Sobre censura de El Colimador: La mano negra sí, pero de quién?

La esquina de Lilith

20160309_200105[1]

Esa, creo, es la pregunta del millón. Y el asombro del millón también  porque la verdad es que desde los sucesos de La Joven Cuba, que terminaron con un fulminante abrazo de oso del primer vicepresidente cubano Miguel Díaz Canel a los tres mosqueteros hacedores de ese blog y su regreso al ciberespacio, parecía que se le habían acabado los capítulos a la censura en la red.

Una censura que, además, no es censura sino incentivo. Una señal de pare que dice más que sí que no, y que en todo caso le hará ganar más seguidores a El Colimador, mientras dure, por suerte para Ruslán Olivares y la blogosfera cubana, que al final somos todos. (De hecho, al cierre de este post había 76 comentarios a su despedida).

Pero nada, dicen que el humano es capaz de tropezar más de una vez con la misma piedra, y…

Ver la entrada original 358 palabras más

A %d blogueros les gusta esto: