Reconoce Guillermo Fariñas haber recibido dinero de organización terrorista de Miami

Mercenario cubano Guillermo Fariñas

Mercenario cubano Guillermo Fariñas

“Nosotros recibimos ayuda y recursos de varias personas y grupos de empresarios cubanos radicados en el extranjero, fundamentalmente en Estados Unidos y el área de la Florida. Creemos que debe haber un respeto, y se lo he dicho a todas las autoridades con las que me he reunido. La Fundación para los Derechos Humanos en Cuba”. aseguró el mercenario cubano Guillermo Fariñas en una entrevista al diario oficial de la mafia anticubana en Miami, El Nuevo Herald.

Las declaraciones de Fariñas fueron hechas luego de que el “disidente” apareciera en un anuncio electoral de la Florida a favor de la reelección al Congreso de Joe García y que el contrincante del mismo, el republicano Carlos Curbelo, asegurara que la organización terrorista Fundación Nacional Cubano Americana financia los viajes del “opositor” cubano por el mundo.

Según aseguró también Fariñas en la entrevista de El Herald: “Para nosotros es un orgullo que cubanos que hayan sido prósperos en Estados Unidos, que perfectamente pueden aspirar a insertarse como americanos en esta sociedad, no se olviden de su patria, sean incapaces de olvidar el sufrimiento del pueblo cubano, incluso cubanos que no nacieron allá, y nos den sus recursos, vengan de atribuciones del gobierno norteamericano o vengan de sus propios bolsillos. Porque si el gobierno cubano nos llama mercenarios, entonces estarían llamando mercenarios a José Martí o a los patriotas cubanos que recibieron recursos del exilio. Para nosotros es un orgullo que el exilio nos de ayuda, puesto que vemos a Cuba como una nación, que una parte vive adentro pero otra vive afuera.

Por lo visto el “disidente”, que ahora participa en las elecciones de Miami, ignora que el dinero recaudado por Martí entre los emigrados cubanos era dedicado a la lucha por la libertad y la independencia de Cuba del colonialismo español, algo a lo que por cierto se opusieron, durante treinta largos años, los sucesivos gobiernos de turno de Estados Unidos y cuyo mejor ejemplo de su accionar en ese sentido fue el desastre de la Fernandina.

(Tomado del blog “Cambios en Cuba” )

Bruno Rodriguez :El bloqueo daña a Cuba pero daña también a los EE.UU.

 

DISCURSO DEL MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES DE CUBA, BRUNO RODRIGUEZ PARRILLA BAJO EL TEMA 40, TITULADO “NECESIDAD DE PONER FIN AL BLOQUEO ECONÓMICO, COMERCIAL Y FINANCIERO IMPUESTO POR LOS ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA CONTRA CUBA”, DEL SEXAGÉSIMO NOVENO PERIODO DE SESIONES DE LA ASAMBLEA GENERAL DE LA ONU. NUEVA YORK, 28 DE OCTUBRE DE 2014.

 

Señor Presidente:

 

Distinguidos Representantes Permanentes:

Señores Delegados:

bruno.jpg_1718483346La Asamblea General de las Naciones Unidas considera hoy por vigésima tercera ocasión este tema tan importante para la comunidad mundial porque atañe al Derecho Internacional que protege a los Estados grandes y pequeños, ricos y pobres y es la garantía de la independencia de todos, así como al ejercicio de la soberanía nacional que es la base de la igualdad soberana.

También tiene una relación directa con el disfrute de los derechos humanos por todas las personas  y por todos los pueblos.

Este asunto concierne  a la libertad de comercio y navegación que protege los intereses de los Estados, las compañías y los ciudadanos.

Sin embargo, nos reunimos en una coyuntura internacional muy peculiar caracterizada por graves amenazas a la paz y seguridad internacionales, guerras atroces y actos terroristas de extraordinaria crueldad, por el peligro que significa la existencia de enormes arsenales nucleares, por los insólitos gastos en armamentos, inútiles para resolver ninguno de los grandes problemas de la población mundial que rápidamente se acerca a los 8 mil millones.

Es un momento crucial en el impacto del cambio climático que, entre otras  circunstancias catastróficas, puede provocar inéditas hambrunas, pobreza extrema generalizada en regiones enteras y masivas oleadas migratorias.

Vivimos en una época marcada por la crisis global sistémica y la superposición de sus componentes económico, alimentario, energético e hídrico.

Junto a la pobreza, que cobra más vidas que la guerra, aumenta el riesgo de graves enfermedades como la del ébola, que si no se detiene y resuelve en las hermanas naciones afectadas de África Occidental, con la cooperación urgente y eficaz de todos, podría convertirse en una de las peores pandemias de la historia.

Como declaró recientemente el presidente Raúl Castro Ruz, “ese noble y urgente objetivo reclama el esfuerzo y el compromiso indispensables de todas las naciones del mundo, según las posibilidades de cada una. Consideramos que debe evitarse cualquier politización de este grave problema que nos desvíe del objetivo fundamental, que es la ayuda en el enfrentamiento a esta epidemia en África y en la prevención en otras regiones”.

Se trata de un conjunto sin precedentes de problemas nuevos y viejos que tienden a hacer insostenible la vida humana. Ninguno de ellos puede resolverse si no cambia nuestra actitud, nuestra manera de encarar y transformar la realidad, para cooperar genuinamente en aras de la supervivencia de la Humanidad.

Como escribió en días recientes el compañero Fidel Castro, “cualquier persona consciente sabe que las decisiones políticas que entrañan riesgos para el personal, altamente calificado, implican un alto nivel de responsabilidad por parte de quienes los exhortan a cumplir una peligrosa tarea. Es incluso más duro todavía que la de enviar soldados a combatir e incluso morir por una causa política justa, quienes también lo hicieron siempre como un deber.

“El personal médico que marcha a cualquier punto para salvar vidas, aun a riesgo de perder la suya, es el mayor ejemplo de solidaridad que puede ofrecer el ser humano…”

 

Señor Presidente:

Es un hecho que, en el último período se ha recrudecido el bloqueo económico, comercial y financiero de  los Estados Unidos contra Cuba  y también, que se ha intensificado su aplicación extraterritorial en todas las regiones, especialmente mediante la imposición de enormes e insólitas multas por 11 mil millones de dólares contra 38 bancos, como el francés  BNP Paribás, que realizan transacciones con Cuba y otros países.

Los daños económicos acumulados, enormes para una economía pequeña, alcanzan 1 billón 112 mil 534 millones de dólares, calculados al valor del oro, el cual está siendo manipulado por los creadores del nefasto sistema monetario imperante que sufre ya los efectos de una crisis insuperable que golpea a los países más pobres.

Los daños humanos del bloqueo crecen. Son ya el 77% de los cubanos los que nacieron bajo estas circunstancias. El sufrimiento de nuestras familias no puede contabilizarse. Son muchas las convenciones internacionales que lo prohíben, incluida la de Ginebra de 1948 contra el genocidio. Se afecta el ejercicio de los derechos humanos de un pueblo entero. Se obstaculiza seriamente el desarrollo económico del país.

Aunque  nuestros sistemas de atención social y salud logran impedir las pérdidas de vidas, ninguna persona honesta, en el mundo ni en los Estados Unidos, podría apoyar sus devastadoras consecuencias.

Pese a todo, nuestra cultura nacional, la educación y la garantía de derechos e iguales oportunidades nos permiten ser una sociedad instruida y solidaria.

 

Señor Presidente:

A ambos lados del Estrecho de la Florida, los pueblos de Estados Unidos y Cuba han tenido siempre profundos vínculos.

A pesar de las sistemáticas campañas de mentiras, contra nuestro país, a lo largo de medio siglo, el pueblo estadounidense apoyó la devolución a su familia del niño cubano secuestrado en 1999.

Cuba ofreció toda la ayuda a su alcance, desde las primeras horas, ante los terribles actos terroristas del 11 de septiembre del 2001, cuando miles de aviones no tenían dónde aterrizar y luego para paliar la falta de antibióticos cuando se produjeron ataques con ántrax en los Estados Unidos.

Sinceramente preocupados por los daños que estaba provocando el huracán Katrina, en 2005, ofrecimos cooperación médica al pueblo de Nueva Orleans y de allí, surgió el Contingente Médico Especializado en Desastres y Epidemias Henry Reeve, un heroico joven norteamericano que luchó en el siglo XIX por la independencia de Cuba, el cual está ahora desplegado en Sierra Leona, Liberia y Guinea. Su prestigioso nombre identificó aquel destacamento que en el 2005 asistió a Paquistán a raíz del terremoto, y continuó una fructífera cooperación con los médicos militares estadounidenses, iniciada en El Salvador después del sismo de 2001 y en Guatemala, en los años 2002 y 2003 durante el tratamiento de la oncocercosis o “ceguera de los ríos”.

En el 2010, a raíz del sismo en Haití, Estados Unidos y Cuba cooperaron igualmente a favor de esa sufrida nación.

El Gobierno cubano, invariablemente, compartió con el de Estados Unidos informaciones sobre planes de actos terroristas o atentados dirigidos contra este.

Pese a las viejas tensiones y los intentos de extremistas violentos y grupos terroristas de provocarla, no ha habido una guerra, ni han muerto jóvenes norteamericanos en Cuba. Aunque se le ha calumniado, Cuba jamás ha sido una amenaza para la seguridad nacional de los Estados Unidos.

No hay hostilidad entre nuestros pueblos. Cuba acoge hospitalariamente a los pocos norteamericanos a los que su gobierno permite visitarla o que asumen los riesgos legales de hacerlo, y a quienes vienen a brindarnos ayuda humanitaria, como los “Pastores por la Paz” o a estudiar medicina en nuestro país.

Son conocidos los sondeos de opinión que muestran el apoyo creciente y mayoritario de absolutamente todos los sectores de la sociedad norteamericana al levantamiento del bloqueo y a la normalización de las relaciones bilaterales. Es particularmente notorio que ello ocurre aun más marcadamente en la Florida, donde también lo confirma la tendencia del voto electoral en las últimas elecciones presidenciales.

Figuras políticas de las más diversas tendencias y académicos relevantes reconocen que esta política ha fracasado en sus propósitos y no responde a los intereses nacionales de esa potencia. Basta leer los editoriales del New York Times de las últimas semanas.

Líderes religiosos plantean legítimas e inobjetables razones éticas y humanitarias para pedir el cambio.

Los norteamericanos reclaman la libertad de viajar al único lugar del planeta al que se les prohíbe hacerlo y el derecho a recibir información directa y personal de la realidad cubana.

Organizaciones empresariales y hombres de negocios consideran que el bloqueo perjudica sus intereses económicos. La mayoría de la opinión pública se opone a mantener el rumbo actual y lo expresa de forma cada vez más crítica.

La emigración cubana, ha sufrido medidas discriminatorias y numerosos obstáculos a la reunificación familiar, los viajes en ambas direcciones,  los costos excesivos que se le imponen, la manipulación política e incluso, violencia terrorista, y desea mayoritariamente paz y bienestar para sus familias y su pueblo y vínculos normales con su nación de origen.

¿Por qué alentar el uso ilegal de las tecnologías de la información en vez de autorizar negocios en materia de telecomunicaciones mutuamente provechosos? ¿Por qué impedir la conexión de Cuba a los cables submarinos cercanos lo que limita y dificulta nuestra conectividad?

El bloqueo daña a Cuba pero daña también a los Estados Unidos.

La absurda y ridícula inclusión de Cuba en la lista de Estados patrocinadores del terrorismo internacional, que sirve para justificar sanciones financieras adicionales, desprestigia a los Estados Unidos.

Los 16 años de injusta y fraudulenta prisión impuesta a los tres luchadores antiterroristas cubanos no los han debilitado. Por el contrario, los han convertido en héroes y ejemplo para las futuras generaciones de cubanos y motivo de orgullo para los que con sus sacrificios, forjaron el camino de la nueva Cuba.

La decisión de eliminar el bloqueo sería bienvenida a escala mundial y resultaría una influencia unitaria, a favor de la paz y la solución pacífica de los conflictos y las diferencias.

Después de las medidas limitadas pero positivas del 2009 y 2011 sobre las visitas familiares, las remesas de los cubanos asentados en su territorio y los viajes de determinadas categorías de ciudadanos estadounidenses para intercambios de diversa índole,  se ha ampliado a otros temas el diálogo a nivel técnico y se ha incrementado la cooperación en áreas como el enfrentamiento al narcotráfico, al delito trasnacional, al tráfico de personas, en la prevención de derrames de petróleo, en la búsqueda y salvamento de personas, en la seguridad aérea y de la aviación o ante hechos específicos.

La reacción de la sociedad norteamericana e internacional a estos modestos progresos ha sido de apoyo y aliento.

El Presidente Barack Obama tiene todas las prerrogativas constitucionales, sin ir al Congreso, para modificar aspectos determinantes del bloqueo e introducir una dinámica nueva y decisiva en la relación bilateral.

 

Señor Presidente:

Invitamos al gobierno de los Estados Unidos a una relación mutuamente respetuosa, sobre bases recíprocas, basada en la igualdad soberana, los principios del Derecho Internacional y la Carta de las Naciones Unidas.

Podemos intentar encontrar solución a las diferencias, mediante el diálogo respetuoso y la cooperación en aspectos de común interés. Podemos vivir y relacionarnos, de forma civilizada,  dentro de nuestras diferencias.

Cuba nunca renunciará a su soberanía ni al camino libremente escogido por su pueblo para construir un socialismo más justo y eficiente, próspero y sostenible. Tampoco desistirá en la búsqueda de un orden internacional distinto ni dejará de luchar por “el equilibrio del mundo”.

 

Señor Presidente:

Distinguidos Representantes Permanentes:

Señores Delegados:

Debo pedirles en esta difícil y especial coyuntura internacional, votar a favor del proyecto de Resolución A/69/L.4 titulado “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”, para apoyar la idea de que los graves problemas de este momento plantean a la Humanidad el imperativo de cambiar nuestra forma de relacionarnos para poder resolverlos, para preservar la paz, para preservar la vida humana.

Muchas gracias.

Cuba: Falleció colaborador de la salud a consecuencia del paludismo

Nota Informativa del Ministerio de Salud Pública

salud-cubaEn el día de ayer, 26 de octubre, a las 2:09 pm hora de Cuba y 6:09 pm de Guinea Conakry, falleció el colaborador Jorge Juan Guerra Rodríguez, a la edad de 60 años, Licenciado en Economía, de la provincia Sancti Spíritus, a consecuencia de un Paludismo con complicación cerebral.

El colaborador viajó como parte de la avanzada de la brigada para enfrentar la epidemia de Ébola en Guinea Conakry, arribando a ese país el día 6 del presente mes.

El día 22, comenzó con un cuadro diarreico, el cual fue relacionado con un trastorno alimentario, indicándose tratamiento sintomático, por médicos de nuestra brigada.

El día 23, al continuar con la sintomatología, es atendido en el hospital de Donka, donde se le pone tratamiento de forma ambulatoria con antibióticos, hidratación y dieta, presentando mejoría clínica.

En la mañana del 24, se llevó a la clínica Pasteur, donde se le realizó un grupo de exámenes de laboratorio. Al no presentarse nuevos síntomas y haber desaparecido la diarrea, se decide continuar con igual tratamiento, en espera de los resultados de laboratorio.

Ese mismo día, a las 8:00 pm, hora local, comienza a manifestar signos y síntomas de agravamiento, que hacen pensar en Paludismo, por lo que se inicia tratamiento antipalúdico y se traslada a la clínica Pasteur, donde se ingresa y se corrobora el diagnóstico, continuándose con el tratamiento.

Un equipo de expertos cubanos estableció comunicación con los intensivistas de nuestra brigada, que se encontraban atendiendo al paciente junto al personal médico de la institución, los que coincidieron con el diagnóstico y realizaron recomendaciones al tratamiento.

Por sus funciones de económico en la brigada, nunca estuvo en contacto con Centros de Tratamiento de Ébola ni con enfermos, no obstante, se le realizaron dos pruebas para diagnóstico de Ébola que resultaron negativas.

En horas de la madrugada del día 26, empeora su estado de salud, evolucionando al fallo multiórganos y fallece en la tarde.

Agradecemos a los Ministros de Salud y de Cooperación de Guinea Conakry, a los representantes de las Naciones Unidas y de la Organización Mundial de la Salud, que se ocuparon de la atención y seguimiento a nuestro colaborador, manteniéndose a su lado, junto a la embajadora de Cuba y la dirección de la brigada, hasta que fallece.

Jorge Juan Guerra Rodríguez, trabajó por más de 30 años en la Dirección Provincial de Salud de Sancti Spíritus, cumplió misión internacionalista en Mali y de manera voluntaria, dio su disposición para integrar el grupo de colaboradores que partieron hacia África occidental.

A los familiares de nuestro compañero, les transmitimos las más sentidas condolencias.

The New York Times vuelve a pedir el levantamiento del bloqueo contra Cuba

the-news-york-timesEn un nuevo editorial publicado en inglés y español -el tercero en menos de un mes-, el diario The New York Timesexige el levantamiento del bloqueo contra Cuba por considerarlo “una política fallida”.

Este editorial, titulado “Los cambios electorales respecto a Cuba“, que saldrá mañana en la edición impresa y se adelantó este sábado en la digital, se suma a otros dos en días recientes: “Tiempo de acabar el embargo de Cuba” (12 de octubre) y “La impresionante contribución de Cuba en la lucha contra el Ébola” (20 de octubre), en los cuales se pide al Presidente Barack Obama que levante las sanciones contra la Isla.

El Times asegura que “en tiempos pasados, no muy lejanos, todo candidato político creíble haciendo campaña en Florida para elecciones estatales o nacionales obligatoriamente debía recitar denuncias contra el gobierno cubano y proclamar su fe en que el embargo a la isla finalmente sacaría a los Castro del poder”.

Añade que “durante generaciones, para los cubanoamericanos, un grupo que anteriormente fue altamente monolítico a la hora de votar, el embargo representó un símbolo de desafío, más credo que política”.

Eso ha cambiado drásticamente en los últimos años, asegura, “a medida que los más recientes miembros de la diáspora se han manifestado a favor de fomentar lazos estrechos con la isla. Cuba sigue siendo un tema político importante en Florida y, hasta cierto punto, a nivel nacional. Pero el tema se ha vuelto mucho más complejo”.

Agrega que

“esa evolución ha permitido que un creciente número de políticos destacados puedan llamar el embargo una política fallida, y argumentar que ponerle fin a la era de enemistad con Cuba representa la mejor oportunidad para fomentar un futuro más próspero en la isla. Muchos industriales cubanoamericanos que defendieron el embargo en el pasado se han convertido en partidarios de establecer nuevos nexos con la isla. El lobby pro-embargo, hoy en día, recauda una fracción de los fondos que colectaba en años anteriores. El Presidente Obama recibe actualmente más correspondencia de legisladores que están a favor de reanudar la relación, que de aquellos que aún quieren mantener sanciones.

En el Editorial, la publicación reconoce que en la Casa Blanca los asesores del presidente están considerando cuánto progreso pueden lograr al ampliar lazos con Cuba, una aspiración que Obama ha tenido hace mucho tiempo. “El presidente se pronunció a favor de abolir el embargo cuando era candidato al Senado en 2004, aunque se retractó durante la contienda presidencial, argumentando en 2008 que las sanciones permitían que Washington ejerciera presión sobre el gobierno cubano”, dice el Times.

Asegura que “cualquier giro significativo en política exterior respecto a Cuba sería riesgoso. Pero la reacción de quienes se oponen a normalizar la relación sería tolerable, aún en la comunidad cubanoamericana, si se tienen en cuenta las oportunidades que una expansión del comercio, comunicación y relaciones interpersonales representaría para empresas norteamericanas y cubanos en la isla”.

El diario recuerda que Charlie Crist, el antiguo gobernador de Florida, quien se ha postulado para regresar al cargo, recientemente dijo que estaba dispuesto a viajar a Cuba durante la campaña.

“Abandonó la idea, diciendo que su agenda estaba demasiado apretada. Sin embargo, Crist ha dicho enfáticamente que el embargo es una política obsoleta que debe ser abandonada. Hillary Rodham Clinton escribió en su autobiografía recién publicada, y lo reiteró en una entrevista, que hoy en día está a favor de terminar el embargo, llamándolo una estrategia fallida”.

En Florida, los congresistas han planteado posiciones respecto a Cuba que, en otra época, hubieran representado un suicidio político. “Kathy Castor, una representante Demócrata de Tampa, viajó a la isla el año pasado y, a su regreso, hizo un fuerte llamado por terminar el embargo, diciendo que Estados Unidos no estaba sacando provecho de las reformas económicas que el gobierno Cubano había implementado. Ella piensa que, lejos de que esto le haya costado políticamente, su posición ha sido aplaudida por miembros de su electorado, incluidos los cubanoamericanos, que quieren influir en el futuro de la isla”, confirma el diario.

The New York Times reconoce los obstáculos que significa la ultraderecha de origen cubano:

“Aún así, acabar el embargo exigirá mayores giros en la opinión pública, dado que se requiere acción en el Congreso, y hay un pequeño pero apasionado grupo de legisladores de ascendencia cubana quienes abogan por mantener el embargo. Los defensores más visibles son el Senador Robert Menéndez, un Demócrata de Nueva Jersey; el Senador Marco Rubio, un Republicano de la Florida; y dos congresistas Republicanos de Miami: Ileana Ros-Lehtinen y Mario Díaz-Balart.”

Sin embargo, asegura el Times, “a la Casa Blanca le preocupan menos los ataques de legisladores Republicanos, ya que suelen criticar su política exterior reflexivamente. Mientras varios de sus colegas han viajado a Cuba recientemente, Ros-Lehtinen, una de las más fervientes defensoras del embargo, parece estar desinformada del día a día en la isla. Durante una entrevista reciente, al criticar la visita a La Habana de Beyoncé y Jay-Z, Ros-Lehtinen expresó indignación de que la pareja de artistas se hubiera hospedado en un hotel lujoso al cual los cubanos no tienen acceso, aún si tuvieran dinero. Resulta que el gobierno cambió esa regla en 2008″.

Añade que “a medida que el ámbito electoral respecto a Cuba ha cambiado, algunos políticos cubanoamericanos han comenzado a pedir que se evalúe la ley que permite que los cubanos que llegan a Estados Unidos se vuelvan ciudadanos norteamericanos de manera expedita. Esto parece ser a raíz de que muchos de los nuevos inmigrantes desean mantener vínculos cercanos con la isla y crecieron detestando el embargo”.

Finalmente, el periódico afirma que la administración estadounidense no debe seguir “anclando la política exterior estadounidense en un curso errado”.

Lea el Editorial íntegramente en The New York Times

( Tomado de Cubadebate )

No puedo dejar de sorprenderme cada vez que escucho hablar sobre Cuba

Por Eduardo Garzón Espinosa

che-guevara-revolucion-cubana

No puedo dejar de sorprenderme cada vez que escucho hablar sobre Cuba a personas que nunca han buscado información por su cuenta sobre este país y que sólo repiten lo que oyen en la televisión o lo que escuchan por la calle a personas que tampoco se han informado sobre esta isla. Estoy tan acostumbrado a este tipo de discursos tan similares entre sí que he encontrado ciertos factores que se repiten.

El primer rasgo en común que encuentro en todos esos comentarios es una supuesta relación directa entre la pobreza de Cuba y su sistema político y económico. Todos piensan que Cuba es un país pobre porque se rige por un sistema comunista, y nunca se entretienen en buscar otros factores que puedan explicar esta pobreza. Parece que para ellos la relación es directa y única: Cuba es pobre y Cuba es comunista; por lo tanto, el comunismo es el culpable de la pobreza en la isla.

El segundo factor común que encuentro en este tipo de discursos es el siguiente: se dice que en Cuba hay peores condiciones de vida que —por ejemplo— en un país europeo. En Cuba hay comunismo. En cualquier país europeo hay capitalismo. Por lo tanto si Cuba tuviera un sistema capitalista sería igual de rico que un país europeo; o al menos no sería tan pobre.

El tercer factor, también muy recurrido, hace referencia a la falta de libertad de expresión. Se dice que nadie puede criticar al régimen o a Fidel Castro sin ser arrestado o incluso encarcelado.

El cuarto se refiere a la generalización del sistema político y económico cubano como único sistema comunista posible. A menudo se sustituye la Unión Soviética por Cuba, para mostrar el mejor ejemplo de que el comunismo no puede funcionar.

Pues bien, todas estas afirmaciones están profundamente sesgadas por falta de información, y por falta de lógica en los razonamientos. No hay más que buscar un poco de información sobre la isla que no provenga de los típicos medios de comunicación para darse cuenta de que se nos ocultan muchas verdades sobre Cuba y que la imagen que nos muestran no se corresponde tanto con la realidad.

capitolio_de_noche

Empecemos por el primer factor: Cuba es un país pobre porque es un país subdesarrollado, un país del tercer mundo. Cuba no es pobre por ser comunista, lo es por todo el recorrido histórico que ha tenido esa isla, primero colonizada salvajemente por el imperio español, luego siendo un burdel de EEUU, y finalmente, siendo un país independiente pero bloqueado comercialmente por la primera potencia hegemónica del mundo. Si no se hubiera instaurado el comunismo en Cuba (por cierto, antes de la revolución comunista regía una dictadura; pero claro, era capitalista y al parecer resulta mejor) el país sería igual de pobre que lo son sus vecinos Nicaragua, Honduras, Haití, etc… que, por cierto, son países capitalistas y cuando se habla de su pobreza no se insiste en que lo sean.

En cuanto al segundo factor, ¿por qué no se compara Cuba con un país de su entorno, que es algo mucho más lógico? Se puede comparar con Haití, República Dominicana, Honduras, etc… que son países capitalistas y países pobres. Las condiciones de vida en esos países ni se asemejan a las que se pueden ver en los países europeos, y todos son capitalistas. Además, se puede observar como en esos países no sólo hay mayor pobreza monetaria, sino que por encima de todo, hay muchísima más pobreza humanitaria (no hay servicio de transporte gratuito como en Cuba, ni atención médica gratuita como en Cuba, ni disponen de un sistema de educación tan completo y logrado como en Cuba…).

Curiosamente a mí me sorprende la grandeza de Cuba, siendo tan pobre, y envía médicos (que es lo único que tiene en abundancia) a todos los países vecinos sin ánimo de lucro, de manera altruista. Que me digan qué otro país hace algo así. Los países ricos viven en la opulencia y apenas envían una pequeña ayuda (que a menudo está condicionada a sus intereses) para dar una buena imagen, cuando incluso está en sus manos liberar a toda la población del hambre. No lo digo yo, lo dice la FAO (Food and Agriculture Organization) de la ONU.

Atendiendo al tercer factor, se pueden refutar fácilmente esas afirmaciones señalando que existen personas anticastristas que escriben por Internet en contra del régimen cubano y no sólo no son arrestados sino que tienen una amplia cobertura mundial (gracias a los medios de comunicación y otros entes interesados en dañar el régimen comunista).

Con respecto al cuarto factor, el comunismo y el capitalismo son marcos de sistemas económicos y políticos. A partir de la adopción de uno u otro (cuya diferencia esencial radica en la socialización de los medios de producción) existen una multitud de expresiones tanto capitalistas como comunistas. No se puede poner Cuba o la Unión Soviética para criticar el sistema comunista. De hecho, gran cantidad de comunistas no consideran un verdadero comunismo a lo que se implantó en la Rusia Stalinista (yo estoy entre ellos). Es como si alguien para criticar el capitalismo utilizase la Alemania nazi o el Chile de Pinochet o la España franquista, países organizados en torno a un sistema capitalista. No se puede criticar al concepto general atendiendo sólo a una de sus particulares expresiones. La crítica debe sostenerse en argumentos y análisis más contundentes.

 

Fernando González: “Me voy a dedicar a trabajar por la libertad de mis tres compañeros todavía presos”

Fernando González, uno de los cubanos del grupo de "los cinco". / BERNARDO PÉREZ

Fernando González, uno de los cubanos del grupo de “los cinco”. / BERNARDO PÉREZ

Fernando González, de 50 años, sostiene que todo el proceso contra los cinco, “estuvo viciado por la influencia política de la extrema derecha de Miami. Fue una venganza política”, por el derribo de las dos avionetas de Hermanos al Rescate, el 24 de febrero de 1996, ” y la frustración por no poder acabar con la revolución. Nombrado vicepresidente del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP), González permaneció cinco día España, donde recibió el apoyo de dirigentes y cargos electos de Izquierda Unida y otros grupos de la izquierda española. “Me voy a dedicar a trabajar por la libertad de mis tres compañeros todavía presos”.

Cuando llegó a Miami en 1997 para infiltrarse en el anticastrismo, estaba casado en Cuba pero su esposa ignoraba su paradero y dedicación. “Sólo sabía que estaba fuera. Mi familia nunca conoció qué tipo de trabajo hacía. Les dije que estaba cumpliendo un tarea de tipo comercial en otro país”. “¿Lo más difícil?. Había muchas complejidades. Tenía que velar por los mecanismos que posibilitaran cumplir las tareas sin ser detectado y eso implicaba la atención a un numerosos detalles”. González coordinaba el trabajo de otros agentes ya infiltrados en los grupos más radicales. “Eran compañeros por los que tenía que preocuparme y ayudar, incluso en su vida persona”.

El principal cargo contra González fue actuar como agente extranjero sin comunicarlo a las autoridades norteamericanas, “cuya pena máxima eran diez años y deportación, pero me fueron sumando otros cargos, como conspiración para actuar como agente extranjero y otras violaciones como uso documentos falso, y otras cosas”. El ex agente de inteligencia insiste en la politización del caso “porque el primer paso que da Héctor Pesquera, director del FBI en Miami, inmediatamente después de nuestro arresto es comunicárselo los dos congresistas de origen Miami Ileana Ross-Lethinen, Lincoln Díaz Balart. Eso está reconocido públicamente”.

Pregunta. ¿Qué pruebas tiene para afirmar el FBI le detuvo para sabotear el incipiente acercamiento de Estados Unidos y Cuba?.

Respuesta. El propio Héctor Pesquera admitió en una entrevista que se nos vigilaba desde hacia dos años y que en la oficina que él dirigía había muchos oficiales que estaban en contra de que se nos arrestara. ¿Por qué? Porque sencillamente esos agentes estaban consiguiendo información durante la investigación contra nosotros”. Operativamente no convenía nuestra detención. Pesquera tuvo que hacer mucha labor de convencimiento en el Departamento de Justicia para que se autorizara arrestarnos

P. ¿Consiguieron información militar secreta de EE.UU ?

R. No existe un solo ejemplo de que hubiéramos logrado información clasificada. Y no es que lo diga yo. Lo dijo, por ejemplo, al general Robert Clapper, que testificó como experto de la fiscalía, y que hoy en día es el jefe de toda la comunidad de inteligencia de EE.UU (Director Nacional de Inteligencia). Los abogados de la defensa le preguntaron si había revisado los numerosos documentos presentados en el caso Dijo que sí y que no había visto ni un solo documento que fuera información clasificada. Eso está en las transcripciones del juicio Se pude revisar.

“Cuba Dice” y los altos precios de los alimentos en el mercado

Por: Roberto G. Peralo (roberto.peralo@umcc.cu) (@RobertoPeralo)

cuba-diceEn la noche del 14 de octubre en la emisión estelar del Noticiero de Televisión, fue transmitido el programa Cuba Dice. Se tocó un tema muy sensible para la población cubana: los altos precios que han adquirido los alimentos en los mercados agropecuarios. El objetivo de dicho programa era señalar a los intermediarios como los responsables de los “ilógicos“ incremento de los precios.

El análisis de los periodistas partía de que la producción de alimentos ha tenido un incremento de un 18% con respecto al año anterior. Según la ley de oferta y demanda los precios deben de bajar si aumenta la producción pero la dura realidad es que está ocurriendo todo lo contrario. Además el programa denuncia, cómo productos agrícolas se está pudriendo en el surco y los intermediarios especulan con la escasez.

Como espectador considero que el programa “Cuba Dice” en este tema en específico, fue muy superficial y le faltó objetividad. Asumo que el objetivo de dicho programa es analizar problemáticas sociales y señalar las causas y a los responsables.

Enfocar a los intermediarios como los autores intelectuales del incremento de los precios agropecuarios es un facilismo profesional o no querer buscarse problemas. Este es un fenómeno multicausal donde intervienen muchas otros factores que no son causados por la agricultura, ni en los mercados agropecuarios.

En este artículo abordo ese problema. Si el Estado que controla casi en su totalidad los mercados de productos básicos, le impone un incremento de un 240% al precio de la mayoría de las mercancías, ¿por qué atacar a los intermediarios que implementan un margen comercial del 100%? Es en esos mercado donde los intermediarios, junto al resto de la población, satisfacen parte de sus necesidades básicas. ¿Cuándo veremos un “Cuba Dice” donde se entreviste al gerente comercial de TRD y este explique por qué un pomito de compota para bebé de 113 gramos cuesta 20 pesos en moneda nacional o 80 centavos en divisa?

Después de ver dicho programa me quedó una pregunta ¿Cuál era el objetivo de los periodistas con tales argumentos?: ¿Acaso que la sociedad se lance en una cruzada contra los intermediarios?  ¿Qué sea la presión social la que regule los precios del mercado? ya que el Estado no puede… ¿Concientizar a los intermediarios?

El intermediario, también llamado comerciante, es un fenómenos histórico e inevitable, derivado de la división social del trabajo, a la vez que se convierte en medios para impulsar la producción a niveles superiores. Esta actividad económica convierte a los distintos agentes de la cadena producción-consumo en eslabones especializados. Los mismos cumplen funciones de acopio, transportación, promoción, y transformación del producto agrícola, promueven nuevos mercados, agregan también nuevo valor al producto. Esta actividad reduce el gasto de tiempo global que la sociedad invierte en la producción y realización de la producción agrícola.

La práctica económica ha demostrado que esta, como otras actividades, puede ser muy importante para el desenvolvimiento de cualquier economía. Lo que sucede es que el Estado no ha sabido regular esta actividad y al no contar con un mecanismo económico que le permita controlar estos fenómenos, deja a la población desamparada en este gran caos.

Como en Cuba no se respetan las leyes económicas hoy enfrentamos una economía distorsionada. Esto provoca que los mercados no funcionen con sus leyes naturales. Los productores y comerciantes a pesar de su diversidad, tienen control casi absoluto sobre los mercados, siéndole muy fácil ponerse de acuerdo en temas de precios y oferta. Por lo que ni consumidores, ni productores, ni comerciantes se enfrentan en una competencia perfecta. Además existen un grupo de medidas económicas que pudieran poner un poco de orden a esta disformidad pero por razones inentendibles han sido muy demoradas. El Estado sigue como el gran ausente.

La realidad que hoy enfrenta la población cubana es que no solo los precios de los alimentos se han elevado, también los del transporte, gastronomía, vestuarios, vivienda, construcción, recreación, etc. Esto provoca que el poder adquisitivo de la población ha disminuido en los últimos años. Para poder convivir y hacer más llevadero esta realidad, el pueblo cubano necesita y merece que los medios de comunicación y las autoridades expliquen, con claridad, estos problemas y cuáles va hacer la proyección del Estado para solucionarlos.

( Tomado de “La Joven Cuba” )

Declaración final de la Cumbre Extraordinaria del ALBA-TCP sobre el ébola

Cumbre Extraordinaria del ALBA-TCP sobre el ébola Foto: Roberto Suárez

Cumbre Extraordinaria del ALBA-TCP sobre el ébola Foto: Roberto Suárez

Los países miembros de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), reunidos en La Habana, el 20 de octubre de 2014, en ocasión de la Cumbre Extraordinaria para enfrentar la epidemia del ébola.

Profundamente preocupados por la catástrofe humanitaria en África Occidental causada por el Ébola, que ha sido considerada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como «emergencia de salud pública» de preocupación internacional en relación con la amenaza que representa la propagación a otros países y regiones del mundo.

Conscientes de la urgencia de que la comunidad internacional en su conjunto, en plena cooperación con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Misión de las Naciones Unidas para el Enfrentamiento de Emergencia al Ébola (UNMEER), acometan acciones para enfrentar este flagelo con todos los recursos necesarios.

Constatando con preocupación que los recursos internacionales requeridos para acometer acciones rápidas y eficaces para enfrentar la epidemia del ébola continúan siendo insuficientes para enfrentar lo que puede convertirse en una de las pandemias más graves en la historia de la humanidad.

Reafirmando que el ALBA-TCP se sustenta en principios de solidaridad, cooperación genuina y complementariedad entre nuestros países, y el compromiso con los pueblos más vulnerables y con la preservación de la vida en el planeta.

Convencidos de que es imprescindible la adopción de medidas de cooperación eficaces y urgentes que, a través de acciones coordinadas del sector de la salud y otros sectores, contribuyan a impedir que la epidemia del ébola se extienda a los países de nuestro hemisferio.

Recordando lo establecido en el Reglamento Sanitario Internacional (2005) y la Hoja de Ruta de Respuesta al Ébola de la OMS, del 28 de agosto de 2014, que tiene por objeto detener la transmisión de la enfermedad del Ébola a escala global, y encarar las consecuencias de cualquier nueva propagación internacional.

Tomando nota de los protocolos de la OMS para prevenir la transmisión de la enfermedad del ébola entre personas, organizaciones y grupos de población.

Subrayando que es posible contener el brote del Ébola, en particular mediante la aplicación de las acciones establecidas en materia de seguridad y salud, y otras medidas preventivas que han demostrado su eficacia

Acordamos:

  1. Coordinar nuestros esfuerzos para prevenir y enfrentar la epidemia del Ébola, incluida la rápida prestación y utilización de la asistencia entre nuestros países, con trabajadores sanitarios y los suministros y materiales pertinentes.
  2. Atender con prioridad las necesidades especiales de los hermanos países del Caribe, que les permitiría beneficiarse de la cooperación para prevenir y enfrentar el Ébola que acuerden los países del ALBA-TCP.

  3. Activar la Red de Vigilancia epidemiológica del ALBA-TCP cuya creación fue acordada en la I Reunión de Ministros de Salud de la Alianza, que tuvo lugar el pasado 25 de febrero de 2014, en Caracas.

  4. Apoyar decididamente a las brigadas médicas voluntarias especializadas en el enfrentamiento a desastres y grandes epidemias, del Contingente “Henry Reeve” de la República de Cuba, que laboran en países de África. En este sentido, expresamos nuestra disposición como Alianza Bolivariana a contribuir con personal de salud altamente calificado para que se sumen a los esfuerzos de este Contingente en tareas que sean requeridas en la región latinoamericana y caribeña.

  5. Establecer mecanismos nacionales para diagnosticar y aislar rápidamente los presuntos casos de infección, teniendo en cuenta las manifestaciones clínicas iniciales de la enfermedad, la historia de viaje y/o la historia de exposición reportada por el paciente u obtenida en la investigación epidemiológica.

  6. Compartir y generar capacidades para el diagnóstico de enfermedades que requieran laboratorios con un nivel adecuado de bioseguridad.

  7. Diseñar y ejecutar campañas de educación pública sobre la prevención y la respuesta al Ébola, dirigidas a aumentar la preparación de la población y fomentar su confianza.

  8. Proporcionar y reforzar las medidas preventivas para la detección y mitigación de la exposición a la infección del Ébola y proporcionar tratamiento y servicios médicos eficaces para el personal de respuesta.

  9. Reforzar las medidas de vigilancia y control epidemiológico en las fronteras, en particular en puertos y aeropuertos.

  10. Contribuir a la formación de personal de salud especializado en la prevención y enfrentamiento al ébola en los países del ALBA-TCP y del Caribe, a partir de la experiencia acumulada.

  11. Crear un grupo de profesionales de diferentes especialidades para la capacitación del personal de salud en los temas de bioseguridad, incluido el uso de equipos de protección personal ante casos sospechosos o confirmados de ébola, la atención a las enfermedades hemorrágicas y al paciente en estado crítico, que puedan convertirse en facilitadores y asesores en sus respectivos países.

  12. Asegurar, en la mayor cantidad posible de instalaciones del sistema de salud, equipos médicos de reserva e insumos vitales para el manejo de la enfermedad.

  13. Fomentar las investigaciones científicas, epidemiológicas y biológicas sobre el ébola en el marco del ALBA-TCP, y propiciar la cooperación en esta esfera con otros países, como contribución a los esfuerzos internacionales dirigidos a enfrentar la epidemia y con el objetivo de consolidar la independencia científica, médica y sanitaria de los países de la Alianza.

  14. Perfeccionar los mecanismos de información entre nuestros países, de tal forma que se mantenga actualizada la situación epidemiológica en los países del ALBA-TCP y se diseminen con mayor facilidad las experiencias adquiridas.

  15. Apoyar decididamente las iniciativas de las Naciones Unidas, en particular de la OMS/OPS y de la UNMEER, encaminadas a implementar las recomendaciones del Comité Internacional de Emergencia del Reglamento Sanitario.

  16. Fomentar la cooperación en la esfera del enfrentamiento y prevención del ébola con otros países del Hemisferio y emprender aquellos programas conjuntos que contribuyan a lograr ese fin.

  17. Convocar los días 29 y 30 de octubre, en La Habana, Cuba, una reunión técnica de especialistas y directivos de los países del ALBA-TCP para intercambiar experiencias y conocimientos, así como concertar estrategias de prevención y enfrentamiento a la amenaza de la epidemia del ébola.

  18. Encargar a los Ministros de Salud de los países del ALBA-TCP la elaboración de un Plan de Acción a la luz de las propuestas de la reunión técnica de especialistas y directivos, y su aplicación inmediata, en coordinación con la OPS/OMS. Dicho Plan deberá ser presentado a la consideración de los Jefes de Estado y Gobierno del ALBA-TCP, a más tardar el día 5 de noviembre de 2014.

  19. Utilizar todos los recursos a disposición de la Secretaría Ejecutiva del ALBA-TCP para apoyar las iniciativas acordadas.

  20. Felicitar a la República Bolivariana de Venezuela por la donación de cinco millones de dólares para combatir el Ébola, y que fueron entregados al Secretario General de la ONU Ban Ki-Moon el pasado 16 de octubre de 2014.

  21. Felicitar a la República de Cuba y su pueblo por la demostración de solidaridad con los hermanos países de África Occidental a través del envío de personal médico cubano.22. Proponer que la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) promueva esfuerzos regionales encaminados a prevenir y enfrentar la amenaza de la epidemia del Ébola.

  22. Continuar colaborando con los países de África afectados por la epidemia, mantener la cooperación existente con los no afectados e incorporar las experiencias de las brigadas especializadas en el enfrentamiento a desastres y grandes epidemias, que allí laboran.

La Habana, 20 de octubre del 2014

7 mitos sobre el Ébola que sería bueno desmentir

2505041638

A pesar de que el primer caso de Ébola en la historia se registró hace ya 38 años, no fue hasta que este virus se extendió fuera de África que atrajo la atención del mundo. Lo anterior nos invita a cuestionarnos sobre la importancia que le dan los grandes medios, gobiernos y farmacéuticas a lo que ocurre en el “continente negro”. Y resulta sorprendente que un par de casos en España y Estados Unidos hayan bastado para hacer explotar el tema en la mesa, mientras que miles de africanos han muerto a causa de esta enfermedad desde 1976.

Pero independientemente de las razones que implica el anterior fenómeno, de las extrañas agendas en torno a este nuevo y expandido brote, y de las múltiples conspiraciones que pululan en la Red, lo cierto es que, como suele suceder en estos casos, la desinformación e imprecisiones alrededor de esta situación se propagan con notable eficiencia.

Con el propósito de contrarrestar esta situación para aterrizar la percepción popular, y debilitar la potencial paranoia, decidimos retomar la desmitificación de ocho populares mentiras en torno al virus del Ébola, un ejercicio de James Ball, originalmente publicado por el diario británico The Guardian y retomado por el sitio Alternet.  

  1. Es altamente contagioso

De acuerdo al estándar de enfermedades contagiosas, la transmisión del Ébola es mucho menos viable de lo que muchos medios sugieren. En realidad se requiere de entrar en contacto con fluidos corporales de algún enfermo vía sus membranas mucosas.

  1.  Puedes contagiarte de alguien aparentemente sano

Si bien el periodo de entubación del virus es de aproximadamente 21 días, lo cual ha nutrido el temor de que puedas contagiarte de alguien que aún no manifiesta los síntomas y luce perfectamente saludable, al parecer hasta que la enfermedad no se “sintomatiza” tampoco es contagiable.

  1. Es inminentemente letal

La tasa de fatalidad previo a este último brote era de aproximadamente 70%, considerando que en la mayoría de los casos la respuesta médica no era la apropiada. A partir del boost mediático la tasa ha descendido a un 48%, la cual si bien es alarmante, dista de ser inminentemente letal.

  1. Se debe someter a cuarentena a cualquiera que presente síntomas similares

La sintomatología durante la primera fase de esta enfermedad es prácticamente idéntica a la de una gripe común, Lo anterior nos permite dimensionar lo poco viable que sería encuartelar a todo candidato a poseer el virus.

  1. No estamos preparados para enfrentarlo

En los países más desarrollados se cuenta con las instalaciones y tratamientos necesarios para enfrentar una propagación del Ébola. De hecho, como mencionamos al principio, muchos señalan que si no ha sido completamente erradicado es en buena medida por que hasta ahora solo había afectado una región de África, la cual dista de ser una prioridad para la “agenda mundial”.

  1. Está devastando a África

Lo cierto es que la gran mayoría de casos registrados en este continente se concentran en tres países (Guinea, Liberia y Sierra Leona), mientras que en naciones próximas a esta triada, por ejemplo Nigeria y Senegal, la situación parece haber sido ya controlada. Es decir, la mayor parte del continente aún no registra su primer caso.

  1. Es una amenaza cataclísmica

Diversos especialistas en la materia advierten que a nivel epidemiológico otras enfermedades, por ejemplo la gripe aviar, representan mucho mayores amenazas que el Ébola. Sin embargo, vale la pena que no se trata de desestimar la importancia de este brote.

Después de leer estos siete puntos esperamos haberte robado algunas razones para cimentar esa paranoia que tal vez estabas preparando para las próximas semanas. Recordemos que en este tipo de contextos lo más apropiado es el punto medio y la información confiable.

Miguel Díaz Canel: Sigue existiendo el autosecretismo y la autocensura

Con la participación de Miguel Díaz-Canel, miembro del Buró Político y primer vicepresidente de los Consejos de Estado y Ministros, se efectuó este sábado el III Pleno del Comité Nacional de la UPEC.

Amplio y transparente debate sobre los desafíos del periodismo de hoy. Presidió Díaz-Canel el Pleno, y llamó a fortalecer la calidad de nuestros medios.

Amplio y transparente debate sobre los desafíos del periodismo de hoy. Presidió Díaz-Canel el Pleno, y llamó a fortalecer la calidad de nuestros medios.

Al resumir el Pleno, caracterizado por una amplia discusión y debate sobre los problemas que enfrentan hoy los periodistas y la prensa, Díaz-Canel llamó a trabajar por una mayor calidad, pues es lo que va a resolver los desafíos que tiene el periodismo hoy.

En un primer momento, la Presidencia rindió cuentas del trabajo al Comité Nacional, pues “lo que es constante para nosotros es cumplir con los objetivos del IX Congreso y la Primera Conferencia del Partido”, aseguró Antonio Moltó, presidente de la UPEC.

Comentó que el análisis será útil, si luego del Pleno, al reencontrarnos con los afiliados, les traslademos las señales sobre lo más urgente que se defina en nuestro debate.

Recordó las palabras de Fidel Castro cuando dijo que “no saldríamos del Periodo Especial sin la prensa”. Hoy no podremos vencer esta nueva etapa sin la contribución activa de una prensa de alta competencia profesional, liderazgo y capaz de generar unidad y confianza en torno a las instituciones del Estado y del Partido.

“Nuestro gran reto como periodista y trabajadores de la comunicación es cumplir con ese principio y lograr que otros actores decisivos de la sociedad lo comprendan y lo asuman”. “Hay un contexto favorable”, aseguró.

En un segundo momento, Rosa Miriam Elizalde, miembro de la Presidencia de la UPEC y quien encabezó un grupo de trabajo de la organización, presentó los resultados de una Encuesta Nacional de Medios en la que participaron 140 publicaciones, y adelantó detalles de los debates que concluyeron con un grupo de principios para actualizar el modelo de la prensa en Cuba.

El estudio, que incluye al 97% de los medios tradicionales en el país -radio, televisión y prensa escrita- y se debatió por regiones con los afiliados, demostró que nuestros medios tienen graves problemas de gestión económica, de plantilla y de atención a las audiencias.

Además de identificar el presupuesto de los medios en el 2013, la Encuesta ofreció una panorámica sobre la correlación entre población y tenencia de medios (receptores) en el país, sobre la base de los resultados del Censo Nacional de Población y Viviendas del 2012.

Rosa Miriam Elizalde explicó que nuestro sistema de medios tiene limitaciones para intervenir con eficacia en el escenario de la convergencia de la cultura analógica y la digital, mientras se está produciendo un crecimiento exponencial de contenidos culturales e informativos generados por el sector emergente de la economía. Este comienza a gestionar un grupo de medios, que posee una notable presencia en el espacio público digital del país.

“Sin embargo, las potencialidades son enormes para el sistema institucional de medios públicos de la Revolución, que cuenta con infraestructura, estructuras organizativas y profesionales preparados para generar propuestas de calidad, diversas y más cercanas a las necesidades informativas de la población, que aquellas subordinadas exclusivamente al mercado”, aseguró.

Ariel Terrero, miembro de la Presidencia y también integrante del grupo de trabajo, presentó un informe con aspectos concretos sobre la propuesta de principios económicos para la gestión de la prensa, debatidos en encuentros previos efectuados en todo la Isla.

Terrero aseguró que en el sector existe la percepción de que resulta necesaria una transformación simultánea de la gestión mediática y de la gestión económica en el sistema de comunicación. “Parece muy difícil avanzar hacia una manera eficiente de concebir y ejecutar las políticas informativas en un medio, mientras la prensa siga atada a una administración presupuestaria ineficiente, rígida e incapaz de cumplir los objetivos económicos que se propone”, aseguró.

Diferenciar la gestión y la propiedad de los medios 

En el debate sobre este asunto, Isabel Moya subrayó que es preciso diferenciar la gestión y la tenencia de los medios. Además de los medios nacionales hay un sistema de publicaciones del Ministerio de Cultura, por ejemplo, que plantean debates políticos e ideológicos muy ricos que deberían tener resonancia en los medios de mayores tiradas, explicó.

Igualmente se refirió a la necesidad de pensar en las inversiones en la prensa y en ver tanto los asuntos globales, como locales para articular los discursos de tal manera que conduzcan al cambio que necesitamos para mejorar la eficacia informativa.

También trató el tema de los calificadores de cargos, que no reconocen las nuevas especialidades que han surgido en los últimos años y las gente termina ocupando plazas que no se corresponden con su verdadero trabajo.

Por otro lado, Adalys Ray, presidenta de la UPEC en Las Tunas, enfatizó en la importancia de que cada territorio tenga la información de la provincia y pueda discutir estos temas teniendo en cuanta las particularidades de cada región. Además, “tenemos que formar habilitadores de medios, porque estamos necesitando esas competencias”, dijo. Si queremos el cambio, tenemos que demostrar que podemos hacerlo. Tenemos que ser ingenieros de nuestro proceso, sentenció.

“La vida nos está pasando por el lado, mientras, y nosotros estamos estancados”, reflexionó Ricardo Ronquillo. Lo primero es asumir la urgencia del cambio de modelo de gestión para fortalecer la credibilidad de los medios y las instituciones que estos representan. Aseguró que tenemos una visión a veces estrecha del sistema de medios, que no está integrado exclusivamente por aquellos que representan las instituciones estatales y sociales del país.

Autonomía para el trabajo periodístico

Por ello, necesitamos principios comunes y una directiva sobre cómo actuar frente a cada tema, aseguró Maribel Acosta. Tenemos que tener autonomía para trabajar sobre la base de normas comunes, que se puedan ir reconstruyendo de acuerdo con las experiencias y necesidades que vayan surgiendo.

Explicó que hoy menos del 50 % de nuestros graduados de periodismo están en los medios. Los estudiantes llegan y al poco tiempo viene un proceso de desencanto con el modelo de producción y las rutinas que encuentran en las redacciones.

Aspiraciones de los jóvenes 

Por ello, hay que mirar de manera particular cuáles son las aspiraciones de los jóvenes, afirmó Yosley Carrero. Generalmente, y reconoció que estos no encuentran temas atractivos para ejecutar sus competencias en el sistema de medios. Por ello, a veces tienen un discurso en los medios tradicionales donde trabajo y otro distinto en espacios alternativos a estos, donde también participan o gestionan, como los blogs.

No se puede construir un cambio solo con el aporte de los jóvenes, ni sin ellos, y reclamó estrategias para atraer a los jóvenes que se han alejado de los medios tradicionales. “Para eso tenemos que ser competitivos en este escenario, intencionando nuestro discurso en otros canales y rescatar a las audiencias que hemos perdido”, añadió

“Yo creo que estamos cambiando en la prensa”, aseguró Raúl Garcés, miembro de la Presidencia y decano de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana. Reconoció que los periodistas cubanos suelen ser disciplinados con respecto a la defensa de la Revolución, pero indisciplinados en el pensamiento; indisciplina que se expresa en la diversidad de ideas y propuestas para mejorar la prensa. Defendió la necesidad de que se genere el debate público y la posibilidad, incluso, que este se exprese la equivocación o el error. “En Cuba no podemos aspirar al discurso público perfecto, porque no existe. Eso sería simulación”.

“Los cambios en la gestión económica no debe seguir esperando; mientras no contemos con una política de comunicación del Estado y el gobierno, y sus correspondientes reglamentos, habría que implementar iniciativas que no deberían esperar”, afirmó.

Dijo que la prensa es imprescindible para que Cuba mantenga su autoestima y recordó que el discurso de Fidel Castro durante todos estos años de Revolución, ha sido el de convertir a una isla perdida en el mapa en un gran país.

Por eso, como dijo Arleen Rodríguez, miembro de la Presidencia, el brazo fundamental del Partido tiene que ser la prensa. Somos una potencia política que hay que salvar y a veces, por decisiones economicistas, aparecen ciertas confusiones y la prensa no ofrece la orientación que las audiencias reclaman.

Solo el deseo no va a cambiar la realidad, aseguró Randy Alonso, director de CubaDebate y de la Mesa Redonda. Podemos seguir trabajando en el ámbito de un cambio económico, pero si no va acompañado por acciones en el orden estratégico nuestros medios corren el riesgo de perder credibilidad.

En consonancia, Ariel Terrero retomó una frase que por manida no deja de ser cierta, “lo más difícil es el cambio de mentalidad”. Estamos hablando de hacer y no pedir, pero tenemos que pedir que nos dejen hacer, sentenció.

Por ello, dijo Gladys Egües, el momento no es de prohibir sino de conducir. “Un pueblo formidable necesita una prensa a la altura de la Revolución”.

Este debate demuestra que hoy no solo se genera un discurso desde lo profesional, sino que hay una vanguardia que nos acompaña y que mantiene la certeza de que es posible mejorar lo que tenemos, aseguró Rosa Miriam. Estamos parados sobre un polvorín, porque lo que discutimos no es solo la sobrevivencia del Sistema de Comunicación de la Revolución, sino de su Sistema Político, pero también estamos parados sobre una mina de oro. Hoy la producción de contenidos genera ingresos que impactan en el PIB de cualquier país, y Cuba, con profesionales altamente preparados, no tendría por qué ser la excepción.

Palabras de Díaz Canel

En las conclusiones del Pleno, Díaz-Canel convocó a generar de conjunto los cambios que necesita la prensa para mejorar sus propuestas informativas.

Aseguró que uno de los retos es lograr que nuestros medios sean los preferidos de las audiencias cubanas, por ser mejores y por brindar contenidos de mayor calidad, que aquellos que circulan por otros canales. ¿Qué hacer para que nuestros medios sean política y culturalmente más atractivo?, es una pregunta que debemos hacernos, enfatizó.

Más adelante, se refirió los cambios que percibe en el trabajo de la UPEC. Destacó la preocupación, la dinámica de trabajo, los vínculos con los medios provinciales y las delegaciones y las relaciones con la Academia.

Aseguró que “el secretismo ha disminuido”, pero sigue existiendo el autosecretismo y la autocensura, y aseguró que falta cultura comunicacional que hay que terminar de construir.

Particularmente me preocupa más la desprofesionalización que hay en el sector, pues si no tenemos la gente capacitada no logramos nada, dijo. “La premisa es la calidad”, que va a resolver los desafíos que tenemos por delante.

“No creamos que tenemos la peor prensa del mundo”, afirmó. No podemos vivir con clichés sobre la gran prensa extranjera. Esa no es la referencia, sino que tenemos que construir una propuesta nuestra sobre la base de nuestra cultura y nuestra historia, concluyó.

Despedida y bienvenida

Al comienzo del Pleno, el presidente de la UPEC, Antonio Moltó, rindió homenaje a Yudaisis Moreno designada recientemente directora del periódico El artemiseño, y dio la bienvenida de Odalys Acosta, quien recientemente fue electa presidenta de la delegación provincial de la Upec en Artemisa.

(Con información de Cubaperiodistas)

A %d blogueros les gusta esto: