Artículo de Fidel: Provocación insólita

Hoy por la mañana las informaciones cablegráficas estaban saturadas con la insólita noticia de que un avión de la línea Malaysia Airlines había sido impactado a 10 100 metros de altura mientras volaba sobre el territorio de Ucrania, por la ruta bajo el control del gobierno belicista del rey del chocolate, Petro Poroshenko.

Cuba, que fue siempre solidaria con el pueblo de Ucrania, y en los días difíciles de la tragedia de Chernobil atendió la salud de muchos niños afectados por las nocivas radiaciones del accidente y siempre estará dispuesta a seguir haciéndolo, no puede dejar de expresar su repudio por la acción de semejante gobierno antirruso, antiucraniano y proimperialista.

A su vez, coincidiendo con el crimen del avión de Malasia, el primer ministro de Israel Benjamín Netanyahu, jefe de un estado nuclear, ordenaba a su ejército invadir la Franja de Gaza, donde habían muerto ya en pocos días cientos de palestinos, muchos de ellos niños.El Presidente de Estados Unidos apoyó la acción, calificando el repugnante crimen como acto de legítima defensa. Obama no apoya a David contra Goliat, sino a Goliat contra David.

Como se conoce, hombres y mujeres jóvenes del pueblo de Israel, bien preparados para el trabajo productivo, serán expuestos a morir sin honor ni gloria. Ignoro cuál será la doctrina militar de los palestinos, pero conozco que un combatiente dispuesto a morir puede defender hasta las ruinas de un edificio mientras tenga su fusil, como demostraron los heroicos defensores de Stalingrado.

Deseo solo hacer constar mi solidaridad con el heroico pueblo que defiende el último jirón de lo que fue su patria durante miles de años.

Fidel Castro Ruz
Julio 17 de 2014
11 y 14 p.m.

Texto del acuerdo de alto el fuego entre Israel y Hamas

Cientos de palestinos salen a las calles a celebrar el anuncio del cese al fuego en la zona. Tras ocho días de intensas agresiones por parte de Israel a la Franja de Gaza; en Palestina hombres, mujeres y niños celebraron con fuegos artificiales la noticia. (AFP)

El Cairo.- Israel y Hamas, bajo el patrocinio de Egipto, han llegado a un acuerdo de alto el fuego que ha entrado en vigor a partir de las 19:00 horas del miércoles 21 de noviembre, y que pondrá fin a una semana de violencia contra la Franja de Gaza tras días de negociaciones maratonianas.El texto del acuerdo es el siguiente:· Israel detendrá todas las hostilidades contra la Franja de Gaza por tierra, mar y aire, incluidas las incursiones y los asesinatos selectivos.· Todas las facciones palestinas detendrán todas las hostilidades contra Israel desde la Franja de Gaza, incluidos los ataques con cohetes y a lo largo de la frontera.· Se abrirán los cruces y se facilitará la libre circulación de personas y mercancías, absteniéndose de restringir el libre movimiento de personas y de atacar a quienes residen en las áreas fronterizas. Se abordarán los procedimientos de aplicación de todo lo anterior a partir de las 24 horas del comienzo del alto el fuego.

· Asimismo se negociarán todas las cuestiones que puedan plantearse para poner en marcha el mecanismo; configuración de la hora cero para que el acuerdo entre en vigor; Egipto recibirá seguridades de cada una de las partes de que está cumpliendo lo acordado; cada una de las partes se comprometerá a no llevar a cabo acto alguno que pueda romper este acuerdo.

http://www.rebelion.org/

Lo que no se dice de Irán y su programa nuclear

Por: Lilibeth Alfonso Martínez

En estos días, parece más inminente que nunca la guerra contra la República Islámica de Irán por un Israel que llegado el momento tendrá las “espaldas cubiertas” por el poderío militar  y estratégico de los Estados Unidos, según dijo el presidente Barack Obama en su último encuentro con Benjamin Netanyahu, líder del gobierno sionista.

A estas alturas, el pretexto –no se puede llamar de otra forma a las sinrazones contra la nación persa- es el programa nuclear desarrollado por Irán desde mediados del pasado siglo, y que se desarrolla actualmente con fines pacíficos, como aseguran sus gobernantes y no ha podido contradecir con pruebas en la mano ningún detractor hasta el momento.

Lo que parece olvidarse, o al menos, no se dice, es que el inicio de los planes de Irán para desarrollar la energía nuclear como medio para obtener electricidad, preferida antes que el petróleo, destinado mayormente a la exportación, tuvo el apoyo y la iniciativa de los Estados Unidos.

En 1957 se firmó el primer acuerdo de cooperación nuclear civil, bajo el programa Átomos por la Paz, entre los dos países. Estados Unidos veía en Irán la posibilidad de una reserva de crudo futura, con un gobierno lo suficientemente “agradecido” como para no representar una amenaza, incluso si desarrollaban armas nucleares.

Y claro, con la Guerra Fría andando, Irán también era un aliado más, en una situación geográfica estratégica y generosa, frente al desarrollo militar y la propuesta ideológica del bloque de repúblicas socialistas soviéticas.

Sólo después de la Revolución Islámica, y la llegada al poder de gobernantes non gratos a los ojos de la Casa Blanca, se comenzó a cuestionar el uso de los átomos en las plantas generadoras iraníes, cuyo primer reactor fue una donación de los americanos, por cierto.

Sin embargo, y a pesar de los cambios de bando tan de moda en los últimos tiempos –recordar la antigua Yugoslavia, Libia e Irak, por sacar al sol los más cercanos-, la verdad es que las razones para una eventual agresión a Irán tienen  menos sustento que una mesa con dos patas.

Razones reales, según las convenciones internacionales, no hay y no las van a encontrar ni aunque busquen con lupa, en cada centímetro de suelo iraní, todos los observadores de la ONU y de cuanto organismo internacional patentado o de mentiritas.

Y no las van a encontrar, porque esas razones son armas nucleares y de esas, en Irán, no hay. Y no lo digo yo. Un informe clasificado, elaborado a principios de 2011 y que obtuvo el consenso de 16 agencias de inteligencia de los Estados Unidos, confirmó que Teherán desistió de buscar la bomba atómica desde el año 2003.

La información, que pasó de ser clasificada a pública gracias a su publicación en el diario Los Ángeles Times y su reproducción en varios sitios digitales, parece no hacer la diferencia en las intenciones de atacar Irán militarmente, luego de una escalada de agresiones en el plano económico, incluido el bloqueo a sus exportaciones.

Por ahora, todo se basa en suposiciones del Consejo de Seguridad de la ONU, de Estados Unidos, de Israel –que casi son la misma cosa-, la falta de definiciones esclarecedoras y definitorias del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), el dime que te diré sobre un supuesto campo donde se hacen pruebas nucleares que nadie ha visto…

Claro que con los estadounidenses la matemática clásica no funciona, ni nada en realidad que no les convenga a sus intereses. Así que si ellos dicen que en el país persa hay armas nucleares, argumentar, incluso demostrar lo contrario es trabajar para el inglés, como se dice en buen cubano, para nada.

Al final, será una versión mal encuadernada de lo que pasó en Irak: se lanzaron primero al ataque, destruyeron ciudades milenarias con millones de bombas, mataron civiles a diestra y siniestra, como daños colaterales de sus muy convenientes errores de puntería…, y nada de bombas atómicas, ni una cabecita nuclear encontraron. Claro que a esas alturas no importaban las disculpas porque ya la guerra, más bien la matanza, estaba hecha.

Sólo que esta vez, al parecer, los titulares se los llevará Israel. Con el apoyo estadounidense, que esta vez se saldrá con la suya sin ensuciarse demasiado las manos –ya en una reunión anterior Israel había dicho que actuaría contra Irán aún sin el concierto de sus aliados norteños, primos cercanos de Poncio Pilatos.

Israel, acostumbrado a campear en el Medio Oriente, ni siquiera se molesta en justificar una posible invasión a la nación de  Mahmoud Ahmadineyad –como tampoco el progresivo genocidio contra Palestina. Sencillamente afirma que no va a permitir, así sea con el uso de la fuerza, que Irán se equipe con armas nucleares.

Lo que teme el gobierno sionista, a la luz de los acontecimientos, no es que Irán use las armas para atacarlo, sino sea capaz de defenderse y representar una oposición real a sus andanzas impulsadas, por un lado, por su imaginario de nación destinada por Dios para gobernar el mundo –¿en verdad no les suena?- y el contubernio con los Estados Unidos, al menos por ahora.

Así las cosas, si Irán estuviera desarrollando un programa nuclear con fines armamentistas, estaría en todo su derecho. Con no revalidar su firma en el Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares (NPT en sus siglas en inglés), y sumarse la lista de los ocho países reconocidos como Estados Nuclearmente Armados, Estados Unidos como el primero; le bastaría.

A fin de cuentas, nadie puede cuestionar la decisión soberana de un gobierno de armarse con arsenal nuclear, sobre todo, si desde hace años vive bajo la amenaza del único país en el mundo que ha usado sus bombas nucleares contra poblaciones humanas: en Hiroshima y Nagazaki, al final de la Segunda Guerra Mundial, por razones cada día más cuestionadas.

En una ocasión leí que el problema de que Irán tuviera armamento nuclear es que podía usarlo. Pues claro, el poseerlo le da las posibilidades de usarlo, como todos los países declarados o no que las tienen, incluido Israel, entre los que las reservan bajo la manga.

Claro, ante la balanza de una guerra, más de uno se cuestionaría la tozudez del gobierno iraní de llevar adelante su programa con fines energéticos y biotecnológicos, con semejante soga al cuello. Pero la realidad es que la opción nuclear no es un capricho.

El periodista Salvador Capote lo califica como un dilema, entre usar el gas natural para continuar con la explotación de sus pozos petroleros –la principal riqueza iraní- o destinarlo a la generar electricidad, que además exporta a Afganistán, Armenia, Azerbaiyán, Irak, Paquistán, Turkmenistán y Turquía, con una importante inyección a su economía.

Para colmo, el éxito en la campaña para presentar a Irán como una amenaza para el mundo civilizado –los iraníes a menudo son representados como un pueblo de extremistas religiosos-, es incuestionable, tanto que una encuesta reciente de Gallup reveló que el 32 por ciento de los norteamericanos consideran a Irán como “el enemigo mortal número 1 de Estados Unidos”.

Irán, por su parte, asegura que responderá ante cualquier agresión contra su suelo. Muchos hablan de un conflicto que pudiera desencadenar una nueva guerra mundial, cuando todavía se conservan heridas de las dos anteriores, con un impacto sobre la humanidad y la Tierra devastador…

Pero los que deciden no escuchan. Construyeron un pretexto, tienen el arsenal, los planes de destrucción y reconstrucción, y el consentimiento y la mala memoria de los únicos ciudadanos que importan, aunque la mayoría ni siquiera puedan ubicar Irán en un mapa.

La mesa está servida. Como siempre, la realidad no importa.

Obama promete a Netanyahu su respaldo a Israel pero aboga por la diplomacia con Irán

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha asegurado este lunes ante el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, que Estados Unidos siempre “respaldará a Israel”, pero ha dicho que aún hay tiempo para la diplomacia en el caso iraní.

Netanyahu, en una demostración de unidad con un líder estadounidense con quien ha tenido una relación difícil, ha señalado en la Casa Blanca que tanto Israel como Estados Unidos tienen la necesidad de impedir que Irán obtenga armas nucleares.

“El vínculo entre nuestros países es inquebrantable”, ha indicado Obama. “Estados Unidos siempre respaldará a Israel cuando se trate de su seguridad”, ha agregado.

Los dos mandatarios, sentados juntos y sonriéndose en el Despacho Oval, han tratado de presentar un frente unido ante la crisis nuclear iraní, después de semanas de creciente preocupación por un posible ataque preventivo de Israel sobre Irán.

En uno de los encuentros más trascendentales de los líderes de Estados Unidos e Israel en años, no mencionaron las diferencias que tendrían sobre los elementos que podrían desencadenar una acción militar para frenar el programa nuclear de Irán, que Israel ve como una amenaza. “Creemos que todavía hay una ventana que permite una solución diplomática”, ha señalado Obama.

Netanyahu ha dejado claro que Israel sería el “dueño de su destino” en cuanto a su decisión de cómo tratar con Irán, país que ha llamado a la destrucción del Estado judío. “Israel debe tener la capacidad de defenderse por sí mismo, contra cualquier amenaza”, ha añadido Netanyahu, haciéndose eco de las declaraciones que hizo Obama este domingo, en un discurso ante el Comité de Asuntos Públicos Estados Unidos-Israel (AIPAC), un poderoso lobby pro Israel.

En la reunión en la Casa Blanca, Obama ha dicho a Netanyahu que Estados Unidos se reservará “todas las opciones” para tratar con Irán. El presidente ha dejado claro que eso incluiría un posible componente militar.

“No queremos ver una carrera armamentística nuclear en la región más volátil del mundo”, ha señalado Obama.

Irán, por su parte, niega que esté produciendo armas nucleares.

(Tomado de http://www.europapress.es)

A %d blogueros les gusta esto: