Canciller peruano: EE.UU. no puede subordinar el trato a América Latina a política interna

El ministro de Relaciones Exteriores de Perú, Rafael Roncagliolo, ayer en la sede de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI), en Montevideo (Uruguay).

En una entrevista con Efe en Montevideo Roncagliolo volvió a rechazar la exclusión de Cuba de la próxima Cumbre de las Américas y adelantó que en ese encuentro presidencial el Gobierno peruano pedirá que en el futuro solo se celebren esas citas si participan todas las naciones del continente.

El ministro de Exteriores peruano, que el viernes realizó una visita oficial a Uruguay en la que se reunió con su homólogo, Luis Almagro, y el presidente José Mujica, recordó que “la base material, física y económica de las relaciones entre Estados Unidos y América Latina ha cambiado”.

“Antes Estados Unidos tenía mucha más influencia política en la región porque la región era mucho más dependientes de Estados Unidos”, en cambio “hoy en día China es el principal socio comercial de la mayor parte de los países” de la zona, afirmó Roncagliolo al hablar sobre el incidente con la isla caribeña.

Colombia, que acogerá la Cumbre de las Américas el 14 y el 15 de abril próximos en Cartagena de Indias, informó esta semana de que ha decidido no invitar a Cuba a la cita porque no ha logrado el consenso entre los participantes para hacerlo.

El país caribeño no ha asistido nunca a estas cumbres, en las que participan los 34 Estados que actualmente integran la Organización de Estados Americanos (OEA), es decir, todos los del continente menos la isla.

El Gobierno de La Habana aseguró que iría a Cartagena en caso de ser invitada pero que nunca regresaría a la OEA, organismo del que Cuba fue suspendida en 1962.

La suspensión fue levantada en 2009, pero Cuba no ha solicitado su reincorporación.

Roncagliolo volvió a alabar hoy “los esfuerzos que ha hecho el presidente (Manuel) Santos y el gobierno colombiano, incluido el viaje a Cuba del miércoles” para mediar, porque “son esfuerzos importantes para fortalecer el diálogo entre posiciones distintas en la región”.

“La elección de Santos ha contribuido que pasemos de los conflictos a una época de diálogo y esto me parece muy valioso”, agregó.

Sin embargo, reiteró que “hay una contradicción entre la celebración de una cumbre hemisférica y la exclusión de un país”.

Tras el anuncio de Colombia, el Departamento de Estado de EE.UU. indicó el jueves que Washington espera “una muy buena participación en la Cumbre” porque “la mayoría de líderes de la región ven el gran mérito que tienen estas reuniones”.

Mientras, Cuba culpó a EE.UU. de su ausencia en la cita, sobre la que pesa la amenaza de un boicot de parte de los países de la Alianza Bolivariana (ALBA), formada por Cuba y sus principales aliados en la región, Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Ecuador, una opción que Perú respeta pero no comparte, según Roncagliolo.

En la entrevista con Efe el canciller peruano negó asimismo que proyectos como la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac), que agrupa todo el continente americano menos Estados Unidos y Canadá, vayan “contra nadie”.

“La integración latinoamericana es mucho más antigua que la OEA y las Naciones Unidas; no quiere decir que vayamos a romper relaciones con Europa o con Estados Unidos; son espacios distintos que nos parece importante cristalizar”, argumentó.

En ese sentido destacó la relación entre los nuevos gobiernos de Perú y España, establecida “sobre la base del respeto, el reconocimiento, la independencia, la igualdad, la fraternidad y no sobre la base de viejas dependencias que España abandonó hace rato”.

El ministro de Relaciones Exteriores de Perú, Rafael Roncagliolo, ayer en la sede de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI), en Montevideo (Uruguay).

A %d blogueros les gusta esto: