La Habana arribó a su aniversario 496 y apenas hicimos nada

Por: Lily Poupée/CubaContemporanea 

29112015-_DSC5931

La Habana Foto: Roberto Suárez

Vergüenza debía darnos. Hace pocos días San Cristóbal de La Habana, la ciudad cortesana del sol, la ciudad que contiene en sí una rara condición de esencialidad a la cual un maestro nombró “habanidad inmanente”, arribó a su aniversario 496 y apenas hicimos nada.

En la noche del domingo 15 de noviembre rompió a llover de manera despiadada, entorpeciendo el ritual de darle vueltas a la ceiba de El Templete a las 12 en punto. El torrente de agua pareció el presagio de un llanto venido del más allá. Es cierto que muchos cubanos estaban bajo los efectos de las terribles muertes ocurridas en París solo dos días antes, pero fue obvio que ningún preparativo había sido llevado a cabo para festejar el cumpleaños. El 16 de noviembre pasó por debajo del telón, del suelo, de la alfombra. No hubo ni un mísero cartel atornillado a un poste para recordarnos que la señora terca, envejecida a orillas del mar y aún dama presumida a la que llamamos ciudad, estaba cumpliendo años.

Nunca he entendido la importancia que se otorga a los llamados “aniversarios cerrados”. Ya se verán festejos -ojalá- cuando el suelo que habitamos llegue a su quinto centenario, pero ¿acaso no hizo falta pasar antes por fechas impares, huérfanas y poco elegantes? Tiene tanta validez el número 496 como el 500. Nosotros mismos hacemos fiestas a nuestros hijos, a nuestros padres, a nuestras parejas y a las amistades cuando llegan a los 3, a los 84, a los 52 y a los 61 años, sin importar que sean considerados números cerrados o abiertos.

Muchas canciones, muchos poemas, muchos cuentos y algunas novelas se han dedicado a La Habana: al conjuro de su nombre se matizan diferencias de todo tipo, y todos acabamos suspirando. Porque ella es así, impregnada como marca de fuego en la memoria, grabada dulcemente en los mejores recuerdos.

Leí en las noticias que se ha inaugurado un nuevo paseo: el marítimo de Paula, gracias a la Oficina del Historiador y en honor al aniversario de la ciudad. Menos mal. Me dirigí entonces hacia el lugar, resistiéndome a creer que de ninguna otra forma celebraremos un onomástico que debió convocarnos masivamente. Es lindo el paseo. Los pisos de una suerte de espigón -que de forma curiosa no tiene aperturas en ninguna esquina para que algún día atraquen allí barcos, botes, veleros, o humildes lanchitas- son de una linda y moderna madera, las barandas de acero inoxidable son curiosas y seguras, y la forma de doble “t” del sitio invita a adentrarse en el mar de la bahía.

Una vez allí, la frescura de la brisa nos apacigua un tanto. Vemos familias paseando, niños que corren alegres, jóvenes besándose,  y por último los inevitables vendedores de rositas de maíz completan el cuadro. Debido a razones que escapan a mi entendimiento, no existe ningún banco donde aposentarse. Todo ha sido pensado para que se deambule de un lado al otro como en el siglo XIX, con aro, balde, sombrillas de vuelitos y carruajes esperando en la Alameda. No obstante, puede decirse que el sitio es hermoso, y permite aislarse del ruido citadino sin tener que llegar lejos.

Un cartel llama la atención: dice “496…497…498…499…500” resaltando ligeramente el primer número. El mensaje que recibo me aterra, porque me parece entender que es todo cuanto se hará hasta que La Habana cumpla 500 años. Bueno, me digo, no hay de otra: La Habana, de tan majestuosa, permite que sus grietas sean exhibidas sin pudor, y de tan soberbia, no reclama nada. Solo brinda.

No habrá serpentinas ni musicangas, no brillarán fuegos artificiales ni se untarán de coloretes las fachadas, no se harán carreras de zancos por la calle, ni saldrán arlequines a celebrar. A esta ciudad maravillosa le basta con los suspiros que de un lado al otro de la  bahía dejan escapar sus hijos ingratos, olvidadizos y siempre fieles, a pesar de todo

 

Anuncios

Acerca de Cubanito en Cuba
Cubano residente en La Habana Cuba. La verdad por delante de todo.

2 Responses to La Habana arribó a su aniversario 496 y apenas hicimos nada

  1. Oye cubanito muy buenas fotos ke tienes. ,Gracias

    Me gusta

  2. Estoy pasando una buena escuela.

    Me gusta

COMENTARIOS

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: