Revelan detalles sobre fuerza de seguridad secreta de la CIA

atentado-stevensWashington, 27 dic (PL) Las investigaciones en torno al ataque contra el consulado estadounidense en Bengasi, Libia, que ocasionó la muerte al embajador en Trípoli y otros tres funcionarios, sacó a la luz un brazo secreto armado de la CIA.
La fuerza de seguridad de la agencia de espionaje había sido creada tras los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y Washington y constituían hasta ahora un arsenal defensivo casi desconocido.

Dos de los estadounidenses que murieron en Bengasi eran miembros de este Grupo de Respuesta Global (GRS, por sus siglas en inglés), organización para la cual han sido reclutados centenares de exmiembros de las Fuerzas Especiales o Boinas Verdes como guardaespaldas armados de los espías.

El GRS está diseñado para actuar de forma clandestina, entrenar grupos encubiertos y brindar seguridad a los oficiales de la CIA que cumplen misiones en lugares de alto riesgo en ultramar, informó hoy el diario The Washington Post.

Este papel creciente del GRS es parte de una expansión más amplia de las capacidades paramilitares de la agencia de espionaje en los últimos 10 años, que incluye atentados mortales contra miles de supuestos militantes islámicos y civiles inocentes con el uso de su flota de drones armados.

Los integrantes de este aparato paralelo de seguridad reciben salarios superiores a 140 mil dólares al año, tienen horarios de trabajo flexibles y otros beneficios, pero enfrentan serias amenazas en el desempeño de sus funciones, concluye el rotativo capitalino.

A mediados del presente mes el Comité de Inteligencia del Senado aprobó un informe que detalla las técnicas de torturas físicas y psicológicas empleadas por la CIA en la llamada guerra contra el terrorismo, en las que también participaron algunos contratistas civiles.

El documento de seis mil páginas constituye el examen independiente más detallado hasta la fecha sobre los esfuerzos de la agencia de espionaje por obtener información de los detenidos a través de esos tormentos, acciones que provocaron fuertes críticas en Estados Unidos y otros países.

Avalancha de sondeos y análisis precede debate presidencial en EE.UU.

(PL) Una profusión de resultados de encuestas de opinión y valoraciones de analistas políticos anteceden hoy el primer debate electoral entre el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y su adversario republicano, Mitt Romney.
Pesquisas recientes señalan que el mandatario tiene ventaja sobre su rival en la mayoría de los estados decisivos.

Según diversos sondeos, Obama supera por ocho puntos porcentuales (51-43) a su contrincante en Odio, territorio clave y esa ventaja continúa estimulada por un amplio respaldo del sector femenino.

Una situación tensa se mantiene en Florida y Virginia, porque allí existe un virtual empate técnico con una diferencia de un punto en las intenciones de votos.

El mandatario aventaja a su contrincante por un punto en Florida (47-46) y dos puntos en Virginia (48-46), según encuestas de hoy. A nivel nacional el jefe de la Casa Blanca lo supera por tres puntos (49-46).

El tema del voto hispano es probable que también salga a relucir en el debate de esta noche. Más del 70 por ciento de los electores latinos apoyan al gobernante, pero solo la mitad de los 24 millones de hispanos con derecho al sufragio en Estados Unidos votará en las elecciones de noviembre, situación preocupante para los demócratas.

La Comisión de Debates Presidenciales determinó que en este primer intercambio los asuntos para tratar serán la economía, la salud pública y las posiciones de ambos aspirantes sobre el papel del gobierno en la dirección del país.

Según expertos, el primer punto se torna difícil para el mandatario en momentos en que en Estados Unidos existe una tasa de desempleo superior al ocho por ciento y una deuda pública por encima de los 16 millones de millones de dólares.

A ello se suma un comentario desacertado del propio vicepresidente Joseph Biden, quien aseguró ayer que la clase media estadounidense estuvo enterrada en los últimos cuatro años, afirmación que por supuesto fue aprovechada de inmediato por sus rivales del partido rojo.

Algunas televisoras sacan a colación este y otros fragmentos de videos de pifias de los candidatos, y declaraciones de representantes de los dos partidos que monopolizan la contienda electoral, como parte del ambiente que precede al debate.

Pese a la problemática del mandatario en el tema de política interna, no menos difícil resulta la situación de su rival, pues directivos de la campaña republicana expresaron en los últimos días su preocupación por la marcha de la contienda para esa agrupación política.

En cuanto a política exterior y seguridad nacional el aspirante presidencial del partido rojo y sus asesores se consideran fuertes en sus argumentos.

Estos asuntos también neurálgicos quedaron para los dos encuentros posteriores, pero algunos medios de prensa coinciden en señalar que es poco probable que Romney espere hasta entonces para abordarlos.

El ex gobernador de Massachussets está ansioso por repetir sus conocidas críticas a la administración demócrata por su respuesta al ataque contra el consulado en Bengasi, Libia, que ocasionó la muerte al embajador Christopher Stevens y a otros tres funcionarios.

Como parte del ambiente que existe en la jornada de hoy, ninguno de los dos candidatos realizó eventos públicos, dejaron a sus segundos esa tarea.

Obama está inmerso en sus últimas sesiones de entrenamiento con el senador demócrata John Kerry en el papel de Romney, mientras el exgobernador de Massachussets es asistido por el senador republicano por Ohio, Rob Portman, quien personifica a Obama. Medios de prensa aseguran que los asesores de Romney lo equiparon con una serie de frases impactantes que memorizó y repite a diario con sus ayudantes, mientras el presidente tendrá que superar algunas deficiencias que enfrenta, como su tono profesoral y la extensión de sus declaraciones.

A juicio de algunos especialistas, la primera de las pruebas para ambos políticos en su debate de hoy es tener en cuenta que para los posibles votantes de noviembre lo más importante es determinar quién reúne los requisitos mínimos para ocupar el asiento de la oficina oval.

Aunque se calcula una teleaudiencia de al menos 70 millones de personas, expertos auguran que esta discusión entre ambos aspirantes no significará un giro decisivo para el resultado de los comicios.

La desintegración de Libia parece un proceso inevitable

Armando Pérez

Armando Pérez

por Armando Pérez

La paulatina desintegración de Libia tiende a convertirse en un proceso inevitable porque el gobierno central, representado por el Consejo Nacional de Transición (CNT), no puede contener las aspiraciones de autonomía en las provincias, faltan mecanismos para controlar a las agrupaciones armadas, y tampoco hay fuerza pública para proteger a la población.

A comienzos de marzo, cerca de tres mil representantes de tribus, clanes y comandantes de milicias proclamaron en la ciudad de Bengasi, en el oriente de Libia, la autonomía de la región Cirenaica y su independencia de Trípoli, es decir, del CNT.

Reunidos en el autodenominado Congreso del Pueblo Cirenaico, los delegados se manifestaron a favor de una Libia federal y anunciaron la formación de un propio gobierno, parlamento y ministerios de Finanzas, Defensa y Petróleo.

El jeque Ahmed Zubair fue electo dirigente de la nueva región que desde Bengasi, controlará al menos el 66 % de los yacimientos de hidrocarburos libios.

Entre tanto, el jefe del CNT, Mustafá Abdel Jalil desde Trípoli, se pronunció en contra de la autonomía proclamada por el Congreso, y denunció que las nuevas autoridades en Bengasi forman parte de una “confabulación extranjera” para socavar la integridad territorial y política de Libia.

Según expertos rusos, los autonomistas de Bengasi ahora actúan con el apoyo de las mismas fuerzas que hace más de un año promovieron la rebelión contra el líder Muamar Gadafi, y que concluyó con una guerra civil que ganaron los rebeldes más que todo por el apoyo de la OTAN.

Al respecto, muchos recuerdan que la rebelión contra Gadafi nació en Bengasi junto con el CNT, que durante muchos meses controló la guerra contra Gadafi desde esa ciudad, y sólo tras la victoria se instaló en Trípoli.

Ahora, por lo visto, los gobiernos extranjeros que armaron a los rebeldes tienen otros planes para controlar los yacimientos de crudo, en esencia, el objetivo real de esa intervención que la prensa occidental presentó como cruzada para defender a la población civil de un supuesto genocidio perpetrado por el ejército de Gadafi.

Al analizar prudencia de la prensa internacional al informar los últimos acontecimientos que ocurren en Bengasi, analistas rusos opinan que son pocos en Occidente los que quieren reconocer que la campaña en Libia fue una guerra de rapiña orquestada por gobiernos influyentes, y es muy incómodo ver las consecuencias que supuso la cruzada para sembrar la democracia en Libia.

Sobre todo cuando el ejemplo de los autonomistas de Cirenaica contagió a otras regiones, más exactamente a Misurata, la tercera ciudad más importante de Libia.

Allí, las autoridades municipales recién elegidas restringieron la entrada a los habitantes libios de otras regiones como medida preventiva para garantizar la seguridad pública en la urbe.

Según constató la prensa británica, las nuevas autoridades en abierto desafío al CNT, establecieron una zona de seguridad, como paso inicial a la proclamación una autonomía más radical que la establecida en Bengasi.

Según observadores locales, el CTN desde Trípoli no puede solucionar prácticamente ningún asunto, y las autoridades de Misurata actúan por su cuenta para poner coto a la inseguridad rampante, el principal problema que actualmente afronta la población civil en cualquier lugar de Libia.

Como reconoce el propio CTN, el problema de seguridad pública seguirá siendo muy agudo mientras no se desarmen y se liquiden las milicias y agrupaciones armadas autónomas que operan en el país.

Entre los factores que impiden la solución de este problema, fuentes del CTN citadas por la prensa rusa indicaron que sencillamente no hay recursos para financiar el desmantelamiento de las milicias y la reinserción de los combatientes a la vida normal en la sociedad.

A juicio de esas fuentes, el asunto financiero es el principal escollo en las conversaciones que actualmente adelanta el CTN con los comandantes de la brigada Zintan, sobre la devolución del aeropuerto internacional de Trípoli, hasta este momento en manos de esos milicianos.

Integrada en su mayor parte por habitantes de la ciudad del mismo nombre en el occidente de Libia, la brigada Zintan actualmente es una de las agrupaciones armadas autónomas más influyentes y poderosas de Libia.

Los combatientes de esta brigada desempeñaron un papel crucial en la derrota del ejercito gadafista y en ocupación de Trípoli y desde el año pasado controlan por su cuenta el aeropuerto internacional, es decir, el flujo de cargas y pasajeros que llegaban por esa terminal aérea al territorio libio.

El pago de compensaciones y los gastos que deberá asumir el CNT también impide las negociaciones entre las autoridades y los jefes de la milicia Swehli, de Misrata, otra agrupación poderosa que recientemente capturó a dos periodistas británicos supuestamente bajo cargos de espionaje.

Entre tanto, la falta de fuerzas del orden eficaces multiplica el riesgo de conflictos armados entre las etnias y tribus libias, como el reciente brote de violencia en el sureste de Libia.

Ante la falta de información oficial, diversas fuentes reportan de centenares de muertos y heridos las últimas dos semanas en la ciudad de Al Kufra, cerca de las fronteras de Libia con Chad y Sudán, por enfrentamientos entre dos tribus Tibu y Zwai, rivales desde hace décadas.

Según el general Youssef al-Mangoush, jefe del ejército libio, sus tropas intervienen para poner fin a los combates, pero fuentes de las tribus rivales aseguran que el ejército no puede impedir los enfrentamientos que cada vez ocasionan muertos, heridos y refugiados.

Los representantes de cada tribu se acusan mutuamente de asesinatos, secuestros, saqueo de viviendas, robos de autos y de medidas de respuesta para contener a los atacantes.

El grupo étnico Tibu habita principalmente en el Chad, pero también habitan en zonas del sur de Libia y la tribu Zwai asegura que los Tibu atacan a sus paisanos con ayuda de mercenarios procedentes de Chad.

Y mientras aumenta las noticias sobre muertes por la violencia y la falta de dinero para comprar la paz, es más hermético el silencio del CTN en Trípoli, en las capitales occidentales promotoras de revolución libia, y la prensa internacional.

Posiblemente porque debe ser incómodo responder porque no hay dinero para desarmar a las milicias, fortalecer el ejército y promover el desarrollo de las regiones.

¿Dónde estará el dinero de Gadafi?

Tomado de http://sp.ria.ru/

El papel genocida de la OTAN (Cuarta parte)

El dos de marzo, bajo el título de “La guerra inevitable de la OTAN” escribí:

“A diferencia de lo que ocurre en Egipto y Túnez, Libia ocupa el primer lugar en el Índice de Desarrollo Humano de África y tiene la más alta esperanza de vida del Continente. La educación y la salud reciben especial atención del Estado. El nivel cultural de su población es sin dudas más alto. Sus problemas son de otro carácter. […] El país requería abundante fuerza de trabajo extranjera para llevar a cabo ambiciosos planes de producción y desarrollo social.”

“Disponía de enormes ingresos y reservas en divisas convertibles depositadas en los bancos de los países ricos, con las cuales adquirían bienes de consumo e incluso, armas sofisticadas que precisamente le suministraban los mismos países que hoy quieren invadirla en nombre de los derechos humanos.

“La colosal campaña de mentiras, desatada por los medios masivos de información, dio lugar a una gran confusión en la opinión pública mundial. Pasará tiempo antes de que pueda reconstruirse lo que realmente ha ocurrido en Libia, y separar los hechos reales de los falsos que se han divulgado.”

“El imperio y sus principales aliados emplearon los medios más sofisticados para divulgar informaciones deformadas sobre los acontecimientos, entre las cuales había que inferir los rasgos de la verdad.”

“El imperialismo y la OTAN ─seriamente preocupados por la ola revolucionaria desatada en el mundo árabe, donde se genera gran parte del petróleo que sostiene la economía de consumo de los países desarrollados y ricos─ no podían dejar de aprovechar el conflicto interno surgido en Libia para promover la intervención militar.”

“Pese al diluvio de mentiras y la confusión creada, Estados Unidos no pudo arrastrar a China y la Federación Rusa a la aprobación por el Consejo de Seguridad de una intervención militar en Libia, aunque logró en cambio obtener, en el Consejo de Derechos Humanos, la aprobación de los objetivos que buscaba en ese momento.”

“El hecho real es que Libia está ya envuelta en una guerra civil, como habíamos previsto, y nada pudo hacer Naciones Unidas para evitarlo, excepto que su propio Secretario General regara una buena dosis de combustible en el fuego.

“El problema que tal vez no imaginaban los actores es que los propios líderes de la rebelión irrumpieran en el complicado tema declarando que rechazaban toda intervención militar extranjera.”

Uno de los cabecillas de la rebelión, Abdelhafiz Ghoga, declaró el 28 de febrero en un encuentro con los periodistas: “Lo que queremos es informaciones de inteligencia, pero en ningún caso que se afecte nuestra soberanía aérea, terrestre o marítima.”

“La intransigencia de los responsables de la oposición sobre la soberanía nacional reflejaba la opinión manifestada en forma espontánea por muchos ciudadanos libios a la prensa internacional en Bengasi, informó un despacho de la agencia AFP el pasado lunes.

“Ese mismo día, una profesora de Ciencias Políticas de la Universidad de Bengasi, Abeir Imneina, ―adversaria de Gaddafi― declaró:

“Hay un sentimiento nacional muy fuerte en Libia.”

“’Además, el ejemplo de Irak da miedo al conjunto del mundo árabe’, subraya, en referencia a la invasión norteamericana de 2003 que debía llevar la democracia a ese país y luego, por contagio, al conjunto de la región, una hipótesis totalmente desmentida por los hechos.”

“’Sabemos lo que pasó en Irak, es que se encuentra en plena inestabilidad, y verdaderamente no deseamos seguir el mismo camino. No queremos que los norteamericanos vengan para tener que terminar lamentando a Gaddafi’, continuó esta experta.”

“A las pocas horas de publicarse este despacho, dos de los principales órganos de prensa de Estados Unidos, The New York Times y The Washington Post, se apresuraron en ofrecer nuevas versiones sobre el tema, de lo cual informa la agencia DPA al día siguiente 1º de marzo: ‘La oposición libia podría solicitar que Occidente bombardee desde el aire posiciones estratégicas de las fuerzas fieles al presidente Muamar al Gadafi, informa hoy la prensa estadounidense’.”

“El tema está siendo discutido dentro del Consejo Revolucionario libio, precisan ‘The New York Times’ y ‘The Washington Post’ en sus versiones online.”

“En el caso de que las acciones aéreas se realicen en el marco de las Naciones Unidas, éstas no implicarían intervención internacional, explicó el portavoz del consejo, citado por ‘The New York Times’.”

“’The Washington Post’ citó a rebeldes reconociendo que, sin el apoyo de Occidente, los combates con las fuerzas leales a Gadafi podrían durar mucho y costar gran cantidad de vidas humanas.”

De inmediato me pregunté en esa Reflexión:

“¿Por qué el empeño en presentar a los rebeldes como miembros prominentes de la sociedad reclamando bombardeos de Estados Unidos y la OTAN para matar libios?”

“Algún día se conocerá la verdad, a través de personas como la profesora de Ciencias Políticas de la Universidad de Bengasi, que con tanta elocuencia narra la terrible experiencia que mató, destruyó los hogares, dejó sin empleo o hizo emigrar a millones de personas en Iraq.

“Hoy miércoles dos de marzo, la Agencia EFE presenta al conocido vocero rebelde haciendo declaraciones que, a mi juicio, afirman y a la vez contradicen las del lunes: ‘Bengasi (Libia), 2 de marzo. La dirección rebelde libia pidió hoy al Consejo de Seguridad de la ONU que lance un ataque aéreo ‘contra los mercenarios’ del régimen de Muamar el Gadafi.’”

“¿A cuál de las muchas guerras imperialistas se parecería esta?

“¿La de España en 1936, la de Mussolini contra Etiopía en 1935, la de George W. Bush contra Iraq en el año 2003 o a cualquiera de las decenas de guerras promovidas por Estados Unidos contra los pueblos de América, desde la invasión de México en 1846, hasta la de Las Malvinas en 1982?

“Sin excluir, desde luego, la invasión mercenaria de Girón, la guerra sucia y el bloqueo a nuestra Patria a lo largo de 50 años, que se cumplirán el próximo 16 de abril.

“En todas esas guerras, como la de Vietnam que costó millones de vidas, imperaron las justificaciones y las medidas más cínicas.

“Para los que alberguen alguna duda, sobre la inevitable intervención militar que se producirá en Libia, la agencia de noticias AP, a la que considero bien informada, encabezó un cable publicado hoy, en el que se afirma: ‘Los países de la Organización del Tratado del Atlántico (OTAN) elaboran un plan de contingencia tomando como modelo las zonas de exclusión de vuelos establecidas sobre los Balcanes en la década de 1990, en caso de que la comunidad internacional decida imponer un embargo aéreo sobre Libia, dijeron diplomáticos’.”

Cualquier persona honesta capaz de observar con objetividad los acontecimientos, puede apreciar la peligrosidad del conjunto de hechos cínicos y brutales que caracterizan la política de Estados Unidos, y explican la bochornosa soledad de ese país en el debate de Naciones Unidas sobre la “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero contra Cuba”.

Sigo de cerca, a pesar de mi trabajo, los Juegos Panamericanos Guadalajara 2011.

Nuestro país se enorgullece de esos jóvenes que son ejemplos para el mundo por su desinterés y espíritu de solidaridad. Los felicito calurosamente, ya nadie podrá arrebatarles el lugar de honor que se han ganado.
Proseguirá el domingo 30.


Fidel Castro Ruz
Octubre 28 de 2011
7 y 14 p.m.

Rebeldes retroceden tras avance de fuerzas de Gadafi

Muchos combatientes rebeldes han comenzado a abandonar Ajdabiya después de que las fuerzas de Gadafi hayan recrudecido su ataque contra la ciudad.

Los reporteros internacionales han dado noticia de colas de camiones saliendo de la ciudad mientras a sus espaldas sonaban las explosiones de la artillería de Gadafi. Se dirigían mayoritariamente hacia Bengasi, unos 120 kilómetros al norte.

La huida se interpreta como el fin de la campaña de Brega, ciudad a 80 kilómetros al oeste de Ajdabiya a cuya conquista los insurgentes se habían lanzado con la esperanza de controlar sus importantes refinerías e impulsar la ofensiva a Trípoli. El ataque de la artillería pesada de Gadafi indica que los hombres del coronel se han acercado a menos de 20 kilómetros del punto desde el que la rebelión lanzaba sus acometidas. Ajdabiya, que llegó a tener 100.000 habitantes, se ha convertido en una ciudad fantasma que ha cambiado de manos distintas veces en las últimas semanas.

A pesar de todo, un retén de rebeldes parece que planea quedarse en la ciudad para venderla cara. Los camiones cargados de armamento siguen llegándoles por la carretera de Bengasi, conscientes de que la ciudad es su estilete en el lado este del país. Por eso también continúan colocando minas anticarro a la salida noreste.

Quejas contra la OTAN

Los rebeldes, dotados apenas de armamento moderno, se han quejado con acritud de la falta de apoyos de la OTAN. Bloqueados durante semanas en los alrededores de la ciudad, en su momento habían logrado llegar hasta las afueras de Brega aprovechando el apoyo aéreo de la Alianza. Cuando se cumple un mes de la aprobación por el Consejo de Seguridad de la ONU de la resolución que autoriza el uso de la fuerza en Libia para proteger a los civiles, los insurgentes son incapaces de mantener las posiciones ganadas sin las acciones aéreas y el armamento de la coalición internacional.

A %d blogueros les gusta esto: