Ballena picuda encalló en Varadero

Texto y Fotos: Yasmany Salgado / Juventud Rebelde

El animal murió en un banco de arena tras una larga lucha por salir, con el apoyo de la comunidad local, creándose una escena poco común en esa playa mundialmente famosa

52691-fotografia-g

Un zifio de Cuvier (un tipo de ballena picuda) encalló al amanecer de este 20 de noviembre en la zona de playa de la calle 24 de la Península de Hicacos, Varadero.

El animal murió en un banco de arena tras una larga lucha por salir, con el apoyo de la comunidad local, creándose una escena poco común en la playa. Cientos de personas acudieron a tomarle fotos e incluso a tocarla.

52692-fotografia-g

«Un zifio es como una especie de ballena picuda, en este caso el mamífero encontrado medía alrededor de unos cinco metros de largo», dijo Yasiel Rojas, biólogo marino de la oficina del manejo integrado costero de la localidad.

El cetáceo fue avistado a las seis de la mañana por varios pescadores y nativos que recorren la playa en cada amanecer. Moradores, turistas, policías locales y especialistas del Ministerio de Ciencia Tecnología y Medio Ambiente en Varadero se personaron al lugar, pero no dio tiempo a salvarla.

El zifio no presentaba heridas, sus aletas caudales y pectorales, así como la zona abdominal y ventral se encontraba en buen estado.

52693-fotografia-g

La lucha por mantenerlo a flote se extendió hasta casi la una de la tarde, pero murió horas antes. Durante el suceso los niños de la escuela primaria Martin Klein, centro educativo que se encuentra ubicado a solo unos metros de la playa, visitaron la zona junto a sus profesores de ciencias naturales, ya que este tipo de acontecimiento nunca se había visto en la populosa playa cubana. En la arena hubo hasta una charla para los infantes, en la cual se les explicó acerca de la importancia y por qué la conservación de este tipo de cetáceos.

En estos momentos se esperan los resultados de los análisis de la causa de la muerte de esta ballena picuda, y cómo pudo llegar hasta las costas matanceras. Es difícil observarlos en lugares como estos, ya que son animales que habitan en zonas muy profundas y océanos.

Una ballena saltó inesperadamente sobre un velero en Sudáfrica ( + Foto y Video )

El video de la ballena que salto sobre el velero en Sudáfrica.

( Tomado de http://www.meborre.com/ )

 

Las ballenas jorobadas navegan con la precisión de un GPS

Avanzan en línea recta miles de kilómetros durante semanas sin desviarse de su curso


Las ballenas jorobadas son capaces de navegar durante semanas miles de kilómetros en línea recta y son tan precisas en su navegación como un GPS, según un estudio de científicos neozelandeses.

El jefe de esta investigación, Travis Horton, de la Universidad de Canterbury, ha explicado que estos cetáceos son “sorprendentemente precisos” en su navegación y no se desvían de su curso en más de un grado azimut.

La capacidad de navegar en línea recta es compartida por otros animales marinos como tiburones o pingüinos pero, según Horton, lo que diferencia a las ballenas jorobadas es que son capaces de mantener el rumbo en enormes distancias.

Horton y su equipo siguen desde 2003 a través de tecnología vía satélite a 16 ballenas jorobadas (Megaptera novaeangliae) entre la costa de Brasil, las Islas Cook y Nueva Caledonia, en el Pacífico Sur, hasta las aguas antárticas.

Las rutas migratorias de más de 6.000 kilómetros están conformadas por una serie de líneas rectas entre los diversos puntos de partida hasta las aguas antárticas.

Guiados por los campos magnéticos y el Sol

Los científicos neozelandeses creen que las ballenas estarían utilizando una combinación de los campos magnéticos de la Tierra y la posición del Sol u otros cuerpos celestes para orientarse, al igual que hacen otros animales.

El estudio, que se encuentra en la fase de documentar las rutas migratorias de las ballenas, aun no ha podido determinar como estos cetáceos evitan desviar el curso y mantener la precisión de navegación a pesar de las corrientes marinas y otras variaciones meteorológicas.

Los expertos neozelandeses han podido observar en estos ocho años de investigación que las rutas que siguen las ballenas son “múltiples”. Se trata de “múltiples soluciones para un mismo objetivo”, señaló Horton, quien aclaró que se desconoce si el conocimiento de estas rutas migratorias se transmite de generación en generación y si los patrones responden a cambios en los campos magnéticos, patrones hormonales u otros factores.


A %d blogueros les gusta esto: