EEUU: Neo-Anexionistas en aprieto

Ileana-Ros-Lehtinen

Por:  YADIRA ESCOBAR

Cuba le debe unos $8000 millones a los contribuyentes norteamericanos por reclamos, según Ileana Ros hoy en la audiencia del Subcomité de Relaciones Internacionales para el Hemisferio Occidental del Senado, en Washington DC. Ella deja sobre la mesa la idea de que los cubanos de la isla tienen que pagar antes de cualquier normalización. También ha insistido en acusar a la Casa Blanca de “haber negociado en secreto” con: “está sádica dictadura” según sus propias palabras.

El opositor Antonio Rodiles, que ha sido invitado junto a otros opositores cubanos a participar de está audiencia también se ha sumado a esta acusación contra el ejecutivo norteamericano y ha calificado la acción de Obama como algo “sin sabiduría”. La verdad es que parece una falta de respeto al presidente de todos los norteamericanos que Marco Rubio haya cuestionado junto a Bob Menendez y este grupo de neo-anexionistas cubanos la acción histórica y patriótica del presidente Obama. Si seguimos el curso de esta audiencia y aceptamos las reglas del juego, podemos entender la posición distante que estos opositores mantienen e incrementan con relación al pueblo cubano.

Ellos se presentan sin ser elegidos por nadie como representantes de la sociedad civil cubana y en mi opinión no logran ocultar su interés privado en seguir siendo sostenidos por una mano extranjera.

Berta Soler habló de “discriminación contra nuestros hijos en el sistema escolar” y esto me parece una incoherencia con su propia formación en el sistema público cubano. Su propia hija y una sobrina que adquirieron una educación superior hace un tiempo por las becas regaladas en el Miami Dade College gracias a que ya contaban con al menos un grado 12 en Cuba, ya que de lo contrario no hubieran podido calificar para esas becas.

La hija del disidente cubano Oswaldo Paya siguió insistiendo en “investigar” junto a extranjeros la muerte de su padre y se presenta con las apariencias de una opositora cubana cuando en realidad ya vive aquí en Estados Unidos, igual que el resto de la emigración.

Manuel Cuesta Morúa demostró estar disgustado ante una supuesta avalancha de aceite y pollo desde los negocios agrarios norteamericanos hacia Cuba, porque según él “a corto plazo, lo que es bueno para la industria norteamericana y los estómagos de la isla, probablemente no sea bueno en el largo plazo para nuestro proyecto de país.” Se nota que este señor no le importa mucho el bienestar material del pueblo cubano por cierto, sino su agenda política.

Bob Menendez ha dicho al estilo de un comerciante que “18 meses de negociaciones secretas producen un mal negocio” y tal pareciera por sus palabras que los dos gobiernos de Cuba y Estados Unidos fuesen entidades ilegales, no reconocidas por las Naciones Unidos.

Apesar de todos sus esfuerzos, los neo-anexionistas cubanos no podrán impedir que la nación cubana se beneficie del momento histórico, ni desarrolle esperanzas al fortalecerse el canal diplomático que rompe con décadas de locura y maldad.

Los mafiosos que atacan a Obama

El gobierno estadounidense ya puede apreciar con claridad, cómo fue manipulado durante años por una pequeña parte de la emigración cubana, bajo la etiqueta del “exilio”.

El gobierno estadounidense ya puede apreciar con claridad, cómo fue manipulado durante años por una pequeña parte de la emigración cubana, bajo la etiqueta del “exilio”.

Por: Arthur González

Desde el que presidente Barack Obama sorprendiera al mundo el 17.12.2014, con su anunció del restablecimiento de relaciones con Cuba, debido a que la política mantenida por más de medio siglo no había dado los resultados esperados, los integrantes de la mafia anticubana radicada en Miami iniciaron sus ataques contra la posición adoptada por el Presidente.Encabeza la lista la congresista Ileana Ros-Lehtinen, hija de uno de los testaferros del dictador Fulgencio Batista, asesino de no menos de 20 mil cubanos durante su mandato presidencial de 1952-58, como resultado de un golpe de estado.

Otro fue el representante Mario Díaz-Balart, hijo del ex Ministro del Interior del tirano Batista, a los que se sumaron los senadores Marco Rubio y Bob Menéndez, ambos hijos de cubanos pero que salieron del país antes de 1958 huyéndole a los crímenes que cometía el tirano contra el pueblo.

Al parecer estos han presionado a la prensa de Miami para amplificar su rechazo, cuando realmente la mayoría de los cubanos emigrados y los norteamericanos apoyan la nueva política hacia Cuba.

Empleando la misma retórica arcaica y cavernícola, Ros-Lehtinen repite las mismas mentiras que no le dieron resultado en más de medio siglo de tensiones entre los dos países, y que ahora la Casa Blanca deja a un lado al comprender el costo político que pagó, por dejarse llevar por las pasiones de los hijos de esos esbirros, que hicieron de su odio personal una proyección gubernamental nefasta para las relaciones internaciones de Estados Unidos.

Con su habitual lenguaje agresivo Ileana Ros, presidenta de la subcomisión del Medio Oriente y África del Norte en el Congreso, emitió un comunicado donde refleja su enajenación, al afirmar: “Levantar el embargo traicionaría a más de 11 millones de cubanos que viven bajo la tiranía de un régimen comunista”,calificando como “irresponsable” a la política exterior del Presidente.

Obama, tomando en cuenta las posiciones irracionales de la mafia anticubana, trabajó con Cuba secretamente, seguramente bajo las recomendaciones del Consejo de Seguridad y del Directorado de Inteligencia.

Actitudes opuestas asumen los que razonan con mente fresca sin odio enfermizo, como el representante Bobby Rush, responsable de introducir la semana pasada un proyecto de Ley para levantar el Bloqueo económico, comercial y financiero, acogiendo positivamente el paso dado por su Presidente.

Algunos miembros de la mafia terrorista anticubana radicada en Miami, se sumaron a los aullidos de Ros, Rubio y Menéndez, pues todos viven del dinero que por medio siglo les entregó la Casa Blanca, en su errática política anticubana y que ahora ven en peligro.

El gobierno estadounidense ya puede apreciar con claridad, cómo fue manipulado durante años por una pequeña parte de la emigración cubana, bajo la etiqueta del “exilio”.

Durante el reciente discurso del Presidente ante el Congreso sobre el estado de la Unión, se evidenciaron las posiciones de quienes lo apoyan en su nueva estrategia hacia Cuba y quienes lo atacan.

En este sentido, la primera dama Michelle Obama, invitó a Alan Gross, liberado por Cuba y quien abogó desde su prisión por un cambio de política hacia la Isla y su esperanza de que los dos países logren superar las políticas beligerantes.

El presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, llevó como invitado a Jorge Luis García Pérez, Antúnez, y su esposa, Yris Tamara Pérez Aguilera, evidentemente sin conocer los antecedentes penales de ambos, incluso antes de ser convertidos en “disidentes”.

Marco Rubio, invitó a Rosa María Payá, la hija de Oswaldo Payá, la cual negoció su visado como refugiada política en Estados Unidos a cambio de hacer campañas contra Cuba, las cuales no han tenido resultados.

Y Ros-Lehtinen se presentó con la hija de unos de los pilotos que fueron enviados por ella a Cuba para violar el espacio aéreo y provocar incidentes que frenaran las posiciones que estaba asumiendo el presidente Bill Clinton hacia la Isla, lo que consiguió obligándolo a firmar la Ley Helms-Burton, donde entregó al Congreso sus prerrogativas presidenciales para eliminar el Bloqueo.

Pero para que existan dudas del respaldo mayoritario a la decisión presidencial, 78 políticos, ex altos funcionarios de gobierno, demócratas y republicanos, empresarios norteamericanos de origen cubano y expertos en las relaciones bilaterales, publicaron el lunes 19.01.2015 una “carta abierta” a Obama, apoyándolo y felicitándolo por su nueva política hacia Cuba, la cual consideran de audaz.

La suerte está echada y la mafia anticubana tiene los días contados, al menos su influencia política; y como dice el viejo tango:

“Se acabó tu cuarto de hora, adiós y que te vaya bien”.

Ningún otro grupo en el Congreso de los Estados Unidos ha sido tan señalado por prácticas corruptas y anti éticas como el cubanoamericano

‘Senador Roberto Menendez. Foto: red
'Senador Roberto Menendez. Foto: red

‘Senador Roberto Menendez. Foto: red

Por: Alberto Buitre*

Ningún otro grupo en el Congreso de los Estados Unidos ha sido tan señalado por prácticas corruptas y anti éticas como el cubanoamericano. Sus actuaciones han merecido investigaciones por parte del FBI y de hecho, la organización Citizens for Responsability and Etics in Washington (CREW) tiene en su lista de los más corruptos del capitolio a tres ex congresistas de tal bancada: David Rivera y Mel Martínez, además de Robert ‘Bob’ Menéndez, actual senador demócrata por New Jersey. No es que el resto de los legisladores se salve. Todos, de alguna forma, han sido tocados por escándalos sobre su conducta pública y política.
Pero el caso del senador Menéndez es paradigmático. Un político contaminado por casos denunciados en medios de comunicación los cuales incluyen tráfico de influencias en la compra y renta irregular de terrenos de su propiedad en New Jersey, uso de prestanombres para operaciones portuarias, fraude mediante el programa Medicare y una acusación de trata sexual de menores de edad en República Dominicana.
Apenas en enero de este año, el periódico digital The Daily Caller informó que el FBI inició investigaciones en agosto de 2012 contra el senador Robert Menéndez por su presunta participación en la trata sexual de menores de hasta 16 años de edad, en un resort de lujo de siete mil hectáreas en República Dominicana llamada Casa de Campo, gracias a los favores de un amigo suyo y donante de sus campañas, un oftalmólogo de la Florida de nombre Salomon Mengel, de quien habría usado un avión privado para sus viajes a aquel país sin declararlo, lo cual viola las reglas de financiamiento de campañas políticas de Estados Unidos.
El informe de The Daily Caller incluye varias notas donde se da cuenta de la participación de Menéndez en la trata sexual de menores de edad en Dominicana,incluyendo una investigación de CREW donde la organización anti corrupción alerta sobre los “habitos sexuales” del senador cubanoamericano, en un trabajo que fue recopilado por medios como ABC News o The Philadelphia Inquirer. De hecho, el director ejecutivo del Comité Nacional Senatorial Republicano, Rob Jesmer, reconoció que las actividades de Bob Menendez merecerían un análisis del Comité de Eitca del Senado, sobre todo, luego de la recopilación de testimonios de dos de las presuntas participantes en las orgías por las cuales el político habría ofrecido pagar entre 100 y 500 dólares.
El escándalo mereció en enero de este año una redada del FBI a una clínica de Salomon Mengel en West Palm Beach, Florida para recopilar pruebas del caso que lo señalan como responsable de suministrar viajes gratuitos y prostitutas menores de edad a su viejo amigo, Bob Menéndez, además de perseguir evidencia sobre un caso de fraude al programa federal Medicare. Enseguida, el equipo del senador salió a decir que los viajes del político cubanoamericano en el avión del oftalmólogo han sido “debidamente informados” y que las acusaciones sexuales en su contra “son fabricados por un blog de derechas” en presunta alusión de The Daily Caller. Sin embargo, llama la atención que el caso también fuera retomado por el diario Miami Herald, un medio históricamente aliado al grupúsculo anticubano en Miami y que ahora da cobertura a los escándalos de uno de sus más destacados miembros.
¿Signo de detrimento? Sobre todo cuando los escándalos de complicidad entre Menéndez y Mengel no se quedan en la corrupción de menores para trata sexual.
En febrero de este año, The New York Times dio cuenta de las presiones ejercidas por Bob Menendez hacia el Departamento de Estado y Comercio del Gobierno estadounidense, para que se obligara a cumplir un lucrativo contrato de una empresa de su benefactor, Salomon Mengel para brindar seguridad portuaria a la República Dominicana, a pesar que empresarios y autoridades de ese país alertaron que el oftalmólogo no tiene experiencia alguna en el ramo. El prestigioso diario llamó la atención sobre que en dicha operación está involucrado el ex subsecretario adjunto de Defensa para Asuntos Interamericanos durante la administración Clinton y alto asesor legislativo del senador y amigo suyo por al menos 20 años, Pedro Pablo Permuy, hijo de Jesús Permuy, líder de la organización anexionista Junta Patriótica Cubana , conformada por socios del terrorista Luis Posada Carriles, autor de la explosión en pleno vuelo de un avión de Cubana de Aviación ocurrido en 1976 que mató a 73 personas.
Por si fuera poco, el pasado mes de junio, los periódicos New York Post y el británico Daily Mail informaron que Bob Menéndez sostuvo encuentros sexuales extramaritales en el año 2007 con la editora puertorriqueña, Cecilia Reynolds, casada con un hombre llamado Matt Reynolds. La información publicada se basa en fotografías de la pareja desnuda entregadas al medio por un “informante anónimo” y detalla que estas citas ocurrieron ni más ni menos que en una casa de playa propiedad del ex gobernador de la isla, Anibal Acevedo Vila, por cierto, quien ya ha sido investigado por el Gobierno de Estados Unidos por cargos criminales imputados a irregularidades en sus finanzas electorales.
¿Coincidencia? Muy poca. Y aunque políticos corruptos hay en todo el mundo, sólo algunos como el caso de Bob Menéndez quien en medio de sus escándalos de corrupción política y sexual, se da tiempo para decidir el presente y futuro de la comunidad cubanoamericana, representada por prácticamente un millón de seres humanos. Personas, sin duda, con una moral mucho más firme que la del senador por New Jersey.

*Periodista y analista mexicano.

http://www.losangelespress.org/

A %d blogueros les gusta esto: