Miami peregrina a Cuba

Guillermo Nova | La República | La Habana

La solicitud de más de mil residentes en la Florida de viajar a Cuba para la visita del Papa Benedicto XVI, ha superado las expectativas que tenía la Arquidiócesis de Miami, por lo que abrirá vuelos adicionales.

El arzobispo de Miami, Thomas Wenski, señaló que viajarán a la isla caribeña en solidaridad con la Iglesia en Cuba y como una “peregrinación de caridad” para compartir con el Papa “este histórico evento”.

Por su parte la agencia de viajes Airline Brokers consiguió la autorización del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, para fletar vuelos que saldrán desde Fort Lauderdale el 24 de marzo y desde Miami el 25 y 27 del mismo mes.

Los paquetes de viajes que ofrecen a los peregrinos incluyen los hoteles, traslados, comidas y los costos suelen superar los dos mil dólares por persona.

División en Miami ante la visita

Algunas organizaciones del exilio anticastrista calificaron la iniciativa de “viaje turístico”, lo cual fue contestado por el  arzobispo de Miami, Thomas Wenski, quien descartó que la iniciativa pueda entenderse como una manera de legitimar al Gobierno cubano.

La peregrinación también fue criticada por congresistas de origen cubano que la consideran una contradicción, por pedir protección en Estados Unidos y después volver al país que les persigue.

Los cubanos residentes en Estados Unidos amparados por la Ley de Ajuste, son considerados “refugiados políticos” por lo que se les otorga residencia y permiso de trabajo de manera automática cuando pisan suelo norteamericano.

Actualmente la administración de Obama solo autoriza las visitas a los cubanoamericanos y restringe a los ciudadanos norteamericanos los viajes y los intercambios con Cuba cuando son por motivos familiares, académicos, culturales o religiosos.

Los colchones del Papa rompen el bloqueo

Cuando el Papa Benedicto XVI se hospede en la residencia de los sacerdotes en Santiago, la primera ciudad que visitará en la isla caribeña, podrá descansar en unos colchones fabricados por una mueblería de Estados Unidos.

Los dos colchones que utilizará fueron fabricados por la empresa City Furniture, con sede en Tamarac, y serán donados según aseguró el fabricante Keith Koenig, empresario al que le liga una fuerte amistad con el Arzobispo de Miami.

A falta del previsible permiso del Departamento de Estado, el Papa Benedicto XVI, de 84 años utilizará unos colchones que contienen una almohadilla de esponja especial que se amolda a la presión ejercida por el cuerpo para brindar mayor confort.

Cuba: Cardenal Jaime Ortega se dirigió a las autoridades correspondientes para que invitaran a los ocupantes a abandonar el Santuario en La Habana

Nota de prensa

En horas de la noche de hoy, jueves 15 de marzo, tras más de cuarenta y ocho horas de permanencia ininterrumpida y no autorizada en el interior del Santuario Diocesano y Basílica Menor de Nuestra Señora de la Caridad en La Habana, los trece ocupantes fueron retirados de ese sagrado lugar.

En las primeras horas de su permanencia en el templo, y durante uno de los diálogos sostenidos con los ocupantes, el canciller de la arquidiócesis, monseñor Ramón Suárez Polcari, les había manifestado la promesa del Cardenal Jaime Ortega de que serían conducidos a sus casas bajo la protección de la Iglesia y que nada atentaría contra su seguridad, pues esa había sido la solicitud del Cardenal a las autoridades correspondientes. Los ocupantes respondieron entonces que no desconfiaban del Cardenal Ortega, pero sí de la palabra dada a este por las autoridades del país. Sin embargo, afirmaron que si esas mismas autoridades acudían a decírselo personalmente lo creerían.

No obstante, los esfuerzos unilaterales de la Iglesia por poner fin a esta situación continuaron. Nuevamente en la noche del miércoles 14 de marzo, el canciller del Arzobispado de La Habana se presentó en el templo, y en compañía del padre Roberto Betancourt, rector del Santuario, les reiteró la invitación a salir voluntariamente. No faltó tampoco la exhortación de los fieles católicos, quienes no han podido escuchar misa los días miércoles y jueves. Otras invitaciones a poner fin a la ocupación se repitieron en la mañana y la tarde de hoy. La respuesta del grupo siempre fue negativa.

Por este motivo, en uso de la autoridad y facultad que le compete, el Cardenal Jaime Ortega se dirigió a las autoridades correspondientes para que invitaran a los ocupantes a abandonar el Santuario y Basílica Menor de Nuestra Señora de la Caridad en La Habana. Se tuvo en cuenta, además, la propuesta de los mismos ocupantes de ser visitados directamente por las autoridades para recibir garantía de su seguridad. Esta solicitud del Cardenal Ortega a las autoridades reiteraba salvaguardar la integridad de estas personas.

La acción de poner fin a la ocupación se inició a las 9:00 p.m. hora local, duró menos de diez minutos. Los trece ocupantes fueron invitados a salir del templo y no ofrecieron resistencia. Los agentes que ejecutaron la operación habían asegurado a la Iglesia que no portarían armas, que trasladarían inicialmente a las trece personas a una unidad policial y que después los llevarían a sus casas. Igualmente aseguraron que no serían procesados por este hecho.

Se pone fin así a una crisis que no debió nunca producirse. La Iglesia confía que hechos semejantes no se repitan y que la armonía que todos anhelamos pueda realmente alcanzarse.

Orlando Márquez Hidalgo
Oficina de Prensa del Arzobispado de La Habana
La Habana, 15 de marzo de 2012

A %d blogueros les gusta esto: