Google sabe todo de ti

google2

Por: Ignacio Ramonet

En nuestra vida cotidiana dejamos constantemente rastros que entregan nuestra identidad, dejan ver nuestras relaciones, reconstruyen nuestros desplazamientos, identifican nuestras ideas, desvelan nuestros gustos, nuestras elecciones y nuestras pasiones. Incluso, las más secretas. A lo largo del planeta múltiples redes de control masivo no paran de vigilarnos. En todas partes, alguien nos observa a través de nuevas cerraduras digitales. El desarrollo del Internet de las cosas (Internet of things) y la proliferación de aparatos conectados multiplican la cantidad de chivatos de todo tipo que nos cercan. En Estados Unidos, por ejemplo, la empresa de electrónica Vizio, instalada en Irvine, California, principal fabricante de televisores inteligentes conectados a Internet, ha revelado recientemente que sus televisores espiaban a los usuarios por medio de tecnologías incorporadas en el aparato.

Los televisores graban todo lo que los espectadores consumen en materia de programas audiovisuales, tanto los programas de las cadenas por cable como DVD, paquetes de acceso a Internet o consolas de videojuegos. Por tanto, Vizio puede saber todo sobre las selecciones que sus clientes prefieren en materia de ocio audiovisual. Y, consecuentemente, puede vender esa información a empresas publicitarias que, gracias al análisis de los datos acopiados, conocerán con precisión los gustos de los usuarios y estarán en mejor situación para tenerlos en el punto de mira.

Esta no es, en sí misma, una estrategia diferente de la que, por ejemplo, Facebook y Google utilizan habitualmente para conocer a los internautas y ofrecerles publicidad adaptada a sus supuestos gustos. Recordemos que en la novela de Orwell, 1984, los televisores –obligatorios en cada domicilio– ven a través de la pantalla lo que hace la gente (¡Ahora podemos veros!). Y la pregunta que plantea hoy la existencia de aparatos tipo Vizio es saber si estamos dispuestos a aceptar que nuestro televisor nos espíe.

Si lo juzgamos por la denuncia interpuesta en agosto de 2015 por el diputado californiano Mike Gatto contra la empresa sudcoreana Samsung, parece que no. La compañía era acusada de equipar sus nuevos televisores con un micro oculto, capaz de grabar las conversaciones de los telespectadores sin que éstos lo supieran y transmitirlas a terceros… Mike Gatto, quien preside la Comisión de Protección del Consumidor y de la Vida Privada del Congreso de California, presentó incluso una iniciativa de ley para prohibir que los televisores pudieran espiar a la gente.

Por el contrario, Jim Dempsey, director del centro Derecho y Tecnologías, de la Universidad de California en Berkeley, piensa que los televisores chivatos van a proliferar: La tecnología permitirá analizar los comportamientos de la gente. Y esto no sólo interesará a los anunciantes. También podría permitir la realización de evaluaciones sicológicas o culturales que, por ejemplo, interesarán también a las compañías de seguros. Sobre todo teniendo en cuenta que las empresas de recursos humanos y de trabajo temporal ya utilizan sistemas de análisis de voz para establecer un diagnóstico sicológico inmediato de las personas que les llaman por teléfono en busca de empleo.

Repartidos un poco por todas partes, los detectores de nuestros actos y gestos abundan alrededor de nosotros; incluso, como acabamos de ver, en nuestro televisor: sensores que registran la velocidad de nuestros desplazamientos o itinerarios; tecnologías de reconocimiento facial que memorizan la impronta de nuestro rostro y crean, sin que lo sepamos, bases de datos biométricos de cada uno de nosotros. Por no hablar de los nuevos chips de identificación por radiofrecuencia (Rfid), que descubren automáticamente nuestro perfil de consumidor, como hacen ya las tarjetas de fidelidad que generosamente ofrecen la mayoría de los grandes supermercados (Carrefour, Alcampo, Erozki) y marcas (FNAC, Corte Inglés).

Ya no estamos solos frente a la pantalla de nuestro ordenador. ¿Quién ignora a estas alturas que son examinados y filtrados los mensajes electrónicos, las consultas en la red, los intercambios en las redes sociales? Cada clic, cada uso del teléfono, cada utilización de la tarjeta de crédito y cada navegación en Internet suministra excelentes informaciones sobre cada uno de nosotros, que se apresura a analizar un imperio en la sombra al servicio de corporaciones comerciales, empresas publicitarias, entidades financieras, partidos políticos y autoridades gubernamentales.

El necesario equilibrio entre libertad y seguridad corre, por tanto, el peligro de romperse. En la película de Michael Radford, 1984, basada en la novela de George Orwell, el presidente supremo, llamado Big Brother, define así su doctrina:La guerra no tiene por objetivo ser ganada, su objetivo es continuar, y la guerra la hacen los dirigentes contra sus propios ciudadanos y tiene por objeto mantener intacta la estructura misma de la sociedad. Dos principios que, extrañamente, hoy están a la orden del día en nuestras sociedades contemporáneas. Con el pretexto de tratar de proteger al conjunto de la sociedad, las autoridades ven en cada ciudadano un potencial delincuente. La guerra permanente (y necesaria) contra el terrorismo les proporciona una coartada moral impecable y favorece la acumulación de un impresionante arsenal de leyes para proceder al control social integral.

Y más teniendo en cuenta que la crisis económica aviva el descontento social que, aquí o allí, podría adoptar la forma de motines ciudadanos, levantamientos campesinos o revueltas en los suburbios. Más sofisticadas que las porras y las mangueras de las fuerzas del orden, las nuevas armas de vigilancia permiten identificar mejor a los líderes y ponerlos anticipadamente fuera de juego.

Habrá menos intimidad, menos respeto a la vida privada, pero más seguridad, nos dicen las autoridades. En nombre de ese imperativo se instala así, a hurtadillas, un régimen securitario al que podemos calificar de sociedad de control. En la actualidad el principio del panóptico·se aplica a toda la sociedad. En su libro Surveiller et punir, el filósofo Michel Foucault explica cómo el panopticon (el ojo que todo lo ve) es un dispositivo arquitectónico que crea una sensación de omnisciencia invisible y permite a los guardianes ver sin ser vistos dentro de una prisión. Los detenidos, expuestos permanentemente a la mirada oculta de los vigilantes, viven con el temor de ser pillados en falta, lo cual les lleva a autodisciplinarse… De ahí podemos deducir que el principio organizador de una sociedad disciplinaria es el siguiente: bajo la presión de una vigilancia ininterrumpida, la gente acaba por modificar su comportamiento. Como afirma Glenn Greenwald: Las experiencias históricas demuestran que la simple existencia de un sistema de vigilancia a gran escala, sea cual fuere la manera en que se utilice, es suficiente por sí misma para reprimir a los disidentes. Una sociedad consciente de estar permanentemente vigilada se vuelve enseguida dócil y timorata.

Hoy día el sistema panóptico se ha reforzado con una particularidad nueva en relación con las anteriores sociedades de control que confinaban a las personas consideradas antisociales, marginales, rebeldes o enemigas en lugares de privación de libertad cerrados: prisiones, reformatorios, manicomios, asilos, campos de concentración… Sin embargo, nuestras sociedades contemporáneas de control dejan en libertad aparente a los sospechosos (o sea, a todos los ciudadanos), aunque los mantienen bajo vigilancia electrónica permanente. La contención digital ha sucedido a la contención física.

A veces, esta vigilancia constante también se lleva a cabo con ayuda de chivatos tecnológicos que la gente adquiere libremente: ordenadores, teléfonos móviles, tabletas, abonos de transporte, tarjetas bancarias inteligentes, tarjetas comerciales de fidelidad, localizadores GPS, etcétera. Por ejemplo, el portal Yahoo!, que consultan regular y voluntariamente unos 800 millones de personas, captura una media de 2 mil 500 rutinas al mes de cada uno de sus usuarios. En cuanto a Google, cuyo número de usuarios sobrepasa los mil millones, dispone de un impresionante número de sensores para espiar el comportamiento de cada usuario: el motor Google Search, por ejemplo, permite saber dónde se encuentra el internauta, lo que busca y en qué momento. El navegador Google Chrome, megachivato, envía directamente a Alphabet (empresa matriz de Google) todo lo que hace el usuario en materia de navegación. Google Analytics elabora estadísticas muy precisas de las consultas de los internautas en la red. Google Plus recoge información complementaria y la mezcla. Gmail analiza la correspondencia intercambiada, lo cual revela mucho sobre el emisor y sus contactos. El servicio DNS (Domain Name System, o Sistema de Nombres de Dominio), de Google, analiza los sitios visitados. YouTube, el servicio de videos más consultado del mundo, que pertenece también a Google y, por tanto, a Alphabet, registra todo lo que hacemos en él. Google Maps identifica el lugar en que nos encontramos, adónde vamos, cuándo y por qué itinerario… AdWords sabe lo que queremos vender o promocionar. Y desde el momento en que encendemos un smartphone con Android, Google sabe inmediatamente dónde estamos y qué estamos haciendo. Nadie nos obliga a recurrir a Google, pero cuando lo hacemos la empresa sabe todo de nosotros. Y, según Julian Assange, inmediatamente informa de ello a las autoridades estadunidenses…

En otras ocasiones, los que espían y rastrean nuestros movimientos son sistemas disimulados o camuflados, semejantes a los radares de carretera, los drones o las cámaras de vigilancia (llamadas también de videoprotección). Este tipo de cámaras ha proliferado tanto que, por ejemplo, en Reino Unido, donde hay más de 4 millones de ellas (una por cada 15 habitantes), un peatón puede ser filmado en Londres hasta 300 veces cada día. Y las cámaras de última generación, como la Gigapan, de altísima definición –más de mil millones de pixeles–, permiten obtener, con una sola fotografía y mediante un vertiginoso zoom dentro de la propia imagen, la ficha biométrica del rostro de cada una de las miles de personas presentes en un estadio, una manifestación o un mitin político .

A pesar de que hay estudios serios que han demostrado la débil eficacia de la videovigilancia en materia de seguridad, esta técnica sigue siendo refrendada por los grandes medios de comunicación. Incluso parte de la opinión pública ha terminado por aceptar la restricción de sus libertades: 63 por ciento de franceses se declaran dispuestos a una limitación de las libertades individuales en Internet en razón de la lucha contra el terrorismo.

Ello demuestra que el margen de progreso en materia de sumisión es todavía considerable…

* Ignacio Ramonet acaba de publicar El imperio de la vigilancia, editorial Clave Intelectual, Madrid, 2016.

(Tomado de La Jornada)

Representantes de alto nivel de la red social Facebook visitan Cuba

fb_0Representantes de la popular red social visitan la isla en un viaje de exploración.

Una delegación de alto nivel de la red social Facebook ha desembarcado también en Cuba, en otra muestra del interés que despierta en el empresariado de Estados Unidos la posibilidad cada vez más cercana de invertir en la Isla.

La delegación sostendrá encuentros con emprendedores cubanos, artistas y autoridades del sector de las telecomunicaciones en la isla.

Esta misión está precedida por una similar del gigante Google que visitó la mayor de las Antillas en el año 2014, la cual encabezó el presidente ejecutivo de esa compañía, Eric Schmidt, acompañado de otros tres directivos de su empresa.

Desde el anuncio del restablecimiento de relaciones entre ambos países, hecho por el presidente Obama y su par Raúl Castro el 17 de diciembre de 2014, múltiples empresarios e incluso gobernadores de varios Estados de la Unión han viajado a Cuba en busca de perspectivas de inversión o negocios.

La posibilidad parece estar muy cerca, pues a pesar de mantenerse oficialmente el embargo desde hace más de cincuenta años,  hasta el propio Obama pidió al Congreso en su discurso del estado de la nación este enero, que trabaje por eliminarlo lo antes posible.

Aunque en Cuba aun el acceso a Internet es complicado, desde que se aperturaran diversas zonas wifi en todo el país hace apenas un año, las cuales ya suman medio centenar, la cifra de los conectados ha crecido rápidamente.

Cifras oficiales sitúan en más de tres millones los usuarios de Internet, tanto los que se conectan desde centros de estudio o de trabajo, como aquellos que tienen cuentas Nauta para hacerlo desde salas de navegación, hoteles o zonas wifi.

Sin embargo, la cifra de los conectados posiblemente sea mucho mayor, y la mayoría de ellos poseen perfiles en Facebook, la red social de mayor popularidad, aunque en los últimos tiempos programas de conversación on line como IMO le hacen una fuerte competencia.

IMO, que se descarga gratuitamente, permite hablar y hasta verse a los cubanos de adentro con familiares y amigos de afuera, usando las conexiones wifi, y siendo mucho más barato que las llamadas internacionales, que cuestan alrededor de un peso cubano convertible (valor similar a un dólar) el minuto.

Aunque Facebook no ha revelado estadísticas de la cantidad de usuarios que tiene en Cuba (en el mundo tiene más de 900 millones de usuarios), sí tiene una gran popularidad, especialmente entre los jóvenes, porque además de correos, chat y videos, además les permite reencontrarse con amigos y familiares, algunos de los cuales no se ven hace años, así como compartir fotos, videos y acceder a informaciones de interés.

Con la creciente llegada de turistas a Cuba, más de tres millones en el 2015, las posibilidades de buenas inversiones en el sector de las telecomunicaciones se multiplican, de ahí que este sea uno de los grupos de empresarios, junto a los agricultores, industriales y petroleros, más interesados en que cese el embargo que impide a los norteamericanos invertir.

(Tomado de http://www.caribbeannewsdigital.com/noticia/facebook-tambien-desembarca-en-cuba)

El peligro de ponerse la foto de perfil con el filtro de la bandera francesa

captura-de-pantalla-2015-11-14-a-les-18-58-49

A raíz del atentado de este viernes en París, Facebook ha impulsado un filtro opcional para todos los usuarios de la red. En esta ocasión, el filtro pretende solidarizarse con las víctimas del atentado convirtiendo tu foto de perfil en una imagen que funde la original con los colores de la bandera de Francia. Por supuesto, minuto tras minuto los usuarios van utilizando la herramienta, llevados por el choque emocional que suponen los ataques en la capital francesa. Es evidente (aunque no creo que sea deseable) que en el mundo hay muertos de primera y muertos de segunda, incluso de tercera y cuarta. Es hasta cierto punto entendible que a un ciudadano europeo le aflija más un atentado en París que otro en Beirut. De hecho, si tenemos en cuenta la cobertura mediática que se hace de uno y de otro sería de extrañar que a un ciudadano del Estado español, por ejemplo, le afectara más un ataque terrorista en Líbano que uno en Francia.

La manipulación colectiva por parte de los grandes medios de comunicación es evidente. El silencio que impera o la frialdad a la hora de exponer cifras de muertos cuando se trata de un atentado que ha tenido lugar en el conocido como Mundo Árabe contrasta con el dramatismo de la exposición cuando se trata de un atentado en territorio europeo o norteamericano. Y aunque esta estrategia comunicativa es un modelo de éxito a la hora de crear ciudadanos y sociedades de primera y de segunda, cada vez son más los europeos que entienden que están siendo manipulados y que tratan de apartarse de la influencia de los grandes medios que con su acción o inacción construyen muros entre sociedades que parecen infranqueables. No obstante, al tratarse de una novedad, el filtro de Facebook supone un peligro que coge a la mayoría de internautas con las defensas especialmente bajas.

Utilizar el filtro de Facebook para solidarizarse con las víctimas de los atentados en París es apoyar una visión del mundo en la que sólo preocupan las muertes de ciudadanos occidentales. Mediante este pequeño gesto se construye un muro más en esta fortaleza del siglo XXI que es Europa, llena de súbditos muertos de miedo que regalan su sentido crítico a empresas e instituciones públicas a cambio de un poco de sensación de seguridad. En el Líbano, el Iraq, en Irán y en cualquier lugar del mundo, cuando estalla una bomba o cae un misil hay hermanos que sufren, padres y madres que se desmayan al conocer la noticia, amigos que buscan desesperados pistas para encontrar a compañeros de instituto o del trabajo. Es entendible (aunque no creo que sea deseable) que a un ciudadano europeo le aflija más un atentado en París que otro en Beirut. Muchos tenemos amigos en París o hemos visitado la ciudad una o varias ocasiones. Pero Facebook es una empresa global y con gestos como este lo único que hace es establecer una estructura hegemónica de prioridades en la que los muertos occidentales preocupan y movilizan y las víctimas, por ejemplo, del atentado en Beirut de hace dos días, simplemente no cuentan. ¿O es que nos dieron la opción del filtro con la bandera del Líbano? Validar esta visión del mundo me parece extremadamente peligroso. Más si lo hacemos sin ni siquiera darnos cuenta.

Èric Lluent, periodista (Barcelona, 1986)

¿Qué le pasa a Twitter con Cuba?

En condiciones ideales, la red social Twitter ofrece sus servicios a todos los usuarios, acompañándolos “estén donde estén”, según reza su slogan; pero ello no se hace efectivo para cubanas y cubanos. Foto: Jorge Luis Baños

En condiciones ideales, la red social Twitter ofrece sus servicios a todos los usuarios, acompañándolos “estén donde estén”, según reza su slogan; pero ello no se hace efectivo para cubanas y cubanos.
Foto: Jorge Luis Baños

Twitter se erige como un genuino espacio de participación ciudadana, pero varios usuarios cubanos han constatado que la red social Twitter no les permite crearse un perfil desde este país…

Twitter es, luego de Facebook, una de las redes sociales más populares en Cuba. Posibilita, sobre todo, que las y los usuarios desarrollen competencias profesionales y encuentren un espacio para la expresión ciudadana y el activismo político, entre otros.

En la tesis de Paola Cabrera, en opción al título de Licenciada en Periodismo, “Lo posible cabe en 140 caracteres. Acercamiento a las prácticas de participación ciudadana expresadas por un grupo de usuarios cubanos en Twitter”, de 2014, se evidencia que los contenidos cubanos publicados en Twitter se caracterizan por su variedad de estilos y temáticas. Sin embargo, los temas más abordados –en el período analizado para la tesis– fueron los relacionados con la política y la cultura.

La joven periodista opina, además, que “en un escenario caracterizado por la ineficiencia de los canales tradicionales de debate, los usuarios atribuyen a la plataforma la posibilidad de construir una identidad asociada a la discusión, la difusión de y el acceso a los contenidos, que contribuyen a su patrimonio informacional, condición imprescindible para su efectivo desempeño como ciudadanos, toda vez que la sola capacidad de acceder a la información sin que medien los canales tradicionales provoca un crecimiento de la perspectiva global y la calidad de la potencialidad ciudadana”.

Las principales prácticas de participación ciudadana identificadas por esta investigación en Twitter están relacionadas con las posibilidades para el debate, la denuncia, la convocatoria, la construcción de agendas propias, las aproximaciones respetuosas al otro, la conformación de comunidades de acuerdo a intereses, entre otras.

¿Pero cómo puede esto ser completamente favorable, si desde Cuba no pueden crearse nuevas cuentas en esta red?
En condiciones ideales, la red social Twitter ofrece sus servicios a todos los usuarios, acompañándolos “estén donde estén”, según reza su slogan; pero ello no se hace efectivo para cubanas y cubanos.

Desde hace un tiempo Twitter cambió el modo de registrarse para acceder a su red, pues como más del 76 por ciento de los usuarios acceden a Twitter desde sus dispositivos móviles, “facilitó” algunas acciones para los amantes de esta plataforma.

Ahora resulta imprescindible brindar un número telefónico, para que lleguen los códigos de confirmación a través de un mensaje instantáneo y también a través de SMS se podría acceder a la red social, aunque se carezca del servicio de Internet en su dispositivo.

“A través de comandos enviados en mensajes de texto desde el teléfono, se pueden realizar algunas acciones en Twitter. Para realizar esto satisfactoriamente, es necesario añadir el número de teléfono a una cuenta existente en Twitter”, comenta en un post de CubaxDentro, Odelkis Rodríguez Irsula.

Estas nuevas medidas no se aplican para Cuba, pues el país no aparece en el listado de países a seleccionar para luego insertar el número telefónico y “no porque Cuba sea uno de los países que bloquea Twitter, ni porque el gobierno cubano controle constantemente la publicación de información crítica que se publica en esta red social, como falsamente se divulga en Internet”.

La bloguera también explica que, desde Cuba, es muy costoso utilizar Twitter vía SMS, pues el país no se encuentra en la lista de portadores móviles compatibles de Twitter –los cuales usan códigos cortos-. Los cubanos solo puede usar Twitter vía SMS utilizando los códigos largos –más caros-, los cuales son unidireccionales, es decir, “se podrán enviar mensajes que se publicarán en el perfil pero no se recibirán notificaciones de Twitter.

Además, al utilizar estos códigos se cobran tarifas de mensajes internacionales establecidas por el proveedor. La tarifa internacional de envío de mensajes desde Cuba, establecidas por ETECSA, es de 1 CUC; siendo este el precio del mensaje enviado al código largo”.

Lo más grave resulta la creación de cuentas desde Cuba, pues para hacerlo Twitter solicita nuevamente un número de teléfono en vías de garantizar mayor seguridad, pero no contempla a Cuba en la lista de países.

Sin lugar a dudas, la participación en redes sociales en estos tiempos resulta imprescindible, a través de la calidad y responsabilidad de los contenidos compartidos se respira un ambiente de participación y representación de la imagen país en esos espacios. ¿Cuál es entonces la imagen de Cuba en Twitter, acaso quien no pudo “entrar” antes que el número telefónico y localización geográfica fueran imprescindibles no tiene derecho a pertenecer al grupo de actores que pueden contar una realidad a través de 140 caracteres?

(Tomado de http://www.ipscuba.net/)

Facebook: sin sexo ni violencia

facebook-violencia--644x362

La red social de Mark Zuckerberg modifica los términos de uso y vetará publicaciones en las que aparezcan nalgas, pechos femeninos en los que se muestre el pezón o actos de vandalismo

Más concreta, más comprensible y con más detalles. Facebook ha modificado su normativa de publicación de contenidos para intentar evitar la divulgación de ciertas imágenes y comentarios que no se ajusten a sus términos de uso.

En la nueva directriz se ha añadido un epígrafe dedicado a lo que han venido a denominar «organizaciones peligrosas». Además, la plataforma, que alberga a más de 1.390 millones de usuarios en todo el mundo, recoge ejemplos acerca de las imágenes de desnudos que no están permitidas.

El objetivo de este cambio en la normativa es ser más claro y ajustarse a las exigencias demandadas por los usuarios, al tiempo de evitar la confusión originada en algunos casos.

Organizaciones terroristas

Facebook ha aclarado que los mensajes violentos, las publicaciones relacionadas con organizaciones terroristas o sus miembros están prohibidas y no se ajustan a la normativa. Tampoco se podrá hacer alabanza o mostrar apoyo a actos terroristas.

«Están prohibidas las amenazas a personas o la organización de actos violentos. No está permitido que las organizaciones involucradas en terrorismo o actividades delictivas violentas tengan presencia en nuestro sitio web. También prohibimos la planificación, promoción y celebración de acciones que hayan provocado o puedan provocar pérdidas financieras a terceros, incluidos los robos y los actos de vandalismo», explica.

Adiós a las nalgas y culos

La aparición y divulgación de imágenes en las que aparezcan nalgas, culos o glúteos estarán prohibidas en la nueva versión de las cláusulas, que ahora detalla las limitaciones de los contenidos de desnudos. Así, están prohibidas las imágenes de pechos femeninos si se incluye el pezón, una propuesta que supone demostrar su cruzada contra la pornografía inaugurada desde hace tiempo por parte de algunas compañías tecnológicas.

En ese sentido, se han añadido ciertas restricciones en las que se informa al usuario que se prohiben también las descripciones de los actos sexuales. Pese a la discrepancia originada en otras ocasiones, Facebook ha añadido que se muestran a favor de permitir que las fotos de mujeres que participan activamente en la lactancia o muestran sus pechos tras practicarles una mastectomía. «Respetamos el derecho a compartir contenido personal, tanto si se trata de fotografías de una escultura, como el David de Miguel Ángel, o de fotos familiares de un bebé amamantando», informa.

Acoso

Otras de las prohibiciones que recoge la nueva normativa incluye la publicación de imágenes alteradas y manipuladas con el objeto de «degradar» a un individuo así como la divulgación de vídeos que recojan secuencias en la que aparezca una cierta intimidación hacia otra persona.

«Permitimos que nuestros usuarios se expresen libremente sobre temas o personas de interés público, pero cuando recibimos avisos de conductas acosadoras dirigidas a particulares, tomamos las medidas correctivas oportunas. Enviar múltiples solicitudes de amistad o mensajes a personas que no desean recibirlos es una forma de acoso», escribe.

Mensajes violentos

Contar delitos cometidos o describir actividades criminales también estarán prohibidas. Según los términos de uso se prohibe la divulgación de este tipo de mensajes. «Facebook no permite el lenguaje que incita al odio, aunque diferencia entre el discurso serio y el humor. Si bien te animamos a que cuestiones ideas, instituciones, eventos y prácticas, no permitimos que ni individuos ni grupos de personas ataquen a nadie por su raza, grupo étnico, nacionalidad, religión, sexo, orientación sexual, discapacidad o enfermedad», reza.

Autolesión

La plataforma, creada en 2004, explica ahora que los comentarios y publicación de imágenes en las que aparece una persona que se ha autolesionado se eliminarán, incluso si se realiza en clave de humor, aunque destaca que no se considera la «modificación del cuerpo» para fines estéticos.

«Eliminamos el contenido que anime a hacerse daño, o que promueva los trastornos alimenticios o el abuso de sustancias estupefacientes.También colaboramos con agencias de prevención del suicidio de todo el mundo para ofrecer asistencia a las personas que la necesiten», recoge.

Contenidos con copyright

Otra de las cuestiones que recoge la directriz es acerca de la divulgación de contenidos que operan bajo los derechos de autor. «Antes de compartir contenido en Facebook, asegúrate de tener derecho a hacerlo. Te pedimos que respetes los derechos de autor, las marcas comerciales y cualesquiera otros derechos de propiedad intelectual que correspondan», subraya.

(Tomado de http://www.abc.es/)

Denuncia Iroel Sánchez robo de su identidad para subversión contra Cuba

Denuncia Iroel Sánchez la usurpación de su identidad para enviar correos masivos y no deseados por los usuarios de contenido subversivo contra Cuba. Estamos lidiando con delincuentes informáticos, gente sin escrúpulos que utiliza prácticas condenadas internacionalmente por todas las organizaciones, aseguró. También acusó la utilización de la identidad de Cubadebate con igual propósito.

Facebook en realidad no es gratis

1407694259_0

Mark Zuckerberg

Geoffrey A. Fowler. Wall Street Journal

Facebook en realidad no es gratis. Es un intercambio y debe saber lo que está entregando. A continuación, ciertas realidades de las políticas de privacidad de Facebook y cómo actuar al respecto.

Hagamos algo de verdad: entender la política de privacidad de Facebook, que consta de 9.000 palabras, y tratar de controlar nuestra información. La privacidad en Facebook acaba de dar dos pasos al frente y uno hacia atrás. Tiene que ver con el rastreo digital, uno de los aspectos más espeluznantes y confusos de la red social. Ahora puede usar lo que usted hace fuera de ella para elegir qué avisos mostrarle. A la vez, la empresa está comenzando a ser más transparente y está ofreciendo explicar por qué los usuarios reciben cada aviso y permitirles controlar qué tipos de avisos verán en el futuro.
Es típico de Mark Zuckerberg obligarnos a aceptar más rastreo de nuestras vidas a cambio de cierto grado de control. Aunque su rastreo en la web y en aplicaciones no es peor de lo que toleramos de otras empresas como Google, Facebook terminará sabiendo más que nunca sobre nosotros. Es un recordatorio de que Facebook en realidad no es gratis. Es un intercambio, y debe saber lo que está entregando. A continuación, cuatro realidades de las políticas de privacidad de Facebook y qué hacer.
Datos personales. Facebook no vende sus datos personales, pero gana dinero con ellos: ingresó el año pasado unos siete dólares por miembro. Su principal negocio es venderles a los anunciantes el acceso a sus usuarios, pero lo hace sin decirles quién es usted. Si los avisos que ve en Facebook a veces le parecen desconcertantemente personalizados, se debe a que la empresa actualiza constantemente un archivo con sus intereses, en base a todo lo que usted hace en Facebook, y lo que hace fuera de esta red social.
Aunque no puede dejar de recibir avisos en Facebook, sí puede evitar que le muestre temas publicitarios específicos. Es posible hacer clic en un pequeño icono de una flecha hacia abajo o una X en la esquina derecha de un aviso para evitar que los anuncios de esa empresa vuelvan a aparecer. Desde hace unos días, Facebook comenzó a brindar mucho más a los usuarios en EEUU.
Encuentre un aviso y haga clic en el icono de la esquina. En el menú que aparece, elija ¿Por qué veo esto? Le aparecerá una explicación de por qué Facebook piensa que ese aviso es una buena elección para usted. Debajo, hay un enlace llamado Ver y administrar preferencias de anuncios. Desde allí, accederá a todo el archivo que Facebook tiene sobre usted. Al quitar ítems de la lista, puede hacer que Facebook muestre avisos de menos temas, pero más pertinentes. Si quita todos, Facebook reserva tres tipos de información que nunca le permitirá eliminar: género, edad y residencia.
Rastreo. Facebook y las empresas de publicidad pueden mostrar avisos especiales al rastrear lo que visita en la web. La red social rastrea a toda máquina y les muestra avisos a sus usuarios según sus propios datos. Como muchos de los cambios de privacidad de Facebook, se produjo automáticamente, y usted debe desactivarlo si no le gusta.
Pero ¿qué puede hacer como usuario? Mientras su navegador guarde cookies, no puede evitar que Facebook le rastree. Pero puede prevenir que ésta y otras firmas usen esa información para mostrar avisos. Para eso, debe registrarse en cada empresa que lo rastrea. La forma más rápida de darse de baja de varias compañías a la vez es utilizar el sitio web de la industria de la publicidad (www.aboutads.info/choices/)
El teléfono. Facebook rastrea lo que usted hace en su teléfono para mostrarle avisos personalizados. Los teléfonos pueden reunir más información personal que los ordenadores, y Facebook sin duda saca provecho de esa situación. Para personalizar los avisos, la red monitorea la ubicación de su teléfono y el uso de aplicaciones, incluidas las que no usó durante un tiempo. En junio, también anunció que comenzaría a usar datos de los sitios móviles a los que usted ingresa.
Si aún no lo sabe, la mayoría de los smartphones le dan la opción de no compartir su ubicación con apps específicas. También puede evitar que Facebook use datos de la aplicación, pero debe indicárselo a su teléfono a través de las opciones de privacidad.
Pero elegir una de estas opciones no evita por completo que Facebook rastree su actividad. La empresa sostiene que aún puede obtener datos de las aplicaciones de sus socios comerciales para monitorizar la afectividad a una aplicación. Para evitar que Facebook rastree lo que usted hace en el navegador web de su teléfono, debe visitar el mismo sitio anti rastreo mencionado antes.
Preaviso. Todas estas reglas podrían cambiar más adelante. Facebook afirma que les dará a sus miembros un preaviso de siete días sobre grandes cambios en la privacidad, pero poco más se puede hacer poco para detener a este gigante tecnológico.
Nada es gratis
-Facebook puede usar lo que hace fuera de su red cuando navega por Internet y usa otras aplicaciones en su teléfono inteligente para elegir qué avisos mostrarle.
-La compañía ofrece explicar exactamente por qué los usuarios reciben cada aviso que ven y permitirles controlar qué tipos de avisos verán en el futuro.
-Facebook no vende sus datos personales, pero gana dinero con ellos: unos ingresos en 2013 de unos siete dólares por miembro.

 

Cada minuto que pasa en Facebook se ven 323 días de vídeos de Youtube

Por todos son conocidas las desproporcionadas cifras que se generan en Internet. Una Internet cada vez más saturada de información y de actividad. Pues bien, hoy comparto con vosotros una infografía que seguro que no os va a dejar indiferentes. Una infografía que nos muestra los datos sobre todo lo que sucede en Facebook en un solo minuto…, y además (y ya que está Facebook por medio) aprovecho para recordaros el post “Mi página de Facebook ha perdido alcance orgánico en sus publicaciones… ¿y ahora qué?” para aquellos lectores que no hayan tenido tiempo de echarle un vistazo y poder reactivar el alcance orgánico de sus publicaciones en Facebook con una serie de recomendaciones.

Print

¿Qué sucede en Facebook en un solo minuto?

  • Son descargadas 243.055,5 imágenes.
  • Se crean 500 cuentas nuevas.
  • Se generan 11.700$.
  • Son compartidas 3.298.611 publicaciones.
  • Se instalan en Facebook 13.888 aplicaciones.
  • Se realizan 100.000 peticiones de amistad.
  • Son enviados 150.000 mensajes.
  • 416 cuentas son comprometidas, en cuanto a seguridad se refiere.
  • Se realizan 3.125.000 “Me gusta”.
  • 15.277.777 de “me gusta” y botones para compartir son vistos desde otros sitios web.
  • Son vistos en Facebook 323 días de vídeos de Youtube.
  • Se comparten 50.000 enlaces.

 

Facebook comprar la empresa WhatsApp por unos 16.000 millones de dólares

Foto: REUTERS

Foto: REUTERS

La compañía Facebook ha anunciado este miércoles que ha alcanzado un “acuerdo definitivo” para comprar la empresa de mensajería instantánea WhatsApp por unos 16.000 millones de dólares (11.650 millones de euros), de los cuales 4.000 millones serán en efectivo y los 12.000 restantes en acciones de la conocida red social.

El acuerdo, según ha informado Facebook en un comunicado, contempla el desembolso adicional de otros 3.000 millones de dólares en reservas de acciones para los fundadores de WhatsApp y sus empleados durante los cuatro años siguientes al cierre de la operación.

Facebook ha indicado que el acuerdo de compra establece que pagará a WhatsApp 1.000 millones de dólares en efectivo y acciones Clase A de Facebook por valor de otros 1.000 millones de dólares si la operación de compra no se materializa.

La red social ha destacado que WhatsApp ha desarrollado una empresa de mensajería instánea “líder” y de “rápido crecimiento” que cuenta con más de 450 millones de usuarios al mes y un volumen de mensajes que se aproxima todos los mensajes tipo SMS que recorren el mundo, logrando “más de un millón de usuarios registrados por día”.

“La compra respalda la misión conjunta de Facebook y WhatsApp de dar más conectividad y utilidad al mundo con el reparto de servicios esenciales de Internet de manera eficiente y asequible. La combinación ayudará a acelerar el crecimiento y el compromiso con los usuarios de las dos compañías”, ha afirmado la compañía que lidera Mark Zuckerberg.

El fundador de Facebook ha asegurado que WhatsApp está “en la senda de conseguir conectar a 1.000 millones de personas”. “Los servicios que han alcanzado este hito son increíblemente valiosos”, ha afirmado el consejero delegado y fundador de la conocida red social. “Conozco a Jan (Koum, el consejero delegado de WhatssApp) desde hace mucho y estoy satisfecho por asociarme con él y su equipo para hacer el mundo más abierto y conectado”, ha añadido.

Por su parte, Koum ha afirmado que WhatsApp ha experimentado un “rápido crecimiento” por las capacidades “simples, potentes e instantáneas” que ofrece en el sector de la mensajería instantánea. “Nos sentimos honrados de asociarnos con Mark y Facebook para continuar llevano nuestro producto a más personas en el mundo”, ha explicado.

Presidente Venezuela acusa a Twitter de “ataque masivo” a su cuenta en la red social

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, denunció el jueves que Twitter atacó su cuenta y la de otros funcionarios en la red social y una ministra de su Gobierno aseguró que se están pidiendo explicaciones a la empresa estadounidense.

La ministra de Comunicación, Delcy Rodríguez, dijo que detectaron el retiro de unos 6.600 seguidores de la cuenta @NicolasMaduro, así como la suspensión de su cuenta @DrodriguezMinci y de colaboradores del mandatario venezolano.

“Estamos descubriendo un ataque masivo de la empresa Twitter y de la derecha internacional contra las cuentas de los patriotas bolivarianos y chavistas”, dijo Maduro en un acto de gobierno transmitido por el canal estatal de televisión.

Maduro, que asumió la presidencia en abril para suceder al fallecido líder socialista Hugo Chávez, dijo que el supuesto ataque se debe a que la red social es uno de los canales que usa para informar las actividades de Gobierno.

El presidente suele anunciar medidas, arengar a sus seguidores y criticar a sus enemigos por la red social, en la que debutó en marzo de este año y en donde ya suma más de 1,4 millones de seguidores.

“Esto es alarmante realmente. Nosotros estamos en este momento haciéndole el reclamo a esta empresa y exigimos una explicación”, dijo Rodríguez.

Maduro ha denunciado en el pasado complots en su contra sin brindar mayores pruebas.

A %d blogueros les gusta esto: