Londres 2012: Así trabajan los fotógrafos bajo el agua

Foto: Doug Mills/The New York Times

El trabajo de un reportero gráfico es difícil, no solo cuando tiene que viajar a una zona de conflicto, sinocuando desciende tres metros en una piscina para cambiar las baterías de la cámara que colocó para captar impactantes momentos de los competidores de los Juegos Olímpicos.

Esa es la labor de Al BelloClive Rose y Adam Pretty, quienes tienen que verificar varias veces al día si las cámaras fotográficas sumergidas con un protector especial funcionan correctamente.

Muchos fotógrafos que trabajan bajo el agua son certificados buzos, lo que les permite trabajar con tranquilidad y solo preocuparse por captar las mejores imágenes.

“Hay que ver debajo o mirar una piscina sin nadadores y pensar: ‘aquí es donde el nadador se va a lucir’, ‘aquí es donde  puede haber un reflejo’, ‘este puede ser un buen ángulo’”, dijo Bello a The New York Times.

Según el diario neoyorquino, una producción fotográfica bajo el agua puede costar alrededor de US $30,000 solo en equipamiento, pero se necesita de mucha suerte para fotografiar un momento memorable.

Bello y sus compañeros usan un disparador manual para operar el obturador. Este dispositivo está conectado a la cámara a través de un cable y las imágenes son transmitidas inmediatamente a una laptop. Claro, esto si todo sale bien. No siempre es así, las baterías se pueden acabar cuando menos lo piensas o un deportista puede patear la cámara sin darse cuenta.

 

http://www.clasesdeperiodismo.com/

 

FOTOS: Las imágenes que no viste a un año del tsunami de Japón

La policía japonesa todavía revisa con persistencia el río y su ribera en busca de cadáveres de desaparecidos, un año después del poderoso terremoto y el gigantesco tsunami que barrió grandes zonas de la población pesquera de Rikuzentakata.

La ciudad, que tenía fama por una bonita playa y su costa plagada de pinares a los pies de las montañas, ahora es sinónimo de destrucción y muerte generalizada tras el triple desastre que asoló la zona.

Lo que era el centro de la ciudad está abandonado en gran medida, lleno de montañas de escombros y un ayuntamiento en ruinas. Un pino solitario frente al mar en calma es todo lo que ha quedado del bosque.

La pared de agua de 16 metros de altura se tragó el centro de la ciudad y cobró la vida de 1.555 de entre sus 24.240 residentes. Un total de 288 siguen en la lista de desaparecidos en la población, situada 400 kilómetros al noreste de Tokio.

Durante meses, los buzos de la policía y los guardacostas han rastreado el mar y los arrozales con la esperanza de encontrar cadáveres. DUltimamente, han respondido a peticiones de buscar en zonas específicas procedentes de familias que buscan cerrar una etapa.

“Si trabajamos duro, los espíritus de los fallecidos oirán nuestra llamada. Mantenemos los ojos bien abiertos y mira mos con detenimiento”, dijo Kaname Endo, un agente de una comisaría de policía situada junto al mar que perdió a cinco de sus 12 trabajadores.

El viernes, unos 20 agentes uniformados con botas de agua y chalecos salvavidas naranjas, con palas y cubos, peinaban los arroyos llenos de barro cerca del puerto, una de las pocas áreas que aún no han sido inspeccionadas.

Una excavadora retiraba losas de hormigón y barro de un arroyo particularmente profundo.

La búsqueda de la mañana no arrojó resultados y se les recordó a los agentes que deben tener cuidado en los registros.
Masahiko Saito, otro agente, dice que los esfuerzos de búsqueda permitieron recuperar un cadáver en el río Kesen en febrero y partes de cadáveres en el puerto pesquero. La mayoría de los hallazgos sólo son partes de cadáveres o huesos.

“Pueden aparecer cadáveres en el mar o en un punto que ha sido inspeccionado antes, así que tenemos que buscar muchas veces”, indicó Endo. “No nos importa que estos cadáveres estén sucios o huelan. Consideramos que son algo que necesita ser tratado con mucho cuidado para que puedan ser devueltos a sus familiares”, sostuvo.

Aunque la mayoría de los escombros que cubrían el centro de la ciudad tras el tsunami se han llevado a lugares designados, la principal área comercial continúa virtualmente desierta, dotada sólo de semáforos y postes de electricidad.

La costa, que solía estar tapado por edificios y casas, ahora muestra un mar que puede verse a cientos de metros de distancia en un paisaje aplanado. El único sonido es la maquinaria de construcción y el piar de los pájaros.

La mayor parte de la actividad ahora tiene lugar en áreas de la periferia que quedaron intactas. Muchos residentes han sido realojados en viviendas temporales en terrenos más altos y se han instalado supermercados en edificios improvisados.

Los trabajadores de la municipalidad llevan a cabo su actividad en oficinas temporales lejos del mar

Buque con 2 mil toneladas de gasolina se hundió en Grecia

El barco petrolero griego “Alpha 1″, que llevaba petróleo del puerto del Pireo a Elefsina, se hundió este lunes a las 10H30 locales (08H30 GMT) con una carga de dos mil toneladas de combustible y gasóleo. Se presume que el buque naufragó luego de golpear los restos de un barco hundido.

En el buque petrolero se encontraba una tripulación de 11 miembros, pero los barcos de los guardacostas lograron el rescate con vida de sólo 10 miembros.

El capitán del barco falleció en el incidente y su cuerpo fue encontrado por los buzos de la Guardia Costera cinco horas después del hundimiento de la nave.

Un portavoz de la Marina Mercante informó que el barco contenía mil 800 toneladas de combustible y 235 toneladas de gasóleo y afirmó que “por el momento no hay indicios de contaminación marina, ni de fugas de petróleo”.

La Guardia Costera “ha tomado todas las precauciones necesarias” para que no se produzca un derrame en las costas de la región de Elefsina.

El funcionario explicó que el bombeo del combustible que portaba el barco “será responsabilidad de la empresa” que lo fletó.

Las labores de rescate se vieron dificultadas por el mal tiempo y las tormentas que este lunes azotan la región capitalina del Ática.

Fuente: Telesur
A %d blogueros les gusta esto: