Cuba: Cooperativas urbanas

Por Elsa Claro

LA HABANA – Equipos multidisciplinarios de todo el país de varios centros de investigación, institutos y universidades, están trabajando en el diseño de lo que de momento será un ensayo con 222 cooperativas urbanas y en un futuro, que no debe andar lejos, será una fórmula que abarque diferentes formas de propiedad y producción de bienes o servicios.

Dándole inicio en el último trimestre de ese año, emprenderán travesía los primeros ensayos que, por ahora, parten de reconvertir empresas y centros de servicios diversos hoy a cargo del estado en pequeñas y medianas empresas regenteadas por sus actuales empleados u otros. Estos elegirán su junta de dirección.

A través de modalidades flexibles y variadas, las bases iniciales de estos negocios pueden ser lo mismo el arrendamiento de una instalación con sus medios de trabajo incluidos, que el usufructo, sin desdeñar opciones conocidas o por ver.

Con el local (que se mantiene como propiedad pública) se transfieren, serán alquilados o en condición de préstamo, los medios técnicos o recursos materiales requeridos para la actividad de que se trate. De tal suerte, el centro laboral con esas características adquiere categoría de propiedad asociada y se piensa que de momento, la distribución de las ganancias debe ser atendiendo al aporte de cada cual. Es decir, según la cantidad y nivel del trabajo por separado.

Existen cooperativas en otros países que se mancomunan con el aporte físico de unos en la tarea hecha o los valores obtenidos y  otros por medio de la compra de acciones, –apuntaba el vicepresidente Mariano Murillo en el Parlamento, al explicar que la variante cubana tendrá sus bases en lo que cada cual haga. Eso será medido por los componentes del grupo, quienes tendrán independencia en la toma de decisiones.

Puede suceder que algún miembro aporte ciertos bienes. En ese caso, y según el consenso de los demás, cuando se repartan las ganancias, se le devolverá el equivalente. Fuentes de Progreso Semanal refieren que ya se hicieron  algunos experimentos en distintos sectores con magníficos resultados y en varias provincias. A partir de los provechos y debilidades apreciados, se comienzan a organizar las 222 ya referidas, pero se cree que pueden existir otras formas de asociación, según las especificidades de la esfera a agrupar.

Las nuevas asociaciones tendrán personalidad jurídica y bases impositivas diferentes a las de los cuentapropistas individuales. Se pretende que una vez concluida la fase experimental de este programa, deba aprobarse una Ley general de Cooperativas que contenga todo lo que por el momento no se puede prever por completo e incluya el cooperativismo agropecuario dándole, posiblemente, la homogeneidad que hoy no poseen las variantes en que se agrupan los campesinos.

Según se emprenda y amplíe este tipo de actividad, el estado quedará libre de cargas superfluas para empeñarse en asuntos de mayor calado. La experiencia tiende a dinamizar en cierta medida la economía, pues compromete a obrar mucho y mejor, ya que de ello dependerán sus ingresos.

Los académicos que contribuyeron a crear las bases de lo que tiene visos de adelantar pronto, aunque tenga los tropezones de quien no conoce el camino, le otorgan mucha importancia al desempeño de las administraciones de municipio o provincia en el devenir de las cooperativas, sobre todo para desentrañar muchas prohibiciones que deben desaparecer en busca de dinamizar la economía.

La concordancia entre gobiernos locales y cooperativas u otras formas de propiedad de las empresas no estatales, pueden satisfacer necesidades sociales de los diferentes territorios si existen las adecuadas condiciones y capacidades a esa escala y ambas partes trazan compromisos según el contexto de cada sitio.

Se supone que haya cooperativas de oficios y no se desdeña que lleguen las de tipo técnico-profesional, asunto delicado que requerirá de estudio, pero que la vida sugiere por el nivel de capacitación general existente y la necesidad de aumentar las rentas personales.

¿Habrá  pequeñas empresas dedicadas al trasporte? Parece que sí. Ya hay núcleos funcionando que quizás se generalicen. Los dueños de vehículos menores o pesados, prefieren asociarse según otros patrones. Y puede que también se organicen algunas que se hagan cargo de actividades comunales, sea la limpieza de calles o el remozamiento de edificios.

En paralelo a esos proyectos, las empresas estatales no pierden su carácter ni cometido, pero si tendrán otro sistema de relaciones entre ellas y los organismos superiores. Según la concepción que comenzará a funcionar en enero del 2013, las empresas contarán con autonomía para establecer sus planes, determinar precios, según los costos de producción y los parámetros internacionales. De igual modo podrán flexibilizar sus planes ante contingencias naturales, por ejemplo.

En este momento se mide lo hecho a escala empresarial de forma muy ambigua pues resulta difícil la exactitud a la hora de apreciar lo hecho por la intervención de divisas extranjeras o nacionales sin la mejor diferenciación contable. Para nivelar y darle realismo a la esfera,  en lo adelante las empresas trabajarán solo con pesos cubanos. Quienes van a dirigir el grupo de empresas seleccionadas para el experimento ya se capacitan en gerencia y temas afines. Obviamente este y también el antes dicho, son asuntos con suficiente valor como para seguirles la pista.

http://progreso-semanal.com/

Flexibilizan arrendamiento de viviendas en Cuba

Ivette Fernández Sosa

Una de las actividades beneficiadas por las últimas modificaciones que se realizaron al trabajo por cuenta propia en el país es la de arrendamiento de viviendas, habitaciones y espacios.

Entre los cambios están la rebaja de la cuota mensual a pagar por habitación en CUC o CUP (de 200 a 150) y la disminución en la cuantía (de 150 a 100) en el caso de arrendar una casa completa con uno o dos dormitorios en CUP. Cuando se trate del arriendo de una vivienda completa en moneda libremente convertible, el tipo impositivo se incrementa en 75 CUC por cada habitación adicional a la primera. De ser en moneda nacional, aumenta en 50 CUP por cada habitación adicional a la segunda.

 

Para pedir la solicitud de inscripción, el interesado en arrendar debe dirigirse a la Dirección Municipal de la Vivienda.

 

Según la legislación vigente, el arrendador puede optar por alquilar una habitación o varias, la vivienda completa, u otros espacios que formen parte de ella. Incluso, a partir de la flexibilización del trabajo por cuenta propia, son varios los propietarios que se han decidido por el alquiler de portales, garajes o terrazas, facilitando de esta manera el desempeño de otros trabajadores.

 

Para arrendar, la persona interesada debe asistir a la Dirección Municipal de la Vivienda (DMV) donde se encuentra enclavado el inmueble, con el fin de pedir la inscripción para el ejercicio de la actividad. El término para la tramitación y aprobación de la solicitud es de 15 días contados a partir del asentamiento del expediente del arrendador.

 

A diferencia de otras modalidades de empleo no estatal, este trabajador puede hacerse representar por otra persona en todas las diligencias, incluida la solicitud para ejercer, para lo cual se debe seguir con las formalidades establecidas por las regulaciones vigentes.

 

Según la Resolución 283 del 2011 del Instituto Nacional de la Vivienda, se entiende por espacios los locales destinados a salas, saletas, comedores, patios, jardines, azoteas, terrazas, garajes, piscinas y otros que constituyen parte integrante de la descripción de una vivienda y que se arriendan para prestar servicios directamente, o para actividades por cuenta propia de personas que no son integrantes del núcleo familiar. En cambio, una habitación es el local dedicado a dormitorio, con acceso directo o no a servicios sanitarios, cocina, pasillos, sala y comedor.

 

El arrendamiento de viviendas y habitaciones se autoriza para hospedaje, o para la realización de actividades por cuenta propia.

 

Para realizar la solicitud, el propietario comparecerá ante el funcionario designado, a quien le presentará: título que acredita la propiedad de la vivienda, certificación emitida por la entidad laboral sobre su deuda bancaria (en el caso de los trabajadores que cesen en su actividad laboral), si se tratase del representante, documento que lo acredite como tal, y sellos del timbre por valor total de diez pesos.

 

El Director Municipal de la Vivienda no autoriza la inscripción a representantes de organizaciones, firmas, entidades o países extranjeros acreditados en el territorio nacional o a personas jurídicas. Tampoco serán inscritos como arrendadores a quienes se les haya cancelado de oficio el arrendamiento y aún no haya transcurrido un año desde la fecha de adopción de la medida de cancelación.

 

El propietario que decide arrendar la vivienda en su totalidad y va a residir a otro lugar con su núcleo familiar, al momento de hacer su Declaración Jurada, informa la dirección del inmueble donde va a residir. En este caso, el arrendador o su representante están en la obligación de informar a la DMV el cambio de domicilio que realiza, a los efectos de que conste en el expediente de arrendamiento.

 

Una vez aprobada la petición por la oficina de la vivienda municipal, el trabajador por cuenta propia debe comparecer con la autorización correspondiente ante la Oficina Nacional de Administración Tributaria (ONAT), para su inscripción como contribuyente.

 

Una vez registrado en la ONAT del municipio correspondiente, el arrendador se persona en la DMV con: el comprobante de Inscripción en el Registro de Contribuyente otorgado por la ONAT, sellos del timbre por valor total de 100.00 CUP o CUC, según el tipo de modalidad en que opera; Libro Registro de Arrendatarios correspondiente, sellos del timbre por valor total de cinco CUP en todos los casos para la habilitación de los Libros por el funcionario designado, y la Pegatina identificativa del arrendamiento autorizado que será fijada en la entrada principal de la vivienda.

 

El trabajador que opte por el arrendamiento en CUC puede hospedar a personas residentes o no en el país, en cambio, quien se decida por brindar servicios en CUP solo puede hacerlo a quienes sean residentes permanentes en Cuba.

 

DE LAS SUSPENSIONES

 

Otra de las modificaciones, aprobada en mayo por el Consejo de Ministros y puesta en vigor el pasado 9 de septiembre, fue el otorgamiento de la suspensión temporal de la inscripción por un término mínimo de tres meses y un máximo de seis al titular que desee realizar reparaciones y por lo cual quede imposibilitado el ejercicio de la actividad. En el momento que lo requiera, el arrendador puede solicitar dicha cesación mediante escrito, sin pago alguno, ante el funcionario encargado de la actividad en la DMV.

 

Como se consigna en la Resolución 283, se entiende por reparaciones las acciones constructivas que se ejecuten en la vivienda objeto de arrendamiento, requieran o no Licencia de Construcción, excepto las ampliaciones. Durante la suspensión temporal dispuesta, el cuentapropista debe detener el servicio y, al no producirse el hecho imponible, estará exento del pago de impuestos. Con el fin de verificar la ejecución de las reparaciones alegadas el Director de la Vivienda del municipio dispondrá en cualquier momento la comprobación de las mismas.

 

Además del escrito de petición de suspensión temporal, el cuentapropista entregará el Libro Registro de Arrendatarios, la pegatina y el documento original acreditativo de la autorización. En el término de cinco días hábiles, contados a partir de recibida la solicitud, el director Municipal de la Vivienda dispone la interrupción por el periodo solicitado mediante escrito dirigido a la ONAT. Asimismo, la suspensión se notifica al interesado en el término de tres días hábiles posteriores a la firma del director. El arrendador también recibirá la copia de dicho documento que él debe entregar en la ONAT.

 

Una vez que haya transcurrido el término de suspensión aprobado, o cuando lo solicite por escrito el titular antes del límite fijado, el Director Municipal de la Vivienda emite constancia de ello a la ONAT y entrega al arrendador los documentos acreditativos de la actividad, sin que medie pago alguno. Al ser notificado, se le entrega la copia que debe llevar a la Oficina Nacional de Administración Tributaria (ONAT). Una vez realizado este trámite puede ser restablecida la actividad.

 

OBLIGACIONES DEL ARRENDADOR

 

En la Resolución 283 también se especifica sobre la necesidad por parte del arrendador de conservar un duplicado del contrato que suscriba con sus huéspedes. Asimismo, el convenio ha de realizarse por escrito entre las partes, en original y copia, siempre que sea por un periodo superior a 30 días. Cuando no excede esta cantidad de tiempo el trato puede efectuarse de forma verbal. No obstante, en todos los casos, debe realizarse el asiento en el Libro Registro de Arrendatarios.

 

Es importante conocer que la Resolución faculta a los directores municipales de la Vivienda, previo el análisis correspondiente, a cancelar de oficio las inscripciones vigentes siempre que se realicen en la vivienda arrendada actividades ilícitas o antisociales por parte del propietario, sus convivientes, los arrendatarios o sus acompañantes y cuando reiteradamente se incurra en incumplimiento de las obligaciones del arrendador. Las inscripciones también podrán ser objeto de cancelación en caso de no cumplirse con el pago de los créditos otorgados, a solicitud del Banco; ante infracciones de sus obligaciones tributarias, a petición de la Oficina Nacional de Administración Tributaria, y si se detecta que el arrendatario es integrante de misiones diplomáticas, consulares, organismos internacionales o de agencias de prensa acreditadas en Cuba.


A %d blogueros les gusta esto: