Cuba: ETECSA y su estrategia

Por Carlos Ernesto Escalona Martí 

5skl_5527_resize

Instalaron la internet, pero no el alumbrado público –protesta un joven-. Con tantas computadoras y teléfonos no entiendo cómo a nadie le han robado aún.

Hay quien llega en bicicleta o en moto. Familias enteras han venido en autos, en cuyo interior disfrutan de un status de privacidad adicional. Octavio ha traído su laptop en un coche de bebé y aguarda a su esposa e hija para establecer una videoconferencia con su hermano. Mientras, Octavio socorre a unos muchachos que pretenden abrirse perfiles en Facebook, pero descubren que previamente necesitan  tener una cuenta de correo electrónico. Tres cuentas de correo y tres perfiles de FB. Para ello disponen de una hora de crédito y un teléfono celular. Yanpier ya tiene perfil e interactúa con soltura, pero Luis el Flaco observa la pantalla entre el deslumbramiento y el asombro: nunca antes había visto internet.

A 2 kilómetros de La Lisa, el Anfiteatro de Marianao no está ni menos concurrido, ni los internautas más cómodos. A una modesta cafetería le tocó en suerte estar en el rango de la red inalámbrica y su dueño colocó orgulloso el cartel “Zona WiFi” sobre una tablilla que oferta pizzas, espaguetis y emparedados.

Una chiquilla recostada sobre un scooter, más que hablarle, grita a un rostro en la pantalla de su tablet.

 -¡Mira a quién tengo aquí!- vocea, halando toscamente hacia sí a otra muchacha que trae en su regazo a una niña de meses.

2skl_5700_resize

La apertura de nuevos puntos WiFi en Cuba ha convertido Internet en una suerte de atracción de circo. La Rampa, los últimos 500 metros de la céntrica Avenida 23 desde la calle L hasta el Malecón. El downtown de La Habana.

-¡Tarjetas de internet! –ofrece un revendedor discretamente, como para ser escuchado por los internautas sin llamar en exceso la atención.

-¿Tarjetas de qué tiempo?

-Una hora, men.

-¿Cuánto valen?

-Son a tres, men.

3skl_5595_resize

El precio oficial establecido por la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (ETECSA), es 2 CUC, pero no hay un vendedor “oficial” en toda La Rampa. En lugar de crear facilidades -un punto de venta abierto 24 horas, por ejemplo- ETECSA ha dado pie a la especulación de vendedores/acaparadores que obtienen 1 CUC por cada tarjeta vendida. Win-win.

3 CUC. 69 CUP por una hora de internet, lo que significa un 13 % del salario promedio en Cuba y ETECSA lo sabe. Recientemente circuló un documento oficial que daba luz verde a una iniciativa gubernamental que prevé masificar el acceso a tecnología punta a precios asequibles para 2025. Como si en diez años la tecnología actual 4G y la WiFi “N” no se quedara tan obsoleta como la 2.5G que se utiliza en la mensajería internacional brindada por ETECSA a través de la red celular. Este sistema cuenta desde marzo del año pasado con más de 800 000 usuarios.

4skl_5710_resize_0

La conectividad pública no es una novedad en la Isla. Llegó a mediados del 2013 a las salas de navegación por 4.50 CUC/hora. Un terminal ubicado en el Centro de Comunicaciones, “La Copa”, admitía descargar un archivo 90 MB en 30 minutos. Semejante tasa de transferencia provocó sonrisas en los internautas cubanos con un “umbral del dolor” adaptado los 56Kb/s de un acceso conmutado, o 256Kb/s distribuidos penosamente entre 500 usuarios en una universidad. Las wifi´s aparecieron en algunos hoteles de La Habana en enero de 2014, pero con un precio de hasta de 6 CUC la hora.

El revendedor vuelve a la carga.

6skl_5685_resize

-Si quieren conectar varios equipos–dice- buscan una laptop y yo les copio el “Connectify”. Es gratis, men.

La tarjeta a 3 CUC y el software gratis. Solidario el Men.

“Connectify” sería finalista de “Software del Año 2015” en Cuba si solo existiera esa competencia. ¿El truco?, un grupo de amigos reúne fondos y contrata una cuenta. Una computadora con “Connectify” se convierte a su vez en hotspot y comparte su conexión vía WiFi a equipos cercanos.

Siete adolescentes se apiñan entre los escalones del “Pabellón Cuba”. Facebook parece ser la atracción principal.

“¿Cómo se publica una foto en el muro?”

“Mira, tu papá te mandó una solicitud amistad.”

“Quiero chatear. ¿Qué hay que hacer?”

Laik es “me gusta”, esa manito azul con el pulgar arriba.”

Ante la pregunta de si utilizan “Connectify”, lo niegan nerviosos. En Cuba el límite entre legal, ilegal, y  alegal es tan subjetivo a veces, que hay quien prefiere evadir ciertas respuestas.

-¡“Nauta”!- Anuncia una señora.

-A tres, ¿verdad?

-Yo digo a tres mijo, -susurra- pero realmente la dejo en dos cincuenta. Si los otros vendedores se enteran me busco un problema…

5skl_5679_resize

Incluso a altas horas de la madrugada aún quedan rostros iluminados por las pantallas  de los dispositivos móviles en la céntrica y ahora desierta avenida. Son los usuarios pioneros de la red de internet pública en Cuba.

(Tomado del blog Chiringa de Cuba)

Anuncios

Acerca de Cubanito en Cuba
Cubano residente en La Habana Cuba. La verdad por delante de todo.

COMENTARIOS

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: