Marco Rubio: Un “Joven” con mente de viejo

Tomado de El Nuevo Herald

Marco Rubio

Marco Rubio

Nuestro senador Marco Rubio por el Sur de la Florida no hablaba desde hacía 19 días y lo extrañábamos; la última vez puso muy alto su listón. Emocionado ante la televisión, envuelto en la bandera cubana y a propósito del cambio de política hacia Cuba, inauguró otra cruzada contra el presidente Obama. Dijo que aunque el 99% de los norteamericanos apoyaran las relaciones diplomáticas con La Habana, él, como jefe del subcomité del Senado pertinente, no iba a dar el dinero para que se pusiera la embajada, ni tampoco iba a confirmar a ningún embajador americano. Así lo dijo, con dos riñones, y se quedó tan tranquilo.

Antes de ayer reapareció. Arremetió contra el presidente Obama con una petición imposible de aceptar. Rubio pide (la foto es preciosa, rodeado de políticos con rostros solemnes) que no se inicien las negociaciones con Cuba hasta que 53 presos políticos sean liberados y tengan internet; con lo difícil que es, senador, conseguir en Cuba el internet. Yo creía que Obama era el peor negociador que Rubio había conocido en toda su vida y que no había obtenido nada a cambio con La Habana; ahora parece que hay 53 presos que serán liberados, pero el senador quiere que sea ya. Si no, se pone bravo.

Hay que admirar la valentía personal de Marco Rubio y quedarse perplejo ante su habilidad política. Ya antes nos ha dado muestra de las dos, pero estas amenazas de no dar dinero para poner una embajada, de vetar eternamente a cualquier embajador para La Habana y de pedirle al presidente que eche abajo toda su política con peticiones incumplibles, son deliciosas. Conjuntamente con su aspiración presidencial.

Tradicionalmente, el tema de Cuba lo han utilizado los políticos norteamericanos para ganar votos en el sur de la Florida y ahora, con Rubio, todo sigue igual. El senador utiliza, sin recato ni sentido de la proporción, la normalización de relaciones con la isla como un arma arrojadiza para beneficiar a los republicanos. Y no le importa, dice él, la opinión de los norteamericanos que representa. Ni tampoco, digo yo, la de los cubanos en aquel país que dice defender. Yo no sé para usted, senador, pero para mí, es vergonzoso. Antes, cuando lo hacían los políticos en inglés, bajando a Miami para gritar “Viva Cuba Libre”; y ahora con lo que hace usted, en español.

Yo respeto mucho al senador por su juventud y su rápido ascenso, pero pienso que se cree de verdad que la presidencia de los Estados Unidos la deciden los cubanos. Es otra de las leyendas urbanas de nosotros, seres privilegiados con el don de proclamar y cortos en el de escuchar. Quiero decirle un secreto: eso no es verdad. Lo que sí parece ser verdad es que los cubanos están emigrando al partido demócrata. Charlie Crist, en contra del embargo, ganó el condado Miami-Dade(1), y los cubanos votaron mayoritariamente por él (2). Como ve, el voto cubano no decide la elección.

La valentía del senador, sin embargo, es remarcable. Defiende sus principios con pasión; el hecho que no le importe la opinión de otros no es necesariamente censurable, porque si hubiera que actuar siempre según piensan los demás muchos líderes desde la sala de la casa hasta las estepas siberianas jamás hubieran prevalecido. Pero todos esos líderes ponen, en su apuesta por los principios, su carne en el asador. Como Tania Bruguera, que fue a pedir también a La Habana cosas imposibles para que se las negaran, pero con su propia carne en juego.

Una nueva etapa se abre en la realidad cubana. En realidad las fuerzas tradicionales exiliadas tienen casi ninguna voz en ella, al menos ahora, porque se alinearon históricamente con uno solo de los grandes partidos norteamericanos, no entendiendo que los políticos norteamericanos, como Marco Rubio, se deben a los intereses de este país y a los de ningún otro. Todo lo demás es decorado. El dicho es conocido: la política es el arte de lo posible. También de lo imprevisto. Y uno nunca debiera ignorar que las campanas doblan en La Habana, porque al fin y al cabo, de una forma u otra, como dijo el poeta John Donne, también “están doblando por ti”.

Anuncios

Acerca de Cubanito en Cuba
Cubano residente en La Habana Cuba. La verdad por delante de todo.

COMENTARIOS

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: