Ballena picuda encalló en Varadero

Texto y Fotos: Yasmany Salgado / Juventud Rebelde

El animal murió en un banco de arena tras una larga lucha por salir, con el apoyo de la comunidad local, creándose una escena poco común en esa playa mundialmente famosa

52691-fotografia-g

Un zifio de Cuvier (un tipo de ballena picuda) encalló al amanecer de este 20 de noviembre en la zona de playa de la calle 24 de la Península de Hicacos, Varadero.

El animal murió en un banco de arena tras una larga lucha por salir, con el apoyo de la comunidad local, creándose una escena poco común en la playa. Cientos de personas acudieron a tomarle fotos e incluso a tocarla.

52692-fotografia-g

«Un zifio es como una especie de ballena picuda, en este caso el mamífero encontrado medía alrededor de unos cinco metros de largo», dijo Yasiel Rojas, biólogo marino de la oficina del manejo integrado costero de la localidad.

El cetáceo fue avistado a las seis de la mañana por varios pescadores y nativos que recorren la playa en cada amanecer. Moradores, turistas, policías locales y especialistas del Ministerio de Ciencia Tecnología y Medio Ambiente en Varadero se personaron al lugar, pero no dio tiempo a salvarla.

El zifio no presentaba heridas, sus aletas caudales y pectorales, así como la zona abdominal y ventral se encontraba en buen estado.

52693-fotografia-g

La lucha por mantenerlo a flote se extendió hasta casi la una de la tarde, pero murió horas antes. Durante el suceso los niños de la escuela primaria Martin Klein, centro educativo que se encuentra ubicado a solo unos metros de la playa, visitaron la zona junto a sus profesores de ciencias naturales, ya que este tipo de acontecimiento nunca se había visto en la populosa playa cubana. En la arena hubo hasta una charla para los infantes, en la cual se les explicó acerca de la importancia y por qué la conservación de este tipo de cetáceos.

En estos momentos se esperan los resultados de los análisis de la causa de la muerte de esta ballena picuda, y cómo pudo llegar hasta las costas matanceras. Es difícil observarlos en lugares como estos, ya que son animales que habitan en zonas muy profundas y océanos.

Cuba tiene médicos por todo el mundo

Entrevista con la directora general de la Comercializadora Servicios Médicos Cubanos S.A. del MINSAP

f0004999

Actualmente  colaboran en el exterior cerca de 50 mil profesionales de la salud. FOTO: Juvenal Balan

 

Por: 

Hablar de Medicina en Cuba es evocar no solo una de las conquistas más grandes de la Revolución, sino miles de historias protagonizadas por profesionales de la Salud que se hallan fuera del país cumpliendo misiones internacionalistas.

¿Qué les hace ir tan lejos?, se preguntarán algunos. ¿Acaso no sienten la

f0005001

  Yilian Jiménez Expósito, directora de la Comercializadora Servicios Médicos Cubanos S.A del MINSAP. FOTO: Juvenal Balan

 

ausencia de su familia, de las comodidades propias del hogar? Habría que recordar entonces las palabras del Comandante en Jefe, Fidel Castro, a propósito de la constitución del Contingente Internacional Henry Reeve en el 2005:

 

“Graduarse de médico es abrir las puertas de un largo camino que conduce a la más noble actividad que un ser humano puede hacer por los demás”.

En conversación con este diario, la directora general de la Comercializadora Servicios Médicos Cubanos S.A. del MINSAP, Yilian Jiménez Expósito, comentó que entre las ra­zones por las que los trabajadores de la salud cumplen servicio fuera del país figura la motivación profesional.

“Compartir experiencias, conocer nuevos sistemas de salud, intercambiar con galenos de otros países, enfrentarnos a cuadros de salud distintos a los de Cuba significa un reto en la formación profesional; y a los médicos cubanos les gusta crecer permanentemente en su desempeño, aseveró.

“También existen motivaciones económicas —continuó—, pero siempre decimos que no están alejadas del espíritu solidario de los médicos ni de su vocación internacionalista. Ningún beneficio económico puede resarcir el estar dos años o más separados de sus hijos, padres, familia, o de las comodidades del hogar”.

Desde que en 1963 partió hacia Argelia la primera brigada médica cubana con misión internacionalista, 131 mil 933 profesionales de la salud han brindado su colaboración a otras naciones.

Actualmente permanecen en esas labores más de 50 mil trabajadores, de los cuales cerca de 25 mil son médicos. Pero, ¿representa esto algún problema en la cobertura de servicios médicos a la población?

De acuerdo con la doctora Jiménez Ex­pó­sito, aun cuando en el exterior permanece un número importante de profesionales, la tasa de médicos por habitantes (4,1) es de países primermundistas.
“El Ministerio de Salud Pública, a partir de los compromisos internacionales que enfrenta, ha estado desarrollando un proceso de transformación necesaria dentro del sistema que permite mantener la cobertura de toda la po­blación, protegiendo zonas rurales, apartadas, casos urbanos e históricos”, explicó.
En ese sentido, el director nacional de Re­cur­sos Humanos del MINSAP, Marcos del Risco del Río, comentó que al cierre del 2013 la fuerza calificada en la Salud fue de 322 627 profesionales y técnicos, para una tasa de 28,9 por cada mil habitantes.
“Esta fuerza se caracteriza por ser esencialmente universitaria (68 %), prevaleciendo los médicos y el personal de enfermería (51 %). En su composición se encuentran 76 836 médicos, 14 964 estomatólogos y 88 364 en el personal de enfermería, con tasas por mil habitantes de 6,9, 1,3 y 7,9 respectivamente”, refirió a Granma.

COLABORACIÓN ES INTEGRACIÓN
A través de los años, la colaboración internacionalista fue haciéndose cada vez más amplia y notable. Al respecto, la directora ge­neral de la Co­mer­cializadora Servicios Mé­di­cos Cubanos S.A. del MINSAP recuerda en­tre los hechos más importantes las donaciones de sangre que hicieron los cubanos a los heridos en el terremoto de Perú en la década del 70; la ayuda a países africanos en pleno Pe­riodo Especial, a pesar de las dificultades económicas por las que atravesaba el país; la ofrecida luego de los huracanes Mitch y George, en 1998; y la fundación de la Es­cuela La­ti­noa­mericana de Medicina en 1999, que for­ma parte del Programa Integral de Sa­lud de Cuba.
“Este Programa se fue extendiendo, dijo Jiménez Expósito, y le continuaron otros co­mo la Operación Milagro —que permitió que más de dos millones de personas recuperaran o mejoraran su visión—, el Convenio Integral con Venezuela, los estudios genéticos y de discapacidad”.
Pero el reconocimiento de la medicina cubana no se ha alcanzado solamente por su ex­tensión a diversos países. ¿Es que existe algún secreto por el que los médicos cubanos sean tan demandados?
“El secreto, respondió, es el resultado de un médico formado en un sistema socialista don­de nunca se ve al paciente como una mercancía o un cliente, donde cada ciudadano tiene el derecho a la cobertura de salud desde que nace hasta que muere, sin distinciones.
“Y el otro es que los médicos cubanos nacen del pueblo, no de élites; es capaz de adaptarse a limitaciones, tiene el espíritu de transformar el medio, de intervenir las comunidades desde el punto de vista sanitario, establece una relación médico-paciente fluida, amistosa.
“Además, Cuba tiene una ventaja: desde el propio triunfo de la Revolución la dirección del país comprendió la necesidad de formar médicos y tener un sistema de salud fuerte. Por eso Cuba tiene médicos por todo el mundo, con una profunda vocación humanista, solidaria, capaz de adaptarse a las condiciones más disímiles y transformarlas”.

(Tomado de Granma)

Cuba: Amanecer en La Habana

A quién lo le gustaria amanecer en La Habana, con estos cielos seguro que muchos quisieran despertar en la capital de todos los cubanos.

07112015-_DSC4653

Estos son los amaneceres que me hacen comenzar un buen día.

A %d blogueros les gusta esto: