Los mafiosos que atacan a Obama

El gobierno estadounidense ya puede apreciar con claridad, cómo fue manipulado durante años por una pequeña parte de la emigración cubana, bajo la etiqueta del “exilio”.

El gobierno estadounidense ya puede apreciar con claridad, cómo fue manipulado durante años por una pequeña parte de la emigración cubana, bajo la etiqueta del “exilio”.

Por: Arthur González

Desde el que presidente Barack Obama sorprendiera al mundo el 17.12.2014, con su anunció del restablecimiento de relaciones con Cuba, debido a que la política mantenida por más de medio siglo no había dado los resultados esperados, los integrantes de la mafia anticubana radicada en Miami iniciaron sus ataques contra la posición adoptada por el Presidente.Encabeza la lista la congresista Ileana Ros-Lehtinen, hija de uno de los testaferros del dictador Fulgencio Batista, asesino de no menos de 20 mil cubanos durante su mandato presidencial de 1952-58, como resultado de un golpe de estado.

Otro fue el representante Mario Díaz-Balart, hijo del ex Ministro del Interior del tirano Batista, a los que se sumaron los senadores Marco Rubio y Bob Menéndez, ambos hijos de cubanos pero que salieron del país antes de 1958 huyéndole a los crímenes que cometía el tirano contra el pueblo.

Al parecer estos han presionado a la prensa de Miami para amplificar su rechazo, cuando realmente la mayoría de los cubanos emigrados y los norteamericanos apoyan la nueva política hacia Cuba.

Empleando la misma retórica arcaica y cavernícola, Ros-Lehtinen repite las mismas mentiras que no le dieron resultado en más de medio siglo de tensiones entre los dos países, y que ahora la Casa Blanca deja a un lado al comprender el costo político que pagó, por dejarse llevar por las pasiones de los hijos de esos esbirros, que hicieron de su odio personal una proyección gubernamental nefasta para las relaciones internaciones de Estados Unidos.

Con su habitual lenguaje agresivo Ileana Ros, presidenta de la subcomisión del Medio Oriente y África del Norte en el Congreso, emitió un comunicado donde refleja su enajenación, al afirmar: “Levantar el embargo traicionaría a más de 11 millones de cubanos que viven bajo la tiranía de un régimen comunista”,calificando como “irresponsable” a la política exterior del Presidente.

Obama, tomando en cuenta las posiciones irracionales de la mafia anticubana, trabajó con Cuba secretamente, seguramente bajo las recomendaciones del Consejo de Seguridad y del Directorado de Inteligencia.

Actitudes opuestas asumen los que razonan con mente fresca sin odio enfermizo, como el representante Bobby Rush, responsable de introducir la semana pasada un proyecto de Ley para levantar el Bloqueo económico, comercial y financiero, acogiendo positivamente el paso dado por su Presidente.

Algunos miembros de la mafia terrorista anticubana radicada en Miami, se sumaron a los aullidos de Ros, Rubio y Menéndez, pues todos viven del dinero que por medio siglo les entregó la Casa Blanca, en su errática política anticubana y que ahora ven en peligro.

El gobierno estadounidense ya puede apreciar con claridad, cómo fue manipulado durante años por una pequeña parte de la emigración cubana, bajo la etiqueta del “exilio”.

Durante el reciente discurso del Presidente ante el Congreso sobre el estado de la Unión, se evidenciaron las posiciones de quienes lo apoyan en su nueva estrategia hacia Cuba y quienes lo atacan.

En este sentido, la primera dama Michelle Obama, invitó a Alan Gross, liberado por Cuba y quien abogó desde su prisión por un cambio de política hacia la Isla y su esperanza de que los dos países logren superar las políticas beligerantes.

El presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, llevó como invitado a Jorge Luis García Pérez, Antúnez, y su esposa, Yris Tamara Pérez Aguilera, evidentemente sin conocer los antecedentes penales de ambos, incluso antes de ser convertidos en “disidentes”.

Marco Rubio, invitó a Rosa María Payá, la hija de Oswaldo Payá, la cual negoció su visado como refugiada política en Estados Unidos a cambio de hacer campañas contra Cuba, las cuales no han tenido resultados.

Y Ros-Lehtinen se presentó con la hija de unos de los pilotos que fueron enviados por ella a Cuba para violar el espacio aéreo y provocar incidentes que frenaran las posiciones que estaba asumiendo el presidente Bill Clinton hacia la Isla, lo que consiguió obligándolo a firmar la Ley Helms-Burton, donde entregó al Congreso sus prerrogativas presidenciales para eliminar el Bloqueo.

Pero para que existan dudas del respaldo mayoritario a la decisión presidencial, 78 políticos, ex altos funcionarios de gobierno, demócratas y republicanos, empresarios norteamericanos de origen cubano y expertos en las relaciones bilaterales, publicaron el lunes 19.01.2015 una “carta abierta” a Obama, apoyándolo y felicitándolo por su nueva política hacia Cuba, la cual consideran de audaz.

La suerte está echada y la mafia anticubana tiene los días contados, al menos su influencia política; y como dice el viejo tango:

“Se acabó tu cuarto de hora, adiós y que te vaya bien”.

VIDEO: La flotilla de Miami y las falsas velas de los mercenarios en la Isla

Para cumplir con el llamado de la derecha anticubana de Miami de reiterar la mentira del supuesto asesinato de los tripulantes del Remolcador 13 de Marzo, los miembros del circo habanero Estado de Sats, que dirige Antonio Rodiles, montaron, con varias horas antelación, su obra teatral.

Según anunció El Nuevo Herald, debía existir una confluencia entre la flotilla encabezada por el terrorista Ramón Raúl Sánchez, la cual partirá este sábado desde Miami hacia los límites de las aguas internacionales cubanas y los mercenarios en la Isla que “se espera se acerquen al Malecón y otros puntos de la costa con velas y flores para ver las “Luces de la libertad” que lanzará la flotilla con sus fuegos artificiales”.

Tal simultaneidad estaba programada para mañana sábado a las 10 de la noche.

Como bien puede apreciarse en la farsa filmada por los “artistas” de SATS, en el video, que probablemente debía ser publicado el domingo en Miami, son muchas más las velas que los supuestos dolientes.

Nada, para falsas víctimas, falso homenaje.

Tomado de Cambios en Cuba

Heberprot y el ‘satánico’ Joe García

Immigration Reform

En Estados Unidos ocurren 70 mil amputaciones al año por diabetes, según las estimaciones del congresista cubano-americano, Joe García. Por ello, el demócrata insiste en llevar a este país el medicamento Heberprot-B, adoptado por 19 países del mundo para tratar el mal del “pie diabético”. La iniciativa suena bien. El problema es que los políticos de Miami no quieren. ¿Por qué? Pues porque tal medicina fue hecha en Cuba.

¿Infame? Tal vez. O al menos eso se deduce de los motivos esgrimidos por García. “Que quienes quieran hablar de política lo hagan” (…) “Esto es sobre un tratamiento para ayudar a los americanos”, dijo el congresista en declaraciones recogidas por The Miami Herald.

¿Quién se opone? Pues los mismos de siempre. La cubanoamericana Ileana Ros-Lethinen, por ejemplo. Ella dice que comprarle ese medicamento a Cuba será financiar a la Revolución, en un cuadro lógico donde Pfizer nada debería ganar por el viagra, por ejemplo; qué si el invento es suyo.

Pero Ros Lethinnen no se opone por negocio, sino por “política”, como advierte García. De tal manera que la cacique de Miami sólo piensa en su propia causa anticubana, sin decir nada sobre el pueblo estadounidense que sufre diabetes y que podría salvar sus piernas gracias a este medicamento. Sobre todo, en un país donde enfermarse es sinónimo de empobrecerse por los altos costos de las pólizas médicas, las restricciones de cobertura y la insistencia de Wall Street en negar salud pública a la gente.
Según el Doctor en Ciencias Manuel Raíces, investigador del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, más de 132 mil pacientes en el mundo se han tratado con Heberprot-B, con resultados exitosos.

Tan sólo en Cuba, el 71 por ciento de diabéticos han reducido considerablemente el riesgo de amputación; esto es, unos 24 mil cubanos y cubanas, dijo a la Agencia Cubana de Noticias el investigador del CIGB, perteneciente al grupo empresarial BioCubaFarma, durante su participación en la XXXI edición de la Feria Internacional de La Habana que se realiza ahora.

“Si mañana me dicen que la salud de mi madre depende de un medicamento cubano, yo no dudaría en buscarlo por cualquier medio, y las personas que dicen que se muera mi madre… Yo no ayudo a Cuba, creo que tienen un problema serio, pero esto ya es una cuestión humanitaria. Fíjate, yo no sé si este medicamento va a ser eficaz o no, pero de serlo tendrá un impacto para las personas que yo represento. Yo represento a cubanos que viven aquí, y ellos podrían necesitarlo”.

Esas fueron las palabras de Joe García a Progreso Semanal, por las cuales además ha sido objeto de insultos y amenazas por parte de Ros Lethinen y el pequeño grupo que dice representar y que poco atiende los intereses del pueblo cubanoamericano. Lo menos que le han dicho es “traidor”
¿Es traidor Joe García? Para quienes creen que se debe mantener el bloqueo económico y comercial contra Cuba, sin duda lo es. Una contradicción en sí misma, pues el congresista no ha apoyado, ni con esta propuesta apoya, que se levante el embargo.

Quizá lo que más miedo le da a Ros Lethinen y su grupúsculo es que de aprobarse la entrada de Heberprot-B a Estados Unidos se demostraría, no el avance de la biotecnología socialista o el efecto de la propaganda mediática anti-cubana, sino algo mucho más simple: que tratándose de un medicamento o el correo postal, las relaciones entre Cuba y Estados Unidos están secuestradas por un capricho de un pequeñito grupo en Miami, el cual opera contra el pueblo cubano, estadounidense y cubanoamericano, el cual, de reparar en los daños que esta política le ha causado en su salud y desarrollo, podrían darle paso a nuevos líderes que sí los representaran. Pero es tal la obsesión del lobby anticastrista, que prefieren echar a andar campañas de propaganda, pagar comentarios en blogs, resgarse las vestiduras en TVMartí y satanizar a uno de los suyos, que ceder un ápice a la posibilidad de salvarle la vida a 70 mil ciudadanos estadounidenses.

http://voces.huffingtonpost.com/

Limitan más los derechos de los cubanos a visitar a su familia en la isla.

Arthur González.

Mientras en Cuba sea estudia una nueva “Ley Migratoria” para flexibilizar la política, en EE.UU. se le pretende dar una vuelta más a la tuerca que aprieta a los cubanos en sus contactos familiares.

Los supuestos “campeones de los derechos humanos” ahora no quieren que los cubanos residentes en Miami visiten a los familiares en la Isla y estudian la formula de impedirlo, como lo hizo durante años el ex presidente George W. Bush. El nuevo proyecto en manos de un subcomité del Congreso de EE.UU., pretende penalizar a los amparados por la “Ley de Ajuste Cubano“, que regresen a Cuba antes de haber obtenido la ciudadanía estadounidense, algo que no se aplica a ningún extranjero que sea residente permanente en ese país.

El verdadero motivo radica en que Cuba estudia ampliar el permiso de estancia en el exterior a mas de 11 meses, sin necesidad de regresar a la Isla, lo cual permitirá a los cubanos aplicar para residentes permanentes allá, y no convertirse en emigrados como hasta ahora, por lo cual podrán residir con todos sus derechos en ambos países.

Según las actuales regulaciones norteamericanas, todo cubano que arribe a los Estados Unidos y solicite protección, ajusta de inmediato para residente permanente, por obra y gracias de la llamada “Ley de Ajuste Cubano”, aplicable solo a los cubanos y a los vietnamitas que tienen una regulación de ajuste migratorio. A los 366 días de haber llegado, tiene el derecho de solicitar su “Resident Alien“, lo que es igual a su residencia, y desde esa fecha en menos de 90 días la obtiene.

Por supuesto que si Cuba les permite estar fuera del país 24 meses les posibilita aplicar para residentes en Norteamérica y regresar nuevamente a Cuba sin dificultades migratorias en ambos países. Este nuevo estatus no le conviene a la mafia anticubana, pues de facto se les acaba el cartel de “exiliados políticos” y haría peligrar parte de los fondos del gobierno para sus campañas políticas.

Los que viven del negocio de ser contrarrevolucionarios desde hace medio siglo, no pueden permitir que se les escape el dinero tan fácilmente, por tanto van a condenar a los cubanos que arriban a los EE.UU. en los últimos años por motivos económicos, a que no puedan visitar a sus familiares hasta que no sean declarados emigrados para la parte cubana, pierdan sus derechos en el territorio nacional e ingresen en la nomina que ellos desean, al calificarlos, como exiliados.

Pero de lo que no se da cuenta el legislador republicano por Florida, David Rivera, es que al hacer ciudadanos norteamericanos a todos los cubanos que están llegando hoy a los EE.UU, que por supuesto no ven a Cuba como los mafiosos del año 59, pueden convertirlos en una fuerza política que no vote por él, ni por Ileana Ros, ni por Mario Díaz Balart, ni por Marcos Rubio y por tanto se van a transformar en una fuerza política que destronará la bancada mafiosa batistiana que ha gobernado a la Florida por 50 años, iniciando una nueva era en la cual los cubanos podrán diseñar nuevas políticas hacia su país de nacimiento, con un criterio más ajustado a sus sentimientos patrios.

Ante esta nueva idea, yo le diría a David Rivera lo mismo que dijo Jesucristo en el calvario, “Dios mío perdónalo que no sabe lo que hace”. Al final la mafia está cavando su propia tumba.

http://heraldocubano.wordpress.com/2012/06/02/limitan-mas-los-derechos-de-los-cubanos-a-visitar-a-su-familia-en-la-isla/

A %d blogueros les gusta esto: