Miami: El terrorista Luis Posada Carriles sufre accidente

Luis Posada Carriles manejando su auto en Miami.

Luis Posada Carriles manejando su auto en Miami.

Luis Posada Carriles, autor intelectual del atentado del avión de Cubana de Aviación donde murieron los 73 pasajeros que iban a bordo incluidos varios jóvenes deportistas, en 1976, sufrió un grave accidente en su auto en Miami y se encuentra hospitalizado.

Según informaciones de medios del sur de la Florida, Posada Carriles sufrió fractura de tres costillas y una clavícula, también tiene una herida en un brazo, producida durante un accidente mientras conducía su carro.

Absuelto en 2011 de 11 cargos de perjurio, fraude y obstrucción de procedimiento por un tribunal de migración de Texas que llevaba su caso, Posada Carriles disfrutaba de un plácido retiro en Miami, a pesar de las profusas pruebas de su participación en el crimen del avión cubano y de una campaña con bombas en hoteles de la Isla, que costó la vida a un joven turista italiano en 1997.

El terrorista, quien también tiene ciudadanía venezolana, es reclamado por el gobierno de Venezuela, donde planificó la voladura del avión y de donde se escapó, hace 30 años.

Posada Carriles se fugó de una prisión venezolana, tras emplear disfraces durante el cambio nocturno de vigilantes y un carnet falsificado, el pelo teñido y bigotes postizos para evadirse el 18 de agosto de 1985.

Luego se refugió y se movió por Honduras, Guatemala y El Salvador, desde donde apoyó las actividades de la contrarrevolución en Nicaragua, entre otras acciones realizadas en la región centroamericana.

El historial del conocido terrorista y agente de la CIA desde 1960 incluye la organización de un intento de asesinato contra el líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro, cuando realizaba en Chile una visita oficial al entonces presidente Salvador Allende.

En su calidad de prófugo de las justicia venezolana, el mercenario continuó sus acciones terroristas y aparece como el autor intelectual y organizador de una serie de atentados con bombas contra hoteles de La Habana en 1997.

Estos hechos los reconoció públicamente un año después en una entrevista al diario estadounidense The New York Times.

Orquestó también un nuevo ataque contra Fidel Castro, esta vez en Panamá, donde el líder cubano se encontraba en noviembre de 2000 para participar en una Cumbre Iberoamericana.

La acción fue frustrada y Posada Carriles detenido junto a Gaspar Eugenio Jiménez, Pedro Remón y Guillermo Novo -todos connotados criminales- por conspirar para asesinar al dignatario cubano.

Luego de un largo proceso penal, los terroristas fueron condenados por el intento de atentado con explosivos contra la vida de Fidel Castro, pero el 26 de agosto de 2004 recibieron el indulto dictado por la presidenta panameña, Mireya Moscoso, en los últimos días de su gobierno.

En 2005 ingresó en Estados Unidos y poco después fue arrestado por problemas migratorios.

Excarcelado bajo fianza el 19 de abril de 2007, Posada Carriles fue liberado en abril de 2011 por un jurado de El Paso, Texas, que ignoró todas las pruebas presentadas y lo declaró inocente de los cargos presentados por el gobierno norteamericano.

Desde entonces, luego de ser juzgado solo por mentiroso y no como asesino, camina libremente por las calles estadounidenses.

La CIA considera a Luis Posada Carriles como el autor del atentado contra avión de Cubana de Aviación

PZX00 Posada News rk

Un documento desclasificado el miércoles por el Departamento de Estado y que se remonta a 1976, muestra las preocupaciones sobre los vínculos de la CIA con grupos extremistas de exiliados cubanos y considera a Luis Posada Carriles como el autor más probable del atentado contra un avión de Cubana de Aviación ese año.

El memorando fue enviado al entonces secretario de Estado, Henry Kissinger por dos altos funcionarios de esa agencia que evaluaron las acusaciones hechas por Fidel Castro sobre el supuesto involucramiento de Estados Unidos en el derribo de un avión de pasajeros de Cubana de Aviación que salía de Barbados el 6 de octubre de 1976 y en el que fallecieron 73 personas.

“Hemos investigado en detalle con la CIA (1) lo que sabemos sobre la responsabilidad por el sabotaje al avión de Cuba y (2) cómo se vinculan las acciones de la CIA, el FBI o el Agregado de Defensa [un brazo de la Agencia de Inteligencia para la Defensa, DIA, por sus siglas en inglés] con los individuos o grupos a los que supuestamente se les adjudica responsabilidad”, explica el reporte.

El memorando concluye que la CIA había tenido en el pasado vínculos con tres de las personas “supuestamente” implicadas en el derribo del avión de Cubana, “pero cualquier participación que esas personas pudieran haber tenido con el derribo ocurrió sin el conocimiento de la CIA”.

El texto aborda en detalle los vínculos de la CIA con “individuos supuestamente involucrados” con el sabotaje al avión —y citan directamente a Hernán Ricardo Lozano, Freddy Lugo, Luis Posada Carriles, Orlando Bosch, Frank Castro, Orlando García, Ricardo Morales Navarrete y Félix Martínez Suárez— aunque concluyen que la CIA solo había establecido contacto en el pasado con Posada Carriles, Bosch y Martínez Suárez, en distintas circunstancias y roles. Este último no estuvo involucrado en el hecho, según consideran los autores del reporte.

El documento está firmado por Harold H. Saunders, director del Buró de Inteligencia e Investigaciones del Departamento de Estado, INR por sus siglas en inglés, y el subsecretario de Estado para Asuntos Interamericanos, Harry W. Shlaudeman, y fue desclasificado por la Oficina del Historiador del Departamento de Estado dentro de un volumen de documentos referidos a América Central y México, entre 1973 y 1976.

EL PAPEL DE POSADA CARRILES

El documento, que ya formaba parte de la colección del Archivo Nacional de Seguridad pero en una versión censurada, confirma lo que el Miami Herald reportó en el 2007: que Posada Carriles fue informante pagado de la CIA y comunicó planes de sabotaje de un avión de Cubana que volaría entre Panamá y La Habana el 21 de junio de ese año. En aquella ocasión, su abogado, Arturo Hernández, dijo que Posada alertó a la CIA para que detuviera tal complot.

En el Archivo de Seguridad Nacional consta otro documento en el que la CIA comunicó a otras agencias esta información, sin mencionar el nombre de la fuente. Estados Unidos no informó a Cuba de esos planes, según explica Peter Kornbluh —coautor del libro Back Channel to Cuba sobre diplomacia secreta entre EEUU y Cuba— pues el intercambio de información de inteligencia no se reanudó hasta la administración de Jimmy Carter.

Pero la evaluación enviada a Kissinger también indica que en ese momento, el Departamento de Estado consideraba a Posada Carriles como el autor probable del plan de poner una bomba en el avión cubano:

“La relación de la CIA con Posada, quien cada vez más parece ser la persona que planeó el sabotaje, podría posiblemente llevar a alguna mala interpretación y bochorno, en cuanto él proveyó información no solicitada sobre planes extremistas significativos, más recientemente en febrero y junio de este año”, dice el documento, refiriéndose a información sobre planes para asesinar a un sobrino de Salvador Allende en Costa Rica y para sabotear un avión cubano en junio de 1976.

El reporte indica que el Buró de Inteligencia desconocía las razones por las cuales Posada Carriles habría ofrecido voluntariamente ese tipo de información, pese a que ya su contrato como informante de la CIA había concluido. “Puede haber querido mantenerse en buenas relaciones con la CIA, con la esperanza de usar la relación para pedir visas o algo similar”, indica el documento.

“Sin embargo, sería al menos una posibilidad que él podría haber estado probando la reacción de la CIA a los esfuerzos de CORU [Coordinadora de Organizaciones Revolucionarias Unidas, una organización anticastrista creada por Posada Carriles y Bosch] para acosar al gobierno cubano. En este contexto, hemos considerado la posibilidad de que Posada podría haber malinterpretado la respuesta a sus acercamientos, pero la CIA nos aseguró que éste no podría haber sido el caso”.

El documento no explica en qué se basa el Buró para emitir su juicio sobre la posible responsabilidad de Posada más allá de mencionar que él fue acusado y arrestado en Venezuela por el derribo del avión, que era “vehementemente anti-Castro” y colaborador cercano de Bosch, y que había sido jefe de la contrainteligencia en la DISIP, el antiguo servicio de inteligencia venezolano.

El informe tampoco presenta pruebas que vinculen directamente a Posada Carriles con el caso y en general, los documentos oficiales de Estados Unidos desclasificados hasta ahora no contienen evidencias o relatos de testigos directos sobre cómo supuestamente Posada Carriles planificó o dio la orden para hacer estallar en el aire el avión de Cubana de Aviación.

Pero eso podría cambiar con la desclasificación de más documentos, sobre todo de la CIA, según afirma Kornbluh, investigador del Archivo de Seguridad Nacional de la Universidad de George Washington, que ha intentado por décadas probar la responsabilidad directa de Posada Carriles.

“La CIA nunca ha publicado su reporte interno sobre la reunión con Posada Carriles. La historia de este acto internacional de terrorismo está incompleta sin esos documentos”, dijo a el Nuevo Herald.

Aunque los documentos internos de la CIA no están sujetos a la desclasificación periódica, “la administración de Obama podría ordenarlo para clarificar lo que sucedió, en el espíritu de relaciones más normales con Cuba y de dejar atrás el pasado”, opina Kornbluh, quien agrega que el actual documento “de nuevo saca a relucir el tema de cómo un terrorista internacional como Luis Posada Carriles puede vivir felizmente en Miami”.

Cuba y Venezuela, por su parte, han sostenido la culpabilidad de Posada Carriles. El abogado de origen cubano José Pertierra, que representa a Venezuela en el caso sobre su extradición, dijo en el 2007 que “la combinación de documentos de la CIA, el FBI y aquellos de Trinidad y Tobago, muestran más que causa probable de que Posada Carriles fue responsable de la voladura del avión, o al menos, que era co-conspirador”.

Hernández, que sigue representando a Posada Carriles, comentó el jueves a el Nuevo Herald que su cliente “pasó el polígrafo, él no tiene nada que ver con eso”, en referencia al avión de Barbados, y reiteró que el militante de 87 años “había informado a la CIA de planes de poner bombas en aviones”.

LOS JUICIOS

Bosch y Posada Carriles fueron detenidos en Venezuela luego del atentado y juzgados junto con Ricardo y Lugo. Los cuatro fueron absueltos en un primer juicio, en una corte militar, que luego fue anulado. Posada escapó de la cárcel en Venezuela antes de que concluyera el segundo juicio en un tribunal civil, en el que Bosch fue absuelto. Solo Ricardo y Lugo fueron encontrados culpables. Bosch falleció en Miami en el 2011.

Posada nunca ha sido acusado en Estados Unidos del ataque contra el avión en 1976 y el gobierno federal no ha respondido formalmente a la solicitud de extradición de Venezuela contra el militante, aunque sí fue procesado penalmente por presuntas violaciones de la ley de inmigración y en otro caso en el que se le acusó de mentir a las autoridades migratorias sobre su presunto papel en los atentados contra hoteles y sitios turísticos en Cuba en 1997.

En ambos casos salió libre. En el 2007, una jueza federal en Texas desechó el caso de inmigración en su contra y en el 2011, un jurado federal lo absolvió de culpabilidad en un caso relacionado con las bombas en los hoteles cubanos.

No obstante, sí encaró un proceso de deportación en El Paso, Texas, en el 2005. El Departamento de Seguridad Interna lo declaró un “riesgo a la seguridad nacional de Estados Unidos” y un juez de inmigración ordenó que no se le deportara a Cuba o Venezuela, pero sí a cualquier otro país dispuesto a recibirlo. Hasta ahora no ha habido ningún otro país que le dé la bienvenida.

Aunque la decisión del juez de inmigración se ha respetado, las opiniones de los jueces de inmigración —que son empleados del Departamento de Justicia y no son parte de la rama judicial— pueden ser modificadas o incluso revocadas por la Fiscalía General de la nación.

( Tomado de http://www.elnuevoherald.com/ )

Juez de EEUU ordena indemnizar a uno de los cómplices del asesinato del Che

Ernesto Che Guevara

Por Ciudadanos por la República

”¿Qué tendrá Fidel que los americanos no pueden con él?”

No han podido en 50 años y la histeria por acabar con la Revolución cubana llega hasta puntos tan estrambóticos como el conocido esta semana, cuando una juez de Miami exigió a Cuba patar 2.800 millones de dólares a un ex agente de la CIA que ayudó a capturar y asesinar al líder revolucionario Che Guevara.

El abogado de Villoldo, Andrew Hall, ha destacado que la indemnización supera a todas las concedidas en los juicios civiles contra Cuba celebrados en tribunales estadounidenses.

El agente de la CIA Gustavo Villoldo, uno de los asesinos del Che. Foto: Jon Kral

Villoldo, de 72 años, se unió al Ejército de Estados Unidos en los años 60, poco después de marcharse de Cuba. Como agente de la CIA, ayudó a capturar al icono revolucionario argentino Ernesto ’Che’ Guevara, en las montañas de Bolivia en 1967.

En 2007, Villoldo subastó un mechón de pelo del Che que cortó como prueba después que el guerrillero fuera ejecutado, por órdenes de la CIA, en Valle Grande, Bolivia.

El mechón se vendió por 100.000 dólares a un único ofertante en una subasta en Texas.

Solo en EEUU un asesino internacional puede ser premiado por sus crímenes, como ocurre también con Luis Posada Carriles, terrorista responsable de la voladura en pleno vuelo de un avión civil que costó la vida a 73 personas. Posada está libre y protegido en Miami.

Un terrorista anda suelto en las calles de Miami

Posada Carriles vive libre en Miami, pese a que tiene en su contra acusaciones por la muerte de las 73 personas. (Foto: cubadebate.cu)

El terrorista Luis Posada Carriles, acusado por la voladora de un avión de Cubana de Aviación que causó en 1976 la muerte de sus 73 ocupantes en pleno vuelo, dijo en una entrevista que se siente “tranquilo con lo que hice y con lo que estoy haciendo”.

“Todavía me faltan 17 años para 100 y en ese tiempo he madurado, pienso más serenamente, pero me siento tranquilo con lo que hice y con lo que estoy haciendo”, confesó Posada Carriles en entrevista para la agencia internacional EFE.

El terrorista, libre en Estados Unidos,  ha sido solicitado en extradición por el  Gobierno de Venezuela por esos hechos,  y por el Estado cubano por ser el autor intelectual de una serie de atentados perpetrados en 1997 en centros turísticos de la ciudad de La Habana.

Posada Carriles en la entrevista aprovechó la oportunidad para arremeter y  manifestar su odio contra los Gobiernos de Cuba y Venezuela.

Según el criminal confeso “los días del Gobierno cubano están cerca de su fin (…) Eso se está acabando, aquello se enturbió, aquello es terror, la economía está destruida. Eso ningún país lo puede aguantar”.

Posada Carriles, ex agente de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por su sigla en inglés), dijo pasar “el tiempo deseando la ‘libertad’ para Cuba y pintando cuadros que en su mayoría, son paisajes de la isla caribeña y retratos de amigos”.

Asimismo acusó a Venezuela de financiar al Estado cubano y aseguró que el presidente Hugo Chávez “también está perdiendo poder, hay muchos venezolanos pidiendo un cambio para poder sacar al payaso inteligente ese”.

El terrorista confeso vive libre en Miami (sureste estadounidense), tras un proceso judicial en Estados Unidos, donde se le juzgó por ingresar a Estados Unidos de manera ilegal en abril de 2005 y no por los cargos de asesinato y terrorismo de los que le acusan tanto Venezuela como Cuba.

El terrorista tiene en su contra acusaciones por la muerte de las 73 personas, así como la fuga de la cárcel venezolana donde cumplía condena por ese crimen.

Además, se incluye el asesinato del italiano Fabio Di Celmo, como resultado de atentados contra instalaciones turísticas de La Habana y varios planes para asesinar al líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro.

( Tomado de TELESUR )

Miami: El terrorista Posada Carriles se niega a confesar sus crímenes en CNN

Entrevistado hoy por la CNN, el terrorista Posada Carriles prefirió callar sobre su papel en la organización de una cadena de atentados con bombas contra varios hoteles en La Habana, en 1997, donde perdió la vida al turista italiano Fabio Di Celmo.
Según explicó ante las cámaras, el también autor de la voladura de un avión civil frente a las costas de Barbados en 1976, no costestaría nada al respecto “porque eso puede incriminarme. No quiero hablar de ese tema porque ya se habló mucho en el juicio”.
En el video insertado arriba se retoman las declaraciones de Posada Carriles sobre el tema realizadas en otras ocasiones. Una edición que la CNN perfectamente pudo haber hecho en aras de la objetividad periodística.
Por lo visto, la cadena televisiva, al igual que el terrorista, prefirió optar por el silencio.

(Tomado del Blog Cambios en Cuba)

#Cuba: Declaración del #MINREX de Cuba: “EEUU tiene todas las pruebas del #terrorismo de Posada Carriles”

En la tarde del 8 de abril de 2011 culminó la farsa que se iniciara ya hace 13 semanas en El Paso, Texas, con la absolución del terrorista Luis Posada Carriles de todos los cargos que se le imputaron en el juicio migratorio en su contra.

Para todos aquellos que han seguido la tenebrosa trayectoria del terrorista y sus vínculos con sucesivos gobiernos norteamericanos, el FBI y la CIA, en su guerra sucia contra Cuba, se trata de una demostración adicional del apoyo y amparo que históricamente le han brindado las autoridades norteamericanas.

Desde que Posada Carriles desembarcó en La Florida adonde viajó desde Islas Mujeres, en México, a bordo de la embarcación “Santrina”, como oportunamente denunció el Comandante en Jefe Fidel Castro, ha seguido estando, como lo estuvo siempre, bajo la tutela y protección del gobierno de los Estados Unidos.

Su juicio por haber mentido en un proceso migratorio y no por terrorista, es un insulto al pueblo de Cuba y a las familias enlutadas por las acciones de Posada.

La desvergüenza ocurrida en El Paso es totalmente contradictoria con la  política antiterrorista que dice profesar el gobierno de los Estados Unidos y que ha provocado, incluso, intervenciones militares en otras naciones y costado miles de vidas.

El gobierno de los Estados Unidos conoce bien la participación de Posada Carriles en la voladura de la aeronave de Cubana de Aviación sobre Barbados en 1976, la campaña de bombas contra instalaciones turísticas cubanas en 1997, y sus planes para atentar contra la vida de nuestro Comandante en Jefe, en Panamá, en el año 2000, por lo que fue, incluso, condenado en dicho país.

El gobierno de Washington tiene en sus manos todas las pruebas de los crímenes de Posada, muchas de las cuales fueron presentadas en el juicio de El Paso.

Habrá que ver si es capaz ahora de entablar un nuevo proceso contra Posada Carriles por terrorismo, o de proceder a su extradición a Venezuela, como le fuera solicitado hace ya más de cinco años  por ese país, y a lo que está obligado jurídicamente por los convenios internacionales de que es parte y por la resolución 1373 (2001) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que propio Gobierno de Estados Unidos promovió.

Lo más paradójico es que, mientras se exonera a Posada Carriles, cinco luchadores antiterroristas cubanos permanecen injustamente en cárceles norteamericanas por buscar información sobre las acciones de los terroristas de origen cubano que, como Posada Carriles, se pasean libre e impunemente por las calles de Miami.

Cuba reitera que el gobierno de los Estados Unidos es el responsable principal de este desenlace y lo emplaza a que asuma sus obligaciones en la lucha contra el terrorismo, sin hipocresías ni dobles raseros.

La Habana, 9 de abril de 2011

#Venezuela: Exigen la entrega inmediata de Posada Carriles

Luis Posada Carriles (I) y su abogado Arturo Hernández (D), tras salir en libertad en 2007, en Miami. AP Foto de Archivo

El gobierno venezolano anunció que exigirá a Washington la extradición inmediata del anticastrista Luis Posada Carriles, tras ser absuelto en Estados Unidos de 11 cargos en su contra.

A través de un comunicado emitido por la Cancilleria, el gobierno venezolano expresó que Posada Carriles debe ser extraditado para ser procesado por la causa penal que se le sigue por homicidio calificado.

Posada Carriles es acusado de ser el autor de la voladura de un avión de Cubana de Aviación, con 73 personas a bordo, el 6 de octubre de 1976.

El viernes, un jurado de Houston, Texas, tras un proceso que duró 13 semanas, absolvió de los 11 cargos de perjurio, fraude y obstrucción de procedimiento al cubano-venezolano Luis Posada Carriles, de 83 años.

En el proceso de Houston Posada Carriles sólo afrontaba acusaciones por mentir en su solicitud de asilo político y ciudadanía estadounidense.

La Cancillería venezolana convocó al Encargado de Negocios de la Embajada Estadounidense en Caracas, para hacerle entrega el próximo lunes 11 de abril, una nota diplomática en la cual se reitera la solicitud de extradición a Venezuela de Luis Posada Carriles y se exige al Gobierno de Estados Unidos que proceda inmediatamente a presentar dicho requerimiento ante el sistema judicial de ese país.

El documento sostiene que el Gobierno Estadounidense no tiene otra alternativa que proceder en cumplimiento de sus obligaciones internacionales y destaca que de lo contrario será nuevamente responsable de complicidad con el terrorismo, por cuanto Posada Carriles es prófugo de la justicia venezolana.

Para conocer todo lo sucedido en el Paso, Texas, pinche aquí

(Con información de ANSA)

Venezuela indignada por veredicto en El Paso a favor del terrorista Luis Posada Carriles

Venezuela indignada por veredicto en El Paso a favor del terrorista Luis Posada CarrilesEl Gobierno de Venezuela expresó este viernes ‘’su mayor indignación” por el veredicto de inocencia que se le dio al terrorista confeso, Luis Posada Carriles, en el juicio que se le sigue en la ciudad estadounidense de El Paso, Texas (sur), por fraude migratorio. ”El Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, expresando el sentir de su Pueblo, manifiesta su mayor indignación ante la consumación del teatro montado en la ciudad estadounidense de El Paso, para continuar protegiendo al terrorista Luis Posada Carriles”. 

Justicia made in USA: Absuelven a Posada Carriles de todos los cargos

Después de un juicio por más de tres meses ante la Corte Federal de El Paso, Texas, en menos de 3 horas el jurado absolvió de todos los cargos a Luis Posada Carriles, que enfrentó un proceso no por terrorista, sino por mentirle a las autoridades de inmigración.

Posada Carriles fue declarado hoy inocente de los 11 cargos de perjurio, fraude y obstrucción de procedimiento, según el veredicto de un jurado integrado por siete mujeres y cinco hombres en su mayoría de origen hispano.

A las 11:57 de la mañana, hora de El Paso (1:57 PM, en La Habana), la jueza Kathleeen Cardone recibió una nota del jurado -que había estado deliberando en privado- avisándole que los integrantes habían llegado a un veredicto unánime. Es decir, los doce estaban de acuerdo.

En declaraciones vía telefónica desde El Paso, el abogado José Pertierra comentó que “la jueza convocó a los abogados y a los fiscales, y los integrantes del jurado entraron a la sala judicial.  La jueza Cardone le pidió a Posada Carriles que se levantara, y la jueza leyó los cargos y cada veredicto. Once veces anunció, “Not guilty” [no culpable]“.

Los únicos cargos que quedan pendientes son los 73 cargos de homicidio calificado en Caracas por la voladura de un avión de pasajeros el 6 de octubre de 1976, añadió Pertierra.

“La República Bolivariana de Venezuela seguirá luchando para que se haga justicia en este caso, y que los Estados Unidos cumpla con sus obligaciones internacionales y extradite a Posada Carriles”, aseguró Pertierra, el abogado que representa al gobierno venezolano para la extradición del terrorista.

“El veredicto en El Paso prueba que en los tribunales estadounidenses el teatro vale más que la evidencia”, añadió el letrado, que ha estado publicando un diario de este juicio en los sitios Counterpunch y Cubadebate.

Luis Posada Carriles, acusado de ser el autor intelectual del peor atentado terrorista en América Latina y de varios ataques terroristas contra Cuba, coordinador de acciones bélicas ilegales en Centroamérica y empleado de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), enfrentó cargos en un caso que por primera vez en Estados Unidos incluyó evidencias y testimonios sobre sus actividades clandestinas en atentados terroristas.

Pero a pesar de miles de documentos de evidencia y múltiples testigos sobre sus actividades terroristas, en un país que dice que su enemigo mundial es el terrorismo, Posada Carriles ha gozado la vida como hombre libre, y hasta ha celebrado como héroe, en Miami, durante los últimos años.

A pesar de ser prófugo de la ley en otros países, con una solicitud de extradición por Venezuela, buscado por Interpol y haber sido identificado como terrorista peligroso por algunas autoridades estadunidenses que incluso lo tienen en su lista de personas a las que no se autoriza viajar por avión en este país, Posada Carriles no estuvo encarcelado en El Paso ni enfrentó un proceso parecido a otros sospechosos de terrorismo en este país, o en Guantánamo.

Más bien, los cargos de perjurio y fraude migratorio que enfrentó en Texas estuvieron centrados en su ingreso ilegal a Estados Unidos en 2005 y subsecuentes mentiras a autoridades sobre su papel en algunos casos de terrorismo.

(Tomado de Cubadebate.cu)

A %d blogueros les gusta esto: