Aduana cubana desmiente presencia de droga en contenedor embarcado en Cuba

Aduana-Cuba-LogoEl pasado 14 de abril, la agencia de noticias EFE publicó un despacho cablegráfico donde informaba de la incautación en el Puerto de Colón, en Panamá, de 401 kilogramos de cocaína, contenidos en un contenedor embarcado en el Puerto de Mariel, con destino final Bélgica.

Sobre este asunto, la Aduana General de la República de Cuba informa que el pasado día 6 de marzo de 2016, a las 12:48 horas, se realizó la recepción en la Terminal de Contenedores del Mariel (TCM) del contenedor CLHU 387265-2 de 20 pies, el cual arribó por vía férrea procedente de la provincia de Sancti Spíritus.

Dicho contenedor fue embarcado en el buque MSC Canberra Container, de bandera panameña, el día 23 de marzo de 2016, a las 19:48 horas. La nave partió del puerto del Mariel con destino a Bahamas, al siguiente día, a las 10:00 horas, con 791 contenedores a bordo y arribó a Panamá el 5 de abril pasado. La entidad exportadora de esta carga es CUBAEXPORT y el contenedor cargaba 60 bidones de metal de 200 litros cada uno, conteniendo miel de abejas.

La referida carga realizaría operaciones de trasbordo en el puerto de Cristóbal, Colón, Panamá y su destino final sería el Puerto de Amberes en Bélgica, a bordo de la motonave Vargas Trade, de bandera portuguesa.

Luego de las investigaciones correspondientes; la revisión de las imágenes radiológicas, así como de los procedimientos establecidos para la inspección de los contenedores, la Aduana General de la República de Cuba puede asegurar categóricamente que el contenedor CLHU 387265-2 no era portador de drogas en su estructura, ni en los tanques metálicos que transportan la miel, por lo que el despacho de la agencia EFE carece de todo fundamento.

La Habana, 18 de abril de 2016
Nota Informativa de la Aduana General de la República

(Tomado de Cubadebate)

Cobro excesivo de Correos de Cuba

FOTO: Ismael Batista/ Granma

FOTO: Ismael Batista/ Granma

Si vamos a extraer un paquete en Correos de Cuba nos encontramos con que por más de 1,5 Kilogramos debemos pagar 20 CUC de impuesto.

Si vamos a extraer un paquete en Correos de Cuba nos encontramos con que por más de 1,5 Kilogramos debemos pagar 20 CUC de impuesto, es decir 500 pesos cubanos, eso es por más de 1 Kilogramo de más que se extraiga. Me llamó la atención que al parecer quienes crearon este impuesto no se dieron cuenta que de alguna forma se esta violando los “principios fundamentales que dicta el Servicio Postal Universal firmado actualmente por 192 países, del cual Cuba es signataria, es la garantía de un servicio accesible a todos, asequible económicamente y con determinado nivel de calidad” (Granma). Es decir, para un cubano lo que debía ser uno de los servicios más economico del mundo ya no es, ni asequible, ni economico, ya que muy pocos pueden pagar un impuesto de 20 CUC por extraer un paquete con más de 1,5 KG. ¿A quién se le ocurrió semejante barbaridad?

Cuba y el surrealismo aduanero

Aeropuerto Internacional José Martí, La Habana.

Aeropuerto Internacional José Martí, La Habana.

Por Natasha Vázquez

Salvador Dalí nunca estuvo en Cuba, aunque llegarán sus obras por primera vez al Museo de Bellas Artes en La Habana. Pero si el célebre pintor surrealista español pudiera por un momento despertar de su sueño eterno y viajar a esta isla, tendría inspiración de sobra para muchas más de sus geniales pinturas.

Bastaría pasar por los controles del aeropuerto, mejor después de septiembre cuando entren en vigor las más recientes disposiciones de la Aduana General de la República, que parecen sacadas de un manual del surrealismo, o de la imaginación de un bromista, si no se tratara de algo tan serio que afecta a millones de cubanos.

Dalí abriría aún más sus grandes ojos, sorprendido de los ridículos límites impuestos a los viajeros, contabilizando desde la cantidad de jabón o adornos para el pelo, hasta las piezas de repuesto de autos, imposibles muchas veces de conseguir acá. Ni él, ni nadie que no viva o conozca bien Cuba (ni tampoco nosotros, que conste) puede entender que se limite aún más la cantidad de confituras o desodorante que se puede entrar al país, convirtiéndose en tragedia para muchos que dejarían de resolver por esa vía necesidades básicas. Tampoco comprendería de primeras Salvador por qué los cubanos suelen viajar con toda una mudada, cuando cualquier viajero de otro país se mueve por el mundo con unas pocas mudas de ropa y algún souvenir para el recuerdo.

Nosotros, de ser posible, traemos la casa a cuestas, desde los electrodomésticos más variados hasta productos comestibles, pasando por la infaltable ropa, ¡los zapatos! y los nunca suficientes productos de aseo. Y no es capricho, ni que nos guste andar como nómadas de aeropuerto en aeropuerto. Ni siquiera, como sospecha la aduana, que todos nos vayamos a dedicar al “trapicheo” o venta  ilegal.

Boquiabierto quedaría Dalí si logra pasar los controles de aduana ileso y le da por visitar la red comercial. A un desabastecimiento grave y crónico, donde suele faltar casi cualquier cosa, se le suman unos precios neoyorquinos en cualquier tugurio en pleno corazón de Centro Habana.

El famoso 240 % de impuesto estatal (a veces más) hace inalcanzables para una mayoría no solo los pequeños lujos de la vida diaria sino hasta los artículos de la canasta básica, que cada vez menos se entregan subsidiados en la ya casi jubilada “libreta de abastecimientos”.

Si una tableta de chocolate, de las más baratas, no cuesta menos de 2 CUC (poco más de 2 USD), lo que equivale al 20 % del salario mensual de cualquier trabajador medio, qué decir de un litro de aceite “sato”, de soya, de producción nacional, con un precio de 2.40 CUC. O sea, una semana de trabajo para adquirir una botella de aceite.

Esperemos que a nuestro querido Dalí no se le rompan sus peculiares zapatos, porque si tuviera que comprar unos –no de marca o modelo determinado, sino cualquiera del montón, de dudosa calidad y que en algunos casos no le durarían tres puestas– necesitaría no menos de 20 CUC, y eso es ya un mes completo de trabajo de un ingeniero, o periodista.

Supongamos que Dalí navega con suerte y no llega en uno de  esos momentos en que media Habana busca desesperada –sin encontrarlos– un simple paquete de detergente, o una pasta dental, o papel higiénico, sin pedir mucho, conformándose con cualquier producto o marca desconocida. Debemos advertirle al pintor que no se le ocurra ya esperar por una línea o calidad determinada, que es por gusto.

¿Cómo entender entonces los límites irrisorios de cinco unidades de “preparaciones capilares” (champú, cremas o geles, entre otros), cinco esmaltes de uñas, cinco portaretratos o 20 maquinillas de afeitar desechables? Esas cantidades apenas alcanzan para consumo propio, no ya pensar en familia o amigos. Y menos da para vender, que es el gran temor de los sesudos a los que se le ocurrió semejante disparate.

Para cualquiera (Dalí incluido) está claro en ningún lugar del mundo se pueden importar productos de carácter comercial sin pagar determinados aranceles. Pero es que aquí, no existe siquiera la posibilidad de hacerlo por vías legales. Hace unos meses, se prohibió a los negocios privados  la venta de confecciones y otros artículos industriales, pero sólo lograron quitarlos de la vista.

El negocio continuó, ahora más escondido y más caro para el cliente, pero que de todos modos, resuelve aún de esa manera  determinados artículos. A partir de septiembre, quizás sea un poco más difícil, pero no imposible, a juzgar por experiencias anteriores.

Para Dalí, acostumbrado a viajar, sería no obstante una novedad que le contaran los calcetines o los calzoncillos. Difícilmente eso le ocurriría en ningún otro aeropuerto, ni de su tiempo ni del nuestro.

Y es que por muy surrealista que uno sea, el absurdo de la vida real te puede sobrepasar a veces. Lo cierto es que, a pesar de las voces de protesta, la aduana parece empeñada en justificar lo injustificable y suma una medida impopular más a las de los últimos meses, que lejos de resolver un problema, han creado muchos otros. Como mismo ocurriera con los desorbitados precios de los autos, que aún se llenan de polvo en los concesionarios y con cuyas ganancias se suponía que mejoraría el transporte público. O con el cierre de las pequeñas salas privadas de cine 3D, que hacían en la práctica una labor comunitaria,  prohibidas sin una sola razón convincente y sin sustitutos a la vista.

En fin, que cuando vea todo esto, lo más probable es que Dalí se estire un poco más el bigote y se vaya por donde vino, a pintar en otra parte, que aquí solo autorizan a entrar cinco pinceles.

( Tomado del Blog La Chiringa de Cuba )

#Cuba: La Aduana General de la República ha recibido críticas a mansalva

Aduana1

La Aduana solo cumple lo que el gobierno de Cuba le ordena y las regulaciones no son exageradas

Por: Fernando Ravsberg

“Hacerse el sueco” en Cuba significa no darse por enterado de lo evidente y creo que con las críticas a las nuevas regulaciones aduanales más de uno se ha convertido en escandinavo como por arte de magia, buscando un cabeza de turco sobre el cual descargar la ira.

La Aduana General de la República ha recibido críticas a mansalva, aun cuando todos en Cuba sabemos que semejantes resoluciones no pueden provenir de una institución cuya función se limita a hacer cumplir las regulaciones que aprueba el gobierno.

Además tampoco las normas que se aplicarán resultan tan extremistas si se las compara con las de otros países. Viajar con 5 pares de zapatos es más que suficiente por mucho que se quiera caminar y hasta al más limpio le basta llevar decenas de jabones en la maleta.

Los precios de algunos productos provocan el contrabando. Para comprar este pedazo de queso hacen falta 2 meses de salario íntegro de un trabajador del Estado

Los precios de algunos productos provocan el contrabando. Para comprar este pedazo de queso hacen falta 2 meses de salario íntegro de un trabajador del Estado

El problema no radica en lo que la Aduana nos permite entrar al país sino en lo que nosotros –cubanos y extranjeros residentes- necesitamos traer para llenar el enorme bache que produce la escasez y/o  los altísimos precios existentes en el mercado interno.

Juro solemnemente que a mí no me place viajar desde España con las 4 gomas de mi automóvil bajo el brazo. No es fácil buscarlas y empaquetarlas, además de encontrar un taxi con suficiente capacidad para llevarme al aeropuerto sin protestas.

Hacer la cola en los vuelos hacia la isla desde cualquier parte del mundo es como meterse en una convención de vendedores ambulantes, cargados de las mercancías más insólitas,  muebles, interruptores eléctricos, repuestos de autos, bombillos de luz, televisores, bombas de agua o prótesis mamarias.

Lo que falla no son las regulaciones aduanales sino el comercio interno y el gobierno debe aceptar que viene fallando desde siempre. Prácticamente el país no ha tenido un solo momento de abastecimiento pleno, sin escasez ni racionamiento.

Un viejo chiste dice que si Jesucristo hubiera sido cubano nunca lo hubieran crucificado porque aquí cuando no falta el martillo escasean los clavos o se pierde la madera. De hecho no hay un lugar en toda Cuba donde se pueda comprar un par de tablas legalmente.

Los cubanos traen desde el extranjero las cosas más extrañas, desde gomas de automóviles hasta pañales desechables

Los cubanos traen desde el extranjero las cosas más extrañas, desde gomas de automóviles hasta pañales desechables

El mercado negro enseguida se apropia del espacio, dudo que haya otro país con uno tan pujante y moderno como el de Cuba. Tiene incluso webs como Revolico o Porlalivre donde se oferta todo, al doble de lo que cuesta fuera y a la mitad de lo que vale en Cuba.

Da igual que se trate de un tubo de pasta de dientes o de una laptop de última generación, todo será más barato que en las tiendas del Estado, es que los mercaderes le suben apenas un 100% mientras que el gobierno le aplica un impuesto del 240%.

La mayor parte de la ropa y zapatos que venden el Estado es mercancía vieja, cara y de mala calidad. Un par de zapatos puede durar un mes y no hay donde protestar cuando se rompen porque la defensoría del consumidor en Cuba es una utopía.

Estos refrigeradores en las tiendas de Europa cuestan 600 euros y en las de Cuba se venden al doble del precio

Estos refrigeradores en las tiendas de Europa cuestan 600 euros y en las de Cuba se venden al doble del precio

Con las nuevas regulaciones aduaneras el gobierno ha puesto la carreta delante de los bueyes, prohibiendo la importación antes de ser capaz de crear un sistema comercial que satisfaga mínimamente las necesidades de consumo de los ciudadanos.

Nadie debe temer que la importación ponga en crisis el comercio para eso basta con la propia ineficiencia de las autoridades encargadas de abastecer el mercado. Es que ni siquiera son capaces de mantener en las tiendas de forma permanente las frazadas para limpiar pisos.

Lo peor es que estas medidas solo afectarán al ciudadano que viaja de vez en cuando pero no detendrá el contrabando duro porque este entra al país de forma cotidiana en las maletas de las tripulaciones de aviación o en pacas, con el visto bueno de aduaneros corruptos.

La Aduana actualiza listado de entidades autorizadas a realizar envíos a Cuba

aduanaLa Aduana General de la República de Cuba ha detectado casos en los que agencias de mensajería y paquetería ubicadas en diferentes países ofrecen brindar estos servicios en Cuba sin estar debidamente autorizadas, lo cual ocasiona la no recepción por los destinatarios de los artículos enviados.

En el interés de evitar afectaciones y molestias a las personas que contraten envíos en el extranjero con destino a Cuba y a quienes vienen dirigidos en el país, publicamos a continuación la relación actualizada de las entidades extranjeras que operan bajo contrato con los operadores cubanos autorizados a realizar estas actividades, lo cual permitirá que quienes impongan desde el exterior envios de este tipo, puedan comprobar que la agencia que pretenden utilizar se encuentra entre las autorizadas a realizar estas operaciones en Cuba.

Operadores en Cuba y las entidades extranjeras con las que opera:

1. Empresa de Mensajería y Cambio Internacional (EMCI): Opera con las agencias de paqueterías que se relacionan a continuación por países:

Ecuador: Bordoy Courier

Panamá: Apacargo; Cugranca; IBT y All Consume

Estados Unidos: Cugranca

Perú: All Consume

España: Cugranca; IB SA y Cubaenvío

2. Agencia Courier Cubanacan Express: Mantienen operaciones bajo contratos con las siguientes entidades en el extranjero, las cuales se relacionan a continuación por países:

España: Eurocuba; Comercial Bilbohabana; Logística Guaso

Costa Rica: MHN Cargo Express

Panamá: Apacargo Express SA; Rumbos Express INC

Canadá: Treew INC

Guatemala: Compañía Comercial Fermingua S.A

Italia: Globoestar; Angulo Cubano Service SRL

Ecuador: Envíos y Paquetes Rodríguez Rodríguez; Compañía Romero Tranfer y Courier S.A

Venezuela: Exconven C.A

Couriers: TNT y Cotransa

3. Agencia de Paquetería CubaPacks International: Es la única autorizada para realizar operaciones de importación directamente con los Estados Unidos de Norte América, además de Puerto Rico y Panamá. Actualmente lo hace a través de las siguientes agencias de paquetería:

EUA: Wilson Int; Service Inc; Machi Community Services; Va Cuba; Caribe Express; Vía Cuba; Flor Caribe Inc; Caribbean Family And Travel Services Inc; Aztec Worldwide Airlines Inc; Procurements Systems Inc; Crowley Logistics Inc; Frontline Cargo Logistic; International Port Corp; Ez Shipping Llc; Centrotrading Llc; V.I.P INTL INC.

Puerto Rico: Pa Cuba la Caridad.

Panamá: Promotora Lux, S.A

4. TRANSCARGO

Canada: AB FORWARDING, ITN LOGISTICS,

China: AB FORWARDING,

España: LANTIA MARITIMA, CUGRANCA, GLOSHIMA, EUROCUBA CONSULTORES,

Venezuela: LANTIA MARITIMA, ESPIRAL INFINITO, ANAKA, RED CAMBIO

Rep. dominicana: GLOSHIMA, STEMSA COMERCIAL S.A,

Panamá: AB FORWARDING, CARGAS INTEGRADAS, INTERNATIONAL BUSSINESS TRADING, S.A, APACARGO EXPRES, TREEW INC, LAS AMERICAS TCC GROUP, SUPLIDORA JR, PROMOTORA LUX, KMINOS ,

Ecuador; ENTRUSTECUADOR, EUROTREND ,

Belgica: CHACALLI,

Italia: SARDELLI LOGISTICS, SEFIGROUP,

República Checa; OSSA

5. AEROVARADERO

Italia: AM Group SRL, AMA SA, Globestar SRL

Ecuador: Michelle Air Cargo,Michair Cia., Borduy Courrier y Servicios SA, Latin Travel Cia LTDA, Romero Tranfer and Courrier SA

Panama: Cargas Integradas SA, Central America Cargo Agency LTD, Cugranca SA, Promotora LUX, Transporte G and C Express SA, Eurotrend

España: Globestar SRL, Cotransa, Garpez Transitarios, CugrancaSafety SL, Eurorusia Lantia Marítima, Conexión Isleña, Blue Cargo

Canada: Central America Cargo Agency LTD, Cugranca SA, Pelican International Cargp INC, LVR International

Perú: NC International Express SAC

Gran Caimán: ABS Trade & Commerce

República Dominicana: Akbar y Asociados, Stemsa Comercial SA

Méjico: Sky technologiesSA de CV

Rusia: Eurorusia, Express Latina

Guatemala: Compañia Comercial Fermigua SA, Serpro

Perú: Consultoría y Mensajería SA, AllConsulme SAC

Bolivia: Consultoría y Mensajería SA, AllConsulme SAC

Angola: Tiba

Belice: Anaka Belice Limited

Bahamas: Island Fun and Sun Tours

Costa Rica: MHN Cargo Express Limitada

Francia: Globefret

Luxemurgo: Globefret

(Con información de Aduana-Cuba)

Cuba: Autorizan importar equipos electrodomésticos y ciclomotores

(AIN) Una nueva disposición de la Aduana General de la República de Cuba, publicada hoy en la Gaceta Oficial, en edición extraordinaria, autoriza la importación sin carácter comercial y por personas naturales, de equipos electrodomésticos y ciclomotores eléctricos.

La Resolución 143, de mayo de 2013, establece la entrada al país de estos artículos, siempre que su valor, cantidad y requisitos técnicos se correspondan con los límites establecidos en la legislación vigente.

Podrán importarse, solo en cantidad de dos, acondicionadores de aire de cualquier tipo, si su capacidad no excede de una tonelada; y cocinas y hornillas eléctricas (las vitrocerámicas de inducción) de diferente modelo y cuyo consumo no pase de los mil 500 watt.

Se suman refrigeradores del hogar, freezer y otros equipos eléctricos, como duchas, freidoras, calentadores de agua, planchas domésticas, tostadoras de pan y hornos microonda, estos últimos de cualquier tipo y con un consumo no superior a los dos mil watt.

Cada persona natural puede entrar al país hasta dos ciclomotores eléctricos, con partes y piezas, siempre que su velocidad máxima no supere los 50 kilómetros por hora y la potencia del motor no exceda de mil watt.

La Resolución 143 define, además, que los recursos de reclamación iniciados antes de la entrada en vigor de esta normativa, y aún no concluidos, se regirán por lo dispuesto en la presente.

 

Cuba: Aduana amplia categoría de artículos personales

Por Charly Morales Valido en OnCuba

A tono con los tiempos, la Aduana tampoco escapa a la actualización que vive Cuba: artículos que antes no eran considerados efectos personales ahora sí, en un dialéctico y lógico “perdón” a una tecnología cada vez más cotidiana, como un teléfono celular o una laptop.
Desde el pasado 10 de noviembre, también son considerados personales los reproductores de multimedia, teléfonos móviles, computadoras o televisores portátiles, cámaras fotográficas o aparato para transportar, entretener o alimentar a los niños. Antes también podían entrar, pero había que pagar un impuesto de importación que hacía poca gracia a los dueños.
Por solicitud de la propia Aduana, el Ministerio de Finanzas y Precios emitió la Resolución 357-2012 para ampliar el espectro de artículos libres de impuestos, reducidos anteriormente a la ropa, el calzado o toda pertenencia íntima para asearse o maquillarse. Pero la modernidad exige más que unos calzoncillos limpios y un cepillo de dientes para viajar…

 

La restricción previa data de hace 33 años, cuando el Decreto-Ley 22 de 1979 estipuló los artículos personales que podían ser importados libres de impuestos, salvo excepciones en ciertas circunstancias muy puntuales, que la Ley no especificaba, por cierto.
Por ejemplo, antes era preciso una franquicia oficial para entrar una computadora o un DVD, y después de liberar su importación, el viajero debía pagar un impuesto por importarlo, como si bastante no le hubiera costado al comprarlo.
En 2009, 15 años después del nacimiento del Ministerio de Finanzas y Precios, Cuba firmó el Convenio Internacional de Kyoto para simplificar y armonizar los regímenes aduaneros, que agrega los aparatos portátiles a la categoría de efectos personales, dada la masificación mundial –y en muchos países dependencia- del uso de celulares y la tecnología multimedia.
Por ello, amén de nuevas políticas migratorias y proyectos más ambiciosos de captación de turismo, se imponía actualizar las estipulaciones aduanales para incentivar y ayudar al viajero. Y aunque muchas veces son vistos como los malos de la película, los aduaneros sencillamente se rigen por lo que estipula el mencionado Ministerio: el problema no es de institución, es de personas…
Y gente incómoda hay en cualquier profesión…

Aduana: Botar el sofá

Por: Gisselle Morales Rodríguez

Sería hasta cómico si no fuera tan trágico: la Aduana General de la República, como la puerta estrecha y abierta en un solo sentido que en realidad es, dispuso nuevas regulaciones para la entrada de paquetería al país. Ahora, con las normas al uso a partir de septiembre, quienes reciban un bulto en Cuba deberán pagar como si hubiesen ido a comprarlo al mismísimo Corte Inglés de Madrid.

Dice la voz popular -no la Aduana, que se limitó a informar los cambios pero no el propósito- que se trata de una redada bien urdida para desmantelar el negocio de las mulas, no el de esos animalitos mansos que transportan por las serranías el poco café, sino el de los contrabandistas legales que entran y salen de la isla con el equipaje atestado de baratijas.

(Ahora que escribo contrabandistas recuerdo las clases de Historia de Cuba de quinto grado en que la profesora de aquella época -no sé si también las de ahora- enseñaba que el contrabando era la legítima respuesta de los criollos al férreo monopolio comercial instaurado por la vieja España).

Es cierto: las pacas llegadas allende los mares se han robado el show del candongueo nacional y, lo que es peor para los bolsillos del Estado, han sumido a las Tiendas Recaudadoras de Divisa -vaya eufemismo- en un largo bostezo de almacenes estancados e inventarios ociosos.

No se nos ocurre entonces una medida providencial que obligue a las TRD a bajar los exorbitantes precios que le pone a sus productos -a veces tan desmedidos que parecen fijados por el imperialismo-; no intentamos elevar la calidad de lo que se importa para la venta mayorista; ni siquiera permitimos la compra a plazos o por créditos, una solución que pudiera aliviar la maltrecha economía familiar -maltrecha para quien vive del salario, aclaro-. Lo más fácil es, sin dudas, botar el sofá.

Con las nuevas regulaciones, la Aduana no impide únicamente el lucro de las mulas -que tampoco son tan infelices como para que las andemos defendiendo-, sino también las remesas en especie que, de Pascuas a San Juan, reciben con regocijo buena parte de los cubanos y que, de septiembre en lo adelante, más que regalos de familia pueden convertirse en una zanahoria imposible de pagar.

La primera vez que leí las normativas, en un rapto de ingenuidad que a estas alturas resulta poco menos que imperdonable, llegué a pensar que iban a pagarnos a todos en CUC de un día para otro; de lo contrario no se justificaría que un ciudadano cubano deba pagar en la Aduana con una moneda que no es la de su salario.

Luego, mirando las mil y una opiniones que la noticia generó en Cubadebate, me percaté de que lo terrible no era la pérdida del sofá -un mueble más, un mueble menos-, sino la impotencia ciega que experimentas al advertir que se ha pasado olímpicamente por sobre la necesidad popular.

http://cubaprofunda.wordpress.com/

Cuba: Informan nuevas disposiciones aduanales que regulan pago de derechos arancelarios de artículos sin carácter comercial

Nuevas medidas de la aduana en Cuba

Las nuevas disposiciones aduanales que regulan el pago de derechos arancelarios de artículos sin carácter comercial, destinados a personas naturales, fueron explicadas a la prensa en La Habana.

Directivos de la Aduana General de la República expusieron el contenido de la resolución 122/2012, donde aparece estipulado el precio, según su peso, de los productos que clasifican como miscelánea (ropa, calzado y similares), cuyos envíos se realicen a la Isla por vía aérea, marítima, postal y de mensajería.

Uno de los contenidos principales de la disposición es una tabla que determina el peso del envío y su valor, más el valor gravado y los derechos a pagar, y la cual puede consultarse en el número extraordinario de la Gaceta Oficial de la República de Cuba del dos de julio del 2012, o en la página web de la Aduana.

Tal medida entrará en vigor a partir del tres de septiembre venidero.

De acuerdo con esta, el Ministerio de Finanzas y Precios dictó la resolución 223/2012, la cual conviene que el pago de los derechos arancelarios -hasta bultos de 20 kilogramos- se abonará en pesos convertibles (CUC).

Igualmente, dicha disposición exime de los impuestos a las personas que reciban hasta tres kilogramos, según la relación peso/valor establecida.

Otra resolución, en este caso la 222/2012, también fue abordada por los especialistas aduanales, la cual absuelve del pago de aranceles a quienes en cada viaje importen productos sin carácter comercial por un valor total de hasta 50 pesos y 99 centavos.

Indica, además, que a partir de dicha cifra y hasta un valor de mil pesos, los viajeros deberán abonar una tarifa progresiva.

El pago será en pesos cubanos (CUP) para las personas naturales y extranjeros residentes en territorio nacional en la primera importación de cada año.

A partir de la segunda, el cálculo de los aranceles a pagar se realizará en CUC, y se aportarán en CUP según la tasa de cambio vigente en la Isla.

Foráneos y cubanos residentes en el exterior efectuarán el pago en CUC, según indica legislación que entrará en vigor el próximo dos de agosto.

Tomado de Cubadebate

Cuba: NOTA INFORMATIVA DE LA ADUANA GENERAL DE LA REPÚBLICA

 

Estimados pasajeros:

 Desde el año 2008, como consecuencia de los daños y pérdidas ocasionados por los ciclones que azotaron nuestro país y su incidencia en lo económico y social, se autorizó temporalmente y de manera excepcional a los pasajeros cubanos residentes o no, la importación de alimentos exentos de pago de los derechos de aduana establecidos (arancel), lo que se ha mantenido hasta la fecha.

Teniendo en cuenta que próximamente se cumplirán 4 años de esta medida, resulta necesario restablecer y exigir, a partir del 18 de junio del presente año 2012, el pago de los derechos de aduana para la importación de alimentos por la vía de pasajeros, de acuerdo a lo regulado en el Decreto Ley No. 22, del 16 de abril de 1979 sobre el ¨Arancel de Aduanas de la República de Cuba, para las importaciones sin Carácter Comercial¨.

De igual forma, en aras de mantener la agilidad, la eficiencia y el buen trato de los pasajeros, durante el despacho aduanero, es importante destacar que la Resolución No. 11 del 2007 de la Aduana General de la República, en su resuelvo tercero establece que los alimentos son considerados misceláneas, procediendo el pago del arancel correspondiente, además en su resuelvo 5to, inciso c, se establece la exención de 10 kg de medicamentos a condición de que lo traiga separado del resto de los artículos.

La Aduana General de la República mantendrá informados a los pasajeros sobre cualquier otra indicación específica que se emita con relación a la importación de alimentos.

Para cualquier aclaración o información que se necesite, puede contactar a través de los siguientes teléfonos:

883-8282, 883-7575 y el 881-9732 (La Habana).

247015 Extensión 2265 (Ciudad de Matanzas).

513965 Extensión 119 (Ciudad de Cienfuegos).

227525 Extensión 220 (Ciudad de Villa Clara).

223613, 222951 Extensión 120 (Ciudad de Ciego de Ávila).

211809, 211303, 211504 Extensión 109 (Ciudad de Camagüey).

481801, 468594 (Ciudad de Holguín).

628991 Extensión 124 (Ciudad de Santiago de Cuba).

A %d blogueros les gusta esto: