ESCÁNDALO: CORRESPONSAL DE ABC UTILIZA FOTO DE REPRESIÓN EN EGIPTO COMO SI FUERA EN VENEZUELA

La periodista Ludmila Vinogradoff de ABC manipuló vulgarmente la realidad. Usó la imagen como post en su blog y el escrito que le acompañaba tenía por título: “Fascismo puro y ma-duro”.

noticia_5155

Otra mentira contra Venezuela. Una corresponsal del diario español ABC en nuestro país, Ludmila Vinogradoff, utilizó una foto de disturbios de Egipto y la atribuyó a una supuesta “represión contra las manifestaciones opositoras”, que en realidad constituyeron una ola de violencia contra los revolucionarios, desatada el lunes 15 de abril, después de celebrarse elecciones presidenciales.

Vinogradoff manipuló vulgarmente la realidad. Usó la imagen como post en su blog y el escrito que le acompañaba tenía por título “El bochinche venezolano” y por subtítulo “Fascismo puro y ma-duro”.

La columna rezaba: “La represión contra las protestas de la oposición por el denunciado fraude de las presidenciales del domingo 14 de abril ha dejado una estela lamentable de muerte y destrucción, heridos y detenidos en las principales ciudades de Venezuela en los últimos 4 días”.

No obstante, en vez de ´ilustrar´ los acontecimientos en la capital venezolana con las imágenes correspondientes, acompañó sus ideas con una foto bastante conocida de la represión de las protestas egipcias, donde los militares agreden a una mujer que está en el suelo.

La imagen se repetía también dentro de la columna entre otras fotos que mostraban, supuestamente, “el resultado de los enfrentamientos ocurridos en los últimos cuatro días”. La publicación fue posteriormente eliminada del blog de la periodista.

Los ataques de los seguidores del opositor derrotado Henrique Capriles dejó un lamentable saldo de ocho muertos y más de 100 heridos de gravedad, varios centros de salud y casas del Partido Socialista quemadas, mercales destruidos, 17 vehículos incendiados. Eso no lo reseña la corresponsal de ABC de España.

(LaIguana.TV/RT)

Cuba: Fidel Castro se encuentra con Maradona

Fidel-Castro-y-Maradona-580x464

El líder histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, sostuvo en la tarde de este sábado un fraterno encuentro con el astro exfutbolista argentino Diego Armando Maradona.

Maradona llegó a La Habana la noche del pasado viernes procedente de Caracas, ocasión en que visitó el histórico Cuartel de la Montaña, rindió sentido homenaje, en este sitio, al Comandante Supremo de la Revolución Bolivariana Hugo Rafael Chávez Frías y se reunió con el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro.

El diálogo entre Fidel y Maradona constituyó un animado y fructífero intercambio entre dos viejos amigos.

Hackean cuentas en Twitter de Nicolás Maduro y el PSUV

maduro-twitterEste domingo en la tarde, la cuenta en Twitter del candidato socialista a la presidencia, Nicolás Maduro, fue hackeada, según informó el Ministro de Comunicación e Información, Ernesto Villegas

Villegas confirmó a través de su cuenta @VillegasPoljakE que fue tomada esta cuenta cerca de las seis de la tarde, en la víspera de los resultados electorales de las presidenciales.

Minutos después se conoció que la cuenta del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) también había sido objeto de hackeo por el mismo grupo que se adjudica la intervención a la cuenta de Maduro.

Hugo Chávez: Fue sin duda el dirigente político más célebre de su tiempo

Por: Ignacio Ramonet

“Como en sí mismo al fin la eternidad lo cambia” (1), Hugo Chávez, fallecido el pasado 5 de marzo en plena gloria política, se reúne a partir de ahora y para siempre, en el imaginario de los humildes de América Latina, a la pequeña cohorte de los grandes defensores de la causa de los pueblos: Emiliano Zapata, Che Guevara, Salvador Allende…

Fue sin duda el dirigente político más célebre de su tiempo. Lo cual no significa que su pensamiento y su obra hayan sido reconocidos. Porque fue también el líder más odiosamente atacado y satanizado por los grandes medios de comunicación dominantes. Si su trayectoria política, desde que llegó al poder en Venezuela en 1999, ha sido relativamente bien estudiada, no ocurre lo mismo con los periodos anteriores de su primera vida. ¿Cómo surge Chávez? ¿Dónde se formó?¿Qué influencias recibió? ¿Cuándo decidió conquistar el poder? Estos aspectos de su epifanía, es lo que quisiéramos recordar aquí.

En un principio, nada deparaba a Hugo Chávez su destino tan singular. En efecto, vino al mundo en el seno de una familia muy pobre en lo más recóndito del “lejano oeste” venezolano, en Sabaneta, un pequeño pueblo de los Llanos, esas llanuras infinitas que se extienden hasta el pie de los Andes. Cuando nació, en 1954, sus padres no habían cumplido veinte años. Maestros interinos en una aldea perdida, mal pagados, tuvieron que confiar a sus dos primeros hijos (Hugo y su hermano mayor Adán) a la abuela paterna de los niños. Rosa Inés, mestiza afroindígena, los crió hasta la edad de quince años. Persona muy inteligente, muy pedagoga, dotada de una notable sensatez y desbordante de amor, esta abuela ejerció una influencia determinante en la educación del pequeño Hugo.

A las afueras del pueblo, Rosa habitaba una casa amerindia de suelo de tierra, muros de adobe y cubierta de hojas de palma. Sin agua corriente, ni electricidad. Desprovista de recursos pecuniarios, vivía de la venta de unos pasteles que ella misma elaboraba con las frutas de su pequeño jardín. De tal modo que, desde su temprana infancia, Hugo aprendió a trabajar la tierra, podar las plantas, cultivar el maíz, cosechar los frutos, ocuparse de los animales… Se impregnó del saber agrícola ancestral de Rosa Inés. Participaba en todas las tareas del hogar, iba a por agua, barría la casa, ayudaba a hacer los pasteles… Y, desde que tuvo siete u ocho años, fue a venderlos recorriendo las calles de Sabaneta, pregonando a las salidas del cine, la gallera, el juego de bolos y el mercado…

Este pueblo, “cuatro calles de tierra –contará Chávez–, que, en invierno, se transformaban en lodazales apocalípticos” (2)– representaba, para el joven Hugo, todo un mundo. Con sus jerarquías sociales: los “ricos” vivían en la parte inferior de la ciudad en edificios de piedra de varias plantas; los pobres en la ladera de la colina en cabañas cubiertas de paja. Con sus diferencias étnicas y de clase: las familias de origen europeo (italianos, españoles, portugueses) poseían los principales comercios así como las escasas industrias (serrerías), mientras que los mestizos constituían la masa de la mano de obra.

Su primer día de escuela se quedó grabado para siempre en la memoria de este “poquita cosa” (3) venezolano: fue expulsado por llevar alpargatas de cáñamo y no zapatos de cuero como correspondía… Pero supo tomarse la revancha. Su abuela le había enseñado a leer y a escribir. Y, muy rápidamente, se impuso como el mejor alumno del grupo escolar, convirtiéndose en el ojito derecho de las maestras. Hasta tal punto que, durante una visita solemne del obispo de la región, los docentes lo eligieron para que leyese la alocución de bienvenida al prelado. Su primer discurso público…

También le habló mucho su abuela de historia. Incluso le mostró sus vestigios en Sabaneta: el gran árbol centenario a la sombra del cual Simón Bolívar descansó antes de su hazaña del Paso de los Andes en 1819; y las calles donde todavía resonaba el galope de los fieros jinetes de Ezequiel Zamora cuando pasaron por allí rumbo a la batalla de Santa Inés en 1859. Así, el pequeño Hugo creció con el culto a estas dos personalidades: el Libertador, padre de la independencia; y el héroe de las “guerras federales”, defensor de una reforma agraria radical a favor de los campesinos pobres cuyo grito de guerra era: “¡Tierra y hombres libres!” Además, Chávez conocerá que uno de sus antepasados participó en esa famosa batalla y que el abuelo de su madre, el coronel Pedro Pérez Delgado, alias Maisanta, muerto en prisión en 1924, fue un guerrillero muy popular en la región, una especie de Robín de los Bosques que despojaba a los ricos para abastecer a los pobres.

No hay determinismo social automático. Y Hugo Chávez, con esta misma infancia, hubiese podido tener un destino totalmente distinto. Pero ocurrió que, desde muy pequeño, su abuela le inculcó fuertes valores humanos (solidaridad, ayuda mutua, honestidad, justicia). Y le transmitió lo que podríamos llamar un poderoso sentimiento de pertenencia de clase: “Siempre supe dónde estaban mis raíces –dirá Chávez–, en las profundidades del mundo popular; de ahí vengo. Nunca lo olvidé” (4).

Cuando ingresa en el instituto, el joven Hugo abandona Sabaneta y se instala en Barinas, capital del Estado del mismo nombre. Nos hallamos en 1966, la guerra de Vietnam está en la portada de todos los periódicos y Che Guevara va a morir pronto en Bolivia. En Venezuela, donde la democracia se restableció en 1958, también abundan las guerrillas; numerosos jóvenes se unen a la lucha armada. Pero Chávez es un adolescente que no se interesa por la política. En esa época, sus tres ardientes pasiones son: los estudios, el béisbol y las chicas.

Fue un bachiller brillante, sobre todo en las asignaturas de ciencias (matemáticas, física, química). Le encantaba dar clases de recuperación a sus compañeros menos capacitados. A lo largo del tiempo, irá adquiriendo un gran prestigio en el instituto debido a sus buenas notas y a su sentido de la camaradería. Las diferentes organizaciones políticas del instituto –entre las que se hallaba la de su propio hermano Adán, militante de extrema izquierda– se peleaban por incorporarlo. Pero Chávez sólo pensaba en el béisbol. Estaba literalmente obsesionado por ese deporte. Fue un temible “pitcher” (lanzador) zurdo, y participó con éxito en los campeonatos escolares. Hasta la prensa local hablaba de él, de sus éxitos deportivos. Lo que confortaba su aura personal.

Durante estos años de instituto, su personalidad se consolidó, se afirmó. Era una persona segura de sí misma, se expresaba bien en público, manejaba el humor y se sentía cómodo en todas partes. Se convirtió en lo que llamamos un “líder natural”, primero de la clase y excelente en deportes. Como deseaba ser un profesional del béisbol, una vez obtenido su bachillerato, optó por pasar el examen de ingreso a la Academia Militar, porque allí estaban los mejores entrenadores del país. Aprobó. Y así fue como, en 1971, aquel joven procedente de tan lejana provincia llegó a Caracas, capital tan futurista y aterradora a sus ojos como la Metrópolis de Fritz Lang.

Las cuestiones militares le apasionaron de inmediato. Se olvidó del béisbol. Chávez se entregó en cuerpo y alma a los estudios militares. Éstos acababan de ser modificados. Ahora la Academia sólo admitía a bachilleres. El cuerpo profesoral también se había renovado. Enseñaban allí los oficiales superiores considerados “menos seguros” o “más progresistas” por las autoridades que se negaban a colocar tropas bajo sus órdenes… pero que no dudaban en confiarles la formación de los futuros oficiales… Desde 1958, después de la caída del dictador Marcos Pérez Jiménez, los principales partidos –en particular Acción Democrática (socialdemócrata) y Copei (democracia cristiana)– habían establecido un acuerdo entre sí, el pacto de Punto Fijo, y se habían repartido el poder alternativamente. La corrupción era general. En 1962, estallaron dos rebeliones de oficiales, aliados a organizaciones de extrema izquierda, en Puerto Cabello y en Carúpano. Otros militares se unieron a las diversas guerrillas en las montañas. La represión fue atroz. Las ejecuciones sumarias, la tortura y las “desapariciones” se volvieron moneda corriente. La presencia de representantes de Estados Unidos era muy ostensible, no sólo en los sitios petroleros, sino en el seno mismo del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas. También la Central Intelligence Agency (CIA) envió allí a varios agentes y ayudó a perseguir a los insurgentes.

Chávez absorbió literalmente la enseñanza teórica que recibió en la Academia. Uno de sus profesores, el general Pérez Arcáis, gran especialista en Ezequiel Zamora, ejerció en él una influencia determinante. Lo educó al bolivarianismo. Chávez leyó toda la obra de Bolívar. La aprendió de memoria. Era capaz de reproducir detalladamente, sobre un mapa, con los ojos cerrados, la estrategia de cada una de sus batallas. También leyó a Simón Rodríguez, el maestro enciclopedista de Bolívar. Y pronto desarrolló su tesis de las “tres raíces”: Rodríguez, Bolívar y Zamora. De los textos políticos de estos tres autores venezolanos, extrajo las tesis de la independencia y de la soberanía; de la justicia social, de la inclusión, de la igualdad; y de la integración latinoamericana. Tesis que se convirtieron en los pilares principales de su proyecto político y social.

Chávez poseía una mente de científico y una memoria prodigiosa. No tardó en convertirse en uno de los mejores estudiantes y en el “líder” de los cadetes de la Academia. Leyó (a escondidas) a Marx, Lenin, Gramsci, Fanon, Guevara… Y se puso a frecuentar, fuera de la Academia, distintos círculos políticos de extrema izquierda: el Partido Comunista (PCV), La Causa R, el Movimiento Izquierda Revolucionaria (MIR), el Movimiento al Socialismo (MAS)… Se reunía clandestinamente con sus dirigentes. De nuevo, cada uno de ellos quiso incorporarlo a su organización, ya que el entrismo en las Fuerzas Armadas siempre fue una ambición izquierdista. Después de haber estudiado bien las rebeliones militares en Venezuela, Chávez se convenció de que era posible tomar el poder para acabar de una vez con la pobreza endémica. Pero el único modo de evitar las derivas “gorilistas” (dictaduras militares de derechas) consistía en forjar una alianza entre las fuerzas armadas y las organizaciones políticas de izquierdas. Esta será su idea matriz: la “unión cívico-militar”.

Examinó la experiencia en el poder de los militares revolucionarios de izquierdas en Latinoamérica, en particular: Jacobo Arbenz en Guatemala, Juan José Torres en Bolivia, Omar Torrijos en Panamá y Juan Velasco Alvarado en Perú. Se reunió con éste en Lima, durante un viaje de estudios, en 1974, y quedó fuertemente impresionado por él. Hasta el punto de que, veinticinco años después, una vez en el poder, hizo editar la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, aprobada por referéndum en 1999, en el mismo formato y color que el célebre “pequeño libro azul” de Velasco Alvarado…

Chávez había ingresado en la Academia Militar sin la menor cultura política, pero salió de ella cuatro años más tarde, en 1975, a la edad de 21 años, con una sola idea en la mente: terminar de una vez con aquel régimen injusto y corrupto, y refundar la República. A partir de ese momento, ya todo estaba muy claro. Tanto política como estratégicamente. Portaba en él el proyecto bolivariano de reconstrucción de Venezuela.

Pero su epifanía tendría aún que esperar veinticinco años. Veinticinco años de conspiraciones silenciosas en el seno de las Fuerzas Armadas. Y el efecto de cuatro acontecimientos decisivos: la gran revuelta popular –el “Caracazo”– contra la terapia de choque neoliberal en 1989 (5); el fracaso de la rebelión militar de 1992; la fecunda experiencia de dos años de cárcel, y el encuentro, en 1994, con Fidel Castro. A partir de ahí, su victoria electoral era ineluctable. Lo cual se verificará en diciembre de 1998. Porque, afirmaba Chávez citando a Victor Hugo, “no hay nada más poderoso en el mundo que una idea a la que le llegó su hora”.

(1) Verso de Stéphane Mallarmé, extraído de Le tombeau d’Edgar Poe (1877)
(2) Conversaciones con el autor.
(3) Cf. Alphonse Daudet, Poca cosa (1868), novela autobiográfica.
(4) Conversaciones con el autor.
(5) Dictada por el Fondo Monetario Internacional (FMI) e impuesta por el presidente socialdemócrata Carlos Andrés Pérez, esta “terapia de choque” fue un verdadero plan de ajuste estructural que se tradujo en medidas de austeridad, un desmantelamiento del embrión del Estado del bienestar y el alza de los precios de los productos de primera necesidad. El 27 de febrero de 1989, la población de Caracas se sublevó. Fue la primera rebelión en el mundo contra las políticas neoliberales. El gobierno “socialista” recurrió al Ejército. La represión fue feroz: más de 3 000 muertos. Hugo Chávez dirá: “El pueblo se nos adelantó. Y el gobierno utilizó a los militares como si fuesen un Ejército de invasión del FMI contra nuestros propios ciudadanos.”

 

Maduro: “Fue un momento muy difícil la muerte de Chávez” ( + Vídeo )

Maduro ofreció detalles del impacto que los integrantes del Gobierno Bolivariano y de la familia del mandatario debieron enfrentar, tras conocerse la trágica noticia del fallecimiento del Comandante Eterno, aquel 5 de marzo / VTV retransmitió la entrevista completa

Foto captura VTV

Foto captura VTV

“No importa el dolor, aquí nadie puede desplomarse”, dijo el Presidente Encargado, Nicolás Maduro Moros, en entrevista a TeleSUR, en la noche de este lunes, al ofrecer detalles del impacto que los integrantes del Gobierno Bolivariano y la familia del Jefe de Estado debieron enfrentar, tras conocerse la trágica noticia del fallecimiento del Comandante Eterno, aquel 5 de marzo.

“Fue un momento muy difícil la muerte de Chávez”, manifestó.

Rememoró que cuando dio la noticia, se desplomaron todos y los periodistas que estuvieron presentes fueron a llorar al fondo del pasillo.

Ratificó que Hugo Chávez fue víctima de la campaña más infame contra un ser humano por atreverse a ser el redentor de los humildes.

Igualmente, reveló que los hijos del comandante Hugo Chávez lo acompañaron durante el momento de su fallecimiento en el Hospital Militar de Caracas.

Maduro indicó que cerca de las 4:10 de la tarde del 5 de marzo, el mandatario comenzó una etapa de descompensación. Estaba acompañado por su hija mayor, Rosa Virginia; su hermano Adán y su yerno, esposo de Rosa, Jorge Arreaza. A los pocos minutos, llegaron sus hijos María Gabriela y Hugo.

En una sala contigua a la habitación del comandante estaban Maduro; el canciller, Elías Jaua; y la procuradora, Cilia Flores.

“Sucedió lo que jamás imaginamos. No estábamos preparados, jamás, nadie está preparado para aceptar que ya no está en esta tierra y con nosotros el comandante Hugo Chávez”, expresó Maduro.

Relató que el jefe del equipo médico se acercó y ya asomaba en su rostro el talante de la noticia que les daría. “Cuando dijo: ‘falleció’, yo entré a la sala para informarle a los compañeros, ellos dieron gritos de dolor al enterarse, han sido momentos muy difíciles”. A pesar de lo doloroso de la situación procedieron a transmitir la noticia al pueblo venezolano.

-El postoperatorio fue muy complicado, pero el presidente Chávez tuvo momentos de alza donde experimentaba recuperación, informó.

Indicó que el comandante trasmitía directamente sus orientaciones antes de que se le pusiera la cánula traqueal y, luego de tenerla, él creó otras vías para comunicarse.

Recordó su estrecha relación con el Presidente Chávez, a quien conoció el 16 de diciembre de 1993, luego de verlo como líder de la rebelión del 4 de febrero de 1992.

Desde entonces, “trabajé a su lado y no recuerdo un día en que no haya estado haciendo algo por él”, resaltó.

Manifestó que su relación con el presidente Hugo Chávez “era mucho más que una relación filial de padre a hijo, era una relación de camaradas, de discípulos, nosotros nos sentimos discípulos de ese hombre gigante, Hugo Chávez”.

Esta entrevista que fue retransmitida por VTV, las primeras impresiones del Presidente Encargado fueron recordar que TeleSUR es una realidad gracias a la iniciativa del Comandante Chávez para Venezuela y Latinoamérica, y no para hacerse rico.

El espacio fue conducido por la periodista Patricia Villegas, precisamente en esta cadena televisora multinacional.

http://www.vtv.gob.ve/

Maduro: “La declaración de Capriles es la mayor ofensa a la memoria pura del Comandante Chávez y a su familia”

FOTO: VTV

FOTO: VTV

“Su odio es el odio de la oligarquía mantuana. Ha ofendido gravemente a la FANB. Soldados de la Patria, rodilla en tierra”, expresó el presidente de la República (E)

Como “infame” e “irresponsable” calificó el Presidente de la República (E), Nicolás Maduro, las declaraciones de Henrique Capriles Radonski, quien este domingo anunció su candidatura presidencial, apoyado por la MUD, para los próximos comicios presidenciales del 15 de abril.

“La declaración de Capriles es la mayor ofensa a la memoria pura del Comandante Chávez y a su familia”, expresó Nicolás Maduro.

“Este personaje triste no puede disimular, en sus ojos, la derrota antes de empezar la campaña electoral, que le dará pueblo el 14ª”, acotó.

“El objetivo de la oligarquía, de este señorito que acaba de llegar de Nueva York, el de los apellidos, es provocar al pueblo”,

Por ende, instó al pueblo, a canalizar esta provocación con paz y amor. “Constitución en mano. Llevemos con inteligencia todas las circunstancias que nos toque vivir”

“Que nadie, pero nadie absolutamente caiga en la provocación de este señor de los apellidos. Quiere provocar tsunami de indignación”, acotó.

( Tomado de Venezolana de Televisión )

El rostro de Chávez sigue transmitiendo autoridad

FOTO: AP

FOTO: AP

Por: Heilet Morales

“El rostro del presidente Hugo Chávez, el que vi ayer en el féretro, sigue transmitiendo autoridad. Firmeza. Y ante él sus miles de seguidores le continúan lanzando besos, lo bendicen, lloran y, con el alma desgarrada de dolor, unos le gritan: ¡Te amo!, otros, se persignan y lo bendicen.
La urna abierta hasta la mitad de su cuerpo deja ver sobre su torso una banda roja que en letras bordadas con hilos dorados forman la palabra ‘Milicia’, su última creación en el seno de su Fuerza Armada Nacional Bolivariana.
Su boina roja estaba impecable, ese símbolo que en la cabeza de Chávez recuerda al hombre del ‘por ahora’ el 4 de febrero del 1992.

Una bandera venezolana cubre la caja de madera flanqueada por una guardia de honor del Ejército, otro de la Armada, de la Aviación y de la Guardia Nacional que cada dos horas se cambian. A la cabeza del Presidente está una gran cruz dorada. A sus pies, una espada de oro, símbolo del Libertador Simón Bolívar. Una vela, a un costado, no para de titilar. El Gran Collar del Libertador, también se deja ver.
Solo dos segundos se le puede observar. Eso me bastó para despedirme. Le dije: ‘Dios te bendiga’, seguido de un ‘fue un placer compartir tu tiempo desde mi trinchera del periodismo’.
En su urna se le ve imponente. Está vestido de verde oliva, el traje de gala del Ejército y, aunque suene lugar común, parecía dormido, decían reiteradas veces los miles de personas que lo veían, como yo, por no más de dos segundos. Su rostro —muy conservado— reflejaba tranquilidad, a la vez parecía retar a sus seguidores a seguir en la batalla. Transmitía la autoridad de siempre.
La imagen del Presidente que vi ayer es prácticamente la misma de toda su vida. La que conocí en Doha (Qatar), en la cumbre de los suramericanos y los árabes del 2009; la del Chávez que respetó y miró al otro país, al de los pobres, al del Valle, al del 23 de Enero, al de Antímano, al de Caricuao y La Pastora.

El dolor se siente a flor de piel. El salón está a reventar. Las colas de quienes también entrarán, como pude hacerlo yo, son interminables. En ese ambiente de recogimiento, de respeto, frente al Presidente, el cansancio que se apodera de uno, luego de siete horas de esperar para poder verlo, se desvanece.
En todo ese tiempo previo, pude comprobar que Jorge Giordani tenía razón… el afecto del pueblo hacia su líder “Es, más que amor, frenesí”… así le dijo el ministro, en el 2009, al propio Jefe del Estado en una de las tantas campañas. Frenesí, sí, eso siente su pueblo hacia él. El cuerpo del Presidente estaba ayer rodeado del amor colectivo.
Al interior del Gran Salón Simón Bolívar, con frescos en sus altísimas paredes alusivos a las batallas independentistas, estaban dos frentes, yo entré por el derecho, el más cercano a una familia Chávez devastada por la pérdida del hombre que dio a conocer a su Barinas natal en el mundo entero. Del otro lado, del izquierdo, las delegaciones de más de 57 países, en un espacio en el que se respiraba solemnidad y un profundo olor a rosas esparcido a lo largo y ancho de ‘La Casa de los Sueños Azules’, la Academia Militar de Venezuela, como le llaman cada hombre en armas forjado en esos enormes espacios.
El bullicio de los miles de venezolanos que acompañaban durante horas solo para ver brevemente a su líder desaparece apenas se está cerca del Hall, donde dos cámaras fijas no pierden detalle de cada uno de los visitantes al acercarse al féretro.
Está absolutamente prohibido tomar fotografías del cuerpo, del cumplimiento de esta orden se encarga la Guardia de Honor Presidencial, la misma que el 13 de abril se subió en la azotea del Palacio Blanco, frente a Miraflores, para ondear la bandera de Venezuela cuando el golpe de abril estaba en sus estertores.
Este jueves, los hombres de boina roja, con la inscripción GDH velaban por la seguridad de todo lo que estuviera cerca de su Comandante Presidente.
Al salir del enorme salón, recorrí los pasillos de la Casa de los Sueños Azules, en cuyas enormes paredes banderas de Venezuela se intercambian con miles de mensajes que a las 6:35 pm, cuando culminó mi periplo, ya no se podían leer; era uno sobre otro: ‘Chávez te amo’, ‘Vivirás en nuestros corazones’, ‘Gracias por ser el Presidente de los pobres’, son solo algunos de los que alcancé a leer, y que me ayudaron a entender esa conexión de amor, fervor, a veces hasta irracional, entre el Presidente y su gente.

Ese mismo río humano que lo acompañó a lo largo de su vida política se volcó a la Capilla Ardiente de la Academia Militar. Entrar era una auténtica odisea, pero estar allí me permitió ir a la revolución por dentro.
Ayer Caracas comenzó, a diferencia de la víspera, con más movimiento en las calles. A las 9:00 am ya estaba en Fuerte Tiuna, gracias al tráfico capitalino.
El chavismo de a pie estaba rodeando a su líder, bajo un sol inclemente en Caracas. Los seguidores eran miles, las colas terminaban en parabanes dispuestos a pocos metros de las entradas al recinto, pero no se sabía dónde empezaban. Se solapaban unas con otras, era como ver al distribuidor La Araña, pero formado por seres humanos, como las carabobeñas Marlene Maceda y María Moncada, quienes vestidas de rojo me decían : ‘Tranquilo camarada, aquí o entramos todos o no entra nadie. Si nuestro comandante estuviera vivo esto no estaría así. Salimos a las 4:00 de la mañana y llegamos a las 10 (am) viene mucha gente’.

‘Disciplina camaradas, disciplina’ gritaba a todo pulmón José León, quien me contó que hasta debió tomar una lancha para salir de su Chuao natal.
El caos se apoderaba entonces de las inmediaciones de la Academia, donde a cada hora, y mientras esté el cuerpo allí, suena una salva en honor al Presidente. Escuché siete salvas antes de lograr entrar.
Las barandas no resistían la marea roja, vi cuerpos de mujeres, hombres y hasta niños pasar delante de mí agobiados por el calor.
‘Aguanten camaradas’, ‘aguanten’, gritaban todos y yo también a medida que la marea me acercaba a la entrada, Marlene y María soportaban buscando aire y protegiéndose con sus manos de la ola humana que iba y venía.
La presencia del vicepresidente Nicolás Maduro, montado en una plataforma, desató la euforia colectiva. Escoltado por representantes del que será su Gabinete, en carácter de Presidente encargado, Maduro miraba desde la explanada a El Valle, su parroquia natal que puede verse desde la Academia y trató de que se guardara la compostura. Al verle, la gente empezó a gritar: ‘Ese es mi gallo’, decía Marlene con su piel bronceada por el sol, ‘pero al que amo está allá’, me dijo mirándome a los ojos.
Estar entre aquella multitud era como entrar al ‘ardimiento’ del que siempre habló el Presidente, el ardimiento de la Revolución por dentro, un calor humano que ayer se sentía entre miles de personas con un solo objetivo: ver al Comandante Presidente”.

http://www.panorama.com.ve/

 

Venezuela: Equipo de Gobierno se reunió con Chávez en Hospital Militar

El vicepresidente explicó que conversaron con Chávez acerca de medidas económicas para seguir garantizando recursos para todos los planes

Maduro sostuvo varias sesiones de trabajocon el Presidente en el Hospital Militar de Caracas.Foto: Captura de pantalla

Maduro sostuvo varias sesiones de trabajocon el Presidente en el Hospital Militar de Caracas.Foto: Captura de pantalla

Caracas.- El vicepresidente ejecutivo de la República se dirigió al país desde el Hospital Militar a las 11:30 de la noche de este viernes, y manifestó que desde horas de la tarde, aproximadamente desde las 6:00 pm, estuvo reunido con el presidente Hugo Chávez en tres sesiones de trabajo.

“Nos comunicó su inmensa felicidad por estar en la Caracas de su corazón”, señaló Maduro.

El vicepresidente explicó que conversaron con Chávez acerca de medidas económicas para seguir garantizando recursos para todos los planes, así como para fortalecer la inversión en el desarrollo industrial y agrícola.

Según Maduro, se ha generado “una bateria de decisiones muy importantes” en materia económica para enfrentar la guerra contra la moneda y los ataques especulativos por parte de “los enemigos de nuestro país”.

Parte de salud

Maduro también informó acerca del estado de salud del Presidente. Dijo que el mandatario aún continúa con la asistencia de la cánula traqueal para respirar, por lo que tuvo que comunicar sus órdenes y pensamientos a través de escritos

http://eltiempo.com.ve/

 

Cuba: La blogosfera cubana ( Vídeo )

Blogueros de toda Cuba comparten las redes todos los días para mostrar su visión actual, diversa, personalizada… de los más disimiles temas de la realidad cubana y de otras partes del mundo. Algunos son muy conocidos, otros apenas dan los primeros pasos.
Diversos también son sus perfiles, su alcance, sus públicos, los recursos que emplean para expresar sus criterios, sus ideas. Todos integran la llamada “blogosfera cubana”.
Pero, ¿existe realmente una “blogosfera cubana”?, ¿qué la identifica o la diferencia de la de otras partes del mundo?, ¿quiénes la integran?, ¿cómo se intenta manipular el mensaje que desde ópticas diferentes transmiten los blogueros revolucionarios cubanos?
Cuba Hoy conversó recientemente con algunos de ellos…

Fidel a Chávez: Me satisface mucho que hayas podido regresar al pedazo de la tierra americana que tanto amas

fidel-y-chavez

Texto de la Carta del Comandante en Jefe Fidel Castro al Presidente Hugo Chávez en ocasión de su regreso a Venezuela

 

Querido Hugo:

Me satisface mucho que hayas podido regresar al pedazo de la tierra americana que tanto amas, y al pueblo hermano que tanto te apoya.

Fue necesaria una larga y angustiosa espera, tu asombrosa resistencia física y la consagración total de los médicos como lo hicieron durante 10 años, para obtener ese objetivo.

Es absolutamente justo hacer mención a la insuperable constancia con que tus familiares más allegados, tus compañeros en la dirección revolucionaria, las Fuerzas Armadas Bolivarianas, rearmadas y reequipadas por ti, y las personas honestas del mundo, mostraron sus simpatías.

Especial mención merece el aliento que el pueblo venezolano te brindó con sus muestras diarias de apoyo entusiasta e irreductible. A eso se debe un regreso feliz a Venezuela.

Tú aprendiste mucho de la vida, Hugo, en esos duros días de sufrimientos y sacrificios. Ahora que no tendremos el privilegio de recibir noticias tuyas todos los días, volveremos al método de la correspondencia que durante años hemos utilizado.

Viviremos siempre luchando por la justicia entre los seres humanos sin temor a los años, los meses, los días o las horas, conscientes, humildemente, de que nos tocó vivir en la época más crítica de la historia de nuestra humanidad. Nuestro pueblo, que es también el tuyo, conocerá mañana por esta misma vía tu regreso a Venezuela.

Todo debió llevarse a cabo con mucha discreción, para no darle oportunidad a los grupos fascistas de planear sus cínicas acciones contra el proceso revolucionario Bolivariano.

Cuando el campo socialista se derrumbó y la URSS se desintegró, el imperialismo, con el puñal afilado de su bloqueo se proponía ahogar en sangre a la Revolución Cubana; Venezuela, un país relativamente pequeño de la dividida América, fue capaz de impedirlo. En aras del tiempo no menciono los numerosos países de las Antillas, Centro y Suramérica que Venezuela, además de sus grandes planes económicos y sociales, fue capaz de ayudar. Por ello, todas las personas honestas del mundo han seguido de cerca “la salud y las noticias sobre Chávez”.

¡Hasta la victoria siempre!
¡Un fuerte abrazo!

Fidel Castro Ruz
8 y 35 p.m.
Febrero 17 de 2013

A %d blogueros les gusta esto: