Michael Moore glorifica a Chávez como un aliado de los pobres

MISA POR LA SALUD DEL PRESIDENTE CH¡VEZ EN CARACAS

El cineasta estadounidense Michael Moore, ganador del  Oscar al mejor documental en 2003 por “Bowling for Columbine”, no dudó en glorificar la figura del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, fallecido este martes, como un aliado de los pobres.

“Hugo Chávez declaró que el petróleo pertenecía al pueblo. Usó los dólares obtenidos para eliminar el 75 por ciento de la pobreza extrema (del país) y proveer un sistema sanitario y educación gratis para todos. Eso lo convirtió en peligroso. Estados Unidos aprobó un golpe de Estado para derrocarlo a pesar de que fue un presidente elegido democráticamente”, sostuvo el director a través de su perfil oficial en Twitter.

“Antes de que nos animaran a lanzarnos a la guerra de Irak, los medios de comunicación estadounidenses estaban ocupados espoleando la deposición de Chávez. Un total de 54 países permitieron a Estados Unidos detener (y torturar) a sospechosos. América Latina, gracias a Chávez, fue el único lugar que dijo no”, agregó el realizador.

Moore indicó que conoció a Chávez durante el Festival de Cine de Venecia, cuando le informaron que el dirigente se hospedaba en el mismo hotel que él pero una planta más arriba.

“Hablamos durante más de una hora. Me dijo que se alegraba de conocer finalmente a alguien a quien (George W.) Bush odiaba más que a él”, indicó.

El cineasta comentó que decidió recordar la figura de Chávez porque la gente “no escuchará muchas cosas buenas sobre él en los medios estadounidenses durante los próximos días”.

“Pensé en decir un par de cosas para facilitar un cierto equilibrio”, sostuvo.

( Agencia EFE )

El expresidente George H.W. Bush pasará la Navidad ingresado en el hospital

HOUSTON (TEXAS, EEUU), 23 Dic. (Reuters/EP) –

Foto: REUTERS

Foto: REUTERS

El expresidente estadounidense George H.W. Bush continúa hospitalizado en Houston debido a una bornquitis y no podrá pasar la Navidad en su casa, tal como habían previsto los médicos que le tratan. Bush, de 88 años de edad, lleva ya un mes ingresado y se encuentra estable.

Los médicos son optimistas sobre su plena recuperación, ha asegurado un portavoz del hospital en el que se encuentra, el Hospital Metodista de Houston, George Kovacik, en un comunicado transmitido por correo electrónico.

Sin embargo, ha explicado Kovacik, los médicos han adoptado medidas“extraordinarias de precaución”, por lo que no han fijado una posible fecha de alta. “Sus médicos consideran que debe recobrar sus energías antes de irse a casa”, indica Kovacik. Este mismo mes el propio Kovacik informó de que estaba previsto que Bush pasase la Navidad en su casa.

Bush ocupó la Presidencia de Estados Unidos entre 1989 y 1993 después de una carrera política en el Partido Republicano como congresista, embajador ante la ONU, director de la CIA y vicepresidente durante los dos mandatos deRonald Regan. Además es el padre del también expresidente George W. Bush.

#Palestina: ¿POR QUE EL ODIO A ESTADOS UNIDOS?

AUTOR: Khalid Amayreh

Escribí este artículo hace casi cinco años, unas semanas después de los trágicos ataques terroristas del 11/9 en Nueva York y Washington. Mucha gente pensó entonces que el artículo era muy duro. Sin embargo, el comportamiento estadounidense con el mundo musulmán desde entones, parece que ha reivindicado cada una de las palabras y cada pizca de ira del artículo. El reciente apoyo y respaldo estadounidense a la campaña nazi israelí de asesinato y terror en Líbano, así como al lento pero implacable genocidio perpetrado por Israel en los territorios palestinos ocupados, especialmente en la Franja de Gaza, son un claro testimonio del diabólico comportamiento estadounidense. En 2001, advertí acerca de las políticas y comportamientos de Estados Unidos hacia el mundo musulmán, particularmente sobre la difícil situación en Palestina, que generan violencia, frustración e indignación en todo el mundo. Solicité a Estados Unidos que detuviera el impulso, señalando que el escandaloso apoyo al sio-nazismo y a su expansión territorial al estilo del Tercer Reich en Cisjordania, los Altos del Golán y el Sur de Líbano, ejerce un gran atractivo sobre jóvenes musulmanes para unirse a las filas de las milicias de Osama Bin Laden. La administración estadounidense no escuchó y calificó a Ariel Sharon, el indiscutible criminal de guerra israelí, como un “hombre de paz”, diciéndole que la construcción de asentamientos en el territorio árabe robado en Cisjordania era legal. Es más, la administración de Bush, bajo la influencia de los grupos de presión judíos en Washington, invadió, ocupó y destruyó Iraq, lo que dio como resultado una gigantesca catástrofe nunca vista desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. En 2001 Estados Unidos estaba preocupado por un hombre, Osama Bin Laden. Ahora, cinco años después, no sólo Bin Laden anda suelto, sino que han surgido cientos de miles de Bin Laden y Zarqawis gracias a las políticas criminales estadounidenses. En el artículo citado hice una seria llamada a Estados Unidos para detener el apoyo a los regímenes árabes tiránicos y corruptos que oprimen y humillan a sus masas. Sin embargo, en vez de apoyar sinceramente la democracia en el mundo árabe, Estados Unidos siguió fortaleciendo a esos odiados regímenes. En los territorios palestinos ocupados Estados Unidos ha buscado, incluso, estrangular y asesinar el resultado de las únicas elecciones democráticas en el mundo árabe. De hecho, Estados Unidos no sólo impuso un bloqueo draconiano y extremadamente duro sobre la población palestina, sino que también conspiró con Israel para impedir que cuatro millones de hombres, mujeres y niños indefensos tengan acceso a alimentos y trabajo con el propósito de castigarlos por haber elegido un gobierno que no está dispuesto a vivir bajo la bota de Israel. Espero que disfrutes leyendo el artículo. ¿POR QUE ODIO A ESTADOS UNIDOS? No sería sincero si dijera que no odio al gobierno estadounidense. Lo odio. Sí, lo odio verdadera, profunda y sinceramente. Estados Unidos es el verdugo de mi pueblo. Es para mí, como palestino, lo que la Alemania nazi fue para los judíos. Estados Unidos es el poder diabólico que propaga opresión y muerte en mi tierra. ¿Cómo podría dejar de odiar a este “Gran Satán”, el imperio diabólico? ¿Acaso alguien espera que el pueblo ame a sus torturadores y asesinos de niños? Estados Unidos ha sido y sigue siendo quien patrocina, protege y justifica la miseria de mi pueblo durante los últimos cincuenta años. Estados Unidos es el autor de 53 años de sufrimiento, muerte, dolor, ocupación, opresión, abandono e injusticia. Estados Unidos es el usurpador del derecho a la democracia, los derechos humanos, las libertades civiles, el desarrollo y a una vida digna. Estados Unidos es el cómplice y promotor de la ocupación, segregación, represión, terror y robo de tierra por parte de Israel. Estados Unidos es el protector, mantenedor, sostenedor y garante del despotismo, dictadura y brutales atrocidades, teocracia, oligarquía y monarquías en el mundo musulmán. Estados Unidos es el poder diabólico que deniega a mi pueblo la libertad frente a la ocupación extranjera nazi, que asesina niños y usurpa nuestra tierra. Estados Unidos es el tirano y dictador mundial que roba a cientos de millones de árabes y musulmanes su derecho a elegir libremente a sus gobernantes y leyes, porque le da pánico la llegada de la democracia al mundo musulmán. Estados Unidos nos trata a mí y a mi pueblo como “hijos de un Dios menor”. En resumen, Estados Unidos me ofrece una de dos opciones: O acepto sumisamente una esclavitud y opresión perpetuas, o me convierto en un Osama Bin Laden. Francamente, no existe una tercera opción, y si es que existe, permítanos verla. No estoy exagerando en absoluto. Todo el mundo sabe que las políticas y comportamientos estadounidenses en el mundo musulmán fomentan el extremismo e impiden la moderación. De hecho, debo decir que lo primero conduce a lo segundo en una simple relación de causa/efecto. Así que, Estados Unidos, por favor no me conviertas en un Osama Bin Laden. No quiero ser uno. Odio asesinar a personas inocentes, en nuestra religión, asesinar a seres humanos inocentes equivale a asesinar a toda la raza humana. Sé que “odiar” está mal. De hecho, me esfuerzo por no permitir que mi odio al gobierno estadounidense y sus políticas asesinas, pase de un estado estático a otro dinámico. Sin embargo, otros, que odian a los Estados Unidos más que yo, no están en condiciones de practicar tanto autocontrol, tanta represión a sus quejas y tanta “sabiduría”. Pero el odio estático es, en última instancia, una rabia contenida, que espera el momento de la explosión. Ya está explotando en el rostro de Estados Unidos. Sé que el odio puede ser ciego y mortal. Pero también sé que la opresión, como claramente señala el Sagrado Corán, es peor que el asesinato. Por eso intento, incluso me esfuerzo, en convertir mi odio a los Estados Unidos en lo más racional posible, lo más constructivo posible, e incluso lo más humano posible. Pero no porque Estados Unidos merezca ser tratado de forma humana. Los exterminadores de cientos de miles de iraquíes, libaneses y palestinos no merecen respeto. Son despreciables asesinos de masas al estilo de Hitler. Mi meta, como la de mi pueblo, es ser libre de la opresión y ocupación israelíes, apoyadas y financiadas por Estados Unidos. Quiero ser libre de la ocupación judía, de la segregación judía y del racismo judío. Quiero ser libre de una vida de bloqueos viarios, puestos de control, campos de detenciones, zonas militares cerradas, “blanco de asesinatos”, confiscaciones de tierra, demoliciones de casas, y sí, de masacres diarias. También quiero ser libre del odio, incluso del odio a Estados Unidos. Pero también sé que no puedo librarme del efecto hasta verme libre de la causa, y la causa es la avaricia, codicia y hegemonía de Estados Unidos. Todo lo que queremos es que nos dejen en paz y nos permitan vivir una vida normal y practicar los derechos y libertades que Dios nos dio, como otros seres humanos. ¿Es pedir demasiado? Por favor, Estados Unidos, no me conviertas en un Osama Bin Laden.

#EEUU: Experto de la ONU pide investigación “seria” sobre torturas durante administración de #Bush

Experto de la ONU pide investigación “seria” sobre torturas durante administración de Bush

El experto de Naciones Unidas sobre la tortura, Juan Méndez, instó este miércoles al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, a que abra una investigación “seria” sobre las prácticas de torturas que se realizaron durante la administración de George W. Bush.

El funcionario  enfatizó que ninguna “investigación seria de lo que ocurrió durante la guerra contra el terror” ha sido abordada por la nueva administración estadounidense, si bien reconoció que el (presidente Barack) Obama “tomó iniciativas para poner fin a las prácticas del pasado”.

Méndez señaló que la “responsabilidad primera” para investigar “una eventual utilización de la tortura por parte de la administración Bush corresponde a Estados Unidos”.

El pronunciamiento ocurre a pocos días de que el mandatario estadounidense ordenara la organización de nuevos procesos militares de excepción y regulara la detención ilimitada de más de 40 detenidos en la cárcel ilegal de Guantánamo (Cuba), renunciando a la mayoría de sus compromisos de campaña presidencial.

La congelación de los procesos en Guantánamo fue uno de los primeros gestos de Obama, quien trataba mostrar una ruptura con las prácticas de Bush, pero el Congreso estadounidense limitó sus intenciones al prohibir la transferencia de cualquier detenido a territorio estadounidense, incluso para ser juzgado.

Tras su elección, Barack Obama se comprometió también a respetar la Convención de Ginebra, prometiendo que su administración no utilizaría la tortura en los interrogatorios de prisioneros.

El ex presidente estadounidense George W. Bush afirmó en sus memorias que autorizó la práctica del  “water boarding” (simulación de ahogamiento), reconocida en la mayoría de los países del mundo como una forma de tortura.

Un ex alto funcionario del Gobierno de Bush aseguró que el antiguo dirigente tenía conocimiento de que en la prisión de Guantánamo se encontraban recluidas personas inocentes.

En febrero de este año, la Organización Mundial contra la Tortura (OMCT) instó al Gobierno suizo a abrir una investigación al ex presidente estadounidense George W. Bush, “por crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad” durante la guerra en Irak, que ha dejado a lo largo de siete años dos millones de muertos y millones de desplazados.

El conflicto en el país asiático se originó cuando el Gobierno de Bush, mediante la “Operación Libertad Iraquí” y bajo la excusa de presencia de armas de destrucción masiva, buscaba el derrocamiento del gobierno del Partido Baaz y del presidente iraquí Saddam Hussein. El supuesto material bélico nunca se encontró.

Esta invasión generó una crisis humanitaria con abusos de derechos humanos, víctimas civiles y refugiados, la destrucción de valiosos tesoros arqueológicos, un incremento de la insurgencia y estallido de la guerra civil, como también daños a la infraestructura y privatización de los servicios básicos.

Durante el mandato de Bush, la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por su sigla en inglés) autorizó métodos cuestionables en los interrogatorios de sospechosos de terrorismo en Guantánamo, Irak y Afganistán, que diversas organizaciones de defensa de los derechos humanos, incluido el experto de la ONU sobre la Tortura, Manfred Nowak, han denunciado como torturas.

Fuente: teleSUR
A %d blogueros les gusta esto: