El Papa: Quien ganó y quien perdió.

FOTO: Roberto Suárez

Benedicto  XVI  se  fue  de  Cuba  ayer  miércoles   bajo   un   intenso  aguacero-  como  bendición del  cielo-  después  de  una  intensa  estancia  de tres  días  en  la  isla en un  viaje que  puede  ser  descrito  como  un emotivo  encuentro  con  el  pueblo  cubano, su virgen  de  la  Caridad,  la jerarquía  de  la  Iglesia  católica  Representada  por  sus  Obispos  encabezados  por  el  Cardenal Jaime Ortega,  así como con  las  figuras  más  representativas  del   Estado, el  Presidente  Raúl  Castro  y  el  líder  histórico  de  la  Revolución  Fidel  Castro.

¿Qué  no  cedió  el  Papa  a las  presiones  que  le  venían  haciendo  para que  se entrevistara   con  los  Disidentes pagados  por  un  gobierno  extranjero?  Pues  hizo   muy bien  Benedicto  XVI  en  cumplir  su  agenda  de  viaje  sin  doblegarse ante fuerzas  extrañas   porque  solo  ante  Dios  se  inclinan  los Papas.

¿Quién  ganó  y  quien   perdió  con  la  visita  del  Papa  a Cuba?   La  pregunta  tiene  distintas respuestas,  dependiendo  a  quien  se  la  haga la pregunta, pero independientemente  de  lo que digan  unos  y  otros,  está  bien  claro  que  quienes    ganaron,  a  fin  de cuentas  fueron  Cuba, su  pueblo, la Iglesia  el Papa,  el  Vaticano  y  el  gobierno cubano.  Y quienes  perdieron  fueron  los  que   intentaron  sabotear  la   visita  del  Papa  a  la  isla,  levantando  consignas  de  odio que  nada  tienen  que  ver  con  el verdadero  sentimiento cristiano.

Entre  los  perdedores está   la extrema  derecha cubana  de  Miami,  los  Canales  Cloacas  del sur  de  La  Florida,  El  Nuevo Herald  en   Español,  los  tres  Congresistas  Republicanos  Ileana  Ros, Mario  Díaz  Balart y David  Rivera,  el Senador  Marco  Rubio, la Redonda  Ninoska ,  el Triple-Feo  de Radio-Mambí, El  Diario  “El  País”  de  Madrid, los  “combatientes  verticales  de  la  calle  8”   y  todos  y cada  uno   de  los enemigos  de  la  nación  cubana  que   hicieron    mejores  sus  esfuerzos por   sabotear  la  visita  del  Papa  a Cuba.   Esa  es  mi conclusión, porque   su  mensaje  final   es lo  que  cuenta.   El Papa se   pronunció  contra  el  Embargo  de   Estados  Unidos  a  Cuba,   a  la  vez  que pedía  cambios  en   Cuba  y  en el  Mundo.  Estamos  de  acuerdo. Y ahora  que  lloren  de  rabia  los  mercaderes  del  odio.

Cuba: Cardenal Jaime Ortega se dirigió a las autoridades correspondientes para que invitaran a los ocupantes a abandonar el Santuario en La Habana

Nota de prensa

En horas de la noche de hoy, jueves 15 de marzo, tras más de cuarenta y ocho horas de permanencia ininterrumpida y no autorizada en el interior del Santuario Diocesano y Basílica Menor de Nuestra Señora de la Caridad en La Habana, los trece ocupantes fueron retirados de ese sagrado lugar.

En las primeras horas de su permanencia en el templo, y durante uno de los diálogos sostenidos con los ocupantes, el canciller de la arquidiócesis, monseñor Ramón Suárez Polcari, les había manifestado la promesa del Cardenal Jaime Ortega de que serían conducidos a sus casas bajo la protección de la Iglesia y que nada atentaría contra su seguridad, pues esa había sido la solicitud del Cardenal a las autoridades correspondientes. Los ocupantes respondieron entonces que no desconfiaban del Cardenal Ortega, pero sí de la palabra dada a este por las autoridades del país. Sin embargo, afirmaron que si esas mismas autoridades acudían a decírselo personalmente lo creerían.

No obstante, los esfuerzos unilaterales de la Iglesia por poner fin a esta situación continuaron. Nuevamente en la noche del miércoles 14 de marzo, el canciller del Arzobispado de La Habana se presentó en el templo, y en compañía del padre Roberto Betancourt, rector del Santuario, les reiteró la invitación a salir voluntariamente. No faltó tampoco la exhortación de los fieles católicos, quienes no han podido escuchar misa los días miércoles y jueves. Otras invitaciones a poner fin a la ocupación se repitieron en la mañana y la tarde de hoy. La respuesta del grupo siempre fue negativa.

Por este motivo, en uso de la autoridad y facultad que le compete, el Cardenal Jaime Ortega se dirigió a las autoridades correspondientes para que invitaran a los ocupantes a abandonar el Santuario y Basílica Menor de Nuestra Señora de la Caridad en La Habana. Se tuvo en cuenta, además, la propuesta de los mismos ocupantes de ser visitados directamente por las autoridades para recibir garantía de su seguridad. Esta solicitud del Cardenal Ortega a las autoridades reiteraba salvaguardar la integridad de estas personas.

La acción de poner fin a la ocupación se inició a las 9:00 p.m. hora local, duró menos de diez minutos. Los trece ocupantes fueron invitados a salir del templo y no ofrecieron resistencia. Los agentes que ejecutaron la operación habían asegurado a la Iglesia que no portarían armas, que trasladarían inicialmente a las trece personas a una unidad policial y que después los llevarían a sus casas. Igualmente aseguraron que no serían procesados por este hecho.

Se pone fin así a una crisis que no debió nunca producirse. La Iglesia confía que hechos semejantes no se repitan y que la armonía que todos anhelamos pueda realmente alcanzarse.

Orlando Márquez Hidalgo
Oficina de Prensa del Arzobispado de La Habana
La Habana, 15 de marzo de 2012

Cuba: Iglesia pide a policía desalojar templo

LA HABANA (AP) — Agentes de policía cubana, a pedido del cardenal Jaime Ortega, sacaron en la noche del jueves a 13 disidentes que habían ocupado un templo católico, informó un vocero de la iglesia.

“En uso de la autoridad y facultad que le compete, el cardenal Jaime Ortega se dirigió a las autoridades correspondientes para que invitaran a los ocupantes a abandonar el Santuario”, expresó un comunicado de prensa de la Iglesia Católica, firmado por Orlando Márquez, vocero del Arzobispado de La Habana.

Los 13 ocupantes fueron sacados sin ofrecer resistencia, indicó la nota.

“Los agentes que ejecutaron la operación habían asegurado a la Iglesia que no portarían armas, que trasladarían inicialmente a las 13 personas a una unidad policial y que después los llevarían a sus casas. Igualmente aseguraron que no serían procesados por este hecho”, agregó el comunicado.

Los ocupantes ingresaron a la iglesia de la Caridad, en el capitalino barrio de Centro Habana el martes en la noche y exigían que el Papa mediara para que las autoridades escucharan sus demandas políticas.

A %d blogueros les gusta esto: