Obama escribe sus impresiones de Cuba

Por Arthur González.

obama-4El 25.03.2016 la Casa Blanca dio a conocer el informe confeccionado por el presidente Barack Obama, de sus impresiones sobre su breve visita a La Habana.

En un sucinto memorando, Obama expresa los resultados en los que destacó el significado histórico del viaje, después de casi 90 años de la efectuada en 1928 por otro presidente de Estados Unidos.

Solo le interesó señalar aquellos aspectos en que se proyectó su viaje, como el contacto con los “disidentes” y trabajadores no estatales.

En ese sentido expuso:

“Me hablaron de sus esperanzas y sus luchas, hablamos sobre lo que podemos hacer juntos para ayudar a los cubanos a mejorar sus vidas”.

“Tuvimos una maravillosa cena en uno de los paladares de La Habana, los restaurantes familiares donde los estadounidenses y los cubanos podrían reunirse y hablar sobre plátanos tostones”.

“Voy a recordar el espíritu innovador de los empresarios de Cuba, especialmente a los cuentapropistas que ejecutan sus propios pequeños negocios, como el alquiler de habitaciones, salones de belleza, peluquerías y servicios de taxi”.
Desde que Obama anunció el 17.12.2014 el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre los dos países, su interés básico ha sido fomentar el trabajo privado como ideal de lo que debe ser la economía cubana.

Tal parece que la educación, salud, cultura, deporte, el desarrollo industrial, científico y biotecnológico, alcanzado por Cuba gracias al empeño del Estado, no existieran.

En su informe subrayó que estuvo orgulloso de anunciar nuevas asociaciones para ayudar a hombres y mujeres, muchos de ellos jóvenes, a iniciar y hacer crecer sus negocios, las que incluyen el apoyo a más cubanos para conectarse a Internet y a la economía mundial, por ser, a su parecer, la cara del pequeño pero creciente sector privado de Cuba.

Respecto a los contrarrevolucionarios financiados por él con la envoltura de “disidentes”, les dedicó unos párrafos donde expuso;

“Voy a recordar el valor de los defensores de derechos humanos cubanos que conocí, muchos de los cuales han sido acosados, detenidos o encarcelados simplemente por defender la igualdad de derechos y la dignidad de cada cubano”.

“Me hablaron de su trabajo para promover la libertad de expresión, de reunión, de prensa y religión, y les prometí que Estados Unidos seguirá defendiendo los derechos humanos universales en Cuba como lo hacemos en todo el mundo”.

Pero Obama no mencionó que ese escaso grupo no representa al pueblo cubano y como escribiera uno de sus diplomáticos estadounidenses al frente de la Misión diplomática en La Habana:

“Pese a sus afirmaciones de que representan a miles de cubanos, nosotros vemos muy pocas evidencias de ese apoyo… están más preocupados por tener mayores oportunidades para viajar libremente y vivir de manera confortable”.

El Presidente fue escueto en los demás aspectos.

De las conversaciones con el Presidente Raúl Castro ni una letra, y menos aún de las cosas pendientes como el Bloqueo, la Ley de Ajuste Cubano, el financiamiento a la subversión, ni de la Base Naval en Guantánamo.

Algo que le interesó dejar para la historia fue el trato respetuoso y amigable del pueblo a su paso por las calles, donde no encontró protestas ni manifestaciones en su contra, como en otras partes del mundo.

Obama finalizó su memorando con los deseos de cambiar el sistema socialista, algo no alcanzará a ver ni en su mandato ni en los sucesivos, al afirmar:

“No va a ser fácil. El largo camino por delante tendrá avances y retrocesos, pero los cubanos que conocí esta semana reafirmaron mi esperanza de que juntos podemos tener éxito. Creo en el pueblo cubano”.

Sin dudas, el socialismo cubano en unos años será diferente, a partir del nuevo modelo económico que se implementa para hacerlo más productivo y eficiente, a pesar del Bloqueo económico que debe desmoronarse por ser condenado por el mundo, pero el desmontaje para el cual trabaja Estados Unidos es algo irrealizable.

Los cubanos no quieren regresar al pasado que los marginaba, explotaba y discriminaba; para eso la Revolución los alfabetizó, les dio cultura y conocimientos políticos suficientes para discernir las diferencias entre el sistema capitalista que tenían hasta 1959 y el socialismo escogido desde 1961, porque tienen un pensamiento claro y sensato de lo que desean y necesitan.

No en balde José Martí escribió:

“El pensamiento enérgico, como la luz que brilla en la oscuridad, ilumina el espíritu de los tiempos y dota al futuro con una reproducción valiosa y duradera del presente”.

(Tomado de https://heraldocubano.wordpress.com/)

Anuncios

John Kerry y Barack Obama viajarán en La Habana

niEl canciller cubano Bruno Rodríguez y el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, dialogaron telefónicamente hoy sobre la próxima visita oficial del presidente Barack Obama a la Isla, los venideros 21 y 22 de marzo.

John Kirby, portavoz del Departamento de Estado, dijo en conferencia de prensa en Washington que ambos ministros reiteraron su compromiso para hacer que el viaje de Obama a la mayor de las Antillas sea un éxito.

Kerry y Rodríguez aseguraron que el camino hacia la normalización de vínculos entre las dos naciones continúa en la dirección positiva que ya ha tomado.

Según Kirby, el Secretario le comentó al Canciller que el Presidente está a la espera del viaje a La Habana, al que también se sumará el propio Kerry.

El Secretario había dicho que viajaría a Cuba antes que Obama, pero cuestiones de agenda se lo impidieron, aseguró el portavoz.

Kerry espera acompañar al presidente Obama en esta histórica ocasión, subrayó el vocero.

Este sería el segundo viaje a la Isla de Kerry en apenas siete meses, luego de que el pasado 14 de agosto presidiera la ceremonia de reapertura de la Embajada de su país en la capital cubana.

Barack Obama realizará una visita de dos días al país antillano, como parte del proceso hacia la normalización de relaciones que comenzó el 17 de diciembre de 2014, después de más de medio siglo aislamiento y desconfianza.

Cuba y Estados Unidos restablecieron relaciones diplomáticas el 20 de julio de 2015 luego de intensos meses de negociaciones.

(Tomado de Prensa Latina)

Declaración del General de Ejército Raúl Castro

raúl-castro1

Declaración del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros General de Ejército Raúl Castro Ruz, en relación con el primer aniversario de los anuncios del 17 de diciembre de 2014 sobre la decisión de restablecer las relaciones diplomáticas entre Cuba y EE.UU.

Ha transcurrido un año desde los anuncios simultáneos realizados el 17 de diciembre de 2014 por los Presidentes de Cuba y los Estados Unidos, de restablecer las relaciones diplomáticas y trabajar por el mejoramiento de nuestros vínculos.

Un día como ayer, dentro de los acuerdos alcanzados para solucionar temas de interés para ambos países, pudimos anunciar con gran júbilo para todo nuestro pueblo el regreso a la Patria de Gerardo, Ramón y Antonio, con lo que cumplimos la promesa de Fidel de que nuestros Cinco Héroes volverían.

En esa misma fecha, en correspondencia con nuestra reiterada disposición a sostener con el Gobierno de los Estados Unidos un diálogo respetuoso, basado en la igualdad soberana, para tratar los más diversos temas de forma recíproca, sin menoscabo a la independencia nacional y la autodeterminación de nuestro pueblo, acordamos adoptar medidas mutuas para mejorar el clima bilateral y avanzar hacia la normalización de los vínculos entre los dos países.

Desde entonces, se puede afirmar que hemos obtenido algunos resultados, sobre todo en el plano político-diplomático y de la cooperación:

-Se restablecieron las relaciones diplomáticas y se reabrieron las embajadas en ambos países, lo cual estuvo precedido de la rectificación de la injusta designación de Cuba como Estado patrocinador del terroristas.

-Se han celebrado dos reuniones entre los Presidentes de ambos países, así como otros encuentros y visitas de alto nivel.

-Se ha expandido la cooperación ya existente en temas de interés mutuo, como la seguridad aérea y de la aviación; y el enfrentamiento al narcotráfico, la emigración ilegal, el tráfico de emigrantes y el fraude migratorio.

-Se han abierto nuevas áreas de cooperación bilateral sobre temas de beneficio común, entre ellas la protección del medio ambiente, la aplicación y el cumplimiento de la ley, la seguridad marítimo-portuaria y la salud.

-Se han iniciado diálogos sobre asuntos de interés bilateral y multilateral, como el cambio climático, las compensaciones mutuas, la trata de personas y los derechos humanos, tema este último en el que tenemos profundas diferencias y estamos sosteniendo intercambios sobre la base del respeto y la reciprocidad.

-Hemos suscrito acuerdos sobre protección del medio ambiente y el restablecimiento del servicio de correo postal directo.

Todo esto se ha logrado mediante un diálogo profesional y respetuoso, basado en la igualdad y la reciprocidad.

Por el contrario, durante este año, no se ha avanzado en la solución de los temas que para Cuba son esenciales para que haya relaciones normales con los Estados Unidos.

Aunque el Presidente Barack Obama ha reiterado su oposición al bloqueo económico, comercial y financiero y ha llamado al Congreso para que lo levante, esta política sigue en vigor. Se mantienen  la persecución financiera a las transacciones legítimas de Cuba y los efectos extraterritoriales del bloqueo, lo cual provoca daños y privaciones a nuestro pueblo y es el obstáculo principal para el desarrollo de la economía cubana.

Las medidas adoptadas hasta el momento por el presidente Obama, aunque positivas, han demostrado tener un alcance limitado, lo cual ha impedido su implementación. El Presidente, en uso de sus prerrogativas ejecutivas, puede ampliar el alcance de las medidas ya tomadas y adoptar otras nuevas, que modifiquen sustancialmente la aplicación del bloqueo.

A pesar del reiterado reclamo de Cuba de que se le devuelva el territorio ilegalmente ocupado por la Base Naval en Guantánamo, el Gobierno de los Estados Unidos ha manifestado que no tiene la intención de cambiar el estatus de este enclave.

El Gobierno de los Estados Unidos mantiene programas que son lesivos a la soberanía cubana, como los proyectos dirigidos a promover cambios en nuestro orden político, económico y social, y las transmisiones radiales y televisivas ilegales, para cuya implementación continúan otorgándose fondos millonarios.

Se sigue aplicando una política migratoria preferencial a los ciudadanos cubanos, expresada en la vigencia de la política de pies secos-pies mojados, el programa de parole para profesionales médicos y la Ley de Ajuste Cubano, lo cual estimula una emigración ilegal, insegura, desordenada e irregular, promueve el tráfico de personas y otros delitos conexos, y genera problemas a otros países.

El Gobierno de Cuba seguirá insistiendo en que para alcanzar la normalización de las relaciones, es imperativo que el Gobierno de los Estados Unidos elimine todas estas políticas del pasado, que afectan al pueblo y a la nación cubana, y no se corresponden con el contexto bilateral actual ni con la voluntad expresada por los dos países, al restablecer las relaciones diplomáticas, de desarrollar vínculos respetuosos y de cooperación entre ambos pueblos y gobiernos.

Nadie debe pretender que Cuba, para normalizar las relaciones con los Estados Unidos, abandone la causa de la independencia por la que nuestro pueblo, desde 1868, hizo grandes sacrificios; ni olvide que, después de muchas frustraciones y 60 años de total dependencia, esta fue por fin alcanzada el primero de enero de 1959 con la victoria del Ejército Rebelde, bajo el mando del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.

El pueblo cubano no renunciará a los principios e ideales por los que varias generaciones de cubanos han luchado a lo largo de este último medio siglo. El derecho de todo Estado a elegir el sistema económico, político y social que desee, sin injerencia de ninguna forma, debe ser respetado.

El Gobierno de Cuba tiene total disposición a continuar avanzando en la construcción de una relación con los Estados Unidos que sea distinta a la de toda su historia precedente, sobre bases de respeto mutuo a la soberanía y la independencia, que sea beneficiosa para ambos países y pueblos, y que se nutra de las conexiones históricas, culturales y familiares que han existido entre cubanos y estadounidenses.

Cuba, en pleno ejercicio de su soberanía y con el apoyo mayoritario de su pueblo, seguirá inmersa en el proceso de transformaciones para actualizar su modelo económico y social, en aras de avanzar en el desarrollo del país, incrementar el bienestar de la población y fortalecer los logros de la Revolución Socialista.

Muchas gracias.

Barack Obama reconoció hoy que EE.UU. necesita un sistema de justicia más equitativo

obama_bandera

El presidente Barack Obama reconoció hoy que Estados Unidos necesita un sistema de justicia más equitativo que deje de ser una vía directa que lleva a los jóvenes desde las escuelas pobres hasta las cárceles superpobladas.

En su habitual intervención sabatina por radio e Internet, el mandatario destacó que desde que era senador federal siempre destacó la necesidad de cambiar esa situación y en ese sentido desarrollará una campaña en las próximas semanas que incluye visitas a exprisioneros y viajes a ciudades que sufren el flagelo de la drogadicción.

Obama también se reunirá con oficiales de las agencias del orden y miembros de las comunidades que relacionados con el abuso de las drogas.

Sin embargo, refirió algunos avances de su Administración en este asunto, en especial una ley que según él reduce las disparidades en algunas sentencias para quienes consumen sustancias prohibidas.

El gobernante prometió trabajar con el Congreso, cuyos miembros están decididos “a llevar hasta mi despacho los proyectos para reformar el sistema de justicia”, en particular una propuesta bipartidista que reducirá las sentencias a delitos no violentos relacionados con las drogas.

Las presiones contra el jefe de la Casa Blanca aumentaron este año, durante el cual ascendió el número de asesinatos policiales, así como los incidentes relacionados con el uso excesivo de la fuerza por agentes del orden, en especial contra negros y latinos, hechos que en su mayoría fueron grabados y presentados como prueba.

En ese contexto, en julio de 2015 hubo un récord de 118 muertes a manos de la policía, de los cuales el mayor porcentaje corresponde a los afroamericanos.

Una encuesta reciente del diario The New York Times y la televisora CBS News muestra que casi seis de cada 10 ciudadanos creen que las relaciones raciales están generalmente mal, y cuatro de cada 10 piensan que empeorarán.

( Tomado de Prensa Latina )

Sostuvo el Presidente Raúl Castro conversación telefónica con el Presidente Barack Obama

TOPSHOTS-PANAMA-AMERICAS-SUMMIT-OBAMA-CASTRO

En horas de la tarde del 18 de septiembre de 2015, el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, Raúl Castro Ruz, sostuvo una conversación telefónica con el Presidente de los Estados Unidos Barack Obama, en vísperas de su visita a Nueva York para asistir a la Cumbre sobre la Agenda para el Desarrollo Post-2015 y el segmento de alto nivel del 70 período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, la próxima semana.

Ambos mandatarios intercambiaron sobre los pasos dados desde la reunión que sostuvieron en Panamá en el marco de la Cumbre de las Américas, incluyendo el restablecimiento de las relaciones diplomáticas y la apertura de embajadas en los dos países, así como la agenda de temas que se abordarán en los próximos meses como parte del proceso hacia la normalización de los vínculos bilaterales.

También conversaron sobre la próxima visita de su Santidad el Papa Francisco a Cuba y los Estados Unidos, reconociendo su contribución al inicio de una nueva etapa en las relaciones entre los dos países.

Con relación a las regulaciones anunciadas el 18 de septiembre por los Departamentos del Tesoro y Comercio, que complementan las puestas en vigor el 16 de enero, el Presidente Raúl Castro recalcó la necesidad de profundizar su alcance y de eliminar definitivamente la política de bloqueo en beneficio de ambos pueblos.

El Presidente cubano le ratificó al presidente Obama la voluntad de Cuba de avanzar en las relaciones con los Estados Unidos, sobre la base del respeto y la igualdad soberana.

( Tomado de cubaminrex.cu )

La paradoja de tener a Cuba como enemigo. Obama prorrogó Ley contra Cuba

obama-firma-leybloqueo

por Raúl Menchaca López/ Radio Reloj

La Habana, Cuba. – Hace apenas unos días, Barack Obama, prorrogó por otro año la aplicación a Cuba de la Ley de Comercio con el Enemigo, una vieja normativa de 1917, que otorga al presidente la facultad de imponer sanciones económicas en tiempo de guerra o en cualquier otra emergencia nacional, y en un análisis superficial de los hechos, puede verse esa acción como una incongruencia, si se tiene en cuenta que el mismo Obama ha pedido el levantamiento del bloqueo para poder modificar una política que calificó como fallida.

Cualquiera pudiera pensar que volver a prorrogar la aplicación de la Ley de Comercio con el Enemigo es una inconsecuencia política, pero el asunto tiene un trasfondo legal que no puede dejar de verse en el contexto del complicado entramado de normativas que conforman el apretado y criminal bloqueo contra Cuba.

Una contradicción

Firmar la prórroga de la aplicación a Cuba de la Ley de Comercio con el enemigo es la única posibilidad que tenía Obama de mantener sus facultades ejecutivas para flexibilizar las medidas contra nuestro país.

Esa es la justificación que algunos expertos han dado a la reciente decisión del mandatario, quien contradictoriamente de esa forma puede tomar algunas medidas hacia Cuba sin pasar por el Congreso, ente que en última instancia es el único autorizado a levantar formalmente el bloqueo.

Y es que en el afán de apretarnos el cuello inventaron tantas regulaciones que hasta el presidente tiene un margen de maniobra limitada y ahora, menos de dos meses después de reanudar los lazos bilaterales, tiene que recurrir a la paradoja de firmar la prórroga de la aplicación a Cuba de la Ley de Comercio con el enemigo.

Raúl Castro viajará a NY para Asamblea General de la ONU

Raúl Castro en la Cumbre del ALBA-TCP en Caracas. Foto: Prensa Presidencial Miraflores

El presidente cubano ofrecerá un mensaje a la Asamblea General de la ONU el próximo 28 de septiembre, el mismo día que Barack Obama y los líderes de Rusia, China e Irán. Será la primera visita de Raúl como presidente de Cuba a los Estados Unidos. 

NACIONES UNIDAS. El presidente de Cuba,Raúl Castro, se dirigirá a la Asamblea General de Naciones Unidas este mes, anunció el organismo internacional y será la primera vez que visitará Estados Unidos como jefe de Estado de la isla caribeña.

El programa más reciente sobre la reunión anual de líderes mundiales de la ONU, el llamado Debate General, incluye a Castro como uno de los participantes en la tarde del 28 de septiembre.

El presidente estadounidense, Barack Obama, y los líderes de Rusia, China e Irán también ofrecerán un discurso ese día.

Castro como uno de los participantes en la tarde del 28 de septiembre.

El presidente estadounidense, Barack Obama, y los líderes de Rusia, China e Irán también ofrecerán un discurso ese día.

(Tomado de http://www.elfinanciero.com.mx/)

Cuba: Tras Kerry, La Habana espera al Papa

papa-francisco“Agradezco al Sagrado Padre el Papa Francisco y al Vaticano por respaldar el comienzo” del deshielo entre ambos países, destacó el enviado especial de la administración de Barack Obama en su discurso en la capital cubana, donde encabezó el izamiento de la bandera como acto oficial de apertura a la embajada de su país.

“Pienso que no es accidental que el Pontífice venga a Cuba y después viaje a Washington, a Estados Unidos en este momento”, subrayó en su discurso.

Kerry se encontró además en La Habana con el cardenal Jaime Ortega, quien encabeza la Iglesia Católica local, quien estuvo entre los invitados a la ceremonia de izamiento de la bandera, la primera en la recién abierta embajada de Estados Unidos en Cuba tras 54 años de cierre.

“El encuentro privado” con Kerry fue “muy bueno”, comentó a su vez el cardenal. “Es histórico lo vivido en La Habana y en Washington hace unos días con el restablecimiento de las relaciones diplomáticas y la reapertura de las legaciones”, expuso el prelado a la Agencia de Información Nacional AIN.

Ortega recordó, por otra parte, la importancia de la visita de Bergoglio y el papel del Obispo de Roma en las conversaciones que “personalmente el Papa llevó desde el principio y de forma discreta” sobre el proceso del “deshielo”.

La visita de Francisco a Cuba, la tercera de un pontífice desde la realizada en enero de 1998 por Juan Pablo II, será los días 19, 20,21 y 22 de septiembre.

El viaje ha sido minuciosamente preparado en La Habana por la Iglesia cubana, el Vaticano y las autoridades gubernamentales. El 18 de mayo pasado se divulgó que el canciller cubano, Bruno Rodríguez, participaba en esos preparativos. Esta semana la cancillería publicó, por otra parte, una página permanente en Internet dedicada a la visita del papa Francisco que presenta en su espacio más relevante los puntos de vista de Fidel Castro sobre la religión.

El sitio web se titula “Visita apostólica 2015. El Papa en Cuba”, está encabezado por una imagen del Pontífice e inserta además una foto del expresidente cubano Castro. La página publica artículos sobre la historia de la religión católica en Cuba, y otros titulados “Cinco preguntas sobre el Vaticano”, “Vaticano y la Santa Sede” y “La religión y la identidad cubana”.

Eusebio Leal: “Cuba es antiimperialista, no antiestadounidense”

Foto: Alexis Rodríguez.

Foto: Alexis Rodríguez.

Cuando faltan pocos días de que la bandera estadounidense ondee en su nueva embajada de La Habana, el historiador de la ciudad, Eusebio Leal, subrayó que en Cuba nunca ha habido un “sentimiento antiestadounidense, sino un sentimiento antiimperialista”.

“El cubano siempre ha entendido bien esa sutileza. Muchas cosas nos unen en la historia y en cuanto a cultura”, afirmó Leal, una especie de alcalde de la capital cubana y el principal impulsor de la restauración de La Habana Vieja, el centro histórico de la ciudad, que es uno los principales atractivos turísticos de la isla.

Leal, que formó parte de la comitiva cubana que el pasado 20 de julio viajó a Washington a la ceremonia de la apertura de la embajada, insiste en que la normalización entre Cuba y EEUU es “necesaria”, pero queda todavía por delante un “largo proceso en el que tendrán que ponerse en claro una serie de cuestiones que no lo están todavía”.

“Nosotros, los agraviados, porque el bloqueo sigue intacto todavía, fuimos los primeros en ir allí a levantar nuestra bandera”, señaló Leal, quien apuesta por una relación entre ambos países basada en el “respeto y siempre a partes iguales”.

Con las embajadas ya abiertas y, después de que el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, presida el 14 de agosto en La Habana la ceremonia del izado de la bandera de las “barras y estrellas”, se abrirá el camino a la segunda fase de la normalización de las relaciones entre ambos países, para lo que quedan todavía “infinitos pasos”.

“Lo que pasa es que no todo tiene que ser público. Hay cosas que de manifestarse lo que son levantarían dificultades demasiado recias. Esto tiene que resolverse así, delicadamente y sin sensacionalismo”, precisó Leal, quien también es diputado en la Asamblea Nacional.

La relación Cuba-EEUU irrita todavía a algunos sectores, especialmente a la extrema derecha de origen cubano en Miami, por lo que Leal apuesta por la discreción y considera que uno de los “secretos mejor guardados de la historia de ambos países” fueron las negociaciones secretas que mantuvieron durante 18 meses con la mediación del Vaticano y del papa.

También opina que las acciones orquestadas por el presidente Barack Obama de acercamiento a Cuba han sido “valientes”, encaminadas a tratar de dejar un “legado positivo” y “alcanzar en las postrimerías, lo que le otorgaron las vísperas”, en referencia a la polémica y prematura para algunos concesión a éste del Premio Nobel de la Paz en 2009.

Sobre las elecciones presidenciales previstas en EEUU para el próximo año, sin dar nombres señaló que, aunque no vota, sí hace “campaña para evitar que las partes más reaccionarias y conservadoras, que han aborrecido hasta la sangre que llevan, puedan en un determinado momento predominar”.

“La corriente actual en esta parte del mundo favorece esto, que se mantenga el cambio; se mantenga lo sensato, lo positivo”, señaló Leal, un giro que a priori parece que tiene su continuidad garantizada con la candidata demócrata Hillary Clinton, quien la semana pasada se mostró en Miami partidaria de levantar el embargo y profundizar en el acercamiento a Cuba.

El Congreso de EE.UU. y la pugna sobre las relaciones con Cuba

eua_congresoElementos conservadores en el Congreso norteamericano insisten en revertir el nuevo curso de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, a pocos días del restablecimiento de los nexos diplomáticos y la apertura de las respectivas embajadas.

A pesar de que no constituye una prioridad en la agenda legislativa, el tema está latente en el Capitolio -a punto de iniciar su receso de verano- donde coexisten alrededor de una decena de proyectos con diversos enfoques sobre aspectos claves de los vínculos entre La Habana y Washington.

Los principales líderes republicanos aseguran que lucharán para obstaculizar el proceso de deshielo iniciado el 17 de diciembre de 2014, cuando el presidente cubano, Raúl Castro, y su homólogo, Barack Obama, anunciaron su meta de avanzar hacia una nueva era entre las dos naciones.

En este contexto, el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, señaló esta semana a la cadena Fox News que la Administración tendrá serios obstáculos para lograr que el Congreso levante las sanciones unilaterales contra Cuba.

McConnell dijo además que es improbable que sus correligionarios confirmen a cualquier personalidad que Obama nomine como embajador en La Habana, y -en sentido contrario a lo que dicen muchos de sus colegas de uno y otro bando- estima que “existe una oposición sustancial en el Capitolio a la política del mandatario hacia la isla”.

Una postura similar sostiene el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, quien en reiteradas ocasiones en los últimos meses expresó su rechazo a las nuevas proyecciones de Obama respecto a la mayor de las Antillas.

Pero a juzgar por lo que dicen sus propios protagonistas, las intenciones del liderazgo del partido rojo no son tan fáciles de llevar a la práctica.

Al menos así piensa el senador republicano Lindsey Graham, quien reconoció recientemente que le parece políticamente imposible obtener los votos necesarios para bloquear en la Cámara alta los fondos para abrir una embajada estadounidense en Cuba.

El también precandidato a las presidenciales de 2016 -contrario a los vínculos con la isla- señaló que no está seguro que la mayoría de los legisladores de su agrupación partidista estén a favor de esta medida.

Sin embargo, Graham señaló que continuará sus esfuerzos contra la política de la Casa Blanca en este tema, en lo que resta del proceso de debate en otras instancias senatoriales.

A pesar de la fuerte oposición de este político conservador y otros prominentes republicanos, muchos dentro de dicho partido apoyan el nuevo curso dado por Obama a los nexos con la mayor de las Antillas.

Entre ellos están los senadores Jeff Flake y Mike Enzi, quienes presentaron un proyecto de ley a mediados de mayo, con el fin de estimular los negocios de las compañías estadounidenses de comunicaciones en la isla caribeña, que se suman a otras propuestas similares.

Prominentes figuras estadounidenses -demócratas y republicanas- que visitaron Cuba en los últimos meses, aseguran que existe consenso bipartidista en el Legislativo para eliminar las sanciones unilaterales contra Cuba.

Además, el propio vocero de la Casa Blanca, Josh Earnest, afirmó hace apenas unos días que hay un fuerte apoyo en el Capitolio para lograr el objetivo de Obama de levantar el bloqueo.

Un alto funcionario del Departamento de Estado, que prefirió mantener el anonimato, señaló al diario The Hill que sería contraproducente una decisión de los miembros del Congreso contraria a la nueva política del gobernante estadounidense hacia la mayor de las Antillas.

El 20 de julio se restablecerán las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos, y tendrá lugar la ceremonia de apertura de la embajada cubana en Washington, lo que según la cancillería de la isla marca la conclusión de una primera fase en el reacercamiento bilateral.

Las autoridades cubanas reiteran que en el proceso hacia la normalización de los vínculos el principal escollo es el bloqueo económico, comercial y financiero.

La Habana también reclama discutir la devolución del territorio ilegalmente ocupado por la base naval norteamericana en Guantánamo, en el este de la isla, el cese de las transmisiones ilegales de radio y televisión, así como el desmontaje de las acciones subversivas contra Cuba.

La parte norteamericana demanda discutir, entre otros puntos, la eventual indemnización por las nacionalizaciones de compañías de ese país tras el triunfo de la Revolución Cubana el 1 de enero de 1959.

El Gobierno isleño señaló su disposición a analizar este y cualquier otro asunto pendiente.Sin embargo, a la vez demanda la reparación a los daños y perjuicios ocasionados por las sanciones unilaterales de Washington y por una larga lista de acciones agresivas de sucesivas administraciones contra los cubanos que ocasionaron pérdidas millonarias y la muerte de varios miles de personas.  /Roberto Garcia Hernandez, Prensa Latina.

A %d blogueros les gusta esto: