Cuba: Reabrieron salas espera de Terminal Tres del Aeropuerto José Martí

Aeropuerto-Jose-MartiLa Habana, 4 oct (AIN) Las salas de espera de la Terminal Tres del Aeropuerto Internacional José Martí reabrieron desde las 12 de la noche del pasado primero de octubre sus puertas a los acompañantes de los pasajeros, luego de que concluyeran las reparaciones interiores iniciadas en el 2013.
Según dio a conocer a Juventud Rebelde Dania Hidalgo, jefa de turno de la Terminal, junto a la posibilidad de acceder a la instalación, los visitantes podrán disfrutar de mayores comodidades gracias a las remodelaciones que tuvieron lugar en las áreas de espera, que ya no serán dentro, sino en la zona exterior, que ha sido acondicionada con asientos.
Con los cambios en el diseño, la zona de los turoperadores y los taxis ha quedado más delimitada de aquella en la que aguardan los acompañantes, aspecto que facilita el período de espera.
Otra variación es el agrandamiento de la zona aduanera y los nuevos modelos de las cabinas de inmigración.
Dania Hidalgo explicó que estas no serán las únicas variaciones, pues se prevé otras construcciones exteriores como la creación de un boulevard.
La limitación de la entrada de los acompañantes, aun cuando había sido necesaria para mantener el funcionamiento de la instalación y brindar espacio de desplazamiento a los pasajeros, fue motivo de incomodidades para los usuarios de los servicios de la Terminal.

Un globo aerostático voló hacia abajo dentro de la Tierra en la Cueva Mamet ( + Vídeo )

Un globo que desciende es casi un oxímoron: lo imaginamos acaso perdiéndose en el cielo por todo lo alto, pero los globos aerostáticos pueden modular su navegación, como ocurre en este espectacular video.

Por primera vez, un globo aerostático voló hacia abajo dentro de la Tierra en la Cueva Mamet, en Croacia. Por si esto fuera poco, la hazaña fue realizada por un hombre de 70 años que piloteó este globo de aire caliente internándose en la Tierra casi 400 metros.

Ivan Trifonov sumó otro récord Guinness a su haber al tocar el fondo de esta cueva, para lo cual necesitó de un globo especial, más pequeño, con dos tanques de gas unidos a unas pipas de acero en lugar de la tradicional canasta. El viaje de  Trifonov al interior de la Tierra en un globo seguramente sería uno de los mejores paseos de turismo extremo que se puedan realizar.

Cuba: ¿Quién le tiene miedo al blog? o La batalla perdida del poder

Cuando hace ya casi cinco años decidí escribir esta bitácora, solo le pedí criterios sobre lo que haría a una antigua colega de mucha confianza y al Presidente de la organización de periodistas a la que pertenezco.

Y no es que necesitara ningún permiso para sacar a la luz pública mi vida íntima y otras cuestiones delicadas que luego siguieron, sino que buscaba conocer y conciliar los referentes profesionales y éticos que regían un mundo para mí desconocido en aquel momento, los cuales ya podía, sin embargo, intuir.

Porque me queda claro que cualquier proyecto de comunicación en este mundo de hoy —y eso es un blog en esencia— será el reflejo de los principios y valores que posee —o no— su autor o propietario.

En todo este tiempo fui testigo y a veces hasta protagonista de muchas peleas cubanas desde la blogosfera. Algunas me parecieron mejores que otras, por responder más a las esencias o a las coyunturas, o resultar más logradas en sus propósitos y modos de emprenderlas, pero todas fueron válidas, en tanto expresión de la diversidad de conflictos y personas que tenemos y somos.

No obstante, con amargura y aprehensión todavía descubro con demasiada frecuencia intenciones baldías desde el poder —a través de esa institucionalidad a la que en alguna medida pertenecemos todas las personas, por una u otra vía, mediante vínculos formales o informales—, por normalizar, homogeneizar, controlar qué dicen y hacen las y los blogueros.

Los pretextos para caer en esa peligrosa tentación son muchos, y algunos hasta podrían parecernos casi comprensibles. Críticas a la superficialidad, el mal gusto, las rencillas personales, los excesos cáusticos, las inexactitudes, el error, son algunos de los argumentos más socorridos —y hasta de moda, diría yo— en contra de la blogosfera cubana.

Pocas veces hay una percepción desapasionada de que ese aparente caos es también uno de los modos en que se manifiesta la contradictoria naturaleza humana, cuyo reflejo en la comunicación social a la larga resulta inevitable.

Detrás de esas preocupaciones de forma y contenido por los presuntos disparates y estridencias de las y los blogueros, en no pocas ocasiones, por no decir la mayoría de las veces, encontraremos el temor de quienes quieren mantener oculto lo mal hecho, ya sea por complicidad o conveniencia, y hasta por una interpretación aberrada del patriotismo, la responsabilidad, el civismo.

Esos individuos olvidan —o no quieren admitir— que detrás del planteamiento que pueda parecernos más desacertado e incluso dañino, hay una inconformidad, un malestar que tiene causas y consecuencias, que requiere análisis y atención, nunca silencio o reprimendas.

La blogosfera nunca será tan ordenada, fiable y segura como los medios de prensa tradicionales, que al fin y al cabo responden al poder (real) de turno, cualquiera que sea su signo ideológico o político. Pero a su favor siempre mostrará más riqueza, espontaneidad, intrepidez, capacidad de reacción, independencia, autenticidad, incluso cuando hierra.

En una sociedad democrática, socialista, donde quisiéramos entre toda la ciudadanía construir un ideal desde una constante y tremenda imperfección, no deberíamos esperar ni aspirar a que el bloguero sea disciplinado, uniforme, aquiescente, modélico, impoluto, laudatorio, infalible.

Es más —y ahora voy a caricaturizar—, si yo fuera alguna vez presidente de Cuba, con todos los problemas que tenemos, crearía un Ministerio de Atención a la Blogosfera (Minblog), para que mis funcionarios respondieran y resolvieran todas las barbaridades, insuficiencias, rumores y hasta sospechas que publican las y los blogueros.

Estoy seguro de que sería mucho más productivo para la sociedad y eficaz como política, que engramparse en una batalla —perdida de antemano— para disciplinarnos.

( Tomado del blog Paquito de Cuba )

¿Dormirías en una hamaca suspendido a cientos de metros sobre el suelo?

Colgados-1

¿Dormirías en una hamaca suspendido a cientos de metros sobre el suelo? Solo de pensarlo ya dan escalofríos, y si además miramos las imágenes de esta peculiar iniciativa, el vértigo se apodera de nosotros. Sin embargo, parece que a no todos se nos paraliza el cuerpo cuando de alturas y precipicios se trata; para los amantes de las más fuertes emociones, caminar sobre una cuerda floja atravesando los Alpes no es más que un entretenido pasatiempo más.

Colgados-15-515x342

Cada año, un grupo de aficionados al riesgo se reúne en el International Highline Meeting -lo que viene a ser una quedada de funambulistas de grandes alturas-, y este año se ha celebrado en el Monte Piana, situado en el noroeste de Italia, donde han acampado en unas hamacas que cuelgan entre riscos de los mismísimos Alpes. Las vistas, desde luego, son para quedarse sin aliento.

Colgados-12-515x772

Colgados-11-515x772

Tras una emocionante jornada caminando y haciendo piruetas en la cuerda floja sobre un mortal abismo, estos highliners se colgaron de estas hamacas para descansar tras un duro día con el corazón a mil.

Colgados-9-515x772

Colgados-17-515x332

Como ya habréis podido deducir, el highlining consiste en caminar sobre una cuerda floja a grandes alturas. Por lo general, los escenarios elegidos son aquellos que tradicionalmente se utilizan para descender en tirolina.

Colgados-7-515x772

Pero estos amantes de las alturas no caminan desprovistos de protección, todos van sujetos y bien sujetos con cuerdas y arneses, ya que apenas existen probabilidades de salir con vida de una caída desde semejante altura.

Eso sí, siempre hay locos y expertos tan expertos que quieren añadir una pizca más de emoción a sus vidas y caminan sin protección alguna. Incluso hay quienes se juegan su propia hombría, literalmente, como ocurrió en el pasado GGBY Highline Festival, celebrado el pasado noviembre en algún lugar entre dos grandes piedras del desierto de Utah (EEUU).

Balanceándose a 30 metros de altura sobre líneas de hasta 60 metros de longitud, los participantes desfilaron desnudos por la cuerda floja como mágico fin de fiesta de la jornada.

desnudo2-515x343

desnudo3-515x343

Aquí os dejamos con algunas fotos sobre el International Highline Meeting de Monte Piana, un evento sin duda no apto para personas con miedo a las alturas:

Colgados-16-515x342

Colgados-13

Colgados-10-515x343

Colgados-5-515x343

Colgados-6-515x342

Colgados-4-515x343

Colgados-3-515x343

Colgados-8-515x772

Colgados-19-515x343

A %d blogueros les gusta esto: