ARTÍCULO DE FIDEL: Mandela ha muerto ¿Por qué ocultar la verdad sobre el Apartheid?

Por: Fidel Castro

Quizás el imperio creyó que nuestro pueblo no haría honor a su palabra cuando, en días inciertos del pasado siglo, afirmamos que si incluso la URSS desaparecía Cuba seguiría luchando.

La Segunda Guerra Mundial estalló cuando, el 1ro. de septiembre de 1939, el nazi-fascismo invadió Polonia y cayó como un rayo sobre el pueblo heroico de la URSS, que aportó 27 millones de vidas para preservar a la humanidad de aquella brutal matanza que puso fin a la vida de más de 50 millones de personas.

La guerra es, por otro lado, la única actividad a lo largo de la historia que el género humano nunca ha sido capaz de evitar; lo que llevó a Einstein a responder que no sabía cómo sería la Tercera Guerra Mundial, pero la Cuarta sería con palos y piedras.

Sumados los medios disponibles por las dos más poderosas potencias, Estados Unidos y Rusia, disponen de más de 20 000 —veinte mil— ojivas nucleares. La humanidad debiera conocer bien que, tres días después de la asunción de John F. Kennedy a la presidencia de su país, el 20 de enero de 1961, un bombardero B-52 de Estados Unidos, en vuelo de rutina, que transportaba dos bombas atómicas con una capacidad destructiva 260 veces superior a la utilizada en Hiroshima, sufrió un accidente que precipitó el aparato hacia tierra. En tales casos, equipos automáticos sofisticados aplican medidas que impiden el estallido de las bombas. La primera cayó a tierra sin riesgo alguno; la segunda, de los 4 mecanismos, tres fallaron, y el cuarto, en estado crítico, apenas funcionó; la bomba por puro azar no estalló.

Ningún acontecimiento presente o pasado que yo recuerde o haya oído mencionar, como la muerte de Mandela, impactó tanto a la opinión pública mundial; y no por sus riquezas, sino por la calidad humana y la nobleza de sus sentimientos e ideas.

A lo largo de la historia, hasta hace apenas un siglo y medio y antes de que las máquinas y robots, a un costo mínimo de energías, se ocuparan de nuestras modestas tareas, no existían ninguno de los fenómenos que hoy conmueven a la humanidad y rigen inexorablemente a cada una de las personas: hombres o mujeres, niños y ancianos, jóvenes y adultos, agricultores y obreros fabriles, manuales o intelectuales. La tendencia dominante es la de instalarse en las ciudades, donde la creación de empleos, transporte y condiciones elementales de vida, demandan enormes inversiones en detrimento de la producción alimentaria y otras formas de vida más razonables.

Tres potencias han hecho descender artefactos en la Luna de nuestro planeta. El mismo día en queNelson Mandela, envuelto en la bandera de su patria, fue inhumado en el patio de la humilde casa donde nació hace 95 años, un módulo sofisticado de la República Popular China descendía en un espacio iluminado de nuestra Luna. La coincidencia de ambos hechos fue absolutamente casual.

Millones de científicos investigan materias y radiaciones en la Tierra y el espacio; por ellos se conoce que Titán, una de las lunas de Saturno, acumuló 40 —cuarenta— veces más petróleo que el existente en nuestro planeta cuando comenzó la explotación de este hace apenas 125 años, y al ritmo actual de consumo durará apenas un siglo más.

Los fraternales sentimientos de hermandad profunda entre el pueblo cubano y la patria de Nelson Mandela nacieron de un hecho que ni siquiera ha sido mencionado, y de lo cual no habíamos dicho una palabra a lo largo de muchos años; Mandela, porque era un apóstol de la paz y no deseaba lastimar a nadie. Cuba, porque jamás realizó acción alguna en busca de gloria o prestigio.

Cuando la Revolución triunfó en Cuba fuimos solidarios con las colonias portuguesas en África, desde los primeros años; los Movimientos de Liberación en ese continente ponían en jaque al colonialismo y el imperialismo, luego de la Segunda Guerra Mundial y la liberación de la República Popular China —el país más poblado del mundo—, tras el triunfo glorioso de la Revolución Socialista Rusa.

Las revoluciones sociales conmovían los cimientos del viejo orden. Los pobladores del planeta, en 1960, alcanzaban ya los 3 mil millones de habitantes. Parejamente creció el poder de las grandes empresas transnacionales, casi todas en manos de Estados Unidos, cuya moneda, apoyada en el monopolio del oro y la industria intacta por la lejanía de los frentes de batalla, se hizo dueña de la economía mundial. Richard Nixon derogó unilateralmente el respaldo de su moneda en oro, y las empresas de su país se apoderaron de los principales recursos y materias primas del planeta, que adquirieron con papeles.

Hasta aquí no hay nada que no se conozca.

Pero, ¿por qué se pretende ocultar que el régimen del Apartheid, que tanto hizo sufrir al África e indignó a la inmensa mayoría de las naciones del mundo, era fruto de la Europa colonial y fue convertido en potencia nuclear por Estados Unidos e Israel, lo cual Cuba, un país que apoyaba las colonias portuguesas en África que luchaban por su independencia, condenó abiertamente?

Nuestro pueblo, que había sido cedido por España a Estados Unidos tras la heroica lucha durante más de 30 años, nunca se resignó al régimen esclavista que le impusieron durante casi 500 años.

De Namibia, ocupada por Sudáfrica, partieron en 1975 las tropas racistas apoyadas por tanques ligeros con cañones de 90 milímetros que penetraron más de mil kilómetros hasta las proximidades de Luanda, donde un Batallón de Tropas Especiales cubanas —enviadas por aire— y varias tripulaciones también cubanas de tanques soviéticos que estaban allí sin personal, las pudo contener. Eso ocurrió en noviembre de 1975, 13 años antes de la Batalla de Cuito Cuanavale.

Ya dije que nada hacíamos en busca de prestigio o beneficio alguno. Pero constituye un hecho muy real que Mandela fue un hombre íntegro, revolucionario profundo y radicalmente socialista, que con gran estoicismo soportó 27 años de encarcelamiento solitario. Yo no dejaba de admirar su honradez, su modestia y su enorme mérito.

Cuba cumplía sus deberes internacionalistas rigurosamente. Defendía puntos claves y entrenaba cada año a miles de combatientes angolanos en el manejo de las armas. La URSS suministraba el armamento. Sin embargo, en aquella época la idea del asesor principal por parte de los suministradores del equipo militar no la compartíamos. Miles de angolanos jóvenes y saludables ingresaban constantemente en las unidades de su incipiente ejército. El asesor principal no era, sin embargo, un Zhúkov, Rokossovski, Malinovsky u otros muchos que llenaron de gloria la estrategia militar soviética. Su idea obsesiva era enviar brigadas angolanas con las mejores armas al territorio donde supuestamente residía el gobierno tribal de Savimbi, un mercenario al servicio de Estados Unidos y Sudáfrica, que era como enviar las fuerzas que combatían en Stalingrado a la frontera de la España falangista que había enviado más de cien mil soldados a luchar contra la URSS. Ese año se estaba produciendo una operación de ese tipo.

El enemigo avanzaba tras las fuerzas de varias brigadas angolanas, golpeadas en las proximidades del objetivo adonde eran enviadas, a 1 500 kilómetros aproximadamente de Luanda. De allí venían perseguidas por las fuerzas sudafricanas en dirección a Cuito Cuanavale, antigua base militar de la OTAN, a unos 100 kilómetros de la primera Brigada de Tanques cubana.

En ese instante crítico el Presidente de Angola solicitó el apoyo de las tropas cubanas. El Jefe de nuestras fuerzas en el Sur, General Leopoldo Cintra Frías,  nos comunicó la solicitud, algo que solía ser habitual. Nuestra respuesta firme fue que prestaríamos ese apoyo si todas las fuerzas y equipos angolanos de ese frente se subordinaban al mando cubano en el Sur de Angola. Todo el mundo comprendía que nuestra solicitud era un requisito para convertir la antigua base en el campo ideal para golpear a las fuerzas racistas de Sudáfrica.

En menos de 24 horas llegó de Angola la respuesta positiva.

Se decidió el envío inmediato de una Brigada de Tanques cubana hacia ese punto. Varias más estaban en la misma línea hacia el Oeste. El obstáculo principal era el fango y la humedad de la tierra en época de lluvia, que había que revisar metro a metro contra minas antipersonales. A Cuito, fue enviado igualmente el personal para operar los tanques sin tripulación y los cañones que carecían de ellas.

La base estaba separada del territorio que se ubica al Este por el caudaloso y rápido río Cuito, sobre el que se sostenía un sólido puente. El ejército racista lo atacaba desesperadamente; un avión teleguiado repleto de explosivos lograron impactarlo sobre el puente e inutilizarlo. A los tanques angolanos en retirada que podían moverse se les cruzó por un punto más al Norte. Los que no estaban en condiciones adecuadas fueron enterrados, con sus armas apuntando hacia el Este; una densa faja de minas antipersonales y antitanques convirtieron la línea en una mortal trampa al otro lado del río. Cuando las fuerzas racistas reiniciaron el avance y chocaron contra aquella muralla, todas las piezas de artillería y los tanques de las brigadas revolucionarias disparaban desde sus puntos de ubicación en la zona de Cuito.

Un papel especial se reservó para los cazas Mig-23 que, a velocidad cercana a mil kilómetros por hora y a 100  —cien— metros de altura, eran capaces de distinguir si el personal artillero era negro o blanco, y disparaban incesantemente contra ellos.

Cuando el enemigo desgastado e inmovilizado inició la retirada, las fuerzas revolucionarias se prepararon para los combates finales.

Numerosas brigadas angolanas y cubanas se movieron a ritmo rápido y a distancia adecuada hacia el Oeste, donde estaban las únicas vías amplias por donde siempre los sudafricanos iniciaban sus acciones contra Angola. El aeropuerto sin embargo estaba aproximadamente a 300 —trescientos— kilómetros de la frontera con Namibia, ocupada totalmente por el ejército del Apartheid.

Mientras las tropas se reorganizaban y reequipaban se decidió con toda urgencia construir una pista de aterrizaje para los Mig-23. Nuestros pilotos estaban utilizando los equipos aéreos entregados por la URSS a Angola, cuyos pilotos no habían dispuesto del tiempo necesario para su adecuada instrucción. Varios equipos aéreos estaban descontados por bajas que a veces eran ocasionadas por nuestros propios artilleros u operadores de medios antiaéreos. Los sudafricanos ocupaban todavía una parte de la carretera principal que conduce desde el borde de la meseta angolana a Namibia. En los puentes sobre el caudaloso río Cunene, entre el Sur de Angola y el Norte de Namibia, comenzaron en ese lapso con el jueguito de sus disparos con cañones de 140 milímetros  que le daba a sus proyectiles un alcance cercano a los 40 kilómetros. El problema principal radicaba en el hecho de que los racistas sudafricanos poseían, según nuestros cálculos, entre 10 y 12 armas nucleares. Habían realizado pruebas incluso en los mares o en las áreas congeladas del Sur. El presidente Ronald Reagan lo había autorizado, y entre los equipos entregados por Israel estaba el dispositivo necesario para hacer estallar la carga nuclear. Nuestra respuesta fue organizar el personal en grupos de combate de no más de 1 000 —mil— hombres, que debían marchar de noche en una amplia extensión de terreno y dotados de carros de combate antiaéreos.

Las armas nucleares de Sudáfrica, según informes fidedignos, no podían ser cargadas por aviones Mirage, necesitaban bombarderos pesados tipo Canberra. Pero en cualquier caso la defensa antiaérea de nuestras fuerzas disponía de numerosos tipos de cohetes que podían golpear y destruir objetivos aéreos hasta decenas de kilómetros de nuestras tropas. Adicionalmente, una presa de 80 millones de metros cúbicos de agua situada en territorio angolano había sido ocupada y minada por combatientes cubanos y angolanos. El estallido de aquella presa hubiese sido equivalente a varias armas nucleares.

No obstante, una hidroeléctrica que usaba las fuertes corrientes del río Cunene, antes de llegar a la frontera con Namibia, estaba siendo utilizada por un destacamento del ejército sudafricano.

Cuando en el nuevo teatro de operaciones los racistas comenzaron a disparar los cañones de 140 milímetros, los Mig-23 golpearon fuertemente aquel destacamento de soldados blancos, y los sobrevivientes abandonaron el lugar dejando incluso algunos carteles críticos contra su propio mando. Tal era la situación cuando las fuerzas cubanas y angolanas avanzaban hacia las líneas enemigas.

Supe que Katiuska Blanco, autora de varios relatos históricos, junto a otros periodistas y reporteros gráficos, estaban allí. La situación era tensa pero nadie perdió la calma.

Fue entonces que llegaron noticias de que el enemigo estaba dispuesto a negociar. Se había logrado poner fin a la aventura imperialista y racista; en un continente que en 30 años tendrá una población superior a la de China e India juntas.

El papel de la delegación de Cuba, con motivo del fallecimiento de nuestro hermano y amigo Nelson Mandela, será inolvidable.

Felicito al compañero Raúl por su brillante desempeño y, en especial, por la firmeza y dignidad cuando con gesto amable pero firme saludó al jefe del gobierno de Estados Unidos y le dijo en inglés: “Señor presidente, yo soy Castro”.

Cuando mi propia salud puso límite a mi capacidad física, no vacilé un minuto en expresar mi criterio sobre quien a mi juicio podía asumir la responsabilidad. Una vida es un minuto en la historia de los pueblos, y pienso que quien asuma hoy tal responsabilidad requiere la experiencia y autoridad necesaria para optar ante un número creciente, casi infinito, de variantes.

El imperialismo siempre reservará varias cartas para doblegar a nuestra isla aunque tenga que despoblarla, privándola de hombres y mujeres jóvenes, ofreciéndole migajas de los bienes y recursos naturales que saquea al mundo.

Que hablen ahora los voceros del imperio sobre cómo y por qué surgió el Apartheid.

 

 

 

 

 

 

Fidel Castro Ruz
Diciembre 18 de 2013
8 y 35 p.m.

El premio Nobel de la Paz fue otorgado el viernes a la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ)

Director General de la OPAQ, Ameth Uzumcu.

Director General de la OPAQ, Ameth Uzumcu.

El premio Nobel de la Paz fue otorgado el viernes a la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), en el centro de la actualidad por su misión de desmantelamiento del arsenal químico  de Siria.

El galardón recompensa a la OPAQ, un organismo respaldado por la ONU, por su“esfuerzos para eliminar las armas químicas”, indicó el presidente del  Comité Nobel, Thorbjoern Jagland.

Los recientes acontecimientos en Siria, donde la OPAQ procede en medio de unaguerra civil al desmantelamiento del arsenal químico del régimen de Bashar  al Asad, “han puesto de relieve la necesidad de aumentar los esfuerzos para  desembarazarse de ese tipo de armas”, apuntó el jurado en un comunicado.

La OPAQ, con sede en La Haya, vela por el cumplimiento de la Convención de  Armas Químicas (CAQ), un tratado multilateral firmado en 1993 y vigente desde  1997 que prohíbe el desarrollo, la producción, el almacenamiento y el uso de  las armas químicas y prevé su destrucción total.

La OPAQ cuenta con 189 países miembros, que representan el 98% de la  población mundial. Cuatro países -Corea del Norte, Angola, Egipto, Sudán del  Sur- no han firmado ni ratificado la Convención. Israel y Birmania la firmaron  en 1993 pero no la han ratificado.

Entre 1997 y 2013, la OPAQ llevó a cabo 5.167 inspecciones en territorio de  86 países. Un 81% de los agentes químicos del mundo han sido destruidos, así  como más del 57% de las municiones y contenedores químicos mencionados en la CAQ

En Siria, la Convención entrará en vigor oficialmente el próximo lunes.

En este país, los expertos de la OPAQ actúan en cumplimiento de una  resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, que le ordena supervisar el  desmantelamiento del arsenal químico de Asad antes del 30 de junio de 2014.

Esa resolución fue adoptada tras un ataque químico en un suburbio de  Damasco controlado por los rebeldes, el 21 de agosto pasado, que dejó  centenares de muertos.

La ONU asegura haber hallado “pruebas claras y convincentes” del empleo de  gas sarín en ese ataque. La oposición siria y los países occidentales imputan  esa masacre al régimen, que negó cualquier implicación en ese hecho y lo  atribuye a una provocación de los insurgentes.

La propuesta del presidente ruso, Vladimir Putin, de poner el arsenal  químico sirio bajo control internacional para su desmantelamiento permitió  evitar los ataques de castigo que planeaban Estados Unidos y Francia y dio a  conocer a la OPAQ, una entidad hasta ese momento poco conocida.

Los galardonados por el Nobel reciben una medalla de oro, un diploma y una  recompensa financiera de ocho millones de coronas suecas (1,2 millones de  dólares, 910.000 euros). 

El año pasado, fue otorgado a la Unión Europea (UE). 

Cuba: Exportar servicios de salud es tan legítimo como vender servicios de ingeniería y software

Médicos cubanos en Brasil

Médicos cubanos en Brasil

Por: Jorge Gómez Barata

Brasil no contrata médicos suizos, austriacos o americanos porque no están disponibles y son demasiado caros; y no quieren a los cubanos porque son baratos. Sus médicos no van a la Amazonia, mas no desean que otros lo hagan. Quién los entienda, levante la mano.
El debate en torno a la presencia de médicos cubanos en Brasil revela dos hechos: Cuba puede participar en el programa MAS MEDICOS porque cuenta con los profesionales para hacerlo, y la reacción contra ellos adoptada por federaciones medicas de ese país es mezquina porque no la originan preocupaciones científicas, sociales ni humanitarias, sino reclamos gremiales, dinero, competencia y, en el mejor de los casos, celos absurdos.
Adicionalmente existen dos verdades: los médicos cubanos son empleados del gobierno (en la Isla no existe la medicina privada), y en esa condición, de modo voluntario, se integran a un programa gubernamental basado en un arreglo según el cual continuaran percibiendo su salario en Cuba y una asignación en divisas para gastos, deducido de lo abonado por el Estado brasileño.
La novedad es que durante 50 años la colaboración médica cubana fue gratuita. Antes el gobierno cubano no repartía las divisas con sus médicos porque no las recibía. Nada se repartía porque no había nada que repartir.
No hace mucho tiempo, en el escenario de la colaboración internacional aparecieron países con solvencia y disposición para sufragar los servicios de salud, y solicitaron a la Isla colaboración médica retribuida. En la medida en que el gobierno cubano recibió compensación económica por esos trabajos, estuvo en capacidad de compartirla con los profesionales y trabajadores.
La discusión que quieren generar los federativos médicos brasileños gira acerca de la cuantía recibida por los galenos cubanos, cosa que de ninguna manera les concierne. Es cierto que el salario de los médicos y de todos los trabajadores y profesionales cubanos es bajo, pero es asunto nuestro, y parte de una realidad social y económica y de un proyecto que los dirigentes médicos brasileños no conocen, no comprenden, y naturalmente no comparten.
No me extrañaría que en su momento los profesionales cubanos reclamen, negocien y pacten con las autoridades otras proporciones, pero en cualquier caso eso no sucederá bajo el liderazgo de los burócratas brasileños.
Por otra parte el gobierno y la nación cubana no tienen por qué avergonzarse de exportar mano de obra calificada y servicios profesionales de alto valor agregado. Exportar servicios de salud es tan legítimo como vender servicios de ingeniería y software, y enviar médicos al extranjero es tan legal y moral como enviar técnicos petroleros de Brasil a África incluso a Cuba y cobrar por ellos. ¿Acaso Petrobras entrega a sus trabajadores en el extranjero el ciento por ciento de los lucros que generan?
Yo, como cientos de miles de mis de compatriotas, entre ellos médicos y maestros, trabajé en Angola por mi salario en Cuba. En Luanda compartí un predio donde residían personas de 12 naciones, entre ellos brasileños que, sin excepción, ganaban más que los cubanos; no obstante, el colectivo multinacional nos respetaba y admiraba más que criticarnos; jamás escuché de alguno una ofensa, y ninguno de nosotros se involucró nunca en sus ingresos ni en la naturaleza de sus contratos con la parte angolana.
No defiendo ahora al gobierno cubano que tal vez pudiera pagar un poco más y seguramente lo hará en la medida en que sea posible y los interesados lo reclamen, pero, en cualquier caso, es un asunto entre ellos.
Los federativos brasileños no pueden concordar con nuestra percepción del asunto como nosotros no concordamos con la idea de que la salud sea un negocio; tampoco nos parece lógico que un adolescente gane millones por dar patadas a un balón. Son puntos de vista. Allá nos vemos.

Cuba: Sobrepasan este año los 10 mil 500 estudiantes que recibirán sus títulos de Doctor en Medicina

medicos

José A. de la Osa

Sobrepasan este año los 10 mil 500 estudiantes que recibirán sus títulos de Doctor en Medicina en julio próximo, según datos preliminares, de los cuales 5 mil 683 son cubanos y otros 4 mil 843 proceden de 70 países, jóvenes caracterizados por su alto nivel científico y una proyección social al lado de los más desposeídos del mundo.

De esas 70 naciones son nueve las que gradúan más de un centenar de médicos en el presente curso. Son ellas: Bolivia, 855; Ecuador, 718; México, 444; Argentina, 387; El Salvador, 386; Guyana, 280; Timor Leste, 194; Angola, 118, y China, 101.

Desde 1961 hasta el 2012 suman más de 124 700 los médicos cubanos formados en nuestras universidades.

Según la información ofrecida ayer a Granma por el doctor José Emilio Caballero González, jefe del Departamento de Ingreso y Control de Procesos Docentes del Ministerio de Salud Pública, la cifra de los graduados este año, en todas las carreras que abarcan las Ciencias Médicas, se eleva a 29 mil 712. De estos, 24 mil 692 son cubanos y 5 mil 020 de otras naciones.

Las Ciencias Médicas comprenden Medicina, Estomatología, Licenciatura en Enfermería, Psicología y Tecnología de la Salud, esta última con 21 perfiles en el nuevo modelo de formación. Además, se gradúan en ocho carreras de perfil amplio Licenciados en Bioanálisis Clínico, Higiene y Epidemiología, Imagenología y Radiofísica Médica, Logofonoaudiología, Nutrición, Optometría y Óptica, Rehabilitación en Salud y Sistema de Información en Salud,

Para la docencia Cuba cuenta con 13 Universidades de Ciencias Médicas y tres Facultades independientes en Artemisa, Mayabeque y la Isla de la Juventud y la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM), con un claustro integrado por alrededor de 37 mil 500 profesores. Este gran escenario de formación académica incluye una amplia red de hospitales y policlínicos docentes.

También profesores de nuestro país imparten docencia de pre y posgrado en 20 países. Son ellos: Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, Guatemala, Haití, Angola, Sudáfrica, Guinea Bissau, Tanzania, Guyana, Eritrea, Guinea Ecuatorial, Timor Leste, Ghana, Djibutí, Mozambique, Congo, Uganda y Gambia.

Las graduaciones de Ciencias Médicas tendrán lugar en las distintas provincias del país entre el 19 y el 27 de julio próximos.

La promoción de este año es poco más de vez y media la cantidad de médicos que había en Cuba al triunfo de la Revolución en 1959.

Cuba: DECLARACIÓN FINAL “II Taller Internacional sobre las redes sociales y los medios alternativos, nuevos escenarios de la comunicación política en el ámbito digital”.

copia__de_propuseta_4_-_mejoradaLos participantes en el “II Taller Internacional sobre las redes sociales y los medios alternativos, nuevos escenarios de la comunicación política en el ámbito digital”, efectuado en La Habana, Cuba, los días 11, 12 y 13 de febrero de 2013, procedentes de Alemania, Angola, Argentina, Belarús, Bélgica, Bolivia, Brasil, China, Cuba, Ecuador, El Salvador, España, Estados Unidos, Francia, Guinea Ecuatorial, Irán, Italia, Japón, México, Nicaragua, Palestina, República Dominicana, Rusia, Suiza y Venezuela, consideran que:

1.      Este encuentro aporta claro beneficio en tanto confluyen en él, desde perspectivas diversas, pero con una visión progresista, preocupaciones y voluntades comunes frente a las pretensiones hegemónicas que intentan monopolizar el desarrollo y control de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC).

2.      Internet es hoy también expresión de un mundo desigual e injusto, regido por la privatización y comercialización voraces. La democratización de la gobernanza global de Internet debe ubicarse en el centro de la agenda internacional; está en juego no sólo la seguridad de los Estados, sino también la soberanía, autodeterminación y coexistencia pacífica de las naciones, y el derecho universal y sin discriminación al conocimiento.Desde las redes sociales debe crecer el respaldo a los esfuerzos que apuntan a la imperiosa democratización de la gobernanza global de Internet.

En consonancia con lo antes enunciado, acordamos:

1.   Respaldar los reclamos de Cuba frente a las restricciones para acceder a numerosos servicios informáticos y de Internet, que le imponen las autoridades y empresas de los Estados Unidos en virtud de un anacrónico y genocida bloqueo de más de cinco décadas,que no sólo es económico, comercial y financiero, sino también tecnológico,cultural y mediático.

2.   Continuar intensificando el trabajo en las redes sociales para exigir el retorno a la patria de los Cinco cubanos injustamente encarcelados en Estados Unidos. En consecuencia, refrendar la Declaración Especial sobre los Cinco adoptada en el Panel “Las redes sociales por los Cinco”, realizado el día 11 de febrero, como parte de este mismo evento.

3.   Expresar la más firme solidaridad de todos los delegados con la Revolución Bolivariana y con el presidente Hugo Chávez, frente a las campañas mediáticas y la acción desestabilizadora de los enemigos del proceso revolucionario en Venezuela.

4.   Reiterar, asimismo, el apoyo y solidaridad con la Revolución ciudadana de Ecuador y los mayores éxitos al Presidente Rafael Correa en las elecciones del domingo 17 de febrero; así como con la lucha del pueblo palestino y de todos aquellos que defienden su soberanía y derecho a la autodeterminación.

5.   Promover la difusión de un pensamiento descolonizador sobre el uso de estas tecnologías y la promoción del uso de Internet, no acotado por la regulación del mercado, sino en beneficio de todos los pueblos y en particular, de los que menos tienen, alejados del mercenarismo y los patrones consumistas de los países occidentales hegemónicos.

6.   Dar pasos decididos, a partir de este II Taller Internacional de Redes Sociales y Medios Alternativos, con el propósito de socializar contenidos, información, contactos yexperiencias para el trabajo con las plataformas y herramientas de Internet, sobre la base de una definida estrategia política.

7.   Poner a disposición de los esfuerzos de articulación para dar continuidad a los empeños emanados de este foro, las iniciativas y experiencias exitosas como Telesur, la Radio del Sur y el blog Ventana Política (www.ventanapolitica.cu).

8.   Promover la creación de contenidos que nos permitan contrarrestar los desequilibrios en materia de desarrollo tecnológico. Promover, como alternativa a favor del conocimiento, la Enciclopedia Colaborativa EcuRed(www.ecured.cu)en tanto opción anti hegemónica, más allá de lo inducido por las metrópolis del poder.

9.    Estimular el aporte de las más jóvenes generaciones en estas nuevas plataformas como fuerzas activas progresistas.

10.  Explorar, con las respectivas entidades gubernamentales responsables, la conveniencia de que los mecanismos de integración que existen en América Latina y el Caribe coloquen permanentemente como parte de su agenda, los temas de la comunicación y la información, en tanto constituyen elementos estratégicos de seguridad y soberanía. Instar a que en estos espacios integradores se concierten iniciativas para la capacitación regional.

11.  Solicitar a los gobiernos progresistas de América Latina que a través de acuerdos bilaterales o en ámbitos de integración más cercanos, como el ALBA, se promuevan acciones concretas para diseñar políticas y agendas comunes que nos permitan unificar esfuerzos para avanzar en una ofensiva comunicacional liberadora, poniendo a disposición recursos, programas, desarrollos tecnológicos y centros de investigación, sobre la base de la soberanía tecnológica.

12.  Promover, frente a la ciberguerra contra los procesos emancipadores, la participación popular en el ciberespacio con énfasis en los sectores marginados históricamente del acceso al conocimiento y la tecnología.

13.  Asumir la Declaración Final del II Taller Internacional de Redes Sociales y Medios Alternativos como plan de acción básico, al que se le debe dar seguimiento efectivo. Los delegados asistentes quedan comprometidos en ese empeño.

14.  Convocar, para el 2015, al III Taller Internacional de Redes Sociales y Medios, en la modalidad que resulte más conveniente, con el fin de favorecer el uso liberador de las tecnologías, y la instrumentación conjunta de propuestas de enfrentamiento a las campañas mediáticas provenientes de los centros de poder dominantes.

Dado en el Palacio de las Convenciones de La Habana, Cuba, 13 de febrero de 2013.

II Taller Internacional sobre las redes sociales y los medios alternativos, nuevos escenarios de la comunicación política en el ámbito digital FOTO: Roberto Suárez

II Taller Internacional sobre las redes sociales y los medios alternativos, nuevos escenarios de la comunicación política en el ámbito digital FOTO: Roberto Suárez

VER MÁS FOTOS AQUÍ

A %d blogueros les gusta esto: