¿Controlan realmente los militares cubanos el 60% de la economía?

Panfilo

William M. LeoGrande
The Huffington Post

Anatomía de un hecho falso

La decisión del presidente Donald Trump de prohibir las transacciones estadounidenses con empresas cubanas controladas por los militares ha puesto de relieve el papel de las fuerzas armadas en la economía cubana. Ese papel es extenso, alcanzando a varios sectores diferentes, y ha crecido en los últimos años junto con la industria turística de Cuba, donde las empresas controladas por militares están concentradas.
Estas empresas son administradas por el holding Grupo de Administración Empresarial S.A., GAESA, dependiente del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (MINFAR).

El súbito repunte del interés mediático ha generado una repetición generalizada del “hecho” espurio de que el ejército cubano controla el 60% de la economía. “GAESA es el brazo empresarial de las Fuerzas Armadas Revolucionarias Cubanas y controla el 60 por ciento de la economía de la isla”, reportó The Miami Herald poco después del discurso de Trump y repitió varias veces a partir de entonces. The Economist, Politico, The Guardian, The Times de Londres, Business Insider y otros lo repitieron.

Incluso una revisión superficial de la composición del Producto Interno Bruto de Cuba demuestra que este “hecho” es absurdo. Los sectores en los que el ejército tiene poca o ninguna participación fácilmente comprenden más de la mitad del PIB, y en los otros sectores hay empresas civiles, así como otras controladas por militares (Anuario Estadístico 2015).

Entonces, ¿qué porción de la economía realmente controlan las empresas militares y de dónde provino la aseveración del 60%?

Por lo general, el gobierno cubano no informa de los ingresos de las empresas individuales, pero tenemos unos pocos datos de las compañías más grandes del holding de las cuales podemos hacer proyecciones razonables.

Los ingresos totales de las empresas gestionadas por los militares se reportaron como de $970 millones de dólares en 1997. Dado que una gran parte de sus ingresos proviene del turismo, supongamos que sus ingresos han aumentado al mismo ritmo que el rápido crecimiento de ese sector. En 1997, Cuba contaba con 1,2 millones de visitantes extranjeros (según el Anuario Estadístico de Cuba en 2004). En 2016, Cuba tuvo 4,1 millones, un aumento del 249%. A esa misma tasa de aumento, los ingresos proyectados de las empresas ligadas a los militares en 2016 serían $3,4 mil millones.

Podemos comprobar la fiabilidad de esta estimación con datos de las tres principales empresas militares, Gaviota, Cimex y TRD. Gaviota, el mayor conglomerado controlado por militares, se concentra en el turismo. Los ingresos totales del sector turístico fueron de $2,8 mil millones en 2015 (Anuario Estadístico 2015). Mientras que Gaviota es el mayor participante, no tiene un monopolio; controla el 40% de todas las habitaciones de hotel disponibles (aunque tiene una mayor proporción de las mejores), además de alquiler de coches, taxis turísticos y restaurantes. Es posible, entonces, que Gaviota pueda generar tanto como el 60 por ciento de los ingresos del turismo, o aproximadamente $1,7 mil millones.

Cimex tuvo ingresos de $740 millones en 2004. Utilizando el mismo método de proyección basado en el crecimiento del turismo, los ingresos estimados para 2016 de Cimex habrían sido de aproximadamente
$1,3 mil millones. El Grupo de Consultoría de La Habana, cuyo presidente Emilio Morales fue anteriormente ejecutivo en Cimex, estima sus ingresos como de $1,2 mil millones.

TRD, una cadena de tiendas creada para capturar divisas, tuvo ventas de $250 millones en 2004. Utilizando el mismo método de proyección, los ingresos estimados de TRD en 2016 habrían sido de aproximadamente
$442 millones.

Por lo tanto, estimamos que las tres compañías más grandes de GAESA tomadas en conjunto tendrían en 2016 ingresos por cerca de $3,45 mil millones, muy cerca de los $3,4 mil millones estimados inicialmente a partir de los datos sobre los ingresos totales del MINFAR. Emilio Morales, del Grupo de Consultoría de La Habana, usando los datos que ha recopilado en los últimos 15 años, estima que los ingresos totales de GAESA son de $3,8 mil millones.

Utilizando la estimación de Morales, los ingresos de GAESA representan el 21% del total de ingresos en divisas de las empresas estatales y del sector privado, 8% de los ingresos estatales totales y sólo 4% del PIB (Anuario Estadístico 2015). Hay una larga distancia hasta el 60% de la economía, no importa qué métrica se utilice.

¿De dónde vino?

Entonces, ¿de dónde proviene la afirmación descontroladamente inexacta del 60%?

Apareció por primera vez en una noticia en febrero de 2004 en el Miami Herald acerca del jefe de Gaviota, Manuel Marrero Cruz, que fue nombrado ministro de Turismo. “Las fuerzas armadas cubanas han asumido hasta el 60 por ciento de la economía de la isla”, informó el Herald, citando al Proyecto de Transición de Cuba (CTP), del Instituto de Estudios Cubanos y Cubanoamericanos de la Universidad de Miami, un proyecto financiado por el gobierno estadounidense.

En los meses siguientes, el director del Instituto, Jaime Suchlicki, repitió regularmente la aseveración. En las actas de una conferencia del CTP en noviembre de 2004, escribió: “Actualmente, más del 65 por ciento de las principales industrias y empresas están en manos de oficiales militares en activo o retirados”. En agosto de 2006, dijo a la Associated Press, “Están dirigiendo el 60 por ciento de la economía cubana. Todas las principales industrias están en manos de militares en servicio activo o de exmilitares”.

Aunque no se presentaron datos o pruebas para apoyar esa afirmación, la formulación de Suchlicki era al menos posible, aunque engañosa, porque incluía no sólo las empresas gestionadas por las fuerzas armadas, sino empresas civiles y ministerios enteros encabezados por militares en activo o retirados. La implicación era que estas entidades eran controladas por las fuerzas armadas, aunque no había ninguna base para tal conclusión. Por el contrario, debido a que el ejército siempre ha estado entre las instituciones cubanas más eficientes, tiene una larga historia que se remonta a la década de 1970 de exportar gerentes al sector civil.

Pronto, el reclamo del control militar se convirtió en una afirmación de que las propias empresas del MINFAR constituían el 60% de la economía. “El Instituto de Estudios Cubanos y Cubanoamericanos de la Universidad de Miami estima que los soldados controlan más del 60% de la economía de la isla”, informó The Wall Street Journal en noviembre de 2006.

Otros conservadores adoptaron el tema. “El ejército controla aproximadamente el 60 por ciento de la economía por medio de la gestión de cientos de empresas en sectores económicos clave”, escribió Carl Gershman, presidente de la National Endowment for Democracy (que también recibió fondos del gobierno estadounidense para la “promoción de la democracia” en Cuba), y Orlando Gutiérrez, secretario nacional de la organización exiliada Directorio Democrático Cubano. Un informe de la Fundación Heritage en 2008 declaró: “Militares en activo o retirados dirigen un 60 por ciento de los negocios y la industria de Cuba”.

Para el año 2016, el propio Suchlicki, que originalmente había sido cuidadoso en especificar que estaba hablando de industrias y empresas dirigidas por oficiales militares y antiguos oficiales, se había sumado a la amplia e inequívoca afirmación de que “más del 60% de la economía está bajo control militar”. Varios periódicos y sitios web repitieron el reclamo a lo largo de los años, preparando el escenario para que este “hecho” fuera ampliamente difundido cuando el anuncio del Presidente Trump convirtió en noticia el papel de los militares cubanos en la economía, como lo demuestra la declaración del Miami Herald, “GAESA… controla el 60 por ciento de la economía de la isla”.

Es un estudio de caso la manera en que hechos falsos se legitiman y difunden, incluso sin el impulso de los medios sociales. Promulgada por un centro universitario, lo cual dio credibilidad al reclamo, comenzó como una exageración del control militar, metiendo en el mismo saco a empresas militares y empresas civiles dirigidas por oficiales en activo y oficiales retirados.

Gradualmente, esos detalles desaparecieron, tal vez porque la declaración abierta del control del 60% era más dramática, o una cita que sonaba mejor, o quizás porque los periodistas no fueron capaces de entender los matices de la aseveración. Mientras más fuentes la citaban, ganaba credibilidad. Para cuando el presidente Trump anunció la política del 16 de junio en Miami, se había convertido en creencia popular de que las empresas militares cubanas controlaban el 60% de la economía, aunque ese “hecho” estuviera espectacularmente equivocado.

William M. LeoGrande, es colaborador y profesor de Gobierno en la American University.

(Tomado de The Huffington Post)

Las Fuerzas Armadas cubanas no están involucradas en el conflicto sirio

Residentes de la ciudad siria de Alepo compran verduras y frutas frente a un edificio dañado en el barrio de Bustan al-Qasr / Hosam Katan / Reuters

Residentes de la ciudad siria de Alepo compran verduras y frutas frente a un edificio dañado en el barrio de Bustan al-Qasr / Hosam Katan / Reuters

Las Fuerzas Armadas cubanas no están involucradas en el conflicto sirio, asegura un diplomático de la Embajada cubana en Siria. “Es como decir que Rusia enviará a sus tropas para proteger a los lémures en Madagascar”, ironiza.

Un diplomático de la Embajada de Cuba en Damasco ha negado categóricamente los informaciones aparecidas en medios de comunicación que apuntan a un supuesto despliegue de un contingente militar cubano en Siria“Es una tontería. Es como decir que Rusia enviará a sus tropas para proteger a los lémures en Madagascar”, ha declarado el diplomático, informa Sputnik.

El rumor ha sido lanzado por la cadena Fox News –que cita a un funcionario de EE.UU. y a la “evidencia de los informes de inteligencia”– y hace referencia a un número indeterminado de unidades paramilitares y fuerzas especiales cubanas que estarían presentes en territorio sirio.

“Operativos militares cubanos han sido vistos supuestamente en Siria, donde las fuentes creen que están asesorando a los soldados del presidente Bashar al Assad y pueden estar preparándose para reforzar los tanques rusos para ayudar a Damasco en la lucha contra las fuerzas rebeldes respaldadas por EE.UU.”, publicaba la cadena.

(Tomado de https://actualidad.rt.com/)

Rusia reforzará su capacidad defensiva con nuevos misiles nucleares y aviones

El premier Putin, en su condición de candidato presidencial, expuso que para 2020, las Fuerzas Armadas deberán sumar ocho nuevos submarinos cruceros estratégicos con misiles balísticos, 20 sumergibles polivalentes, 50 buques de superficie, 100 aparatos cósmicos de uso militar y más de mil helicópteros.

La Radio del Sur/ Prensa Latina

Rusia se dispone hoy a reforzar su coraza defensiva y de contención nuclear con 400 nuevos misiles intercontinentales, 600 aviones, incluidos cazas de quinta generación, y con una modernización de su Complejo Militar Industrial (CMI).

Para ello, el programa de desarrollo de las Fuerzas Armadas hasta 2020 prevé 23 billones de rublos (unos 766 mil 411 millones de dólares), mientras que para esa fecha se pretende llamar al servicio militar a solo 145 mil jóvenes en un ejército de casi un millón.

Tales perspectivas las formula el primer ministro ruso, Vladimir Putin, en su sexto artículo programático en su condición de candidato presidencial que esta vez lo publica el diario Rossiskaya Gazeta.

El anunció coincidió con los intentos de la oposición de mantener la presión sobre las aspiraciones de Putin de llegar por tercera ocasión a la jefatura del Kremlin, al organizar una caravana de autos por el centro de la ciudad para exigir elecciones limpias.

Sin embargo, la oposición dejó de estar sola en sus salidas a las calles, pues otra caravana similar fue organizada por simpatizantes de Putin en esta urbe, mientras el fin de semana se registraron decenas de mítines a favor del primer ministro en varias regiones del país.

El tema de las fuerzas armadas y del rescate del CMI es uno de los menos explotados por otros cuatro candidatos (el comunista Guennadi Ziuganov, el liberal-demócrata Vladimir Zhirinovski y el magnate Mijail Projorov).

Para el estadista ruso, en las condiciones actuales de estremecimientos económicos y de otro tipo en el orbe, siempre existe la posibilidad de resolver los problemas a costa de otros, incluido por la vía de la fuerza.

Aumentan los comentarios de que dentro de poco será obvio que la soberanía nacional no debe extenderse a los recursos de importancia global, afirma el jefe de Gobierno.

Nunca debemos dar a entender que tenemos debilidades para conservar nuestra soberanía nacional, por ello vamos a fortalecer nuestra defensa y el potencial de contención, asegura.

De ninguna forma se habla aquí de una militarización de la economía, pues solo se trata de recuperar el tiempo perdido después que por varios años nuestras Fuerzas Armadas prácticamente no recibieron ningún armamento ni condiciones para su existencia, aclara.

Ahora, será necesario ver las amenazas para el país 30 ó 40 años más adelanta, tomar en cuenta los cambios operados en la forma de hacer las guerras, el incremento del peso de las armas inteligentes y la lucha cibernética, así como el control del espacio cósmico, insiste.

Debemos tener en cuenta que surgen armamentos de una potencia y poder destructor equiparable a las armas nucleares, pero con un efecto psicológico y poco político menos irritante, explicó Putin.

El referido proceso puede llevar a la reducción gradual del carácter de monopolio de las armas atómicas como factor de contención.

La prensa local comenta que el Pentágono podría anunciar una reducción drástica de su arsenal nuclear, mientras desarrolla potentes bombas ecológicas, con el mismo poder destructivo que un artefacto nuclear, pero sin causar contaminación ambiental o radiactiva.

Aún así, Putin considera importante reforzar la triada nuclear y por ello anuncia que en próximos años se sumarán 10 regimientos coheteriles con modernos misiles Topol-M y Yars (de cabeza múltiple).

Para esta jornada, esta prevista, además, la firma de un decreto del presidente Dmitri Medvedev para la entrada oficial en las fuerzas armadas del nuevo misil balístico intercontinental de basificación naval Bulavá (Mazo), instalado en submarinos del tipo Borei.

El primer ministro destaca, además, que de la vigilancia ante cualquier posibilidad de agresión a la coraza rusa se encargarán nuevos centros de radiolocalización en Kaliningrado, Leningrado y Armavir, así como una a prueba en la región de Irkutsk.

Lo cierto es que para 2020, las Fuerzas Armadas deberán sumar ocho nuevos submarinos cruceros estratégicos con misiles balísticos, 20 sumergibles polivalentes, 50 buques de superficie, 100 aparatos cósmicos de uso militar y más de mil helicópteros.

Además, en una década Rusa deberá contar con 28 nuevos regimientos de complejos coheteriles S-400, 38 divisiones de complejos antiaéreos Vitiaz, 10 brigadas de sistemas coheteriles Iskander-M , dos mil cañones autopropulsados y 17 mil medio de transporte militar.

Todo ello necesita, considera Putin, una recuperación del estatus social de las fuerzas armadas, de su condición de vía para el ascenso en la sociedad de los ciudadanos, y de ventajas docentes para quienes pasen por el servicio militar.

El núcleo de las fuerzas armadas lo forman ahora 100 brigadas de unidades generales y especializadas, que apenas duran una hora para ponerse en plena preparación combativa y una jornada para trasladarse al teatro de operaciones militares, destacó el jefe de Gobierno.

Por otro lado, Putin subraya la importancia de elevar la base tecnológica del CMI y las condiciones para la competencia, con una mayor participación de empresas privadas que a su entender propiciarán posibles saltos tecnológicos en esa esfera.

Analistas consideran que tal formulación de la estrategia militar constituye una continuación de las principales tesis esbozadas por Medvedev en diciembre pasado en su mensaje a la nación, completado ahora con propuestas más concretas del refuerzo de la coraza rusa.

Cuba: Duelo oficial por fallecimiento de ministro de Fuerzas Armadas

FOTO: Roberto Suárez

La Habana, 4 sep (PL) El Consejo de Estado de Cuba decretó duelo oficial por el fallecimiento del ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba (FAR), Julio Casas Regueiro,

desde las 08:00 hora local de mañana hasta las 20:00 del próximo martes.

Mientras esté vigente el duelo oficial, la bandera nacional será izada a media asta en los edificios públicos y establecimientos militares.

Casas Regueiro murió ayer en esta capital a la 13:20 hora local, a consecuencia de un paro cardiaco.

El miembro del Buró Político y vicepresidente del Consejo de Estado nació el 16 de febrero 1936 en la localidad oriental de Mayarí Arriba.

Desde joven comenzó su actividad revolucionaria y durante la lucha por la liberación nacional estuvo bajo las órdenes del comandante Raúl Castro.

En 1969 fue nombrado viceministro de las FAR, también se desempeño como jefe del Ejército Oriental, de las tropas de la Defensa Antiaérea, sustituto del ministro para la actividad económica, viceministro primero y desde febrero de 2008 titular de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

Al morir contaba con el título honorífico de Héroe de la República de Cuba y la orden Playa de Girón.

Cuba: Fallece ministro de las Fuerzas Armadas de Cuba

FOTO: Roberto Suárez

La Habana, 3 sep (PL) El ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba (FAR), Julio Casas Regueiro, murió hoy en esta capital a consecuencia de un paro cardiaco.

El general de cuerpo de Ejército falleció a la 13:20 (hora local), precisa una nota divulgada en la emisión vespertina del Noticiero Nacional de Televisión.

Regueiro -miembro del Buró Político y vicepresidente del Consejo de Estado- nació el 16 de febrero 1936 en la localidad oriental de Mayarí Arriba.

Desde joven comenzó su actividad revolucionaria, y durante la lucha por la liberación nacional estuvo bajo las órdenes del comandante Raúl Castro.

En 1969 fue nombrado viceministro de las FAR, también se desempeño como jefe del Ejército Oriental, de las tropas de la Defensa Antiaérea, sustituto del ministro para la actividad económica, viceministro primero y desde febrero de 2008 titular de las Fuerzas Armadas Revolucionaria.

Al morir contaba con el título honorífico de Héroe de la República de Cuba y la orden Playa de Girón.

FOTO: Roberto Suárez

A %d blogueros les gusta esto: