1953 por la Asociación Católica Universitaria Cubana sobre la espantosa pobreza en las zonas rurales de la nación.

Pero si desea conocer algo más al respecto, le sugiero pase su vista sobre otra encuesta de la misma institución religiosa, que tuvo lugar en 1957.

Esta vez dedicaron su tiempo a los obreros agrícolas, y al final no ocultaron su espanto.

Del informe que hicieron a su alta jerarquía cito un extracto:

Al terminar una de nuestras reuniones de los últimos meses, el doctor José Ignacio Lasaga dijo una frase que difícilmente se nos olvidará alguna vez:

«En todos mis recorridos por Europa, América y África, pocas veces encontré campesinos que vivieran más miserablemente que el trabajador agrícola cubano».

Pero como Quintero repite la historia de Cuba, made in USA, hace ver que en su territorio oriental Descemer Bueno habría vivido en la abundancia, jugos de frutas incluidos.

Alguien que así se expresa no es un adversario ni medianamente serio, pero cabe destruirle algunas otras necedades.

Cuando habla del «período especial», desnuda toda su exquisitez al escribir que aquello fue «de anjá», «no había ni dónde amarrar la chiva».

Después, culpó a Fidel Castro por todas las dificultades que han impuesto a Cuba el bloqueo y otras circunstancias internacionales.

Sin justificar errores internos, una sola pregunta a la señora Quintero:

¿Está enterada usted de cuántas resoluciones ha emitido desde 1992 la Asamblea General de la ONU exigiendo el fin del bloqueo a Cuba?

¿Sabe que a tal resultado han contribuido —incluso— los votos de quienes integran la OTAN?

¿Tuvo noticias doña Quintero de que La Habana presidió hasta enero la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe?

A manera de post data, podrían añadirse curiosos detalles relacionados con Tania Quintero.

El mismo año que triunfó la Revolución cubana, en 1959, ella comenzó a trabajar en las oficinas del Partido Socialista Popular (marxista-leninista).

Cuando se inició en el periodismo, lo hizo en el órgano oficial de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, Verde Olivo.

De 1982 a 1984 trabajó en la televisión cubana «estatal», como dicen ellos, en las redacciones de países amigos y programas especiales.

Hasta 1995 formó parte del Noticiero Nacional de Televisión, uno de los órganos más connotados de lo que Tania y sus amigos llaman hoy el «periodismo oficial».

Amén.

A %d blogueros les gusta esto: